RE­DES SO­CIA­LES,JUAN. ¿ AME­NA­ZA U OPOR­TU­NI­DAD?

LAS EMPRESAS EM­PIE­ZAN A FOR­MAR A SUS EM­PLEA­DOS SO­BRE EL USO DE ES­TAS PLA­TA­FOR­MAS CONS­CIEN­TES DE QUE PUE­DEN ERO­SIO­NAR SU REPU­TACIÓN TAN­TO CO­MO CON­TRI­BUIR A LA CON­SO­LI­DA­CIÓN DE LA MAR­CA Y LA ME­JO­RA DE LAS VENTAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Mila Mén­dez

«An­tes las empresas se preo­cu­pa­ban de la apa­rien­cia; el ám­bi­to de con­tac­to se ha am­plia­do»

A nin­gún de­pen­dien­te de una tien­da de ro­pa se le pa­sa­ría por la ca­be­za ves­tir una pren­da en la que des­ta­ca­se de for­ma os­ten­si­ble una mar­ca de la com­pe­ten­cia. Al me­nos, a su je­fe se­gu­ro que no le agra­da­ría. In­ter­net es a día de hoy una puer­ta abier­ta por la que en­tran clien­tes, anun­cian­tes o pro­vee­do­res. En un mun­do di­gi­tal, don­de los me­dios te­le­má­ti­cos se im­po­nen en las re­la­cio­nes co­mer­cia­les, cui­dar la ima­gen y los men­sa­jes que cir­cu­lan por la Red es tan pri­ma­rio co­mo agra­dar al com­pra­dor que se acer­ca al mos­tra­dor. Las com­pa­ñías lo sa­ben y por eso las ac­cio­nes de már­ke­ting on­li­ne van en au­men­to. Con­tra­tan a com­mu­ni­ties o ex­ter­na­li­zan los ser­vi­cios a una agen­cia. Las gran­des fir­mas fue­ron las pri­me­ras. Las pe­que­ñas y me­dia­nas empresas (py­mes), e in­clu­so los au­tó­no­mos, se van su­man­do po­co a po­co.

Sin em­bar­go, la trans­pa­ren­cia de In­ter­net, la ex­plo­sión de las re­des so­cia­les y su vi­ra­li­dad in­trín­se­ca, han aña­di­do un nue­vo ele­men­to a la ecua­ción. La vi­da pri­va­da o las ideas per­so­na­les que se pu­bli­can en un post de Fa­ce­book o en un tuit pue­den pa­sar fac­tu­ra no so­lo en el ám­bi­to per­so­nal, sino tam­bién en el la­bo­ral. «El eco­sis­te­ma de la empresa no es so­lo su pá­gi­na web o su cuen­ta de Lin­ke­dIn, tam­bién lo son sus em­plea­dos, sus di­rec­ti­vos y to­do lo que ese con­jun­to de gente pue­de pu­bli­car en re­des so­cia­les de for­ma pú­bli­ca», apun­ta Ma­nuel Gar­cía, di­rec­tor eje­cu­ti­vo en Ga­li­cia de la con­sul­to­ra de már­ke­ting on­li­ne Neo­zink.

Las con­se­cuen­cias de com­par­tir un men­sa­je des­afor­tu­na­do fue­ron in­me­dia­tas pa­ra una em­plea­da de la ta­sa­do­ra Tin­sa. Ocu­rrió a co­mien­zos del pa­sa­do mes de sep­tiem­bre. La tra­ba­ja­do­ra que le deseó una «vio­la­ción en gru­po» a la lí­der de Ciu­da­da­nos en Ca­ta­lu­ña, Inés Arri­ma­das, fue des­pe­di­da de for­ma ful­mi­nan­te. Su in­jus­ti­fi­ca­do tuit ha­bía desata­do una reac­ción de con­de­na vi­ral por par­te de mi­les de in­ter­nau­tas. Otro ca­so fa­mo­so es el de Jus­ti­ne Sac­co. An­tes de co­ger un avión con des­tino a Su­dá­fri­ca, la di­rec­to­ra de co­mu­ni­ca­ción de In­te­rAc­ti­veCorp (IAC) pu­bli­có lo si­guien­te en su cuen­ta de Twit­ter: «Me voy a Áfri­ca. Es­pe­ro no pi­llar el si­da. Es bro­ma. ¡Soy blan­ca!». Na­da más ate­rri­zar es­ta­ba en la ca­lle.

Aun­que en am­bos ca­sos se tra­tó de opi­nio­nes aje­nas a su ac­ti­vi­dad la­bo­ral, y rea­li­za­das des­de sus per­fi­les per­so­na­les, la prio­ri­dad de sus empresas fue la de evi­tar una pu­bli­ci­dad ne­ga­ti­va que da­ña­se la repu­tación de las fir­mas. «La fron­te­ra en­tre vi­da per­so­nal y la­bo­ral en las re­des so­cia­les es muy fi­na y di­fí­cil de ver. Mu­chas ve­ces no se en­tien­de», re­co­no­ce Ma­nuel Gar­cía.

