CRÉ­DI­TOS UNI­VER­SI­TA­RIOS, ¿SO­LU­CIÓN O PRO­BLE­MA?

Un gru­po de eco­no­mis­tas es­tu­dia la im­plan­ta­ción de prés­ta­mos li­ga­dos a la ren­ta La fór­mu­la ya exis­tió en Es­pa­ña y, al cam­biar las con­di­cio­nes, de­jó en­deu­da­dos a 5.000 gra­dua­dos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Gladys Váz­quez

Los eco­no­mis­tas de Fe­dea han pro­pues­to re­cu­pe­rar los cré­di­tos di­ri­gi­dos a es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios, una con­tro­ver­ti­da fi­gu­ra con de­fen­so­res y de­trac­to­res.

¿Pa­ga po­co un uni­ver­si­ta­rio en Es­pa­ña por su for­ma­ción? ¿Le sa­le ca­ro al sis­te­ma? El de­ba­te ha vuel­to a los es­tu­dios de los eco­no­mis­tas. El úl­ti­mo ha si­do el de Fe­dea, la Fun­da­ción de Es­tu­dios de Eco­no­mía Apli­ca­da, que ana­li­za la im­plan­ta­ción en nues­tro país de los prés­ta­mos pa­ra uni­ver­si­ta­rios: que ca­da es­tu­dian­te se ha­ga car­go del pre­cio real de su for­ma­ción.

Un es­tu­dian­te de la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go pa­ga de ma­trí­cu­la en­tre 600 y 1.000 eu­ros por cur­so. Si el gra­do es de Hu­ma­ni­da­des, el alumno abo­na­rá unos 2.400 eu­ros. Una ca­rre­ra com­ple­ta que a la USC le cues­ta más de 18.000 eu­ros. Si es una in­ge­nie­ría, la USC in­ver­ti­rá 28.000 eu­ros. El alumno pa­ga­rá 3.300. «El go­bierno abo­na el 80 % de los gas­tos uni­ver­si­ta­rios», di­cen An­to­nio Ca­bra­les, Maia Güell, Rocío Ma­de­ra y Ana­lía Vio­la, au­to­res del es­tu­dio. Su idea son los prés­ta­mos uni­ver­si­ta­rios con­tin­gen­tes a la ren­ta. Es de­cir, ca­da es­tu­dian­te so­li­ci­ta­ría el im­por­te del cos­te real de su ca­rre­ra y lo de­vol­ve­ría cuan­do em­pe­za­se a te­ner in­gre­sos. Y po­nen el si­guien­te ejem­plo: un alumno so­li­ci­ta 21.000 eu­ros, que em­pe­za­ría a pa­gar so­lo cuan­do ten­ga unos in­gre­sos de 15.000 eu­ros al año, al 0 % de in­te­rés y con una ta­sa de de­vo­lu­ción del 10 % de la ren­ta anual por en­ci­ma del mí­ni­mo exen­to. Es de­cir, si el ti­tu­la­do no tra­ba­ja o co­bra me­nos de 15.000 eu­ros, no pa­ga­ría y la deu­da se can­ce­la­ría a los 25 años. Una pro­pues­ta con mu­chos fle­cos. ¿Cuál se­ría el ti­po de in­te­rés? ¿Se pa­ga­ría en fun­ción de la ren­ta? «Que los in­tere­ses va­ríen es una de­ci­sión po­lí­ti­ca. Cuan­to más ba­jo es el in­te­rés, me­nos pro­gre­si­vo es el sis­te­ma y el Es­ta­do tie­ne que ha­cer­se car­go de una ma­yor pro­por­ción del cos­te de la edu­ca­ción», apun­ta Ca­bra­les.

¿Ha­bría pe­na­li­za­ción por de­jar de pa­gar? Y si pi­de una ca­ren­cia, ¿iría arras­tran­do deu­da? «Si el gra­dua­do pier­de el em­pleo, o pa­sa a ga­nar me­nos del mí­ni­mo exen­to, no pa­ga­ría na­da. La úni­ca pe­na­li­za­ción exis­te si el ti­po de in­te­rés es dis­tin­to a ce­ro. En ese ca­so se acu­mu­lan in­tere­ses del pe­río­do que no se pa­ga. El Es­ta­do po­dría de­ci­dir que no se acu­mu­len in­tere­ses en ese tiem­po».

