Sin com­ple­jos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA - Do­lo­res Pé­rez Do­lo­res Pé­rez es pro­fe­so­ra de Quí­mi­ca Or­gá­ni­ca y coor­di­na­do­ra de la Red de Cen­tros Sin­gu­la­res de In­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go.

Los da­tos de­mo­grá­fi­cos y de em­plea­bi­li­dad in­di­can que ca­da vez son más los jó­ve­nes ti­tu­la­dos gallegos que desa­rro­llan su ca­rre­ra en el ex­tran­je­ro, al­gu­nos de ellos con tan­to éxi­to y re­co­no­ci­mien­to co­mo los pro­ta­go­nis­tas de es­te re­por­ta­je. Per­so­nas for­ma­das en Galicia o en otras uni­ver­si­da­des del Es­ta­do, que logran fue­ra de nues­tras fron­te­ras el re­co­no­ci­mien­to a su ta­len­to y la opor­tu­ni­dad de desa­rro­llar sus pro­yec­tos pro­fe­sio­na­les al má­xi­mo ni­vel. ¿Exis­te una lec­tu­ra po­si­ti­va de es­te he­cho? En mi opi­nión, hay al me­nos dos ideas que se pue­den ex­traer de es­te da­to y que, en efec­to, pue­den leer­se en po­si­ti­vo. En pri­mer lu­gar, que la for­ma­ción que se im­par­te en nues­tras uni­ver­si­da­des, en es­pe­cial en al­gu­nos ám­bi­tos, es bue­na; es­to ya lo des­cu­bri­mos ha­ce dé­ca­das los que per­te­ne­ce­mos a las ge­ne­ra­cio­nes que con­vir­tie­ron en ha­bi­tual la bue­na prác­ti­ca de am­pliar su for­ma­ción en las me­jo­res uni­ver­si­da­des y cen­tros de in­ves­ti­ga­ción del mun­do: nos ma­ne­já­ba­mos sin com­ple­jos en­tre la éli­te y nues­tra com­pe­ten­cia no te­nía na­da que en­vi­diar a la de ame­ri­ca­nos, ale­ma­nes o bri­tá­ni­cos. En se­gun­do lu­gar, no so­mos más tor­pes que los de­más, en Galicia hay gen­te con enor­me ta­len­to y ap­ti­tu­des que es ca­paz de triun­far en un con­tex­to glo­bal al­ta­men­te com­pe­ti­ti­vo.

La mo­vi­li­dad in­ter­na­cio­nal es hoy en día un re­qui­si­to ca­si im­pres­cin­di­ble pa­ra una for­ma­ción de ex­ce­len­cia. En es­te con­tex­to, es na­tu­ral que al­gu­nos jó­ve­nes en­cuen­tren opor­tu­ni­da­des de de­sa­rro­llo pro­fe­sio­nal fue­ra. Es­to no se­ría dra­má­ti­co si lo hi­cie­ran co­mo elec­ción per­so­nal y no obli­ga­dos por la fal­ta de opor­tu­ni­da­des. El flu­jo de ta­len­to es en­ri­que­ce­dor y, así, co­mo ciu­da­da­nos ten­dría­mos que sen­tir­nos or­gu­llo­sos de que un joven for­ma­do aquí triun­fe en Si­li­con Va­lley o en Har­vard, tan­to co­mo de que un ta­len­to ga­lle­go, ma­dri­le­ño, ale­mán o bri­tá­ni­co eli­ja Galicia pa­ra desa­rro­llar su ca­rre­ra. Lo la­men­ta­ble es que nues­tro ba­lan­ce sea siem­pre ne­ga­ti­vo, que sea­mos bá­si­ca­men­te ex­por­ta­do­res de ta­len­to. Por­que al con­tra­rio de lo que ocu­rre con la ba­lan­za co­mer­cial, cuan­do ha­bla­mos de ta­len­to y co­no­ci­mien­to la ex­por­ta­ción no re­por­ta be­ne­fi­cios, sino em­po­bre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.