GUÍA ÚTIL SO­BRE LOS DE­RE­CHOS DEL VIA­JE­RO AN­TE LAS AE­RO­LÍ­NEAS

La fal­ta de in­for­ma­ción y las di­fi­cul­ta­des a la ho­ra de en­fren­tar­se a las com­pa­ñías aé­reas pro­vo­can que los es­pa­ño­les de­jen de re­cla­mar 500 mi­llo­nes de eu­ros al año en com­pen­sa­cio­nes

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA PAGE - Sara Ca­bre­ro

La can­ce­la­ción ha­ce unas se­ma­nas de más de 2.200 vue­los de Rya­nair hi­zo sal­tar las alar­mas. A pe­sar de que mu­chos con­su­mi­do­res vie­ron tras­to­ca­dos sus pla­nes por cul­pa del pro­ble­ma de pla­ni­fi­ca­ción de la com­pa­ñía de Mi­chael O’Leary, las cuen­tas de la aerolínea low cost ape­nas sin­tie­ron el em­bis­te. Rya­nair re­sis­tía en la ci­ma mien­tras mi­llo­nes de via­je­ros su­frían el error de la em­pre­sa ir­lan­de­sa.

Can­ce­la­cio­nes, re­tra­sos, pér­di­das y ro­tu­ras de equi­pa­je... Via­jar en avión se con­vier­te en mu­chas oca­sio­nes en un ver­da­de­ro do­lor de ca­be­za pa­ra el con­su­mi­dor. Y an­te los con­tra­tiem­pos que ca­da día se re­pi­ten en los ae­ro­puer­tos, los ex­per­tos re­cuer­dan que en es­to de los de­re­chos no exis­te ba­jo cos­te po­si­ble: «Es im­por­tan­te re­cor­dar que hay com­pa­ñías low cost, pe­ro no de­re­chos de ba­jo cos­te», ex­pli­ca Agus­tín Váz­quez, di­rec­tor co­mer­cial de Via­jes Rai. Mu­chas per­so­nas des­co­no­cen la nor­ma­ti­va que les am­pa­ra y no exi­gen lo que les co­rres­pon­de. Es más, se­gún los cálcu­los de al­gu­nos es­tu­dios, los es­pa­ño­les de­jan de re­cla­mar 500 mi­llo­nes al año por fal­ta de in­for­ma­ción.

Cuan­do un vue­lo sufre un re­tra­so de más de cin­co ho­ras y el pa­sa­je­ro op­ta por can­ce­lar su via­je, pue­de re­cla­mar que le de­vuel­van el di­ne­ro ín­te­gro del bi­lle­te, mien­tras que si el re­tra­so se pro­du­ce en el vue­lo de vuel­ta, el re­em­bol­so rea­li­za­do se­rá el equi­va­len­te al tra­mo no uti­li­za­do. Cuan­do las co­sas se po­nen se­rias y el vue­lo es fi­nal­men­te can­ce­la­do, los pa­sa­je­ros per­ju­di­ca­dos tie­nen de­re­cho a ele­gir en­tre la de­vo­lu­ción del im­por­te del bi­lle­te en un pla­zo má­xi­mo de sie­te días o ser trans­por­ta­do has­ta su des­tino en la al­ter­na­ti­va más rá­pi­da po­si­ble. «La com­pa­ñía de­be co­lo­car­te sin gas­to y sin pe­na­li­za­ción en otro vue­lo; es más, tie­ne pre­fe­ren­cia aquel que tu­vo una in­ci­den­cia so­bre el que em­pie­za su via­je», re­cuer­da Agus­tín Váz­quez, quien ase­gu­ra que mu­chas ve­ces las di­fi­cul­ta­des que po­nen las com­pa­ñías pa­ra po­ner una re­cla­ma­ción —en­tre las que des­ta­can el eterno pa­pe­leo o la exi­gen­cia de lla­mar a un 902— con­si­guen que mu­chos desis­tan en su em­pe­ño. Ex­per­tos co­mo el di­rec­ti­vo de Via­jes Rai re­cuer­dan que an­te la can­ce­la­ción, la com­pa­ñía de­be cu­brir los gas­tos de ma­nu­ten­ción o alo­ja­mien­to siem­pre que sea ne­ce­sa­rio, pa­ra lo que el con­su­mi­dor de­be con­ser­var las prue­bas de los gas­tos que le per­mi­tan exi­gir pos­te­rior­men­te la de­vo­lu­ción. Ade­más, la com­pa­ñía ten­drá que abo­nar una com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca al via­je­ro siem­pre y cuan­do no se de­mues­tre que la in­ci­den­cia se de­bió a cir­cuns­tan­cias ex­cep­cio­na­les (en­tre las que se en­cuen­tran huel­gas o fe­nó­me­nos me­teo­ro­ló­gi­cos) o que se in­for­mó de la can­ce­la­ción con an­te­la­ción su­fi­cien­te. Una vez des­car­ta­dos es­tos su­pues­tos, las in­dem­ni­za­cio­nes van des­de los 250 eu­ros has­ta los 600 y va­rían en fun­ción de la dis­tan­cia del tra­yec­to y del des­tino.

