Una oca­sión eu­ro­pea

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - XOSÉ CAR­LOS ARIAS

En muy po­co tiem­po, el pa­no­ra­ma del pro­yec­to eu­ro­peo ha cam­bia­do bas­tan­te, y pa­ra bien. Des­pués de una lar­ga dé­ca­da en la que las ame­na­zas de de­sin­te­gra­ción han si­do lo más fre­cuen­te, de pron­to pa­re­ce abrir­se una ven­ta­na de opor­tu­ni­dad ex­tra­or­di­na­ria pa­ra cam­biar de rum­bo. En es­tos días van apa­re­cien­do di­ver­sas pro­pues­tas de re­lie­ve pa­ra re­for­zar la UE, des­de la que hi­zo so­lem­ne­men­te fren­te a la Acró­po­lis el pre­si­den­te fran­cés Em­ma­nuel Ma­cron a la que aca­ba de for­mu­lar el res­pon­sa­ble de la Co­mi­sión Jean Clau­de Junc­ker. Am­bos pro­gra­mas re­for­mis­tas di­fie­ren en al­gu­nos pun­tos im­por­tan­tes —cam­biar o no los tra­ta­dos, po­ner en mar­cha un pre­su­pues­to pa­ra la zo­na eu­ro, crear una es­pe­cie de fon­do mo­ne­ta­rio eu­ro­peo…—, pe­ro su in­ten­ción es la mis­ma: apro­ve­char una opor­tu­ni­dad úni­ca, y que pro­ba­ble­men­te no du­re mu­cho tiem­po.

Por­que es ver­dad que la oca­sión la pin­tan cal­va. Reúne Eu­ro­pa en es­tos mo­men­tos tres con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles pa­ra abrir una di­ná­mi­ca re­for­mis­ta. La pri­me­ra es que, des­pués de tan­to atis­bar el fon­do del abis­mo, la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca es al fin po­si­ti­va: un ra­zo­na­ble y bas­tan­te ho­mo­gé­neo cre­ci­mien­to se ex­tien­de por el con­ti­nen­te, y por una tem­po­ra­da pa­re­cen ha­ber des­apa­re­ci­do los sus­tos, so­bre to­do los de na­tu­ra­le­za fi­nan­cie­ra. Tam­bién la si­tua­ción po­lí­ti­ca ha me­jo­ra­do, con una no­ta­ble es­ta­bi­li­za­ción en al­gu­nos de los prin­ci­pa­les paí­ses, en los que la si­tua­ción ha­ce unos me­ses era muy de­li­ca­da (ca­sos de Fran­cia y Ho­lan­da); las in­me­dia­tas elec­cio­nes ale­ma­nas de­bie­ran com­ple­tar ese pa­no­ra­ma. Y por úl­ti­mo, la ma­ni­fies­ta ene­mis­tad a la idea pan­eu­ro­pea que pre­do­mi­na hoy en Was­hing­ton, Lon­dres o Mos­cú, le­jos de pre­sen­tar­se co­mo un fac­tor ad­ver­so, pa­re­ce ac­tuar co­mo re­vul­si­vo pa­ra un es­fuer­zo in­te­gra­dor co­mún.

Pe­ro es­ta co­yun­tu­ra fa­vo­ra­ble po­dría no du­rar mu­cho. Des­pués de to­do, la re­la­ti­va bo­nan­za eco­nó­mi­ca si­gue es­tan­do sos­te­ni­da so­bre el do­pa­je de las ope­ra­cio­nes ex­tra­or­di­na­rias del BCE y es­tas no tar­da­rán en re­ple­gar­se, con to­do lo que ello trae de in­cer­ti­dum­bre. Y la si­tua­ción po­lí­ti­ca tam­bién po­dría re­ver­tir pron­to, pues el fon­do del fuer­te ma­les­tar si­gue es­tan­do ahí: ha­brá que ver qué pa­sa en las elec­cio­nes ita­lia­nas, don­de de mo­men­to pa­re­cen te­ner cier­tas ven­ta­ja las fuer­zas an­ti­eu­ro; y en Fran­cia el pro­yec­to de Ma­cron es­tá ex­pe­ri­men­tan­do un rá­pi­do de­te­rio­ro.

En to­do ca­so, de las ideas-fuer­za que van sa­lien­do hay dos muy des­ta­ca­das. La pri­me­ra, que aca­ba de plan­tear Junc­ker, nie­ga la no­ción de dos ve­lo­ci­da­des: to­dos o ca­si to­dos los paí­ses de la UE de­bie­ran in­tro­du­cir la mo­ne­da úni­ca e in­cor­po­rar­se al sis­te­ma de Schen­gen an­tes del 2025. Al­go que en es­te mo­men­to pa­re­ce un brin­dis al sol, pues va­rios paí­ses im­por­tan­tes (de Sue­cia a Po­lo­nia) no lo con­tem­plan en ab­so­lu­to, so­bre to­do lo pri­me­ro. De mu­cho ma­yor ca­la­do es la se­gun­da idea: la en­tra­da en es­ce­na del gran pi­lar que siem­pre ha fal­ta­do, la Eu­ro­pa so­cial. Por ejem­plo, afir­ma Junc­ker: «Pa­re­ce ab­sur­do te­ner una au­to­ri­dad ban­ca­ria… y no te­ner una au­to­ri­dad la­bo­ral co­mún pa­ra ga­ran­ti­zar la equi­dad de nues­tro mer­ca­do úni­co. Por eso la crea­re­mos». Si es­ta úl­ti­ma apues­ta fue­se en se­rio, y no que­da­se en pu­ra re­tó­ri­ca, los de­ba­tes que es­tán abrién­do­se y que ten­drán gran pro­ta­go­nis­mo en el oto­ño po­drían de­jar un le­ga­do per­du­ra­ble.

Y en esos de­ba­tes una pre­gun­ta co­bra­rá gran im­por­tan­cia: ¿el ca­si se­gu­ro nue­vo go­bierno de Án­ge­la Mer­kel se­gui­rá pri­man­do los me­ca­nis­mos in­ter­gu­ber­na­men­ta­les, co­mo has­ta aho­ra, o por fin se abri­rá a una vi­sión de ge­nui­na so­li­da­ri­dad pan­eu­ro­pea que em­pie­ce por re­for­zar la ar­qui­tec­tu­ra co­mu­ni­ta­ria? No tar­da­re­mos en ver al­gu­nas se­ña­les en un sen­ti­do u otro.

| CHRISTOF STACHE

Mer­kel po­dría te­ner un pa­pel de­ci­si­vo en el nue­vo rum­bo del pro­yec­to eu­ro­peo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.