LAS REC­TAS DE REIMS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - HISTORIAS DE CHAPA - Por Ós­car Aye­rra

EN UN TRA­MO RECTO DE VÍA PÚ­BLI­CA FRAN­CE­SA QUE UNE LA CIU­DAD DE REIMS CON UNA PE­QUE­ÑA PO­BLA­CIÓN DE LA CHAMPAGNE, NA­DA HA­CE SOS­PE­CHAR QUE DU­RAN­TE MÁS DE 40 AÑOS CO­RRIE­RON POR ESE AS­FAL­TO LOS BÓLIDOS MÁS RÁ­PI­DOS DEL MUN­DO. LOS AN­TI­GUOS BO­XES Y LAS GRA­DAS DELATAN LA LÍ­NEA DE ME­TA DE UNO DE LOS CIR­CUI­TOS MÁS RÁ­PI­DOS Y PE­LI­GRO­SOS DE LA F1.

Fue crea­do en 1926 unien­do va­rias ca­rre­te­ras for­man­do un trián­gu­lo al oes­te de la ciu­dad de Reims, a 130 ki­ló­me­tros al es­te de Pa­rís. Du­ran­te sus 46 años de vi­da aco­gió gran­des ca­rre­ras de co­ches. Pi­lo­tos co­mo Nu­vo­la­ri o Ca­rac­cio­la en su primera épo­ca, pa­san­do por As­ca­ri, Hawt­horn o Fan­gio en los 50, e in­clu­so Jim Clark, McLa­ren o John Brab­ham más tar­de, pro­ba­ron sus lar­gas rec­tas lla­nas.

CIR­CUI­TO MUY RÁ­PI­DO

Los 8 ki­ló­me­tros de tra­za­do con dos rec­tas que su­pe­ra­ban los 2 ki­ló­me­tros ca­da una, ade­más de una sec­ción os­ci­lan­te, lo con­ver­tían en un cir­cui­to muy rá­pi­do, acor­de con el ob­je­ti­vo de aque­llos pri­me­ros Grand Prix eu­ro­peos, pre­cur­so­res de la ac­tual Fór­mu­la 1: con­se­guir que las má­qui­nas al­can­za­sen las más al­tas ve­lo­ci­da­des. Una épo­ca en la que la ve­lo­ci­dad pu­ra era lo im­por­tan­te y la se­gu­ri­dad es­ta­ba en un se­gun­do plano. El tra­za­do re­sul­ta­ba un exa­men di­rec­to al mo­tor don­de el pi­lo­to po­día in­clu­so re­la­jar­se; el pro­pio Fan­gio de­cla­ra­ría años más tar­de que me­di­tó su re­ti­ra­da de los cir­cui­tos en las lar­gas rec­tas de Reims, «don­de ha­bía mu­cho tiem­po pa­ra pen­sar».

DE­CLI­VE

A fi­na­les de los 60 se que­dó ob­so­le­to, y uni­do a di­fe­ren­tes pro­ble­mas eco­nó­mi­cos pa­só a al­ber­gar prue­bas de me­nor en­ver­ga­du­ra has­ta su cie­rre en 1972. Se or­de­nó su des­truc­ción pe­ro un cam­bio de al­cal­de de­tu­vo la de­mo­li­ción ya co­men­za­da. En la dé­ca­da de los años 80 la ve­ge­ta­ción cu­bría par­te de sus ins­ta­la­cio­nes de me­ta. En el 2002, un pro­yec­to de cons­truc­ción de un área re­si­den­cial pre­ten­día ace­le­rar su estado de aban­dono. Afor­tu­na­da­men­te la fun­da­ción Ami­gos del cir­cui­to de Reims-Gueux evi­tó cual­quier in­ten­to de de­mo­li­ción fu­tu­ra. En el 2005 exis­tió un pro­yec­to de crea­ción de un nue­vo mu­seo. Hoy en día, la fun­da­ción, gra­cias a la sus­crip­ción po­pu­lar, van re­co­bran­do en ca­da pa­red el an­ti­guo ex­plen­dor de las mar­cas de la épo­ca. Una se­ña de iden­ti­dad del pro­pio pit la­ne. Ca­da año se or­ga­ni­zan va­rias con­cen­tra­cio­nes de his­tó­ri­cos que reavi­van el re­cuer­do de es­te sin­gu­lar cir­cui­to.

UN PIT LA­NE DE 92 AÑOS Hoy en día, tras años se­mi­aban­do­na­das so­bre­vi­ven las gra­das, par­te de los bo­xes y al­gu­nas edi­fi­ca­cio­nes ad­ya­cen­tes co­mo la zo­na de cro­no­me­tra­je, que gra­cias a la fun­da­ción de ami­gos del cir­cui­to han re­co­bra­do el maquillaje de...

RÁ­PI­DO Y PE­LI­GRO­SO Con ca­si 4,5 ki­ló­me­tros de rec­tas era es­pe­cial­men­te rá­pi­do, pe­ro tam­bién re­sul­ta­ba pe­li­gro­so, y el jue­go de re­bu­fos era cru­cial. Ade­más con­ta­ba con unos ar­ce­nes pe­ral­ta­dos que no de­ja­ban si­tio a equi­vo­ca­cio­nes en las sa­li­das de las...

TRES TRA­ZA­DOS A lo lar­go de su his­to­ria va­rió dos ve­ces de tra­za­do pa­ra evi­tar una pe­que­ña po­bla­ción. La segunda y úl­ti­ma re­for­ma, en 1953, Hi­zo aún más rá­pi­do es­te cir­cui­to al au­men­tar las rec­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.