LA FI­GU­RA DEL PRE­SI­DEN­TE DE UNA ASO­CIA­CIÓN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - CARUNCHO, TO­MÉ & JUDEL. Abo­ga­dos y ase­so­res fis­ca­les. Miem­bro de HISPAJURIS. www.caruncho-to­me-judel.es

Re­cien­te­men­te, y tras va­rios años en el car­go, he ce­sa­do co­mo pre­si­den­te de una aso­cia­ción. Una nue­va jun­ta di­rec­ti­va se ha he­cho car­go de la mis­ma y, a pe­sar de ha­ber trans­cu­rri­do ya un tiem­po pru­den­cial, he po­di­do sa­ber que en el re­gis­tro de aso­cia­cio­nes si­go fi­gu­ran­do co­mo pre­si­den­te, ¿Los di­rec­ti­vos de aso­cia­cio­nes con­traen al­gún ti­po de res­pon­sa­bi­li­dad so­bre las deu­das de la aso­cia­ción, en ca­so de im­pa­go? Tam­bién qui­sie­ra pre­gun­tar si es lí­ci­to que un nue­vo pre­si­den­te se quie­ra po­ner un suel­do por ejer­cer su car­go.

Es obli­ga­ción de los nue­vos miem­bros de la jun­ta di­rec­ti­va ins­cri­bir en el re­gis­tro de aso­cia­cio­nes com­pe­ten­te —de­pen­dien­do del ám­bi­to te­rri­to­rial de ac­tua­ción, y el ti­po de aso­cia­ción de que se tra­te— la nue­va com­po­si­ción de di­cho ór­gano de re­pre­sen­ta­ción. En su de­fec­to, es con­ve­nien­te que us­ted mis­mo pro­mue­va la ins­crip­ción en el re­gis­tro de su co­rres­pon­dien­te ce­se, a fin de li­mi­tar tem­po­ral­men­te su po­si­ble res­pon­sa­bi­li­dad per­so­nal fu­tu­ra por el im­pa­go de nue­vas deu­das con­traí­das por la aso­cia­ción.

Efec­ti­va­men­te, los di­rec­ti­vos de aso­cia­cio­nes pue­den aca­bar res­pon­dien­do de las deu­das de la aso­cia­ción, no so­lo fren­te a la pro­pia aso­cia­ción (por una ges­tión ne­gli­gen­te), sino tam­bién di­rec­ta­men­te fren­te a los pro­pios acree­do­res.

La Ley or­gá­ni­ca re­gu­la­do­ra del De­re­cho de Aso­cia­ción es­ta­ble­ce cla­ra­men­te que quie­nes obren en re­pre­sen­ta­ción de la aso­cia­ción res­pon­de­rán de las deu­das con­traí­das por ac­tos do­lo­sos, cul­po­sos o ne­gli­gen­tes, y lo ha­rán an­te la pro­pia aso­cia­ción, an­te los de­más so­cios y tam­bién an­te los ter­ce­ros acree­do­res por los da­ños cau­sa­dos.

La au­sen­cia de áni­mo de lu­cro, tí­pi­ca de las aso­cia­cio­nes, so­la­men­te im­pli­ca la prohi­bi­ción de que sean re­par­ti­dos en­tre sus miem­bros los hi­po­té­ti­cos be­ne­fi­cios de una ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca desa­rro­lla­da por la aso­cia­ción, pe­ro ni im­pi­de que una aso­cia­ción pue­da desa­rro­llar una ac­ti­vi­dad que ge­ne­re in­gre­sos (siem­pre y cuan­do los mis­mos se des­ti­nen al cum­pli­mien­to de sus fi­nes), ni tam­po­co que los di­rec­ti­vos pue­dan re­ci­bir una re­tri­bu­ción por su car­go. Los re­qui­si­tos a ob­ser­var pa­ra que los car­gos di­rec­ti­vos de la aso­cia­ción sean re­tri­bui­dos son: acuer­do adop­ta­do por la asam­blea ge­ne­ral con ma­yo­ría cua­li­fi­ca­da (es de­cir, que los vo­tos afir­ma­ti­vos su­peren la mi­tad) y ex­pre­sa cons­tan­cia, tan­to en los es­ta­tu­tos, co­mo en las cuen­tas anua­les apro­ba­das por la asam­blea.

Eso sí, co­mo con­tra­par­ti­da, ha de te­ner­se pre­sen­te que la re­tri­bu­ción de los car­gos di­rec­ti­vos im­pe­di­rá que la aso­cia­ción pue­da aco­ger­se al ré­gi­men fis­cal es­pe­cial de las en­ti­da­des sin fi­nes lu­cra­ti­vos, por ser la gra­tui­dad de los car­gos un re­qui­si­to le­gal pa­ra su apli­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.