EL EM­PREN­DE­DOR IN­CAN­SA­BLE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Mi­guel Vicente CO­FUN­DA­DOR DE WA­LLA­POP, GLOVO O CORNERJOB ABRAL­DES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Se de­fi­ne co­mo un em­pren­de­dor en se­rie. Una suer­te de lo­co de los ne­go­cios que se pro­cu­ra adre­na­li­na crean­do em­pre­sas en lu­gar de lan­zán­do­se des­de un avión a 3.000 me­tros de al­tu­ra. Es pro­ba­ble que su nom­bre no les di­ga na­da, pe­ro más de un fon­do de in­ver­sión in­ter­na­cio­nal se­gre­ga en­dor­fi­nas cuan­do es­cu­cha que Mi­guel Vicente (Vi­na­roz, Cas­te­llón, 1972) an­da por el me­dio. Él es uno de los crea­do­res de Wa­lla­pop, ese por­tal de ar­tícu­los de se­gun­da mano que arra­sa en­tre la cha­va­la­da de me­dio mun­do, pe­ro tam­bién es­tá de­trás de otros pe­lo­ta­zos de la nue­va economía co­mo Lets­bo­nus, Cornerjob o Glovo. De per­fil ba­jo, no sue­le con­ce­der en­tre­vis­tas ni cul­ti­va esas ex­cen­tri­ci­da­des tan pro­pias de los gu­rús del uni­ver­so di­gi­tal, has­ta la fe­cha ha crea­do ya cer­ca de una vein­te­na de star­tups de los más di­ver­sos sec­to­res.

Su obra más ce­le­bra­da, Wa­lla­pop, de­be­ría con­cluir el año al­can­zan­do un hi­to por el que los in­ver­so­res lle­van tiem­po es­pe­ran­do: ser ren­ta­ble. Con una es­ti­ma­ción de va­lor que los ana­lis­tas han si­tua­do en­tre los 650 y los 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res, el por­tal de ven­tas de se­gun­da mano ha si­do una de las star­tups es­pa­ño­las con ma­yor ca­pa­ci­dad pa­ra atraer ca­pi­tal ex­tran­je­ro en ca­da ron­da de fi­nan­cia­ción que con­vo­ca­ba. Vicente, sin em­bar­go, ha­ce tiem­po que aban­do­nó su con­se­jo pa­ra cen­trar­se en sus otros pro­yec­tos. Car­no­vo (un com­pa­ra­dor de ofer­tas de co­ches nue­vos), la apli­ca­ción de men­sa­je­ría Glovo, Cornerjob (cla­si­fi­ca­dor de em­pleo), De­li­berry (com­pra on­li­ne de ali­men­ta­ción) o Sho­pery (apli­ca­ción de crea­ción de tien­das di­gi­ta­les) son so­lo al­gu­nas de las fir­mas en las que ac­tual­men­te em­plea su tiem­po.

In­ge­nie­ro in­dus­trial de for­ma­ción, tras con­cluir sus es­tu­dios hi­zo un MBA pa­ra ini­ciar su ca­rre­ra en el mun­do de la au­di­to­ría. Lle­gó a ser al­to eje­cu­ti­vo de una mul­ti­na­cio­nal del sec­tor, pe­ro por den­tro le pi­ca­ba un gu­sa­ni­llo: el del em­pren­di­mien­to. Co­rría el 2009. Te­nía po­co más de 30 años y un hi­jo en ca­mino, pe­ro se lan­zó a la aven­tu­ra y fun­dó el que se­ría su pri­mer hit: Lets­bo­nus, una em­pre­sa de com­pras en gru­po que ape­nas tres años des­pués ya te­nía com­pra­dor. Fue en­ton­ces cuan­do de­ci­dió pro­fun­di­zar en aque­lla pul­sión que lo ha­bía ale­ja­do de una vi­da có­mo­da y es­te­reo­ti­pa­da: la de em­pren­der en se­rie.

Jun­to a su ami­go Ge­rard Oli­vé, un pu­bli­cis­ta con vo­ca­ción de em­pre­sa­rio, crea­ron An­tai Ven­tu­re Buil­der, la fac­to­ría de star­tups que fi­gu­ra tras ca­da uno de los pe­lo­ta­zos que han da­do en los úl­ti­mos cin­co años. Por el ca­mino, Mi­guel Vicente se ha con­ver­ti­do en el pre­si­den­te de Bar­ce­lo­na Tech City, el clús­ter de em­pre­sas que as­pi­ra a crear un eco­sis­te­ma di­gi­tal en la ca­pi­tal ca­ta­la­na. Otra idea que va por buen ca­mino: en es­tos mo­men­tos reúne ya a más de 700 fir­mas que, en con­jun­to, suman una fac­tu­ra­ción glo­bal de más de 6.000 mi­llo­nes de eu­ros.

Aman­te del bo­xeo y la na­ta­ción, Vicente no du­da en alu­dir a ca­li­dad de los equi­pos y a la ca­pa­ci­dad de de­le­gar a la ho­ra de ex­pli­car las cla­ves de su éxi­to. Ase­gu­ra que ca­da día de­fi­ne las cin­co ta­reas más im­por­tan­tes que tie­ne por de­lan­te. Se cen­tra en ellas y pa­ra to­dos los de­más pro­ble­mas que sur­gen, re­cu­rre a su equi­po. Buen ojo de­be te­ner pa­ra fi­char, ha­bi­da cuen­ta de que, con tan­ta star­tup en sus al­for­jas, no de­be fal­tar­le fae­na al tér­mino de ca­da jor­na­da. Sea co­mo fue­re, lo cier­to es que al que mu­chos han bau­ti­za­do co­mo el rey Mi­das del co­mer­cio on­li­ne no le es aje­na otra de esas cua­li­da­des que los ma­nua­les del buen em­pren­de­dor re­pi­ten co­mo un man­tra: la va­len­tía. Esa que mos­tró, por ejem­plo, pa­ra ini­ciar al­gu­nos de sus pro­yec­tos fue­ra de España, la que a prio­ri se pre­sen­ta­ba co­mo su zo­na de con­fort. Un te­rri­to­rio, es­te de la co­mo­di­dad y la paz, que no pa­re­ce fi­gu­rar en­tre sus prio­ri­da­des...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.