Es en to­do es­to don­de sur­gen las du­das de cuán­to de­vol­ve­ría en reali­dad de un prés­ta­mo de 21.000 eu­ros un es­tu­dian­te es­pa­ñol. Los cálcu­los de Fe­dea apun­tan a que el 25 % de los gra­dua­dos que aca­ben co­bran­do más su­fra­ga­rían los es­tu­dios del 10 % que peo­res con­di­cio­nes la­bo­ra­les ten­gan. «Aque­llos que ga­nen me­nos, no pa­ga­rían el to­tal de sus es­tu­dios por dos vías. Mien­tras ga­nan por de­ba­jo de 15.000 eu­ros, no pa­gan na­da. La se­gun­da es que, lle­ga­do el lí­mi­te de pa­go, 25 años, la deu­da se can­ce­la. Los que in­gre­san al­go más, pue­den pa­gar al­go más del cos­te de la edu­ca­ción por la vía del ti­po de in­te­rés».

Al­ber­to Va­que­ro, pro­fe­sor de Eco­no­mía Apli­ca­da de la Uni­ver­si­da­de de Vi­go, y ex­per­to en la ma­te­ria, cree que es ne­ce­sa­rio en­con­trar «vías al­ter­na­ti­vas de re­cur­sos» pa­ra la uni­ver­si­dad. Cree que el prés­ta­mo-ren­ta se­ría una bue­na so­lu­ción pa­ra aque­llos que no pue­dan op­tar a be­cas o ayu­das. «Ade­más, el alumno ad­quie­re cier­ta co­rres­pon­sa­bi­li­dad, me­jo­ran­do el apro­ve­cha­mien­to de los es­tu­dios». Pien­sa in­clu­so que mu­chas fa­mi­lias se li­be­ra­rían del es­fuer­zo de pa­gar la edu­ca­ción de los hi­jos, «sal­vo que sean ava­lis­tas».

Mu­chos se pre­gun­tan ya si la reali­dad del mer­ca­do la­bo­ral po­si­bi­li­ta­ría la de­vo­lu­ción de los prés­ta­mos. El pa­sa­do ju­lio, el pa­ro ju­ve­nil se si­tua­ba en la UE en el 14,8 % (en el 2013 era del 24 %). En Es­pa­ña los nú­me­ros suben. Aho­ra mis­mo, el 33,4 % de los jó­ve­nes es­tán de­socu­pa­dos. En Ga­li­cia, la EPA di­ce que, de 318.000 chi­cos y chi­cas de en­tre 16 y 29 años, el 38,3 % (122.000 per­so­nas) es­tán ocu­pa­dos. El 11,6 % (37.000) es­tán pa­ra­dos. Pe­ro exis­te otra ca­te­go­ría: «inac­ti­vos». Ellos y ellas son más de 159.000, es de­cir, más del 50 %. Y va­mos más al de­ta­lle: de los 122.000 que tra­ba­jan, 41.000 jó­ve­nes tie­nen un con­tra­to in­de­fi­ni­do fren­te a los 71.000 que han fir­ma­do un acuer­do tem­po­ral. De esos 122.000 que tra­ba­jan, 55.400 tie­nen edu­ca­ción su­pe­rior.