La tur­ba di­gi­tal con­de­na en cues­tión de mi­nu­tos y de por vi­da, y eso pue­de ser más cos­to­so que la in­dem­ni­za­ción por des­pi­do im­pro­ce­den­te dic­ta­da por un juez. Las empresas lo sa­ben y por eso a su po­lí­ti­ca de co­mu­ni­ca­ción cor­po­ra­ti­va han em­pe­za­do a aña­dir có­di­gos éti­cos in­ter­nos que in­di­can có­mo pro­ce­der an­te es­tos ca­sos.

El des­pa­cho de abo­ga­dos Cua­tre­ca­sas y Adec­co han pu­bli­ca­do tam­bién un de­cá­lo­go de re­co­men­da­cio­nes. Aun­que po­nen lí­mi­tes a la ca­pa­ci­dad de con­trol y dis­ci­pli­na cuan­do se tra­ta de cuen­tas par­ti­cu­la­res, sus con­se­jos, des­ti­na­dos al te­ji­do em­pre­sa­rial de to­do el país, re­mar­can la im­por­tan­cia de una po­lí­ti­ca cla­ra con los con­tra­ta­dos. «Un em­plea­do pue­de usar imá­ge­nes, ví­deos o do­cu­men­tos en los que pue­de sa­lir ves­ti­do con la ro­pa la­bo­ral, con un co­che de empresa ro­tu­la­do... Si lo que co­men­ta es con­tro­ver­ti­do, se vi­ra­li­za. Pue­de pro­vo­car un da­ño muy gran­de aun no ha­cién­do­lo de for­ma cons­cien­te», ex­pli­ca Luis Ye­bra, CEO de la agen­cia Ar­te­no­va. Lo do­més­ti­co pue­de in­ter­fe­rir en lo la­bo­ral más de lo que se pien­sa: «El pú­bli­co pue­de vin­cu­lar las ac­cio­nes par­ti­cu­la­res co­mo ac­cio­nes cor­po­ra­ti­vas. An­tes, las empresas se preo­cu­pa­ban de la bue­na apa­rien­cia de sus em­plea­dos. Aho­ra el ám­bi­to de con­tac­to se ha am­plia­do», con­ti­núa ar­gu­men­tan­do Ye­bra.

Pre­ve­nir an­tes que la­men­tar es otra de las lí­neas de ac­tua­ción abier­tas. Do­mi­nar es­tas apli­ca­cio­nes so­cia­les ya no es so­lo co­sa de los co­mun­ni­ties. «Mu­chas py­mes for­man a sus em­plea­dos pa­ra que ges­tio­nen las re­des so­cia­les de sus empresas. Otras, más gran­des, es­tán ins­tru­yen­do a sus plan­ti­llas pa­ra que usen sus per­fi­les per­so­na­les co­mo una he­rra­mien­ta de co­mu­ni­ca­ción de sus ser­vi­cios, ge­ne­ral­men­te a los em­plea­dos con la­bo­res co­mer­cia­les. Pa­ra ello de­ben usar re­des so­cia­les orien­ta­das al ám­bi­to la­bo­ral co­mo Lin­ke­dIn, y re­ser­var es­pe­cial­men­te Fa­ce­book al ám­bi­to per­so­nal. Twit­ter o Ins­ta­gram, de­pen­dien­do del sec­tor, pue­den ser em­plea­das tan­to en el ám­bi­to per­so­nal co­mo en el pro­fe­sio­nal», de­ta­lla Luis Ye­bra.

SEN­TI­DO CO­MÚN

«To­dos de­be­mos ser más cons­cien­tes de que lo que de­ci­mos lo pue­de leer cual­quie­ra y la ca­pa­ci­dad de di­fu­sión es in­men­sa», ad­vier­te Ma­nuel Gar­cía, de Neo­zink. Una pre­mi­sa re­pe­ti­da in­sis­ten­te­men­te pe­ro que to­da­vía no ha ca­la­do en la co­mu­ni­dad on­li­ne, que si­gue cre­yén­do­se a sal­vo, cuan­do son un es­ca­pa­ra­te. El sen­ti­do co­mún es el me­jor com­pa­ñe­ro y no ri­va­li­za con un de­re­cho fun­da­men­tal: la li­ber­tad de ex­pre­sión. «Ne­ce­si­ta­mos edu­ca­ción di­gi­tal, pe­ro lo más im­por­tan­te es te­ner sim­ple­men­te edu­ca­ción y res­pe­to. ¡Y no es­cri­bir nun­ca na­da que no di­ría­mos en per­so­na!», des­li­za Ye­bra. A es­to, ha­bría que aña­dir: tam­po­co al je­fe.

S. G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.