Me­dia Es­pa­ña se va de va­ca­cio­nes en co­che

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - OPINIÓN - JUAN ARES

La segunda quin­ce­na de ju­lio es un mo­men­to emo­cio­nan­te pa­ra mu­chas fa­mi­lias que se van de va­ca­cio­nes. Y a pe­sar de que el avión o el tren se han ma­si­fi­ca­do co­mo me­dio de trans­por­te, en es­ta épo­ca las fa­mi­lias si­guen con­fian­do en su fiel au­to­mó­vil co­mo vehícu­lo que les trans­por­ta ha­cia el an­he­la­do re­lax en la pla­ya, en la mon­ta­ña o en el pue­blo.

Son las va­ca­cio­nes más fa­mi­lia­res, ya que los ni­ños es­tán de va­ca­cio­nes y la fa­mi­lia via­ja jun­ta. Des­de aque­llas inol­vi­da­bles pe­lí­cu­las en blan­co y ne­gro con per­so­na­jes a lo Mar­tí­nez So­ria y el inevi­ta­ble 600 plas­má­ba­mos esa ilu­sión pro­ver­bial que te­nía­mos por las an­he­la­das va­ca­cio­nes. Y los tiem­pos no han cam­bia­do des­de aque­llos años se­sen­ta. Es cier­to que las ca­rre­te­ras na­cio­na­les se han con­ver­ti­do en có­mo­das y se­gu­ras au­to­vías o au­to­pis­tas de pea­je y que los co­ches aho­ra son mo­der­nos SUV o con­for­ta­bles mo­no­vo­lú­me­nes don­de se via­ja con ai­re acon­di­cio­na­do. Tam­bién ha cam­bia­do el en­tre­te­ni­mien­to de los ni­ños, que aho­ra ya no pre­gun­tan tan­to aque­llo de ‘pa­pi, ¿cuán­to fal­ta?’, por­que van en­tre­te­ni­dos con las ta­ble­tas y se les pa­san los ki­ló­me­tros vo­lan­do.

Pe­ro la ilu­sión es la mis­ma. El co­che de­ja de ser esa má­qui­na que ca­da día nos lle­va al es­tre­san­te tra­ba­jo, a la ru­ti­na ne­ce­sa­ria, pa­ra con­ver­tir­se en un ne­xo de unión y de ilu­sión pa­ra to­da la fa­mi­lia.

A uno le asal­ta en es­tos mo­men­tos una du­da des­pués de que los gu­rús del au­to­mó­vil nos ven­dan la mo­to de que la pro­pie­dad del co­che ya no se­rá im­por­tan­te en el fu­tu­ro por­que ten­dre­mos au­to­mó­vi­les de usar y de­jar en ca­da es­qui­na o ca­da pla­za de nues­tra ciu­dad. Pe­ro en ve­rano lo que que­re­mos es ir en el co­che fa­mi­liar. No en uno cual­quie­ra.

An­te el via­je fa­mi­liar del año de­be­mos te­ner en cuen­ta lo de siem­pre. Em­pe­zan­do por la re­vi­sión de co­che. Des­de los neu­má­ti­cos has­ta las lu­ces, des­de los ni­ve­les de los lí­qui­dos has­ta las re­vi­sio­nes pen­dien­tes. Al co­che ca­si no le pres­ta­mos aten­ción en el día a día de des­pla­za­mien­tos cor­tos, pe­ro en es­te ca­so son mu­chos ki­ló­me­tros los que te­ne­mos por de­lan­te y to­dos los sis­te­mas de­ben es­tar en buen estado.

Tam­bién se­ría re­co­men­da­ble pro­gra­mar el via­je. Via­jan­do con ni­ños hay que es­ca­par de las ho­ras de más ca­lor y ha­cer­lo por la fres­ca. Las pri­sas no son bue­nas com­pa­ñe­ras en el co­che. Em­pe­zar unas va­ca­cio­nes con un día es­tre­san­te al vo­lan­te, con ago­bios y la vis­ta pues­ta en el re­loj no es lo me­jor. Un via­je de­be ser en sí mis­mo una ex­pe­rien­cia gra­ti­fi­can­te.

Y aun­que la ta­ble­ta ayu­da a pa­sar los ki­ló­me­tros, los pa­dres de­be­rían apro­ve­char las ho­ras del tra­yec­to pa­ra, co­mo ha­cían an­ta­ño los ca­be­zas de fa­mi­lia, en­se­ñar­les a sus hi­jos al­go de geo­gra­fía, con­tar­les his­to­rias o dar­les a co­no­cer los per­so­na­jes y los he­chos re­sal­ta­bles de los si­tios por los que se pa­sa.

Un via­je fa­mi­liar de va­ca­cio­nes es una ex­pe­rien­cia emo­cio­nan­te, que a los ni­ños les pue­de que­dar gra­ba­da en la me­mo­ria pa­ra to­da la vi­da. Y esa tra­di­ción, que ya cuen­ta con dos ge­ne­ra­cio­nes des­de que Es­pa­ña se mo­to­ri­zó, de­be se­guir ocu­rrien­do pa­ra el fu­tu­ro. Aun­que los ni­ños que aho­ra via­jan en la par­te de atrás de los co­ches sean den­tro de unos años sim­ples ocu­pan­tes de un asien­to en un co­che au­tó­no­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.