«Si nos ves­ti­mos bien sa­li­mos de ca­sa y nos co­me­mos el mun­do»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Susana Lua­ña

Su ate­lier de Les­te­do es un pa­raí­so de te­las, pa­tro­nes y di­se­ños que Car­men Pichel pa­seó por las pa­sa­re­las más co­ti­za­das del mun­do y des­de don­de vis­tió a las más im­por­tan­tes ar­tis­tas. Un ba­ga­je que se re­fle­ja en sus mo­vi­mien­tos, en su for­ma de ha­blar y en su son­ri­sa. Por­que ella se gus­ta. «Sí, me sien­to muy a gus­to con­mi­go mis­ma», ad­mi­te cóm­pli­ce

Se crio en Les­te­do sin sos­pe­char que esa afi­ción su­ya por ves­tir mu­ñe­cas y fi­jar­se en los pa­tro­nes de la cos­tu­re­ra la lle­va­ría a las me­jo­res pa­sa­re­las de Pa­rís, Mi­lán o Nue­va York. Pe­ro así fue. Lo que pa­sa es que Car­men Pichel tie­ne un se­cre­to; trans­mi­te y con­ta­gia ilu­sión, y con esas cua­li­da­des, con­quis­ta.

—¿Qué tie­nen la agu­ja y el de­dal?

—Lo mío fue vo­ca­cio­nal, ab­so­lu­ta­men­te. Imi­ta­ba a las mo­dis­tas a las que iba con mi ma­dre y con mi abue­la, te­nía­mos tres her­ma­nas muy cer­qui­ta que eran una ma­ra­vi­lla, y yo pen­sa­ba que que­ría ha­cer lo mis­mo que ellas. Me po­nían siem­pre gua­pí­si­ma, y ha­bía una tía abue­la mía que cal­ce­ta­ba de for­ma di­vi­na, mi ma­dre tam­bién lo ha­cía, y en­ton­ces yo que­ría apren­dér­me­lo to­do pa­ra ha­cer­lo to­do; el pun­to, el bor­da­do, la cos­tu­ra y el fi­gu­rín mis­mo... me ape­te­cía to­do, y por eso lue­go es­tu­dié di­se­ño y es­ti­lis­mo en A Co­ru­ña, soy de la pri­me­ra pro­mo­ción de Goy­mar.

—¿No tra­ta­ron de con­ven­cer­la en ca­sa pa­ra ha­cer otra co­sa?

—No, siem­pre lo vie­ron cla­ro. Me veían con po­cos años que aún no te­nía la má­qui­na de co­ser y co­sía a mano. Vi­sua­li­za­ba los pa­tro­nes a tra­vés de los fi­gu­ri­nes de las revistas que ha­bía, que eran muy grá­fi­cos y me ayu­da­ban a ima­gi­nar có­mo se­ría el mo­de­lo pa­ra ha­cer esos vo­lú­me­nes, esas for­mas tan in­creí­bles... Lue­go con la prác­ti­ca y con el es­tu­dio fui des­cu­brien­do qué es lo más im­por­tan­te de la mo­da, y so­bre to­do, de la mo­da de ate­lier.

—¿Por qué lo es?

—¿Cuán­to tiem­po ha­ce que no te ha­ces un tra­je? Pen­sa­mos que es pa­ra un día es­pe­cial y yo creo que no, que hay que de­ci­dir qué co­sas son im­por­tan­tes en nues­tra vi­da pa­ra dis­fru­tar­las. Es cier­to que aho­ra hay un mon­tón de mo­da low cost con la que te pue­des ves­tir, pe­ro no se de­be­ría pres­cin­dir de un cha­que­tón pre­cio­so, un pan­ta­lón que te sien­te de vi­cio... Pues yo en los pa­tro­nes bus­ca­ba esas for­mas y vo­lú­me­nes que en­ga­ñan al ojo pa­ra que pa­rez­ca­mos más al­tos, más es­tre­chos de cin­tu­ra... Que mos­tre­mos nues­tro cuer­po co­mo que­re­mos que se nos vea, que es im­por­tan­tí­si­mo, nos da mu­chí­si­ma se­gu­ri­dad y nos ha­ce sen­tir bien. De­be­ría­mos de­di­car­le más tiem­po por­que es una fuen­te de fe­li­ci­dad cons­tan­te. Si nos ves­ti­mos bien, sa­li­mos de ca­sa y nos co­me­mos el mun­do.

—En­se­gui­da se pu­so a tra­ba­jar, ¿ver­dad?

—Mien­tras es­tu­dia­ba ya ha­bía mon­ta­do mi pe­que­ño ta­ller en ca­sa de mis pa­dres, en el sa­lón, di­rec­ta­men­te. Allí em­pe­cé a ves­tir a las ve­ci­nas, y la ver­dad es que to­do fue in cre­cen­do de una ma­ne­ra im­pre­sio­nan­te, em­pe­za­ron a sur­gir co­la­bo­ra­cio­nes con em­pre­sas pa­ra ha­cer di­se­ños, co­lec­cio­nes, pa­sa­re­las de mo­da...

—¿Tie­ne que ver con su don pa­ra las re­la­cio­nes so­cia­les?

—Hay que de­jar­se ver, pe­ro yo creo que so­bre to­do es el én­fa­sis que le pu­se siem­pre a mi pro­fe­sión. Creo que fue tam­bién la cau­sa­li­dad que se de­jó caer a mi al­re­de­dor. Or­ga­ni­cé un des­fi­le pa­ra las amas de ca­sa y es­ta­ba el di­rec­tor de Des­de Ga­li­cia pa­ra el mun­do, que me pi­dió que fue­se la es­ti­lis­ta del pro­gra­ma, y de ahí pa­sé a lle­var el es­ti­lis­mo de la TVE en Ga­li­cia. Lue­go hi­ce un des­fi­le en San­ta Isa­bel con di­se­ña­do­res ga­lle­gos y de ahí sur­gió mi co­la­bo­ra­ción con D’Aque­la, la fir­ma de mo­da de La­lín, que an­tes se de­di­ca­ba a mo­da de hom­bre y en­ton­ces que­rían sa­car una lí­nea de mu­jer, y ahí es­tu­ve has­ta ha­ce po­co, cuan­do lle­gó la cri­sis, en el 2008, pe­ro en­can­ta­da, con no­ta­ble éxi­to na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal.

PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

Car­men Pichel ani­ma a mi­rar­se al es­pe­jo, a que­rer­se y gus­tar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.