LE­XUS LC 500H

LE FAL­TA­BA A LA FIR­MA JA­PO­NE­SA UN SU­PER­DE­POR­TI­VO CO­MO ÉS­TE QUE JUSTIFICASE MÁS, SI CA­BE, EL NOM­BRE QUE LA DIS­TIN­GUE DE SU HER­MA­NA ME­NOR, TO­YO­TA. TRAS GA­NAR­SE UN ME­RE­CI­DO PRES­TI­GIO CON SUS BER­LI­NAS Y LOS SUV, LE­XUS TIE­NE AHO­RA UN DE­POR­TI­VO QUE PA­RA LOS AMA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - OPINIÓN - Por Je­sús Flo­res

Pro­ba­mos uno de los mo­de­los hí­bri­dos más ex­clu­si­vos del mer­ca­do.

Pa­ra quien sa­be que ja­más po­dría te­ner un co­che co­mo es­te —an­da por los 120.000 eu­ros— pe­ro le sur­ge la opor­tu­ni­dad de po­ner­se an­te sus man­dos du­ran­te unas ho­ras, sa­lir del con­ce­sio­na­rio con un Le­xus LC 500h pro­vo­ca una sen­sa­ción si­mi­lar a la que de­bía ex­pe­ri­men­tar en aque­lla se­rie te­le­vi­si­va el de­tec­ti­ve Magnum cauan­do le pi­lla­ba el Fe­rra­ri 305 GT al gru­ñón Hig­gings. So­lo que en es­te ca­so, apar­te de que no­so­tros no he­mos sa­li­do de­rra­pan­do, cam­bia­mos el icono ita­liano por es­te bó­li­do ja­po­nés que mar­ca aho­ra el pa­so en­tre los su­per­de­por­ti­vos, un 2+2 re­sul­tan­te de la evo­lu­ción de un con­cept car pre­sen­ta­do en el Sa­lón de De­troit del 2012, aho­ra con ma­trí­cu­la de ca­lle, y con dos per­so­na­li­da­des muy dis­tin­tas: la de un co­che que pue­de ro­dar tran­qui­lo y se­gu­ro —lo he­mos po­di­do cons­ta­tar en una se­ma­na en que la llu­via y el gra­ni­zo ape­nas die­ron tre­gua— y la del pe­pi­na­zo que ya anun­cia su es­pec­ta­cu­lar ca­rro­ce­ría y que se al­ber­ga ba­jo su ca­pó, con un mo­tor V6 de 3.5 li­tros y otro eléc­tri­co uni­dos a una ca­ja au­to­má­ti­ca de 10 ve­lo­ci­da­des, el que Le­xus de­no­mi­na sis­te­ma hí­bri­do Mul­ti-Sta­ge, pa­ra do­mar 350 ca­ba­llos y com­bi­nar la tran­si­ción de un pro­pul­sor eléc­tri­co a otro muy ca­chas de com­bus­tión.

Es­te as­pec­to es im­por­tan­te, por­que, al me­nos has­ta aho­ra, y aun­que la mar­ca ase­gu­ra que pre­ten­de apun­tar tam­bién a otras di­rec­cio­nes, Le­xus tie­ne un per­fil de clien­te­la que no en­ca­ja pre­ci­sa­men­te con el de los los par­ti­ci­pan­tes de la Gum­ball 3000, esa ca­rre­ra de ri­ca­cho­nes que re­co­rren las au­to­pis­tas eu­ro­peas vol­vien­do lo­cos a los de Trá­fi­co. Aquí la ele­gan­cia, el lu­jo y la se­gu­ri­dad van por fue­ra y por den­tro. Tam­bién el sen­ti­do co­mún: uno de los prin­ci­pa­les re­tos de Le­xus era que sus LC 500h y LC 500 (es­te úl­ti­mo con un V8 que en­tre­ga 477 ca­ba­llos), apar­te de di­bu­jar unas mar­ca­das lí­neas de cu­pé, tu­vie­ran es­pa­cio in­te­rior (vol­vien­do a la anéc­do­ta de Magnum, a aquel Fe­rra­ri tu­vie­ron que ha­cer­le mo­di­fi­ca­cio­nes pa­ra que en él en­tra­se el gran­du­llón Tom Se­lleck). La fir­ma ja­po­ne­sa, que ha la­bra­do su pres­ti­gio con mag­ní­fi­cas ber­li­nas y, en los úl­ti­mos años, con unos im­pre­sio­nan­tes SUV, te­nía una es­pi­na cla­va­da. Lle­var un con­cept-car des­de los sa­lo­nes has­ta la ca­rre­te­ra con el me­nor de los cam­bios po­si­bles. Y es­te es el re­sul­ta­do, uno de los co­ches más po­de­ro­sos, com­ple­tos e im­pac­tan­tes que ja­más ha­ya sa­li­do de sus fá­bri­cas. Co­mo ellos di­cen, «un lien­zo en blan­co» he­cho reali­dad, que pri­me­ro se di­se­ñó en la nue­va plan­ta de Mo­to­ma­chi con ex­haus­ti­vos tests en tú­ne­les de vien­to y so­lo cuan­do es­tos se su­pe­raron pa­só a las prue­bas en cir- cui­tos, en­tre ellos el de Nür­bur­gring.

