Llo­rar es bueno para la salud

Los ex­per­tos ex­po­nen las ra­zo­nes por las que llo­rar nos be­ne­fi­cia

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Portada - TEX­TO: BEA ABE­LAI­RAS

PARA HI­DRA­TAR LOS OJOS, PARA RE­CU­PE­RAR EL ÁNI­MO Y HAS­TA PARA ELI­MI­NAR TO­XI­NAS, de­rra­mar lá­gri­mas es bueno para la salud siem­pre que no sea al­go recurrente o un sín­to­ma de un cua­dro de­pre­si­vo, es­tas son las ra­zo­nes que una of­tal­mó­lo­ga, un mé­di­co de fa­mi­lia y un psiquiatra apor­tan para no re­pri­mir el llan­to

Llo­rar sa­na. Para em­pe­zar es un tra­ta­mien­to esen­cial para el ojo. La of­tal­mó­lo­ga Ana Gon­zá­lez ase­gu­ra que las lá­gri­mas son im­por­tan­tí­si­mas, pe­ro tam­bién las gran­des ol­vi­da­das. «Pa­re­ce al­go tan pe­que­ño y has­ta poé­ti­co, pe­ro cumple gran­des fun­cio­nes —se­ña­la la di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to Ga­le­go de Ci­ru­gía Ocu­lar de Fe­rrol—. Cuan­do llo­ra­mos au­men­ta­mos la can­ti­dad de lá­gri­ma y es­to nos ayu­da a pro­te­ger nues­tros ojos de in­fec­cio­nes de­bi­do a las sus­tan­cias que con­tie­ne». Esta es­pe­cia­lis­ta en­sal­za, ade­más, su la­bor como ba­rre­ra na­tu­ral, ya que eli­mi­nan cual­quier cuer­po ex­tra­ño que nos pue­da en­trar, así como otros agen­tes no­ci­vos, «el au­men­to del la­grimeo es una for­ma de de­fen­sa del ojo: cuan­do al­go le agre­de o irri­ta llo­rar ejer- ce una fun­ción de nu­tri­ción so­bre nues­tra su­per­fi­cie ocu­lar y es ca­paz de me­jo­rar su ca­li­dad re­frac­ti­va, es de­cir, nos ayu­da a ver mejor. Por eso cuan­do nues­tro ojo es­tá se­co y no llo­ra ve mu­cho peor». Esta hi­dra­ta­ción es, pre­ci­sa­men­te, uno de los efec­tos que se bus­can con los co­li­rios de­bi­do al can­san­cio que ge­ne­ra tra­ba­jar an­te al or­de­na­dor: «Ac­tual­men­te con las pan­ta­llas par­pa­dea­mos me­nos, te­ne­mos me­nos lá­gri­ma y nos can­sa­mos más, mo­ti­vo por el que en­fo­ca­mos peor. En re­su­men, el la­grimeo, llo­rar, pro­te­ge, nu­tre y me­jo­ra la ca­li­dad vi­sual», ex­po­ne la of­tal­mó­lo­ga Ana Gon­zá­lez.

Car­los Piñeiro es mé­di­co de fa­mi­lia en Na­rón y uno de sus ob­je­ti­vos es di­fun­dir há­bi­tos de vi­da sa­lu­da­bles. No siem­pre se cen­tra en la ali­men­ta­ción, a ve­ces las re­ce­tas que da a sus pa­cien­tes tie­nen que ver

con en­fo­car su tra­yec­to­ria desde un pun­to de vis­ta más sin­ce­ro y va­lien­te. «En la con­sul­ta de aten­ción pri­ma­ria ob­ser­va­mos reac­cio­nes emo­ti­vas acom­pa­ña­das de lá­gri­mas emo­cio­na­les de for­ma prio­ri­ta­ria y cree­mos que for­ma par­te del ge­no­ma so­cial, como ex­pre­sión de de­man­da o de ale­gría», cuen­ta un mé­di­co que re­co­no­ce que el llan­to es una for­ma de pu­ri­fi­car el or­ga­nis­mo, de eli­mi­nar to­xi­nas y res­ta­ble­cer el equi­li­brio. Una de las sus­tan­cias que se li­be­ra es el man­ga­ne­so, a la que se se­ña­la como la cau­san­te de sín­to­mas como fa­ti­ga, irri­ta­bi­li­dad, de­pre­sión, an­sie­dad y el mal ge­nio. Ade­más, la com­po­si­ción de la lá­gri­ma es­tá bas­tan­te em­pa­ren­ta­da con la del su­dor.

