NO TE COM­PLI­QUES LA VI­DA

SI LO QUE BUS­CAS ES UNA MO­TO DE CIU­DAD PRÁC­TI­CA, ECO­NÓ­MI­CA Y A UN PRE­CIO RA­ZO­NA­BLE, AQUÍ ES­TÁ LA PIAGGIO MEDLEY 125, UNA «RUE­DA AL­TA» QUE SER­PEN­TEA DE MA­RA­VI­LLA POR EL TRÁ­FI­CO Y OFRE­CE A SU CON­DUC­TOR UNA PO­SI­CIÓN ELE­VA­DA QUE LE FA­CI­LI­TA EL MA­NE­JO POR LA U

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - PIAGGIO MEDLEY 125 - Por Je­sús Flo­res

Los es­cú­te­res de rue­da al­ta de 125 cc, que en ciu­da­des co­mo Bar­ce­lo­na o Ro­ma do­mi­nan las ca­lles, son una op­ción muy prác­ti­ca pa­ra mo­ver­se en­tre el trá­fi­co ur­bano. Sin más com­pli­ca­cio­nes ni más pre­ten­sio­nes. Les fal­ta ese ca­re­na­do en­vol­ven­te que lu­cen las her­ma­nas de ci­lin­dra­da que cul­ti­van una es­té­ti­ca ma­xi-es­cú­ter, pe­ro ga­nan en agi­li­dad, en es­ta­bi­li­dad y re­du­cen con­su­mo. Y las mar­cas han ido au­men­tan­do su ofer­ta y sus ni­ve­les de aca­ba­do, de mo­do que ha­ya pre­cios al al­can­ce de to­dos den­tro de su al­ta de­man­da. En es­te con­tex­to se si­túa la nue­va Medley 125, que den­tro de Piaggio es­tá a me­dio ca­mino de la más mo­des­ta Li­berty y la más po­ten­te Be­verly, ofre­cien­do al­gu­nas de las ven­ta­jas que tie­nen las otras y en­con­tran­do una per­so­na­li­dad pro­pia co­mo her­ma­na me­dia­na. La Medley, con mo­tor i-Get 4V, rin­de los mis­mos 12 CV que la Li­berty, pe­ro ma­ne­ja otros ar­gu­men­tos de ven­ta, co­mo el ABS, el sis­te­ma start-stop y un mo­derno cua­dro de man­dos que la di­fe­ren­cia de la benjamina. Ade­más, en es­ta nue­va ver­sión el hue­co que hay de­ba­jo del asien­to per­mi­te guar­dar dos cas­cos ti­po jet. Con res­pec­to a la Be­verly ofre­ce más agi­li­dad fren­te a un mo­de­lo más pe­sa­do y, si no se va a sa­lir de­ma­sia­do de la ciu­dad, no hay ra­zón pa­ra ir­se a es­ta op­ción su­pe­rior. Con los 3.149 eu­ros que va­le la Medley es su­fi­cien­te.

Su ma­ne­jo es sen­ci­llo, tan­to en pa­ra­do —con unos man­dos cla­ros e in­tui­ti­vos— co­mo ya en mar­cha, lo que la con­vier­te en una bue­na op­ción pa­ra quie­nes lle­gan a su pri­me­ra mo­to apro­ve­chan­do que tie­nen el car­né de co­che. La po­si­ción de con­duc­ción es muy có­mo­da, los pies lle­gan al sue­lo sin la sen­sa­ción de ir col­ga­do so­bre el vehícu­lo y tam­po­co hay que es­ti­rar el cue­llo pa­ra ver el trá­fi­co tra­se­ro des­de los re­tro­vi­so­res, pe­se a que son de­ma­sia­do pe­que­ños y sen­ci­llos (en es­te pun­to hay que re­co­no­cer que Piaggio po­día ha­ber­se es­ti­ra­do un po­co más).

Por otra par­te, es fá­cil su­bir y ba­jar su ca­ba­lle­te cen­tral, al­go que no pa­sa en otros es­cú­te­res de ma­yor ta­ma­ño. El

start-stop va muy bien, es obe­dien­te al pu­ño del gas y no te co­lo­ca en el pun­to de mi­ra de al­gún ta­xis­ta pro­tes­tón a la sa­li­da de un se­má­fo­ro. Y sí, lle­va ABS, pe­ro hay que te­ner cui­da­do con las fre­na­das cuan­do vas al­go rá­pi­do y apa­re­ce el obs­tácu­lo de re­pen­te, por­que pa­re­ce que no lle­gas; aun­que ca­da mo­to tie­ne sus pro­pias sen­sa­cio­nes y cuan­do te tra­gas unas do­ce­nas de ki­ló­me­tros a los man­dos de un mo­de­lo de­ter­mi­na­do apren­des ya a ju­gar con las ma­ne­tas pa­ra con­se­guir la fre­na­da más tran­qui­la y efi­caz.

Po­co más se pue­de pe­dir de es­ta Medley, que si sa­le a la ca­rre­te­ra, con sus 105 ki­ló­me­tros por ho­ra de ve­lo­ci­dad pun­ta, se de­fien­de bien. Otra co­sa ya es si la me­te­mos en las au­to­vías de cir­cun­va­la­ción, don­de ha­brá que re­cor­dar que lle­va­mos una 125 muy, muy ur­ba­na.

El «start-stop» es obe­dien­te y no da tiem­po a que los ta­xis­tas pro­tes­to­nes te pi­ten a la sa­li­da del se­má­fo­ro

LA ELE­GAN­CIA DE LA RUE­DA AL­TA

Con un ca­re­na­do que es­ti­li­za su fi­gu­ra, una bo­ni­ta com­bi­na­ción de co­lo­res en sus plás­ti­cos y sus mo­der­nos ra­dios, la Piaggio Medley se mues­tra co­mo una mo­to que, ade­más de prác­ti­ca, es ele­gan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.