Gue­rra a la gra­sa

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Portada - TEX­TO: ANA MON­TES

Sí, hay vi­da más allá de la li­po­suc­ción: los ex­per­tos apun­tan pa­ra OK las me­jo­res al­ter­na­ti­vas

HAY VI­DA MÁS ALLÁ DE LA LI­PO­SUC­CIÓN, que es aún el tra­ta­mien­to nú­me­ro uno pa­ra eli­mi­nar gra­sa por­que es la téc­ni­ca con re­sul­ta­dos más efec­ti­vos y du­ra­de­ros. Pe­ro si no que­re­mos op­tar por ella o arries­gar, los mé­to­dos no in­va­si­vos ofre­cen otro ti­po de so­lu­cio­nes a nues­tra me­di­da y, por eso, en au­ge.

La li­po­suc­ción ya no es­tá so­la a la ho­ra de de­cla­rar la gue­rra a la gra­sa. Tam­bién co­no­ci­da co­mo li­poes­cul­tu­ra, con 30 años de re­co­rri­do, es a día de hoy el mé­to­do es­tre­lla y el más efec­ti­vo a la ho­ra de eli­mi­nar­la, por lo que no hay nin­gún otro que lo ba­je de su pe­des­tal pa­ra re­mo­de­lar la si­lue­ta de for­ma lo­cal o ge­ne­ral. Por eso, se­gún los ex­per­tos, en­tre un 15-20% de las ope­ra­cio­nes de es­té­ti­ca son li­po­suc­cio­nes.

Es­te mé­to­do qui­rúr­gi­co, que ase­gu­ra una eli­mi­na­ción rá­pi­da y de­fi­ni­ti­va de mi­che­li­nes, car­tu­che­ras y otras adi­po­si­da­des, se desen­vuel­ve hoy con di­fe­ren­tes téc­ni­cas. Ade­más de la co­no­ci­da a ba­se de sue­ro y me­di­ca­men­tos, es­tá la li­po­suc­ción con ul­tra­so­ni­dos y con lá­ser, con gran­des re­sul­ta­dos.

Es­ta úl­ti­ma no so­lo pro­vo­ca la ex­trac­ción de la gra­sa sino tam­bién la ten­sión de la piel, muy útil pa­ra los pa­cien­tes con fla­ci­dez. «To­das es­tas téc­ni­cas tie­nen el ob­je­ti­vo co­mún de rom­per la gra­sa an­tes de ex­traer­la, que aho­ra po­de­mos sa­car en can­ti­da­des ma­yo­res y con me­nos ries­gos y has­ta un 80% me­nos de pér­di­das de san­gre. La di­fe­ren­cia en­tre ellas es muy po­ca y el re­sul­ta­do de­pen­de de quién ha­ce la li­po­suc­ción más que la téc­ni­ca ele­gi­da», co­men­ta el doc­tor Ja­vier Ce­ba­llo, ci­ru­jano en la Clí­ni­ca Ba­rra­gán (Madrid) que acon­se­ja no de­jar­nos con­fun­dir por las dis­tin­tas no­men­cla­tu­ras que usan al­gu­nas clí­ni­cas pa­ra re­fe­rir­se a téc­ni­cas idén­ti­cas. «La wet, li­po­suc­ción hú­me­da, es la más rá­pi­da, pe­ro no más efi­caz, que la ul­tra­só­ni­ca, por ejem­plo», ma­ti­za. Otro mé­to­do qui­rúr­gi­co usa­do en es­té­ti­ca es la ab­do­mi­no­plas­tia.

Aun­que el ob­je­ti­vo ini­cial de es­ta ope­ra­ción no es ba­jar de vo­lu­men ab­do­mi­nal, la re­pa­ra­ción de la los múscu­los ab­do­mi­na­les ge­ne­ral­men­te se­pa­ra­dos tras el par­to —o en el ca­so de los hom­bres, por so­bre­pe­so— con­lle­va au­to­má­ti­ca­men­te la pér­di­da de gra­sa en es­ta zo­na.

