«Las empresas es­cu­chan per­ma­nen­te­men­te a sus em­plea­dos en las re­des»

Se to­man to­das las pre­cau­cio­nes cuan­do se bus­ca em­pleo y se tien­de a la re­la­ja­ción una vez que se con­si­gue el pues­to. Sin em­bar­go, los co­men­ta­rios que se vier­ten en In­ter­net nun­ca de­jan de ser ana­li­za­dos por las com­pa­ñías

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA - Mila Mén­dez

La ba­rre­ra vir­tual que se­pa­ra las ac­tua­cio­nes de un tra­ba­ja­dor en las re­des so­cia­les con la ima­gen de la mar­ca que lo em­plea pue­de ser muy di­fu­sa. Mu­chas com­pa­ñías pre­fie­ren cu­rar­se en sa­lud y or­ga­ni­zan talleres pa­ra que sus plan­ti­llas ten­gan pre­sen­te que ellos son el me­jor com­mu­nity ma­na­ger. De sí mis­mos y, por ex­ten­sión, de su empresa.

—¿Preo­cu­pa a las com­pa­ñías lo que sus em­plea­dos o di­rec­ti­vos ha­cen en la Red?

—In­du­da­ble­men­te. Con las re­des so­cia­les han per­di­do el con­trol ab­so­lu­to. Los tra­ba­ja­do­res tam­bién son par­te de la ima­gen que pro­yec­tan al ex­te­rior.

—¿In­clu­so en sus cuen­tas per­so­na­les?

—La vi­ra­li­dad es­tá en la na­tu­ra­le­za de las re­des so­cia­les. Na­da es pri­va­do en ellas. La gente se dio de al­ta en mu­chas sin sa­ber lo que eran, por­que las te­nían ami­gos. Cuan­do em­pie­zan a uti­li­zar­las son más cons­cien­tes de su po­ten­cial y de sus pe­li­gros. Lo ve­mos en el ca­so de Fa­ce­book. Es­tá de­cre­cien­do el por­cen­ta­je de usua­rios que se dan de al­ta y los que lo usan.

—¿Es­to no es es­piar?

—No si la empresa tie­ne pro­to­co­los al res­pec­to y es cla­ra. Tam­po­co pue­de ser que de­jen aban­do­na­do es­te te­ma y, cuan­do sur­ge un pro­ble­ma, adop­ten una me­di­da drás­ti­ca, co­mo el des­pi­do.

—¿Los des­pi­dos mo­ti­va­dos por un co­men­ta­rio en Fa­ce­book o Twit­ter es­tán a la or­den del día?

—Po­co a po­co va sa­lien­do ju­ris­pru­den­cia. Lo re­co­ge el ar­tícu­lo 20 del Es­ta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res, el con­trol de la ac­ti­vi­dad la­bo­ral. Hay des­pi­dos por per­der el tiem­po en es­tas apli­ca­cio­nes du­ran­te la jor­na­da de tra­ba­jo o por­que te pi­llan pu­bli­can­do fotos ocio­sas du­ran­te una ba­ja o en un via­je de empresa. Tam­bién por co­men­ta­rios pu­bli­ca­dos o por des­pres­ti­giar a com­pa­ñe­ros en In­ter­net.

—¿Pe­ro eso no es vio­lar el de­re­cho a la li­ber­tad de ex­pre­sión?

—El ar­tícu­lo 20 tam­bién li­mi­ta el con­trol de la empresa. Sin em­bar­go, siem­pre pue­de ale­gar que la pu­bli­ca­ción afecta a su ima­gen o va en con­tra de sus prin­ci­pios.

—Las re­des so­cia­les tam­bién se em­plean co­mo una vía de desaho­go cuan­do se lle­ga a ca­sa…

—Un tra­ba­ja­dor en­fa­da­do no es un pro­ble­ma de mal uso de las re­des. En el fon­do, hay un con­flic­to de ges­tión que vie­ne de atrás.

—¿Qué re­des so­cia­les pue­den ju­gar ma­las pa­sa­das?

—No hay una más pe­li­gro­sa que otra. Un Lin­ke­dIn mal em­plea­do, don­de se mien­te en el cu­rrícu­lo, pue­de ser de­mo­le­dor.

—¿Qué ac­cio­nes se to­man?

—Unas fir­mas op­tan por mo­ni­to­ri­zar las re­des so­cia­les. Las es­cu­chan per­ma­nen­te­men­te. Co­gen unas pa­la­bras cla­ve, el nom­bre de la com­pa­ñía, de los pro­duc­tos, de di­rec­ti­vos o de em­plea­dos, y ras­trean to­do lo que se di­ce so­bre ellas. Co­men­ta­rios po­si­ti­vos y ne­ga­ti­vos. Otras op­tan por res­tric­cio­nes co­mo prohi­bir el uso de re­des so­cia­les du­ran­te la jor­na­da la­bo­ral. En el otro ex­tre­mo es­tán las que apues­tan por di­se­ñar pro­to­co­los. Por úl­ti­mo, ca­da vez son más las que se ani­man a la for­ma­ción. Em­pie­zan por el ni­vel di­rec­ti­vo y des­pués van ba­jan­do. Qué ti­po de foto po­ner en Lin­ke­dIn, có­mo co­mu­ni­car la ac­ti­vi­dad de­sa­rro­lla­da… Or­ga­ni­zan talleres so­bre el ma­ne­jo de es­tas apli­ca­cio­nes y crean co­mu­ni­da­des de em­plea­dos. Mul­ti­na­cio­na­les co­mo IBM o Te­le­fó­ni­ca las in­clu­yen en la pla­ni­fi­ca­ción de sus re­cur­sos hu­ma­nos.

—¿Pue­den sa­car al­go po­si­ti­vo de es­tas po­lí­ti­cas?

—A tra­vés de sus co­men­ta­rios, los em­plea­dos ha­cen una la­bor co­mer­cial. Hu­ma­ni­zan la co­mu­ni­ca­ción de un pro­duc­to por­que quien te ha­bla de él es una per­so­na con nom­bre y ape­lli­dos, no una empresa. Sin pre­ten­der­lo, ge­ne­ran con­fian­za en la mar­ca. Cuan­do bus­ca­mos un ho­tel en Boo­king, ¿De qué nos fia­mos más? ¿De la des­crip­ción que ha­ce de sí mis­mo el es­ta­ble­ci­mien­to o de las crí­ti­cas de los usua­rios?

«Los em­plea­dos ha­cen una la­bor co­mer­cial. Hu­ma­ni­zan la co­mu­ni­ca­ción de un pro­duc­to»

| SAN­DRA ALON­SO

Porto des­ta­ca la im­por­tan­cia de las re­des so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.