TU MÓ­VIL ES EL NAVEGADOR

LA MAR­CA ITA­LIA­NA CELLULARLINE HA DA­DO CON LA TE­CLA PA­RA SE­GUIR UTI­LI­ZAN­DO EL «SMARTPHONE» DEN­TRO DEL AU­TO­MÓ­VIL, YA SEA CON GOO­GLE MAPS O CUALQUIER OTRA FUN­CIÓN. SUS SO­POR­TES MAGNÉTICOS GA­RAN­TI­ZAN QUE EL MÓ­VIL QUE­DE FI­JO, ES­TA­BLE Y SEGURO.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - TECNOLOGÍA - Por Javier Ar­mes­to

La na­ve­ga­ción a bor­do de un au­to­mó­vil ha­ce tiem­po que de­jó de ser un lu­jo o un ex­tra que so­lo ofre­cían los mo­de­los más cos­to­sos pa­ra con­ver­tir­se en uno de los ele­men­tos bá­si­cos de equi­pa­mien­to de cualquier co­che. Todos los fa­bri­can­tes tie­nen sus pro­pios sis­te­mas de po­si­cio­na­mien­to glo­bal por sa­té­li­te (GPS) con ma­pas desa­rro­lla­dos por la mar­ca o en­car­ga­dos a ter­ce­ros, pero a me­nu­do ado­le­cen de de­ta­lle y no se ac­tua­li­zan con la su­fi­cien­te fre­cuen­cia. Re­sul­ta­do: mu­cha gen­te sigue con­fian­do en Goo­gle Maps y uti­li­zan­do su teléfono mó­vil como navegador, co­nec­ta­do a al­gu­na de las to­mas de co­rrien­te del vehícu­lo.

El pro­ble­ma lle­ga cuan­do que­re­mos si­tuar con­ve­nien­te­men­te el smartphone, de for­ma que sea cla­ra­men­te vi­si­ble pero no en­tor­pez­ca la con­duc­ción; y, al mis­mo tiem­po, que es­té per­fec­ta­men­te su­je­to pa­ra que no se con­vier­ta en un pe­li­gro pa­ra la se­gu­ri­dad. Pa­ra sol­ven­tar­lo ha surgido to­do un mer­ca­do de ac­ce­so­rios y so­por­tes pa­ra mó­vi­les en el que mar­cas como Cellularline ofre­cen al­guno de los sis­te­mas más efec­ti­vos. Es­ta com­pa­ñía na­ció 1990 como so­cie­dad de dis­tri­bu­ción de los pri­me­ros te­lé­fo­nos ce­lu­la­res, pero pron­to di­ver­si­fi­ca­ron su ofer­ta ha­cia los car­ga­do­res y otros dis­po­si­ti­vos com­pa­ti­bles. Em­pe­zó a ex­por­tar al ex­tran­je­ro y en el 2005 am­plió su ni­cho a los ac­ce­so­rios pa­ra ta­ble­tas y re­pro­duc­to­res mp3. En la ac­tua­li­dad fa­bri­ca des­de fun­das y pro­tec­to­res de pan­ta­lla a ma­nos li­bres y au­ri­cu­la­res Blue­tooth, y, por su­pues­to, su­jec­cio­nes pa­ra co­che y mo­to.

Den­tro de la ga­ma de Cellularline des­ta­can los so­por­tes magnéticos de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción Pi­lot For­ce y Handy Dri­ve For­ce. El pri­me­ro, gra­cias a su ven­to­sa Su­per­grip, se fi­ja fá­cil­men­te al pa­ra­bri­sas o al sal­pi­ca­de­ro; mien­tras que el segundo se co­lo­ca en las bo­cas de ven­ti­la­ción me­dian­te un gan­cho uni­ver­sal que lle­va en la par­te tra­se­ra. Am­bos cuen­tan con la tec­no­lo­gía mag­né­ti­ca Mag4, gra­cias a la cual son dis­po­si­ti­vos se­gu­ros, fuer­tes, sim­ples y es­ta­bles, y per­mi­ten gi­rar el mó­vil.

Como al­ter­na­ti­va (y siem­pre te­nien­do en cuen­ta que son ac­ce­so­rios uni­ver­sa­les, vá­li­dos pa­ra cualquier mó­vil) Cellularline tie­ne el Handy Dri­ve Pro, de aca­ba­do me­tá­li­co —es­tá dis­po­ni­ble en dos co­lo­res—, ex­ten­si­ble y que se fi­ja tam­bién a las la­mas del sis­te­ma de ven­ti­la­ción.

PO­LOS CONTRAPUESTOS Handy For­ce Dri­ve (iz­quier­da) y Pi­lot For­ce (aba­jo) son so­por­tes se­gu­ros, ya que ga­ran­ti­zan la to­tal au­sen­cia de in­ter­fe­ren­cias con el teléfono: el imán, con sus cua­tro po­los contrapuestos, con­cen­tra su fuer­za so­bre la pla­ca me­tá­li­ca ad­he­si­va sin atra­ve­sar­la.

DOS FOR­MA­TOS

La pla­ca me­tá­li­ca ad­he­si­va es­tá dis­po­ni­ble en dos ta­ma­ños di­fe­ren­tes y se pue­de co­lo­car tan­to en la par­te tra­se­ra del teléfono como den­tro de la fun­da o en la ta­pa de la ba­te­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.