PARA RE­LA­JAR­SE

Una llo­re­ra pue­de ser una te­ra­pia y una gran fuen­te de in­for­ma­ción, en especial, para los te­ra­peu­tas, que des­ta­can la lar­ga lis­ta de ven­ta­jas de las lá­gri­mas. Antonio Nú­ñez Pé­rez es el je­fe de Psi­quia­tría del Com­ple­xo Hos­pi­ta­la­rio Universitario de Fe­rrol (CHUF) y apun­ta que la fun­ción de de­rra­mar lá­gri­mas pa­sa por «des­car­gar ten­sión y re­la­jar el sis­te­ma ner­vio­so, aun­que en otras oca­sio­nes es una ma­ne­ra de ex­te­rio­ri­zar nues­tra an­gus­tia in­te­rior y la an­sie­dad con­si­guien­te». Es cier­to que al­gu­nas pe­rren- chas pue­den ser el sín­to­ma de un pro­ble­ma men­tal, pe­ro, en esen­cia, para es­te pro­fe­sio­nal es nor­mal llo­rar de vez en cuan­do a las per­so­nas sa­nas. «Es un ras­go ex­clu­si­va­men­te hu­mano, aun­que hay au­to­res que in­ten­tan de­mos­trar que los ele­fan­tes pue­den llo­rar —pre­ci­sa es­te es­pe­cia­lis­ta— las ra­zo­nes por las que llo­ra­mos siguen sien­do en gran par­te una in­cóg­ni­ta, un mis­te­rio que es­tá pre­sen­te en todas las cul­tu­ras, en los ri­tos fu­ne­ra­rios, en la for­ma en la que los be­bés avi­san cuan­do tie­nen ham­bre o ne­ce­si­tan al­gún cui­da­do y ha­bi­tual­men­te todas las per­so­nas cuan­do te­ne­mos mie­do».

Es­te es­pe­cia­lis­ta aña­de que el llan­to es una for­ma de co­mu­ni­ca­ción en mo­men­tos cru­cia­les: «Tie­ne una fun­ción so­cial fun­da­men­tal, por­que evi­den­cia a nues­tro en­torno que nues­tro do­lor es fi­de­digno y no un ar­did para ob­te­ner el con­sue­lo o ayu­da; en otras oca­sio­nes es una se­ñal de su­mi­sión, es como si el que llo­ra es­té ma­ni­fes­tan­do ‘ya me has he­cho bas­tan­te da­ño’ o un in­ten­to de des­ha­cer el blo­queo emo­cio­nal del en­torno».

LI­BE­RAN ES­TRÉS

Las lá­gri­mas con­tri­bu­yen a ami­no­rar el es­trés y son un gran alia­do para los mé­di­cos de un buen nú­me­ro de es­pe­cia­li­da­des: «Pa- ra los pro­fe­sio­na­les de salud men­tal lo que ex­pre­san nos da mu­cha in­for­ma­ción so­bre el es­ta­do emo­cio­nal y psí­qui­co de las per­so­nas, aun­que, cla­ro es­tá, no es lo mis­mo lo que ex­pre­san las lá­gri­mas de fe­li­ci­dad que las de due­lo, las lá­gri­mas de frustración que las de de­rro­ta o cuan­do es pa­to­ló­gi­co un llan­to y si el mis­mo es muy neurótico o al re­vés. In­clu­so a ve­ces la fal­ta de llan­to es una ex­pre­sión de pa­to­lo­gía men­tal».

Solo un mé­di­co pue­de dis­cer­nir cuan­do una llo­re­ra es­con­de un cua­dro de­pre­si­vo y u otros pro­ble­mas psí­qui­cos, al­go para lo que ten­drían que su­mar­se a otros sín­to­mas. «Es cier­to que hay oca­sio­nes en las que llo­rar es la ex­pre­sión de emo­cio­nes com­ple­jas y con­tra­dic­to­rias que tam­bién nos con­fi­gu­ran como per­so­nas, como se­res hu­ma­nos», di­ce es­te psiquiatra que aún apun­ta otro mo­do de ali­vio de las lá­gri­mas. «La au­to­com­pa­sión, ese la­mer­nos las he­ri­das que ha­ce­mos todos en mu­chas oca­sio­nes, pues con las lá­gri­mas es mu­cho más efec­ti­vo». No im­por­tan las cau­sas, ni el lu­gar, los mé­di­cos re­ce­tan te­ner cer­ca los pa­ñue­los y no re­pri­mir las lá­gri­mas por na­da ni na­die. Aun­que due­lan, in­fla­men el ros­tro y has­ta de­jen un le­ve do­lor de ca­be­za, tras el sus­pi­ro fi­nal, ins­tau­ra­rán una me­jo­ría general en el cuer­po que per­mi­ti­rán des­can­sar mejor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.