Fe­dea se ba­sa en ca­sos reales co­mo los de Nue­va Ze­lan­da, Aus­tra­lia o Reino Uni­do. En es­te úl­ti­mo, ca­da cur­so se pue­de mo­ver en­tre los 7.800 eu­ros y los ca­si 17.000. Los es­tu­dian­tes no tie­nen que de­vol­ver el cré­di­to has­ta que co­bran 21.000 li­bras, po­co más de 23.000 eu­ros. Y so­lo lo ha­cen por el por­cen­ta­je que su­pere esa ci­fra. Si un gra­dua­do ga­na al año 25.000 li­bras (27.974 eu­ros), pa­ga­rá el 9 % de 4.000 li­bras. Es de­cir, 360 li­bras al año, 30 li­bras al mes (33,54 eu­ros). «En Reino Uni­do es un or­ga­nis­mo pú­bli­co quien otor­ga los prés­ta­mos. El Es­ta­do se ha­ce car­go de los im­pa­gos, si los in­tere­ses de los que pa­gan no son su­fi­cien­tes pa­ra com­pen­sar­los», di­ce Ca­bra­les. Un sis­te­ma que en In­gla­te­rra fun­cio­na, en­tre otras co­sas, por­que el pa­ro ju­ve­nil no lle­ga al 15 %. Muy di­fe­ren­te a lo que su­ce­de en Es­ta­dos Uni­dos. Las fa­mi­lias aho­rran ob­se­si­va­men­te pa­ra pa­gar la for­ma­ción de sus hi­jos. Una ca­rre­ra cues­ta allí de me­dia por cur­so 30.000 eu­ros. 44 mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses de­ben 1.400 mi­llo­nes de dó­la­res, que pa­ga­rán de por vi­da.

«Es­ta fór­mu­la de­be­ría cen­trar­se en los es­tu­dian­tes de los úl­ti­mos cur­sos y so­lo pa­ra uni­ver­si­ta­rios. El ti­po de in­te­rés du­ran­te los pri­me­ros años ten­dría que ser muy ba­jo. El pos­te­rior, de­be­ría ser su­fi­cien­te pa­ra que el alumno ten­ga un in­cen­ti­vo pa­ra fi­na­li­zar la ca­rre­ra cuan­to an­tes. Ade­más, la de­vo­lu­ción de cuo­tas de­be ser fle­xi­ble», ex­pli­ca Al­ber­to Va­que­ro. Es­te eco­no­mis­ta ga­lle­go lo di­ce por­que es­te ti­po de prés­ta­mos ha de­ja­do ya en Es­pa­ña a 5.000 es­tu­dian­tes atra­pa­dos. Los creó Za­pa­te­ro en el 2007: el ti­po de in­te­rés era 0 y se te­nía que de­vol­ver por en­ci­ma de 22.000 eu­ros al año. Po­co des­pués, la de­vo­lu­ción del cré­di­to se des­li­gó de la ren­ta, pe­ro ha­bía que pa­gar­lo sí o sí. El mi­nis­tro Pe­dro Du­que anun­cia­ba ha­ce unos días que bus­ca­rá una so­lu­ción pa­ra per­so­nas co­mo Ana Mén­dez, una vi­gue­sa de 38 años acu­cia­da por las deu­das. Ella pi­dió 12.000 eu­ros pa­ra un más­ter. No con­si­guió tra­ba­jo y pi­dió una ca­ren­cia de 3 años. Los in­tere­ses no de­ja­ron de acu­mu­lar­se y aho­ra pa­ga 110 eu­ros al mes, que en bre­ve pa­sa­rán a ser el do­ble. «He ido tram­pean­do con tra­ba­jos de to­do ti­po. Ha­ce dos me­ses que es­toy en lo mío, pe­ro es tem­po­ral. Lle­vo pa­gan­do tres años y es in­sos­te­ni­ble. Ade­más, el ban­co me aco­sa te­le­fó­ni­ca­men­te». Fe­dea re­co­no­ce que su pro­pues­ta es si­mi­lar a es­ta. «La pri­me­ra con­vo­ca­to­ria te­nía in­te­rés ce­ro. El pe­río­do de pa­go fue re­du­cién­do­se con el tiem­po y es lo que ha da­do lu­gar a los pro­ble­mas ac­tua­les», di­ce Ca­bra­les. «La fal­ta de fle­xi­bi­li­dad pa­ra pa­gar el cré­di­to con­lle­va es­tas gra­ves si­tua­cio­nes. La apli­ca­ción en Es­pa­ña no ha te­ni­do éxi­to. Ha­bría que re­di­se­ñar su fun­cio­na­mien­to», sen­ten­cia Va­que­ro.

Ca­da es­tu­dian­te ten­dría que so­li­ci­tar el cos­te real de sus es­tu­dios y lo de­vol­ve­ría cuan­do tu­vie­se in­gre­sos

ILUS­TRA­CIÓN:MARÍA PEDREDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.