Lo que pasa cuan­do na­da te hue­le

UNO DE CA­DA CIN­CO adul­tos tie­ne al­gún tras­torno del ol­fa­to. El más de­ses­pe­ran­te es la anos­mia, o pér­di­da to­tal del ol­fa­to, que afec­ta al 5 % de la po­bla­ción, pe­ro tam­bién se diag­nos­ti­can ca­da vez más ca­sos de de­te­rio­ro par­cial de la ca­pa­ci­dad ol­fa­ti­va por

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - A La Última - TEX­TO: MAR TO­RRES

Al me­nos uno de ca­da cin­co adul­tos su­fre al­gún tras­torno del ol­fa­to, se­gún una re­vi­sión de es­tu­dios de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Oto­rri­no­la­rin­go­lo­gía y Ci­ru­gía de Ca­be­za y Cue­llo (SEORL-CCC), que des­ta­ca en­tre las cau­sas más co­mu­nes la ri­ni­tis alér­gi­ca o la in­ha­la­ción de tó­xi­cos.

En EE. UU. un es­tu­dio pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Che­mi­cal Sen­ses re­ve­la­ba que el 23 por cien­to de los ma­yo­res de 25 años su­frían tras­tor­nos del ol­fa­to y que la pre­va­len­cia se in­cre­men­ta con la edad, de mo­do que al­can­za el 32 por cien­to a par­tir de los 80 años. El gé­ne­ro tam­bién in­flu­ye ya que «se ha com­pro­ba­do que las mu­je­res tienen un um­bral más bajo que los hom­bres en cuan­to a la de­tec­ción de olo­res», se­gún Héc­tor Vallés, miem­bro de la SEORL-CCC y es­pe­cia­lis­ta en ol­fa­to.

En­tre los pro­ble­mas más fre­cuen­tes es­tá la dis­mi­nu­ción del um­bral de ol­fac­ción o hi­pos­mia y la au­sen­cia com­ple­ta de ol­fa­to o anos­mia, que afec­tan al 5 por cien­to de la po­bla­ción se­gún da­tos de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS).

Las aler­gias y las in­fec­cio­nes de las vías res­pi­ra­to­rias al­tas son las cau­sas más fre­cuen­tes de es­te de­te­rio­ro y, de he­cho, en­tre un 20 y 40 por cien­to de los pa­cien­tes con ri­ni­tis alér­gi­ca su­fren dis­fun­ción ol­fa- ti­va, que au­men­ta con la du­ra­ción y gra­ve­dad de la en­fer­me­dad, se­gún una re­vi­sión de es­tu­dios re­cien­te pu­bli­ca­da en The Jour­nal of Allergy and Cli­ni­cal Im­mu­no­logy.

Ri­ni­tis y quí­mi­cos

«La ri­ni­tis alér­gi­ca, muy fre­cuen­te en esta épo­ca del año, pro­du­ce una in­fla­ma­ción y obs­truc­ción de la mu­co­sa na­sal y de los se­nos pa­ra­na­sa­les que pue­den dis­mi­nuir la ca­pa­ci­dad ol­fa­ti­va de tal ma­ne­ra que los es­tí­mu­los no lle­gan a al­can­zar los re­cep­to­res ol­fa­to­rios», ex­pli­ca Vallés.

En es­tos ca­sos sue­le me­jo­rar «con la nor­ma­li­za­ción del tránsito del ai­re, la re­gu­la­ri­za­ción de la can­ti­dad y ca­li­dad de mo­co na­sal, así co­mo con la dis­mi­nu­ción de la in­fla­ma­ción o, en to­do ca­so, con la ad­mi­nis­tra­ción de cor­ti­coi­des», apun­ta.

Tras un cua­dro ca­ta­rral de vías al­tas tam­bién se pue­de pro­du­cir una lesión del epi­te­lio o de las neu­ro­nas re­la­cio­na­das con la ol­fac­ción que cau­se pa­ros­mia, que afec­ta so­bre to­do a mu­je­res de en­tre 40 y 60 años.

Otras cau­sas de pér­di­da de ol­fa­to que se en­glo­ban den­tro de las sen­so­ria­les son las pro­du­ci­das por una des­truc­ción del neu­ro­epi­te­lio ol­fa­to­rio co­mo con­se­cuen­cia de la in­ha­la­ción de quí­mi­cos tó­xi­cos, co­mo en el ca­so del in­cen­dio del ver­te­de­ro de neu­má­ti­cos de Se­se­ña.

«Exis­te un buen nú­me­ro de con­ta­mi- nan­tes am­bien­ta­les e in­dus­tria­les cau­san­tes de anos­mias o hi­pos­mias co­mo el ben­ceno, ben­zol, di­sul­fo­ro de car­bón, di­sol­ven­tes de pin­tu­ra, men­tol, o in­clu­so el clo­ro o el agua muy clo­ra­da, en­tre otros», apun­ta Vallés. Asi­mis­mo, el ta­ba­co, las dro­gas, y al­gu­nos tra­ta­mien­tos ra­dio­te­rá­pi­cos pue­den cau­sar hi­pos­mia, mien­tras que tam­bién hay di­ver­sos fár­ma­cos y en­fer­me­da­des que pue­den cau­sar dis­fun­ción ol­fa­ti­va co­mo el Alz­hei­mer, el Par­kin­son, la en­fer­me­dad de Hun­ting­ton, al­gu­nos tu­mo­res ce­re­bra­les y la epi­lep­sia.

Las con­se­cuen­cias

La pér­di­da de ol­fa­to di­fi­cul­ta la ca­li­dad de vi­da y mo­di­fi­ca el ape­ti­to e in­clu­so el es­ta­do de áni­mo en las per­so­nas que la su­fren ya que, co­mo ex­pli­ca es­te ex­per­to, «va muy li­ga­do al gus­to y jue­ga un pa­pel muy im­por­tan­te en la ali­men­ta­ción pues­to que in­flu­ye en la in­ges­ta de de­ter­mi­na­dos ali­men­tos». Es­to con­lle­va que los afec­ta­dos no sean ca­pa­ces de dis­tin­guir los ali­men­tos en des­com­po­si­ción o mal es­ta­do, ni «tam­po­co el placer del olor de una bue­na co­mi­da».

«El ol­fa­to apor­ta un con­jun­to de sen­sa­cio­nes, emo­cio­nes y pla­ce­res en re­la­ción al gus­to que pue­den de­ter­mi­nar tam­bién el es­ta­do de áni­mo por lo que su au­sen­cia pue­de re­per­cu­tir en nues­tro bie­nes­tar psi­co­ló­gi­co al ge­ne­rar frus­tra­ción», se­gún Vallés. En­tre las me­di­das de pre­ven­ción re­co­men­da­das pa­ra evi­tar la pér­di­da de ol­fa­to el doc­tor Vallés in­clu­ye «evi­tar la ex­po­si­ción pro­lon­ga­da a pro­duc­tos tó­xi­cos o con­ta­mi­nan­tes y, en ca­so de que sea inevi­ta­ble, usar mas­ca­ri­lla; hidratarse bien, evi­tar el con­tac­to con alér­ge­nos y la vacunación an­ti­gri­pal, ya que el vi­rus de la gri­pe es res­pon­sa­ble de un buen nú­me­ro de anos­mias.

Quie­nes pier­den el ol­fa­to no pue­den dis­tin­guir los ali­men­tos en des­com­po­si­ción ni el placer del olor de una bue­na co­mi­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.