AVA­LES DE PAR­TI­CU­LA­RES A EM­PRE­SAS

He ava­la­do a una em­pre­sa en la que uno de los so­cios es mi so­brino y con la cual no he te­ni­do, en nin­gún mo­men­to, re­la­ción ni vin­cu­la­ción al­gu­na. Pa­sa­dos los años, al pa­re­cer, no se han aten­di­do los pa­gos del prés­ta­mo y, ac­tual­men­te, el ban­co pres­ta­mis­ta

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - CARUNCHO, TO­MÉ & JUDEL. www.caruncho-to­me-judel.es

Es una prác­ti­ca muy co­mún de las en­ti­da­des ban­ca­rias la de so­li­ci­tar ava­les pa­ra la con­ce­sión de prés­ta­mos a so­cie­da­des mer­can­ti­les. Ha­bi­tual­men­te, di­chos afian­za­mien­tos los pres­tan los ad­mi­nis­tra­do­res y so­cios de di­chas so­cie­da­des. Sin em­bar­go, ha si­do fre­cuen­te que, an­te una ne­ce­si­dad de fi­nan­cia­ción de una em­pre­sa, otros ter­ce­ros, que no in­ter­vie­nen en las so­cie­da­des —co­mo pue­den ser fa­mi­lia­res de los so­cios—, ha­yan ava­la­do los cré­di­tos de las mis­mas.

Es­te ti­po de ava­les o fian­zas otor­ga­das sue­len ser de ca­rác­ter so­li­da­rio, y con­tie­nen cláu­su­las de re­nun­cia a de­re­chos, que su­po­nen que el acree­dor —la en­ti­dad fi­nan­cie­ra— pue­da di­ri­gir­se, in­dis­tin­ta­men­te, fren­te al pres­ta­mis­ta o ava­lis­ta, he­cho que si­túa a

es­te úl­ti­mo en idén­ti­ca si­tua­ción que el deu­dor prin­ci­pal. Por tan­to, an­te la si­tua­ción de im­pa­go de la em­pre­sa, el pres­ta­mis­ta pue­de di­ri­gir­se di­rec­ta­men­te fren­te al ava­lis­ta, y re­cla­mar­le la to­ta­li­dad de la deu­da con­traí­da por di­cha so­cie­dad.

NU­LI­DAD DE LA CLÁU­SU­LA

Con res­pec­to a es­ta cues­tión, nues­tros tri­bu­na­les han co­men­za­do a pro­nun­ciar­se y, en al­gu­nos su­pues­tos, se ha ve­ni­do de­cla­ran­do la nu­li­dad de la cláu­su­la de

afian­za­mien­to. En es­tos ca­sos, re­sul­ta fun­da­men­tal que el ava­lis­ta ten­ga la con­di­ción de con­su­mi­dor; es de­cir, que a pe­sar de ha­ber ava­la­do a una em­pre­sa, el mis­mo no hu­bie­se ac­tua­do en el marco de su ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal, o con mo­ti­vo de los víncu­los pro­fe­sio­na­les que man­tu­vie­se con di­cha so­cie­dad —co­mo pue­den ser la ge­ren­cia, o la par­ti­ci­pa­ción en su ca­pi­tal social—, sino que hu­bie­se ac­tua­do con fi­nes de ca­rác­ter ex­clu­si­va­men­te pri­va­dos.

En cuan­to a la con­cre­ta fun­da­men­ta­ción de la even­tual nu­li­dad de es­te ti­po de cláu­su­las, ca­be men­cio­nar que la mis­ma se ba­sa, prin­ci­pal­men­te, en dos pi­la­res: la fal­ta de pro­por­cio­na­li­dad, en cuan­to a la im­po­si­ción a los con­su­mi­do­res de ga­ran­tías des­pro­por­cio­na­das con res­pec­to al ries­go-be­ne­fi­cio que asu­men; y la abu­si­vi­dad, por cuan­to a tra­vés de es­te ti­po de cláu­su­las se pro­duz­ca una re­nun­cia a de­re­chos, sien­do ca­li­fi­ca­das co­mo abu­si­vas las cláu­su­las que su­pon­gan ta­les si­tua­cio­nes por nues­tra le­gis­la­ción vi­gen­te, en con­cre­to, la Ley Ge­ne­ral pa­ra la De­fen­sa de los Con­su­mi­do­res y Usua­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.