EL SE­CRE­TO DE PORS­CHE

TO­DO EL MUN­DO PUE­DE VI­SI­TAR EL MU­SEO PORS­CHE DE STUTT­GART, CON CA­SI 100 JO­YAS DE CUA­TRO RUE­DAS EN EX­PO­SI­CIÓN, PE­RO NO TO­DOS SA­BEN QUE ACU­MU­LA, ADE­MÁS, OTRAS 500 EN UN AL­MA­CÉN. ES EL AR­SE­NAL DEL MU­SEO. DES­DE CO­CHES DE CA­RRE­RAS HAS­TA PRO­TO­TI­POS ÚNI­COS ESPER

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - OPINIÓN - Por Ós­car Aye­rra

La mar­ca ale­ma­na ocul­ta 500 co­ches en un al­ma­cén en Stutt­gart.

Escondido a mi­ra­das in­dis­cre­tas en un ca­lle­jón de Stutt­gart exis­te un al­ma­cén de 9.500 me­tros cua­dra­dos, más gran­de que la pla­za del Obra­doi­ro de Santiago, don­de duer­men mu­chos de los vehícu­los que for­man par­te de la his­to­ria del au­to­mó­vil y en con­cre­to del pa­sa­do del gi­gan­te ale­mán Pors­che. En una edi­fi­ca­ción de va­rias na­ves unidas en­tre sí, con lar­gos co­rre­do­res, un sis­te­ma con­tra­in­cen­dios de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción y una tem­pe­ra­tu­ra con­tro­la­da di­gi­tal­men­te, dor­mi­tan 518 vehícu­los ba­jo una es­té­ti­ca de ta­ller de co­ches an­ti­guo, eso sí, per­fec­ta­men­te lim­pio aun­que con un fuer­te olor a acei­te usa­do.

UN AL­MA­CÉN MUY VA­RIA­DO

Allí des­can­san pri­me­ras uni­da­des de al­gu­na ver­sión pre­se­rie, vehícu­los de ca­rre­ras, ex­pe­ri­men­tos inaca­ba­dos o ejer­ci­cios de di­se­ño que nun­ca pa­sa­ron a pro­duc­ción, in­clu­so has­ta trac­to­res Pors­che. Mu­chas son uni­da­des mí­ti­cas muy co­di­cia­das por los aman­tes de la mar­ca, pe­ro tam­bién hay si­tio pa­ra aque­llos que se que­da­ron en pro­yec­tos ca­si des­co­no­ci­dos, por una be­lle­za cues­tio­na­da, una tec­no­lo­gía po­bre o sim­ple­men­te por­que su al­to cos­te de fa­bri­ca­ción no les per­mi­tió ver la luz. Se­gún cuen­ta el di­rec­tor de la co­lec­ción de co­ches clá­si­cos Ale­xan­der Klein, al­gu­nos vehícu­los ni si­quie­ra han si­do ni la­va­dos, co­mo por ejem­plo cier­tos pors­ches ga­na­do­res de Le Mans: «Nos gus­ta que man­ten­gan in­clu­so los mos­qui­tos aplas­ta­dos con­tra el parabrisas de su úl­ti­ma ca­rre­ra». Lar­gas fi­las de 928, de 915, de 959 o de 911 de to­dos las dé­ca­das re­po­san en per­fec­tas con­di­cio­nes de uso. Se­gún el res­pon­sa­ble «tie­nen to­dos los flui­dos vi­ta­les y ba­te­rías op­ti­mi­za­das pa­ra arran­car en cual­quier mo­men­to».

VER­SIO­NES ES­PE­CIA­LES

Ca­si to­dos los vehícu­los han si­do pro­pie­dad de Pors­che des­de el pri­mer mo­men­to, aun­que de vez en cuan­do com­pran al­gu­na uni­dad co­mo re­fuer­zo de la co­lec­ción. Den­tro de las ra­re­zas de la mar­ca se en­cuen­tra el abue­lo

Un al­ma­cén con 518 vehícu­los en am­bien­te con­tro­la­do y es­té­ti­ca de ta­ller an­ti­guo

del ac­tual Pa­na­me­ra, que se de­no­mi­nó 989 y fue una ber­li­na de­por­ti­va desa­rro­lla­da en 1991, aun­que nun­ca pa­só a pro­duc­ción. Otro que lla­ma la aten­ción es un 996 blin­da­do con cris­ta­les de 4 cen­tí­me­tros y ca­rro­ce­ría re­for­za­da, eso sí, con 180 ki­los en­ci­ma que po­drían com­pro­me­ter su di­na­mis­mo, aun­que se­gún Klein con­ser­va in­tac­to su es­pí­ri­tu Pors­che. El al­ma­cén tam­bién es­con­de otro ra­ra avis co­mo el 911 de cua­tro pla­zas, un pro­yec­to de los años 70 que cuen­ta con dos asien­tos tra­se­ros más gran­des pa­ra que cu­pie­sen dos adul­tos. Otro in­ten­to de ber­li­na que no pa­só el cor­te fue el 928 con puer­tas tra­se­ras de aper­tu­ra en sen­ti­do con­tra­rio. En mu­chos ca­sos se uti­li­za­ba un co­che de se­rie, en es­te ca­so el 928, que se sec­cio­na­ba y se alar­ga­ba 30 o 40 cen­tí­me­tros. Sin em­bar­go la fór­mu­la no tu­vo éxi­to, su es­té­ti­ca fue muy cues­tio­na­da, po­si­ble­men­te al com­pa­rar­lo con el ori­gi­nal.

