Las mar­cas apues­tan por la mi­cro­hi­bri­da­ción pa­ra re­du­cir los con­su­mos.

ADE­MÁS DE LOS CO­CHES HÍ­BRI­DOS CA­PA­CES DE PROPULSARSE POR ENER­GÍA ELÉC­TRI­CA, EN LA MA­YO­RÍA DE LOS CO­CHES CON­VEN­CIO­NA­LES DE DIÉ­SEL Y GA­SO­LI­NA CO­MIEN­ZA A IM­PO­NER­SE LA MI­CRO­HI­BRI­DA­CIÓN, QUE ME­JO­RA CON­SU­MOS.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - OPINIÓN - Por Juan Ares

En la ma­yo­ría de au­to­mó­vi­les de al­ta ga­ma, tan­to dié­sel co­mo de ga­so­li­na, ya se es­tá ex­ten­dien­do el uso de la mi­cro­hi­bri­da­ción o hi­bri­da­ción sua­ve, cu­yo fin no es tan­to pro­pul­sar el co­che de for­ma eléc­tri­ca sino asis­tir a los sis­te­mas ge­ne­ra­les de to­do el co­che y tam­bién al mo­tor de com­bus­tión, pa­ra me­jo­rar su ren­di­mien­to y con ello ba­jar sus con­su­mos y emi­sio­nes.

El ele­men­to fun­da­men­tal es un sis­te­ma eléc­tri­co que au­men­ta su po­ten­cia de los 12 vol­tios con­ven­cio­na­les a 48, ge­ne­ral­men­te con la im­ple­men­ta­ción de una se­gun­da ba­te­ría de es­ta po­ten­cia. Con esa ener­gía eléc­tri­ca adi­cio­nal de una ba­te­ría que es ca­paz de re­car­gar­se en las fre­na­das y en los des­cen­sos, por ejem­plo, se pue­de ayu­dar al mo­tor a fun­cio­nar des­co­nec­tán­do­lo en des­cen­sos, o en lla­neos sua­ves, man­te­nien­do su ve­lo­ci­dad en mo­do so­lo eléc­tri­co. Tam­bién esos 48 vol­tios pue­den ayu­dar al mo­tor de com­bus­tión en ace­le­ra­cio­nes, con lo cual ejer­ce­re­mos me­nos pre­sión so­bre el ace­le­ra­dor.

En los co­ches que ya tie­nen im­ple­men­ta­da es­ta hi­bri­da­ción de 48 vol­tios se cal­cu­la que a lo lar­go de su vi­da útil el mo­tor se po­drá des­co­nec­tar en­tre 600.000 y 900.000 ve­ces, con el con­se­cuen­te aho­rro de con­su­mo y re­ba­ja de emi­sio­nes.

OTRAS AYU­DAS

La hi­bri­da­ción sua­ve de 48 vol­tios con la se­gun­da ba­te­ría es muy fá­cil de ins­ta­lar, no re­quie­re de­ma­sia­do es­pa­cio y ape­nas in­ci­de en el pe­so ge­ne­ral de un tu­ris­mo.

En su ver­sión más sen­ci­lla, el mo­tor eléc­tri­co es­tá uni­do al mo­tor de com­bus­tión por el ci­güe­ñal me­dian­te una co­rrea. Es­te mo­tor tra­ba­ja co­mo al­ter­na­dor re­cu­pe­ran­do ener­gía y esa ener­gía se trans­mi­te a su vez al mo­tor de com­bus­tión pa­ra vol­ver a arran­car­lo, en el ca­so del que lle­ve start&stop, o pa­ra pro­por­cio­nar po­ten­cia adi­cio­nal en las ace­le­ra­cio­nes, o man­te­ner la ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro.

Esa ener­gía adi­cio­nal se pue­de con­ver­tir tam­bién a do­ce vol­tios pa­ra pa­sar al cir­cui­to con­ven­cio­nal y ayu­dar a ac­cio­nar sis­te­mas co­mo lu­ces, ai­re acon­di­cio­na­do o na­ve­ga­dor.

Las em­pre­sas que tra­ba­jan en es­ta tec­no­lo­gía, co­mo Schaef­fler o Delp­hi por ejem­plo, es­ti­man que un co­che con­ven­cio­nal pue­de al­can­zar un aho­rro de un 3,8% res­pec­to a otro se­me­jan­te sin es­te sis­te­ma.

Lo cier­to es que los fa­bri­can­tes es­tán vol­cán­do­se de for­ma ma­si­va en la im­ple­men­ta­ción de la mi­cro­hi­bri­da­ción de 48 vol­tios en to­dos sus mo­de­los, ya que la tec­no­lo­gía que se im­plan­ta pri­me­ro en co­ches de ga­ma al­ta aca­ba de­mo­cra­ti­zán­do­se des­pués a to­dos los niveles. De he­cho hay al­gu­nos fa­bri­can­tes que ya de­no­mi­nan hí­bri­dos a al­gu­nos mo­de­los, aun­que esa hi­bri­da­ción sea de 48 vol­tios y no de al­ta ten­sión.

UN SIS­TE­MA SEN­CI­LLO Y EFI­CAZ La hi­bri­da­ción de 48 vol­tios no im­pli­ca aña­dir mu­chos ele­men­tos, más allá de una ba­te­ría adi­cio­nal y un mo­tor eléc­tri­co/ge­ne­ra­dor con un sen­ci­llo ca­blea­do, pe­ro sus ven­ta­jas son evi­den­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.