LA OTRA MAS­CO­TA DE FÉ­LIX

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - PORTADA - Por Ós­car Aye­rra

El na­tu­ra­lis­ta Fé­lix Ro­drí­guez de la Fuen­te te­nía un Porsche 911 de 1974 del que es aho­ra due­ño un ve­cino de O Car­ba­lli­ño

NO TO­DOS LOS DÍAS SE TIE­NE LA OPOR­TU­NI­DAD DE VIA­JAR EN UN PORSCHE 911 DE 1974 Y ME­NOS TO­DA­VÍA, EN LA UNI­DAD QUE PER­TE­NE­CIÓ AL FA­MO­SO NA­TU­RA­LIS­TA Y PRE­SEN­TA­DOR DE TE­LE­VI­SIÓN FÉ­LIX RO­DRÍ­GUEZ DE LA FUEN­TE. DE UN VER­DE QUE NO PA­SA DES­APER­CI­BI­DO, Y CON 44 AÑOS DE VI­DA, AHO­RA DES­CAN­SA, DES­DE HA­CE 9, BA­JO LA CUIDADOSA MI­RA­DA DE SU AC­TUAL DUE­ÑO EN O CAR­BA­LLI­ÑO

AJo­sé An­to­nio, su ac­tual pro­pie­ta­rio, se le no­ta or­gu­llo­so de su Porsche. Des­de que se lo tra­jo a Ga­li­cia lo tra­ta a cuer­po de rey, in­clu­so en in­vierno recibe es­pe­cia­les cui­da­dos pa­ra que la hu­me­dad no pue­da da­ñar­lo. Sa­le a pa­sear una vez al mes y sal­vo un re­pin­ta­do ex­te­rior su­til he­cho ha­ce 9 años co­mo me­di­da de pro­tec­ción, lo con­ser­va es­cru­pu­lo­sa­men­te ori­gi­nal, tal y co­mo lo de­jó el fa­mo­so pre­sen­ta­dor en 1980. A pe­sar de que no ha te­ni­do una lar­ga vi­da en las ca­rre­te­ras, so­lo cuen­ta con 55.000 km en su ha­ber, ha pa­sa­do por si­tua­cio­nes dis­pa­res. Des­de ser tra­ta­do con es­pe­cial mi­mo por su pri­mer due­ño, has­ta dor­mir, ca­si 16 años, se­mi­aban­do­na­do en un ga­ra­je. In­clu­so, ha­ce tan so­lo unos años ha par­ti­ci­pa­do en un par de ra­llis de re­gu­la­ri­dad. No ol­vi­de­mos que es un de­por­ti­vo du­ro y pu­ro. Y una vez subido a él, sus 175 ca­ba­llos lo mue­ven con una gran sol­tu­ra gra­cias, en par­te, a su po­co pe­so. De su pro­pul­sor lle­ga un so­ni­do ron­co y lim­pio que te abra­za a la vez que se te po­ne una son­ri­sa en la bo­ca. «No es muy po­ten­te pe­ro co­mo es li­ge­ri­to pue­de ir muy rá­pi­do», me acla­ra su due­ño. Po­si­ble­men­te es lo que de­bió pen­sar, ha­ce 40 años, Fé­lix Ro­drí­guez de la Fuen­te cuan­do lo uti­li­za­ba pa­ra des­pla­zar­se a los ro­da­jes de los pri­me­ros ca­pí­tu­los de El hom­bre y la tie­rra. Una se­rie que se hi­zo fa­mo­sa a fi­na­les de los 70. Fé­lix, se­gu­ra­men­te, vo­la­ba con es­te co­che los 130 ki­ló­me­tros de rec­tas in­ter­mi­na­bles que se­pa­ra­ban Ma­drid de Si­güen­za, pue­blo ba­se don­de dor­mía el grue­so del equi­po de ro­da­je.

MAR­CA DE FA­MO­SOS

Fue ad­qui­ri­do nue­vo por Fé­lix en 1974, en un mo­men­to don­de com­prar un vehícu­lo im­por­ta­do es­ta­ba li­mi­ta­do a per­so­na­li­da­des de cier­ta re­le­van­cia. La res­tric­ción del Go­bierno, por me­dia­ción del INI (Instituto Na­cio­nal de In­dus­tria), so­lo per­mi­tía ma­tri­cu­lar un cier­to nú­me­ro de uni­da­des a mar­cas ex­tran­je­ras co­mo Porsche, Ferrari , Mer­ce­des o BMW en­tre otras, por lo que ge­ne­ral­men­te iban di­ri­gi­das a fa­mo­sos co­mo to­re­ros, fut­bo­lis­tas o mi­nis­tros. Al­go que con­cuer­da con la po­si­bi­li­dad que Fé­lix po­dría ha­ber te­ni­do cuan­do ya em­pe­za­ba a ser co­no­ci­do co­mo co­mu­ni­ca­dor en la úni­ca te­le­vi­sión es­pa­ño­la en aquel mo­men­to.

