JU­GAR CON EL CO­RA­ZÓN

La muer­te sú­bi­ta car­dia­ca ata­ca a 30.000 per­so­nas al año en Es­pa­ña. Pe­ro los ca­sos más de­vas­ta­do­res se dan en jó­ve­nes que fa­lle­cen de re­pen­te al ha­cer de­por­te. ¿Qué po­de­mos ha­cer para pre­ve­nir­las? Por S. VI­VAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud -

Se lla­ma­ba Te­re­sa y ju­ga­ba en la ca­te­go­ría ale­vín del Equi­po Pi­ra­tas So­to Bas­ket. “Un lu­nes, 16 de di­ciem­bre, tras un en­tre­na­mien­to y mien­tras cha­tea­ba con sus amigos del ins­ti­tu­to su­frió un in­far­to y fa­lle­ció”, ex­pli­ca su ma­dre, Ma­ri Luz, en la web de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la con­tra la Muer­te Sú­bi­ta, una or­ga­ni­za­ción pues­ta en mar­cha por la fa­mi­lia de otro jo­ven de­por­tis­ta fa­lle­ci­do a los 17 años, Jo­sé Du­rán. Ma­ri Luz ve en es­ta aso­cia­ción un re­fle­jo de su pér­di­da y de su lu­cha: que en to­dos los colegios, ins­ti­tu­tos, po­li­de­por­ti­vos y lu­ga­res pú­bli­cos que es­tén fre­cuen­ta­dos por per­so­nas jó­ve­nes se se­pa rea­li­zar una RCP (re­ani­ma­ción car­dio pul­mo­nar) y se dis­pon­ga de un DEA (des­fi­bri­la­dor ex­terno au­to­má­ti­co). Pe­ro ¿quién es ese enemi­go que ful­mi­na el co­ra­zón de los que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, deberían te­ner­lo más sano? Pues el mis­mo que en Reino Uni­do se lle­va a 12 me­no­res de 35 años ca­da se­ma­na y que aú­na ba­jo un úni­co nom­bre las en­fer­me­da­des de los co­ra­zo­nes que na­die sa­be que es­tán en­fer­mos has­ta que es de­ma­sia­do tar­de.

Bus­car al cul­pa­ble

La muer­te sú­bi­ta de­por­ti­va es un pa­ro car­dia­co re­pen­tino e ines­pe­ra­do que tiene lu­gar mien­tras se ha­ce de­por­te o en la ho­ra in­me­dia­ta­men­te pos­te­rior. La bue­na noticia es que es in­fre­cuen­te, por lo que na­die de­be­ría plan­tear­se de­jar de ha­cer ejer­ci­cio por te­ner­le mie­do. La ma­la es que no es­ta­mos ha­cien­do lo su­fi­cien­te para pre­ve­nir sus ata­ques y res­tar­le víc­ti­mas. “Los de­por­tis­tas que al­ber­gan sin sa­ber­lo en­fer­me­da­des co­ro­na­rias he­re­di­ta­rias (aque­llas que se trans­mi­ten en una mis­ma fa­mi­lia) o de­fec­tos con­gé­ni­tos (aque­llos con los que el in­di­vi­duo na­ce), si prac­ti­can de­por­te tie­nen tres ve­ces más ries­go de muer­te sú­bi­ta car­día­ca que las per­so­nas que, su­frien­do esas mis­mas en­fer­me­da­des, son se­den­ta­rias. El de­por­te ac­túa co­mo de­to­nan­te”, ex­pli­ca el doc­tor Jor­di Trias de Bes, car­dió­lo­go de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la con­tra la Muer­te Sú­bi­ta. ¿De­be­ría­mos en­ton­ces fre­nar las ga­nas de com­pe­tir? No y nun­ca. Sim­ple­men­te, hay que ser cons­cien­tes de los ries­gos y apren­der a bus­car el ase­so­ra­mien­to ade­cua­do.

La prue­ba más sen­ci­lla

Lo ha­bi­tual es que los can­di­da­tos a su­frir una muer­te sú­bi­ta no ten­gan sín­to­mas pre­vios a su ata­que. Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que sus do­len­cias sean in­de­tec­ta­bles. Al­gu­nas au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias, co­mo el de Reino Uni­do e Italia, lo sa­ben. Por ello, obli­gan a cual­quier per­so­na que quie­ra ha­cer ejer­ci­cio a pa­sar por un che­queo que in­clu­ye un elec­tro­car­dio­gra­ma en re­po­so. “Es­ta prue­ba apor­ta una in­for­ma­ción va­lio­sí­si­ma. Si se de­tec­ta al­go, se pue­de se­guir in­ves­ti­gan­do has­ta lle­gar a un diag­nós­ti­co. En Italia em­plean es­te sis­te­ma des­de 1982 y, gra­cias a ello, han re­du­ci­do un 90% las ci­fras de muer­te sú­bi­ta”, ex­pli­ca el doc­tor Trias de Bes. En los países que se lle­va a ca­bo es­te sree­ning ma­si­vo de de­por­tis­tas, se ha com­pro­ba­do que una de ca­da 300 per­so­nas que pa­san por es­tos con­tro­les su­fre una enfermedad po- ten­cial­men­te le­tal y que en uno de ca­da 100 ca­sos exis­te una enfermedad val­vu­lar. Y na­die te­nía sín­to­mas. Si el asun­to es evi­tar la muer­te a los más jó­ve­nes, ¿quie­nes son los me­jo­res can­di­da­tos para so­me­ter­se a es­te che­queo? Los países con ex­pe­rien­cia su­gie­ren que al cum­plir los 15 ha­bría que em­pe­zar a re­vi­sar el co­ra­zón de los de­por­tis­tas de for­ma pe­rió­di­ca has­ta los 35. Por de­ba­jo de esa edad, los re­sul­ta­dos del elec­tro­car­dio­gra­ma no son con­clu­yen­tes. Cuan­do ya se ha su­pe­ra­do, las prue­bas deberían ser dis­tin­tas.

Des­car­tar el 87%

Mien­tras, en Es­pa­ña, las au­to­ri­da­des aún no se han pues­to de acuer­do so­bre si es­ta re­vi­sión de­be­ría ser obli­ga­to­ria o no para to­dos los de­por­tis­tas ni so­bre quién de­be­ría pa­gar­la. Aun­que al­gu­nos ex­per­tos, co­mo la dra. Ara­ce­li Bo­rai­ta, je­fe del ser­vi­cio de Car­dio­lo­gía del Cen­tro de Me­di­ci­na del De­por­te de la Agen­cia Es­pa­ño­la para la protección de la Sa­lud en el De­por­te (AEPSAD), lo tie­nen cla­ro: “Es­to de­be­ría ser co­mo la ITV, obli­ga­to­rio. Y la tiene que pa­gar quien quie­re ha­cer de­por­te, que so­lo son 40 € para des­car­tar el 87% de las cau­sas de muer­te sú­bi­ta en el jo­ven de­por­tis­ta”. O lo que es lo mis­mo, hay que em­pe­zar a con­cien­ciar­se y de­jar de pa­gar más por las za­pa­ti­llas para co­rrer que por un co­ra­zón sano.

En Italia han con­se­gui­do re­du­cir la mor­ta­li­dad un 90% con pre­ven­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.