Es­tos son por tan­to los dos úni­cos mé­to­dos qui­rúr­gi­cos pa­ra ex­traer gra­sa que se apli­can y «que ac­túan a más pro­fun­di­dad que los cos­me­to­ló­gi­cos», co­mo pue­da ser la ca­vi­ta­ción, afir­ma el doc­tor Abraham Bar­be­rá, ci­ru­jano en el Cen­tro Eu­ro­peo de Ci­ru­gía Es­té­ti­ca. Sin em­bar­go, no se de­be re­cu­rrir a la li­po­suc­ción co­mo mé­to­do au­to­má­ti­co pa­ra qui­tar­nos ki­los de en­ci­ma.

El pa­cien­te de­be con­sul­tar con un en­do­crino pa­ra va­lo­rar una die­ta o tra­tar de diag­nos­ti­car si exis­te otra cau­sa que le li­gue a un pe­so ex­ce­si­vo. Pe­ro es­ta ope­ra­ción sí re­sul­ta acon­se­ja­ble cuan­do la gra­sa lo­ca­li­za­da no es ar­mó­ni­ca con el res­to del cuer­po y crea des­pro­por­ción o cuan­do exis­te una li­ge­ra obe­si­dad.

Bus­can­do apo­yos

Al­gu­nos de los tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos ofer­ta­dos pa­ra des­ha­cer­se de la gra­sa sin ci­ru­gía se pro­po­nen tam­bién co- mo com­ple­men­to post­ope­ra­to­rio a la li­poes­cul­tu­ra. El men­sa­je que lan­zan al­gu­nos cen­tros es que la li­po­suc­ción ne­ce­si­ta com­ple­men­tos pa­ra que el re­sul­ta­do sea per­fec­to. «Pe­ro una bue­na li­poes­cul­tu­ra bien he­cha no ne­ce­si­ta­ría re­cu­rrir a nin­gún tra­ta­mien­to es­té­ti­co adi­cio­nal pa­ra me­jo­rar los re­sul­ta­dos», ase­gu­ra el doc­tor Bar­be­rá, so­lo si el pa­cien­te tie­ne pri­sa por re­cu­pe­rar­se o quie­re pro­bar­los.

Ayu­das efi­ca­ces

Sin em­bar­go, re­co­no­cen que apo­yos efi­ca­ces a la li­po­suc­ción son el dre­na­je lin­fá­ti­co que pue­de apli­car­se pa­ra des­in­fla­mar el área tras la in­ter­ven­ción —de for­ma ma­nual o con la ayu­da de una má­qui­na, a tra­vés de la pre­so­te­ra­pia— pe­ro que en nin­gún ca­so elimina gra­sa ya que so­lo sir­ve pa­ra re­du­cir par­te del vo­lu­men de lí­qui­do de los te­ji­dos. «Otros tra­ta­mien­tos se pro­po­nen co­mo vá­li­dos cuan­do en reali­dad el vo­lu­men de gra­sa que ex­traen es re­du­ci­do y el efec­to re­bo­te es rá­pi­do obli­gan­do al pa­cien­te a un man­te­ni­mien­to con­ti­nuo, a lo lar­go in­clu­so de 1 o 2 años. Es­to no su­ce­de tras una li­poes­cul­tu­ra por­que el pa­cien­te lo tie­ne que ha­cer muy mal pa­ra re­cu­pe­rar la gra­sa ex­traí­da», co­men­ta el doc­tor Ce­ba­llo, que ci­ta la ca­vi­ta­ción, mé­to­do es­té­ti­co que apli­ca ca­lor de­ba­jo de la piel ac­tuan­do so­bre la ca­pa gra­sa de for­ma su­per­fi­cial, co­mo otro de los mé­to­dos pa­ra ha­cer al pa­cien­te rehén, por­que cuan­do pa­sa su efec­to, la gra­sa vuel­ve.

La li­po­suc­ción re­sul­ta acon­se­ja­ble cuan­do la gra­sa lo­ca­li­za­da no es ar­mó­ni­ca con el res­to del cuer­po o cuan­do exis­te una li­ge­ra obe­si­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.