EL MI­NI DE PORS­CHE

Otro ejer­ci­cio de di­se­ño fue el 984, de pe­que­ñas di­men­sio­nes y lí­neas muy lim­pias, que ple­ga­ba su te­cho ha­cia atrás pa­ra ha­cer­lo des­ca­po­ta­ble. Es­tos son so­lo ejem­plos de al­gu­nas apues­tas arries­ga­das que la fá­bri­ca ha ex­pe­ri­men­ta­do y al­gu­nos no han re­sul­ta­do muy agra­cia­dos.

Mu­chos es­pe­ran su mo­men­to de glo­ria cuan­do los ges­to­res del mu­seo se de­ci­dan ex­hi­bir­los. Ale­ja­dos de las mi­ra­das, don­de las vi­si­tas se rea­li­zan a cuen­ta­go­tas y so­lo pa­ra per­so­nas es­pe­cia­li­za­das, es­tos pa­ti­tos feos es­pe­ran otra opor­tu­ni­dad de con­ver­tir­se en protagonistas.

EL ES­TI­RA­MIEN­TO DEL 942 DE 5 PUER­TAS

En 1987 Pors­che creo el 942, una va­rian­te del 928 con una ba­ta­lla alar­ga­da y con puer­tas tra­se­ras ti­po Maz­da RX8 del 2002. Tras va­rias prue­bas, el cha­sis no cum­plía con los pa­rá­me­tros de ri­gi­dez re­que­ri­dos, por lo que el pro­yec­to se sus­pen­dió. El 928 fue el Por­che que más ver­sio­nes «es­ti­ra­das» tu­vo, aun­que no to­das las reali­zó la ca­sa ale­ma­na. Su es­té­ti­ca no aca­ba­ba de con­ven­cer.

UN SPI­DER ECO­NÓ­MI­CO, EL PORS­CHE 984

Un pro­yec­to que sur­ge en 1984 pa­ra la cons­truc­ción de un de­por­ti­vo ju­ve­nil y pa­ra to­dos los bol­si­llos. El 984 na­ce con la pre­mi­sa de un com­pac­to muy li­ge­ro y ae­ro­di­ná­mi­co pa­ra con­se­guir pres­ta­cio­nes con po­cos ca­ba­llos y ba­jo con­su­mo. Se reali­zó una so­la uni­dad con te­cho rí­gi­do ple­ga­ble. En 1988 se de­tu­vo de­bi­do, co­mo en otros ca­sos, a una fuer­te caí­da del dó­lar en 1987 y un re­tro­ce­so en las ven­tas de la mar­ca.

LOS ORÍ­GE­NES DEL PA­NA­ME­RA, EL PORS­CHE 989 DE 1991

En 1988 se de­ci­de co­men­zar el desa­rro­llo de una lí­nea de mo­de­los de cor­te de­por­ti­vo y fa­mi­liar a la vez. Es­te se­dan de trac­ción tra­se­ra y mo­tor de­lan­te­ro V8 pre­sen­tó al­tos cos­tes de fa­bri­ca­ción, por lo que, uni­do a una im­por­tan­te caí­da de ven­tas en esos años, hi­zo que los di­rec­ti­vos de la mar­ca die­ran fi­nal­men­te car­pe­ta­zo al pro­yec­to en 1991 tras ha­ber cons­trui­do so­la­men­te es­ta uni­dad que apa­re­ce en la fo­to de arri­ba.

911/C20 pa­ra cua­tro pa­sa­je­ros En 1968, Pors­che en­car­gó a Pi­nin­fa­ri­na la ta­rea de es­ti­rar un Pors­che 911S. El re­sul­ta­do, con una lí­nea del te­cho des­gar­ba­da, al­ta y ven­ta­ni­llas muy an­gu­la­res, lo ha­cían des­pro­por­cio­na­do. Fue desecha­do.

CA­YEN­NE CABRIOLET Pors­che in­ten­tó au­men­tar el fac­tor gla­mur del Ca­yen­ne en el 2002 cor­tan­do su te­cho. El re­sul­ta­do fi­nal fue más in­có­mo­do que cau­ti­va­dor, y el pro­yec­to fue rá­pi­da­men­te aban­do­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.