TEMPORALIDAD, EL LA­DO OS­CU­RO DEL MER­CA­DO LA­BO­RAL

Pe­se al des­cen­so del pa­ro, la ta­sa de temporalidad en Ga­li­cia es de un 26,7 %, y la del em­pleo a tiem­po par­cial, de un 15 % Al­gu­nas per­so­nas han lle­ga­do a en­ca­de­nar has­ta 30 con­tra­tos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Su­sa­na Lua­ña

EL 40 % DE LOS TRA­BA­JA­DO­RES GA­LLE­GOS PA­DE­CEN EL PRO­BLE­MA DE LA PRE­CA­RIE­DAD. SUS CON­TRA­TOS SON TEM­PO­RA­LES O A TIEM­PO PAR­CIAL. ES­TA ES, A JUI­CIO DE EX­PER­TOS Y OR­GA­NIS­MOS OFI­CIA­LES, UNA DE LAS ASIG­NA­TU­RAS PEN­DIEN­TES DE LA ECO­NO­MÍA GALLEGA, QUE PRE­CI­SA RE­FOR­MAS ES­TRUC­TU­RA­LES PA­RA CO­RRE­GIR LA DIS­FUN­CIÓN

En su úl­ti­mo in­for­me, el Con­se­llo Eco­nó­mi­co e So­cial (CES) se con­gra­tu­la­ba por la re­cu­pe­ra­ción de la eco­no­mía gallega a lo lar­go del 2016, con un in­cre­men­to del PIB su­pe­rior al 3 %. Pe­ro lo ha­cía con ma­ti­ces, da­do que, co­mo ese mis­mo do­cu­men­to re­co­gía, el 92,5 % de los con­tra­tos que se fir­ma­ron el año pa­sa­do fue­ron tem­po­ra­les (872.891) fren­te al 4,5 % de in­de­fi­ni­dos (42.737). Por eso el CES sub­ra­ya que «me­llo­rar a ca­li­da­de do em­pre­go, es­pe­cial­men­te no que atin­xe á ta­xa de tem­po­ra­li­da­de e á du­ra­ción dos con­tra­tos, o que com­por­ta uns bai­xos in­gre­sos, de­be ser prio­ri­ta­rio pa­ra con­se­guir que o in­cre­men­to da eco­no­mía ga­le­ga se­xa máis in­clu­si­vo e per­mi­ta me­llo­rar o be­nes­tar».

Por­que esa es la reali­dad; el em­pleo cre­ce, pe­ro es, so­bre to­do, un em­pleo tem­po­ral, a tiem­po par­cial o en pre­ca­rio, que con­di­cio­na el bie­nes­tar de los tra­ba­ja­do­res que lo ejer­cen. Y si bien la si­tua­ción me­jo­ró re­la­ti­va­men­te es­te año, en el que tam­bién cre­ció la eco­no­mía gallega, lo cier­to es que la ta­sa de temporalidad ac­tual es de un 26,7 %, por en­ci­ma de la me­dia es­pa­ño­la. De enero a ju­lio del 2017, el pa­ro ba­jó en 30.207 per­so­nas, y la Se­gu­ri­dad So­cial ga­nó 32.863 co­ti­zan­tes, pe­ro el nú­me­ro de con­tra­tos que se fir­ma­ron en ese tiem­po fue de 582.500, lo que quie­re de­cir que ro­ta­ron en­tre los 32.863 em­plea­dos que con­si­guie­ron un tra­ba­jo en esos sie­te me­ses; o sea, una me­dia de 18 con­tra­tos por co­ti­zan­te. A esa ele­va­da ta­sa de temporalidad se su­ma, tal y co­mo ad­vir­tió re­cien­te­men­te la con­sul­to­ra Rands­tad, que un 15 % del tra­ba­jo que se ge­ne­ra en Ga­li­cia es a tiem­po par­cial, lo que —su­man­do el tra­ba­jo tem­po­ral al par­cial— si­túa la ta­sa de pre­ca­rie­dad en al­go más de un 40 %.

El año pa­sa­do la si­tua­ción fue to­da­vía peor. Co­mo in­di­ca­ba el CES, so­lo el 4,6 % de los con­tra­tos que se fir­ma­ron fue­ron in­de­fi­ni­dos, y de los 872.891 tem­po­ra­les que se re­gis­tra­ron, 311.030 du­ra­ron me­nos de una se­ma­na. Es de­cir, que esa pre­ca­rie­dad afec­tó a uno de ca­da tres con­tra­tos, y las con­di­cio­nes de los de­más tam­po­co me­jo­ra­ron mu­cho; si el 34 % du­ra­ron me­nos de una se­ma­na, un 10 % fue­ron de una se­ma­na a un mes, y un 25 % se fir­ma­ron por obra y ser­vi­cio, con una du­ra­ción de­ter­mi­na­da que, de me­dia, no su­peró los 50 días.

La si­tua­ción fue peor cuan­do la cri­sis ata­có con du­re­za, por lo que la pre­ca­rie­dad la­bo­ral, que im­pi­de a los jó­ve­nes que la pa­de­cen pla­ni­fi­car su fu­tu­ro y que dio lu­gar a la fi­gu­ra del po­bre con em­pleo, es ya una lar­ga ten­den­cia en Ga­li­cia. Un in­for­me ela­bo­ra­do por el eco­no­mis­ta y dipu­tado de En Ma­rea Ma­nuel La­go cons­ta­ta que en esos años se fir­ma­ron en Ga­li­cia 7.702.290 con­tra­tos, y que la me­dia de tra­ba­ja­do­res fue de 850.000 per­so­nas, lo que da una me­dia de 9 con­tra­tos por per­so­na. El da­to tie­ne tram­pa, por­que hay que te­ner en cuen­ta que la mi­tad de esos tra­ba­ja­do­res son in­de­fi­ni­dos, por lo que la ro­ta­ción de con­tra­tos se li­mi­tó a los 220.000 tem­po­ra­les; es de­cir, que, de me­dia, ca­da uno de los asa­la­ria­dos con em­pleo tem­po­ral fir­mó 30 con­tra­tos en la úl­ti­ma dé­ca­da.

No es so­lo un pro­ble­ma de la pri­va­da. El plan de aus­te­ri­dad que im­pi­dió a la ad­mi­nis­tra­ción con­tra­tar per­so­nal obli­gó a echar mano de la con­tra­ta­ción tem­po­ral, que afec­tó a to­dos los sectores, pe­ro so­bre to­do, a sa­ni­dad y edu­ca­ción. Ja­vier Mar­tí­nez, res­pon­sa­ble de Sa­ni­dad en UGT-Ga­li­cia, di­ce que el Go­bierno re­co­no­ció que en el Ser­gas ha­bía 7.660 pla­zas va­can­tes. «Es­tá cla­ro que se cu­bren con em­pleo pre­ca­rio, si no el sis­te­ma ha­bría re­ven­ta­do». Se­gún CC.OO., unos 3.600 do­cen­tes que em­pe­za­ron el cur­so ha­ce unos días son in­te­ri­nos y sus­ti­tu­tos.

JUAN. S. G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.