CA­SI 2 MI­LLO­NES DE PE­SE­TAS

En­tre la do­cu­men­ta­ción ori­gi­nal que Jo­sé An­to­nio guar­da co­mo oro en pa­ño, des­ta­can en­tre otros pa­pe­les, la fac­tu­ra de com­pra don­de Fé­lix Ro­drí­guez de la Fuen­te pa­gó la ci­fra de ca­si dos mi­llo­nes pe­se­tas de los que más de 300.000 de ellas eran im­pues­tos. El te­cho pa­no­rá­mi­co y el ai­re acon­di­cio­na­do eran op­cio­nes muy caras que aña­dió al con­jun­to. Tam­bién se con­ser­van los an­ti­guos car­ton­ci­tos don­de apa­re­cen los in­ter­va­los de cam­bio de acei­te, lo que hoy lla­ma­mos el li­bro de re­vi­sio­nes. Un te­so­ro que ates­ti­gua una his­to­ria real. 14 cam­bios y 33.000 ki­ló­me­tros de­la­tan que el tra­to ha­bía si­do ex­qui­si­to y es­cru­pu­lo­so en esos pri­me­ros 6 años de vi­da, has­ta que, en mar­zo de 1980, Fé­lix mue­re en un ines­pe­ra­do ac­ci­den­te de avio­ne­ta en Alas­ka.

16 AÑOS A LA SOM­BRA

Tras la muer­te del pre­sen­ta­dor, el Porsche que­dó pa­ra­li­za­do y ca­si aban­do­na­do en una pla­za de ga­ra­je de uno de sus pi­sos de Ma­drid. Va­rios años des­pués, su hi­ja lo pu­so en mar­cha, co­mo así lo de­mues­tra un pa­pel de la ITV de 1989. Po­co des­pués que­da­ría de nue­vo apar­ca­do en uno de los só­ta­nos de un con­ce­sio­na­rio ma­dri­le­ño, cu­yos pro­pie­ta­rios eran ami­gos de la fa­mi­lia Ro­drí­guez de la Fuen­te.

SE­GUN­DO DUE­ÑO

El 11 de no­viem­bre del 2002 cam­bia de pro­pie­ta­rio, su se­gun­do com­pra­dor, un co­lec­cio­nis­ta de mo­tos de Ali­can­te, cul­mi­na­ba así dos años de em­pe­ño y cons­tan­cia pa­ra po­der con­se­guir el Porsche del que se ha­bía enamo­ra­do al des­cu­brir­lo por ca­sua­li­dad en aquel con­ce­sio­na­rio. To­dos los in­ten­tos por po­ner­se en con­tac­to con la viu­da de Fé­lix es­ta­ban abo­ca­dos al fra­ca­so, Mar­ce­lle Par­men­tier, la viu­da, era una da­ma fran­ce­sa for­ma­da a la an­ti­gua, nun­ca aten­día asun­tos re­la­cio­na­dos con co­ches. Ca­si un año le lle­vó al po­si­ble com­pra­dor con­se­guir con­tac­tar con ella y to­do gra­cias a una car­ta es­cri­ta a mano y con plu­ma. Fue la úni­ca ma­ne­ra po­si­ble de ser aten­di­do. Por su­pues­to la se­ño­ra de­cli­nó la ofer­ta de com­pra pe­ro de­jan­do una puer­ta abier­ta: de exis­tir la po­si­bi­li­dad de ven­ta en un fu­tu­ro, es­te se­ría el pri­me­ro en sa­ber­lo. Co­mo así ocu­rrió un año más tar­de.

LLE­GA­DA A GA­LI­CIA

Un anun­cio en una re­vis­ta que lo ca­li­fi­ca­ba de Porsche ex-Fe­lix Ro­drí­guez de la Fuen­te, hi­zo que Jo­sé An­to­nio, su ac­tual due­ño, se fi­ja­se en él. Lle­va­ba bus­can­do un de­por­ti­vo va­rios me­ses y es­te po­dría en­ca­jar. Sin de­ma­sia­das ilu­sio­nes que­dó, en di­ciem­bre del 2009, con su ven­de­dor en un pun­to in­ter­me­dio en­tre Ali­can­te y O Car­ba­lli­ño. Cuan­do lo vio en per­so­na por pri­me­ra vez so­lo te­nía una fra­se en la ca­be­za: «¡Es­to me lo lle­vo! ». Tras un re­ga­teo, el 911 se vino pa­ra Ga­li­cia y des­de en­ton­ces si­gue se­du­ci­do por es­ta jo­ya.

MAN­TE­NI­MIEN­TO ME­TICU­LOSO Fé­lix Ro­drí­guez de la Fuen­te cam­bia­ba, ca­da 2.500 ki­ló­me­tros, los 12 li­tros de acei­te. Un man­te­ni­mien­to que de­la­ta el mi­mo de su tra­to

FO­TOS: AGOSTIÑO IGLE­SIAS

CAR­TO­NES DE MAN­TE­NI­MIEN­TOSe con­ser­van to­dos y ca­da uno de las pe­que­ñas fi­chas don­de apa­re­ce la fe­cha y los km re­co­rri­dos en ca­da cam­bio de sus 12 li­tros de acei­te. Es­te de­por­ti­vo, al ser re­fri­ge­ra­do por ai­re, tri­pli­ca el vo­lu­men de acei­te res­pec­to a uno de re­fri­ge­ra­ción lí­qui­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.