EL EQUI­PA­JE

La pér­di­da, de­te­rio­ro, des­truc­ción o re­tra­so de equi­pa­je es res­pon­sa­bi­li­dad

de las com­pa­ñías. En ca­so de que el con­su­mi­dor se en­cuen­tre en uno de es­tos su­pues­tos ,es muy im­por­tan­te so­li­ci­tar el parte de irre­gu­la­ri­dad de equi­pa­je (PIR) en el mos­tra­dor de la aerolínea y es ne­ce­sa­rio pe­dir­lo an­tes de po­ner un pie fue­ra del ae­ro­puer­to. «Siem­pre que hay in­ci­den­cias, la aerolínea so­li­ci­ta mu­chos pa­pe­les, pe­ro el clien­te de­be te­ner cla­ro que lo úni­co que tie­ne que te­ner es el bi­lle­te de ida y el de vuel­ta así co­mo las tar­je­tas de em­bar­que y los res­guar­dos del equi­pa­je», re­cuer­da el experto de Via­jes Rai, que re­co­mien­da dis­tin­guir las ma­le­tas con cual­quier de­ta­lle (un la­zo o una pe­ga­ti­na) que fa­ci­li­ten su ras­treo en ca­so de pér­di­da: «La bús­que­da del equi­pa­je per­di­do se rea­li­za a tra­vés de un cru­ce de da­tos en­tre los sis­te­mas in­for­má­ti­cos de los ae­ro­puer­tos, por eso es im­por­tan­te po­ner bien las ca­rac­te­rís­ti­cas de la va­li­ja y dis­tin­guir­las de otras con pe­que­ños de­ta­lles».

A la ho­ra de re­cla­mar, sa­ber com­prar es un fac­tor real­men­te im­por­tan­te. Y es que, tal y co­mo ex­pli­ca Agus­tín Váz­quez, com­prar más ba­ra­to mu­chas ve­ces trae pro­ble­mas. «Hay ve­ces que, en via­jes con es­ca­la, las com­pa­ñías te ven­den dos bi­lle­tes se­pa­ra­dos pa­ra ca­da tra­yec­to en vez de uno úni­co. En es­te ca­so, si el con­su­mi­dor sufre un re­tra­so, la com­pa­ñía ten­dría que in­dem­ni­zar­te en to­do el tra­yec­to, mien­tras que si el bi­lle­te es se­pa­ra­do so­lo se pa­ga la parte afec­ta­da». El por­ta­voz de Via­jes RAI, que re­su­me el tra­ba­jo de las agencias y ex­per­tos co­mo «el ser­vi­cio técnico» de los via­jes, ase­gu­ra que es­tu­diar los pe­que­ños de­ta­lles mar­ca la di­fe­ren­cia en lo que se re­fie­re a los de­re­chos.

MARÍA PEDREDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.