AL VO­LAN­TE

Sa­bien­do to­do es­to, y des­pués de echar un vis­ta­zo al im­pre­sio­nan­te ex­te­rior del co­che, con esas to­mas de ai­re la­te­ra­les y una pre­cio­sa fu­sión de la lu­na tra­se­ra con la ca­rro­ce­ría, en­tre otros de­ta­lles, co­mo las llan­tas de 20 pul­ga­das, que le dan una apa­rien­cia muy atlé­ti­ca, nos subimos en­tre ilu­sio­na­dos y cau­te­lo­sos al

LC 500h que nos ha fa­ci­li­ta­do el con­ce­sio­na­rio ga­lle­go Breogán Mo­tor. Tras ha­ber pro­ba­do otros mo­de­los de Le­xus, rá­pi­da­men­te com­pro­ba­mos que, en su in­te­rior, el es­pí­ri­tu de la mar­ca si­gue ahí. En tra­zos muy grue­sos nos re­cuer­da al RX 450h, in­clu­yen­do ese re­loj analó­gi­co que es to­do un gui­ño clá­si­co en ple­na re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca en el mun­do del au­to­mó­vil. Y, si no fue­ra por­que es­ta­mos mu­cho más pe­ga­dos al sue­lo —los in­ge­nie­ros de Le­xus tu­vie­ron que ele­var el con­cept-car del 2012 pa­ra que fue­se le­gal cir­cu­lar con es­te LC 500h por la ca­rre­te­ra—, por los asien­tos de­por­ti­vos y los re­tro­vi­so­res con un di­se­ño agre­si­vo, po­dría­mos ol­vi­dar­nos de qué co­che es­ta­mos con­du­cien­do. Al­go que, an­tes de ponernos a ro­dar en ca­rre­te­ra y de­jar atrás el si­len­cio pro­pio de los hí­bri­dos, vol­ve­mos a re­cor­dar de­bi­do a las mi­ra­das des­de la ace­ra que no sa­len de su asom­bro. Ya en mar­cha, res­pe­tan­do los lí­mi­tes de ve­lo­ci­dad, en el mo­do de con­duc­ción Con­fort nos de­ja la sen­sa­ción de que po­dría­mos via­jar des­de aquí al otro ex­tre­mo de la Pe­nín­su­la (o has­ta la Ciu­dad De­por­ti­va del Real Ma­drid, que se­gu­ro nos de­ja­rían en­trar) sin ga­nas de ba­jar­nos del co­che: la sus­pen­sión, el ron­ro­neo del mo­tor, el tac­to del cue­ro de los asien­tos y el vo­lan­te, la sen­sa­ción de envoltura del ha­bi­tácu­lo... Es la evo­lu­ción que bus­ca Le­xus: de una ima­gen de mar­ca ele­gan­te y so­fis­ti­ca­da a otra en la que con­du­cir tam­bién sea una ex­pe­rien­cia. O un sim­ple sue­ño.

LA BE­LLE­ZA TAM­BIÉN ES­TÁ EN EL IN­TE­RIOR

El cue­ro, el alcántara o el alu­mi­nio for­man par­te del pai­sa­je in­te­rior, muy Le­xus. Una no­ve­dad son los se­lec­to­res pa­ra los modos de con­duc­ción y otro pa­ra el ESP.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.