La MAR­CA

EDUR­NE URIAR­TE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras - www.mu­jer­hoy.com

SE TRA­TA­BA DE UN ES­TU­DIO

mun­dial so­bre la ca­li­dad per­ci­bi­da en los pro­duc­tos de ca­da país, su ima­gen de mar­ca, pe­ro su lec­tu­ra me lle­vó a pen­sar en no­so­tras las mu­je­res. Y en otra ima­gen de mar­ca, la mar­ca mu­jer y la ma­ne­ra en que se per­ci­be nues­tro tra­ba­jo en com­pa­ra­ción con el de los hom­bres. El Ín­di­ce Ma­de-in­country, rea­li­za­do con en­cues­tas a 43.034 con­su­mi­do­res en to­do el mun­do, mos­tra­ba que Ale­ma­nia es el país cu­yos pro­duc­tos se con­si­de­ran de ma­yor ca­li­dad. A con­ti­nua­ción, las na­cio­nes más desa­rro­lla­das, y Es­pa­ña en el nú­me­ro 20, por de­trás de su pro­pio ni­vel de desa­rro­llo eco­nó­mi­co. Me pre­gun­té si esa di­fe­ren­cia en­tre Ale­ma­nia y Es­pa­ña co­rres­pon­de a la dis­tan­cia ac­tual en la ca­li­dad de sus pro­duc­tos o se tra­ta más bien una cues­tión de ima­gen, de una ima­gen con­for­ma­da en el pa­sa­do y que se man­tie­ne en el pre­sen­te a pe­sar de los cam­bios. Es la mis­ma pre­gun­ta que me ha­go de vez en cuan­do so­bre no­so­tras y nues­tra mar­ca, la ima­gen de mar­ca que nos per­ju­di­ca en la per­cep­ción so­cial de nues­tro tra­ba­jo. Y que ex­pli­ca, por ejem­plo, que aún se su­pon­ga ma­yor ca­pa­ci­dad de li­de­raz­go po­lí­ti­co o em­pre­sa­rial a los hom­bres o que bas­tan­tes en­cuen­tren más im­por­tan­te lo que di­cen ellos que lo que de­ci­mos no­so­tras. No tie­ne que ver con la realidad, pe­ro tie­ne efec­tos en la realidad, en la con­tra­ta­ción de las mu­je­res, en sus po­si­bi­li­da­des de éxi­to o en los sa­la­rios ofre­ci­dos.

Y NO HAY AC­CIO­NES

mi­la­gro­sas que pue­dan su­pri­mir de un plu­ma­zo esos efec­tos del pa­sa­do, ha­ce fal­ta so­bre to­do tiem­po, pe­ro sí hay de­ci­sio­nes pun­tua­les que ayu­dan. Co­mo esa eli­mi­na­ción de la fi­gu­ra de las aza­fa­tas del be­so al cam­peón en el ciclismo y que al­gu­nos hom­bres han cri­ti­ca­do fu­ri­bun­da­men­te co­mo si se tra­ta­ra de una im­po­si­ción en­lo­que­ci­da del fe­mi­nis­mo ra­di­cal. Y que yo he ce­le­bra­do co­mo la in­men­sa ma­yo­ría de las mu­je­res, fe­mi­nis­tas de un signo o de otro, que en es­to no dis­cre­pa­mos. Y no só­lo por lo que en­se­ña a los ni­ños y a las ni­ñas so­bre su pa­pel en el mun­do, com­pe­tir o be­sar al ga­na­dor, sino tam­bién por sus efec­tos en nues­tra mar­ca. En la per­pe­tua­ción de nues­tra ima­gen de be­llos cuer­pos y son­ri­sas lu­mi­no­sas des­ti­na­das a cum­pli­men­tar y pre­miar a los pro­ta­go­nis­tas. Cien­tos o mi­les de imá­ge­nes co­mo esas con­for­man una per­cep­ción que no es pre­ci­sa­men­te la de las ca­pa­ci­da­des y li­de­raz­go de las mu­je­res. Qui­zá los mis­mos en­cuen­tren tam­bién en­lo­que­ci­do que una or­ga­ni­za­ción an­ti­rra­cis­ta pi­da a un club de fút­bol in­glés, al Man­ches­ter Uni­ted y a su afi­ción, que no apo­ye a una de sus es­tre­llas, Lu­ka­ku, con cánticos elo­gio­sos so­bre el ta­ma­ño de sus atri­bu­tos se­xua­les. Pe­ro re­sul­ta que Lu­ka­ku es ne­gro y eso apa­ren­te­men­te tan ino­cuo con­tri­bu­ye a per­pe­tuar de­ter­mi­na­dos es­te­reo­ti­pos so­bre los ne­gros. Y no son tam­po­co los del li­de­raz­go, co­mo nos pa­sa tan­tas ve­ces a no­so­tras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.