Los sín­to­mas

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Salud Auditiva - TEX­TO: MAR TO­RRES

La oti­tis ex­ter­na, co­no­ci­da co­mo oti­tis de las pis­ci­nas por­que es­tá pro­vo­ca­da por la com­bi­na­ción de ca­lor y agua, cau­sa el 84% de las con­sul­tas al oto­rrino en ve­rano. Esta una in­fla­ma­ción del con­duc­to au­di­ti­vo ex­terno —pro­du­ci­da por las bac­te­rias y gér­me­nes pre­sen­tes en el agua, que con la ayu­da del ca­lor ex­te­rior, fa­vo­re­cen un cli­ma per­fec­to pa­ra su pro­pa­ga­ción— se pue­de pre­ve­nir com­pro­ban­do que no que­de agua en el in­te­rior des­pués de ca­da ba­ño o con el uso de ta­po­nes y go­rro, se­gún se­ña­lan los ex­per­tos. Pa­ra evi­tar esta si­tua­ción, la me­jor ar­ma es la pre­ven­ción, y los ex­per­tos acon­se­jan, en pri­mer lu­gar una sen­ci­lla ru­ti­na des­pués de ca­da ba­ño, pa­ra se­car bien los oí­dos y com­pro­bar que no que­de agua en el in­te­rior.

En ca­so de es­pe­cial sen­si­bi­li­dad, tam­bién es im­por­tan­te el uso de ta­po­nes o go­rros de ba­ño pa­ra re­du­cir la po­si­bi­li­dad de en­tra­da de agua en los oí­dos. Es­to es es­pe­cial­men­te re­co­men­da­ble en per­so­nas con an­te­ce­den­tes en der­ma­ti­tis, exos­to­sis del con­duc­to, per­fo­ra­cio­nes tim­pá­ni­cas, ci­ru­gías pre­vias so­bre los oí­dos, dia­be­tes o in­mu­no­de­fi­cien­cia.

No a los bas­ton­ci­llos

Del mis­mo mo­do, los ex­per­tos acon­se­jan no usar bas­ton­ci­llos u otros ob­je­tos co­mo hor­qui­llas o pa­li­llos pa­ra lim­piar o ras­car el oí­do, ya que pue­den irri­tar la piel y ha­cer que la ce­ra que­de im­pac­ta­da en la par­te más pro­fun­da del sis­te­ma au­di­ti­vo, des­pro­te­gien­do la zona.

De he­cho, in­ves­ti­ga­do­res del Na­tion­wi­de Chil­dren’s Hos­pi­tal de Co­lum­bus, en Ohio (Es­ta­dos Uni­dos), han cons­ta­ta­do un nú­me­ro «inacep­ta­ble­men­te al­to» de vi­si­tas a Ur­gen­cias en Es­ta­dos Uni­dos por he­ri­das oca­sio­na­das por el uso in­de­bi­do de bas­ton­ci­llos pa­ra los oí­dos.

En con­cre­to, el tra­ba­jo ha con­ta­bi­li­za­do unas 263.000 in­ter­ven­cio­nes a me­no­res de 18 años por es­te mo­ti­vo en­tre 1990 y 2010, a tra­vés del Sis­te­ma Na­cio­nal de Vi­gi­lan­cia Elec­tró­ni­ca de Le­sio­nes de los hos­pi­ta­les de Es­ta­dos Uni­dos, lo que equi­val­dría a unas 34 he­ri­das dia­rias.

«Los dos erro­res más ha­bi­tua­les que oi­go a mis pa­cien­tes es que el oí­do de­be lim­piar­se con re­me­dios ca­se­ros o me­dian­te el uso de bas­ton­ci­llos, y en ambos ca­sos es fal­so», re­co­no­ce el oto­rrino Kris Ja­ta­na, uno de los au­to­res de es­te tra­ba­jo, que re­cuer­da que el ca­nal au­di­ti­vo sue­le au­to­lim­piar­se y el uso de es­tos pro­duc­tos pue­de em­pu­jar la ce­ra más cer­ca del tím- pano con el con­si­guien­te ries­go.

Ade­más, se aler­ta de que no se de­be apli­car nin­gún es­pray pa­ra lim­piar el oí­do, es­tos pue­den cam­biar el PH de la piel del con­duc­to y re­du­cir sus me­ca­nis­mos de de­fen­sa. En el ca­so de que el agua que­de re­te­ni­da en el con­duc­to au­di­ti­vo se pue­den apli­car unas go­tas de al­cohol bo­ri­ca­do a sa­tu­ra­ción pre­pa­ra­do en far­ma­cias (si no se su­fre de per­fo­ra­ción del tím­pano cró­ni­ca o agu­da) y si la in­fec­ción avan­za, se­rá pre­ci­so acu­dir al oto­rri­no­la­rin­gó­lo­go pa­ra to­mar an­ti­bió­ti­cos por vía oral.

Re­vi­sión

Por último, an­tes de las va­ca­cio­nes y de dis­fru­tar de las pla­yas y pis­ci­nas, los es­pe­cia­lis­tas re­co­mien­dan, en la per­so­nas con pre­dis­po­si­ción a for­mar ta­po­nes de ce­ra o que­ra­ti­na, so­me­ter­se a una lim­pie­za por par­te de un pro­fe­sio­nal sa­ni­ta­rio, (in­ci­dien­do en los ca­sos de que ha­ya una ma­yor pre­dis­po­si­ción a for­mar ta­po­nes de ce­ra o que­ra­ti­na).

«Es­te pro­ce­di­mien­to pre­vio pue­de evi­tar que el pa­cien­te su­fra pro­ble­mas ya que una bue­na lim­pie­za in­ter­na siem­pre be­ne­fi­cia a la sa­lud del oí­do, en es­pe­cial en la épo­ca es­ti­val que es cuan­do más ata­ques bac­te­ria­nos pue­de su­frir. 1

El prin­ci­pal sín­to­ma de la oti­tis ex­ter­na es el do­lor de in­ten­si­dad va­ria­ble. Au­men­ta al pre­sio­nar en la re­gión an­te­rior del oí­do y al ti­rar de la oreja hacia arri­ba. Tam­bién pue­de dar­se se­cre­ción ama­ri­llen­ta y pér­di­da de au­di­ción, nor­mal­men­te tem­po­ral.

Cui­da­do con los au­ri­cu­la­res

2

La Fun­da­ción Oír es Cla­ve ha acon­se­ja­do no abu­sar del uso de au­ri­cu­la­res y man­te­ner su vo­lu­men por de­ba­jo del 60 por cien­to de su ca­pa­ci­dad y pres­tar es­pe­cial aten­ción a los oí­dos du­ran­te ca­ta­rros, gri­pes o in­fec­cio­nes.

En los avio­nes

3

Con el cam­bio de pre­sión, los oí­dos en los via­jes en avión se re­sien­ten. So­bre to­do en des­pe­gue y ate­rri­za­je. La so­lu­ción es­tá en ta­par­se la na­riz y so­plar des­pa­cio o mo­ver los múscu­los mas­ti­can­do chi­cle o be­bien­do agua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.