La mu­jer de las MIL vi­das

GLO­RIA VANDERBILT

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujeres En Primera Línea -

Glo­ria Vanderbilt pue­de pre­su­mir, a sus 93 años, de ha­ber vi­vi­do ca­si to­das las vi­das po­si­bles y de ha­ber­lo he­cho ba­jo los fo­cos. Es la ta­ta­ra­nie­ta de Cor­ne­lius Vanderbilt, el fun­da­dor del im­pe­rio que lle­vó el fe­rro­ca­rril a EE.UU., con­si­de­ra­do el hom­bre más ri­co de Amé­ri­ca a fi­na­les del si­glo XIX. Así que el na­ci­mien­to de Glo­ria, el 20 de fe­bre­ro de 1924, cons­ti­tu­yó un acon­te­ci­mien­to en las pá­gi­nas de la cró­ni­ca so­cial, que ya no aban­do­nó. Cuan­do te­nía 10 años, se in­ven­ta­ron pa­ra ella el ape­la­ti­vo de “po­bre ni­ña ri­ca”: su pa­dre fa­lle­ció cuan­do te­nía 18 me­ses, con­vir­tién­do­la en la he­re­de­ra de más de 68 mi­llo­nes de dó­la­res; y su tía pa­ter­na, Ger­tru­de Whit­ney Vanderbilt, ini­ció una lar­ga ba­ta­lla le­gal por su cus­to­dia, con el ar­gu­men­to de que su ma­dre, jo­ven y ava­ri­cio­sa, es­ta­ba di­la­pi­dan­do su for­tu­na. Ger­tru­de Whit­ney ga­nó y Glo­ria, que apa­re­cía en las fo­tos ca­biz­ba­ja y en­vuel­ta en un grue­so abri­go de piel, no pu­do con­ser­var ni si­quie­ra a su que­ri­da nanny, Do­do. Vi­vió, des­de en­ton­ces, ame­na­za­da por el mie­do a la so­le­dad, un te­mor que la lle­va­ría de vuel­ta a los ti­tu­la­res por sus in­con­ta­bles aman­tes –Frank Si­na­tra, Ho­ward Hu­gues, Mar­lon Bran­do– y sus cua­tro ma­tri­mo­nios, el pri­me­ro a los 17 años, con el re­pre­sen­tan­te de ac­to­res Pat Di­cic­co, que acos­tum­bra­ba a gol­pear­le la ca­be­za con­tra la pa­red. “Si nun­ca tu­vis­te una ma­dre o un pa­dre, cre­ces bus­can­do al­go que ja­más vas a en­con­trar. Lo bus­cas en el amor, en la gen­te, en la be­lle­za”, es­cri­bi­ría en uno de sus li­bros de me­mo­rias. Glo­ria se con­vir­tió en una de las más ex­qui­si­tas so­cia­li­tes de su tiem­po. Fue uno de los “cis­nes”, cu­yo atrac­ti­vo se es­for­zó en des­ci­frar su ami­go el es­cri­tor Tru­man Ca­po­te. Pe­ro, ade­más, Glo­ria te­nía in­cli­na­cio­nes ar­tís­ti­cas y ver­da­de­ro ta­len­to, y el ta­len­to, co­mo es­cri­bió Ca­po­te, “se com­po­ne de co­sas que no se com­pran con di­ne­ro”. Así que, tras di­se­ñar va­que­ros y crear per­fu­mes, em­pe­zó una ca­rre­ra co­mo in­terio­ris­ta, pin­to­ra, es­cul­to­ra y es­cri­to­ra. Sin em­bar­go, la som­bra de la des­di­cha se afe­rró a ella: en 1988, su hi­jo se ti­ró por una ven­ta­na de­lan­te de ella. Hoy, con 93 años, Glo­ria si­gue afir­man­do que la fe­li­ci­dad es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na. Es una res­pe­ta­da pin­to­ra y si­gue en la ci­ma, pre­pa­ra­da pa­ra lo que ven­ga. ELENA CASTELLÓ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.