¿Sa­bes cui­dar tu mi­cro­bio­ta?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Salud - TEX­TO: ANA MON­TES

La MI­CRO­BIO­TA IN­TES­TI­NAL es un eco­sis­te­ma de mi­cro­or­ga­nis­mos que in­clu­ye bac­te­rias, hon­gos y vi­rus que ha­bi­tan en nues­tros in­tes­ti­nos. Su des­equi­li­brio en­tra­ña pro­ble­mas in­clu­so a ni­vel neu­ro­ló­gi­co, por­que el in­tes­tino es la ven­ta­na por la que el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co acep­ta o re­cha­za a los mi­cro­bios ami­gos o enemi­gos del ex­te­rior

La mi­cro­bio­ta jue­ga un pa­pel im­por­tan­te en el neu­ro­de­sa­rro­llo ce­re­bral en eda­des tem­pra­nas (tam­bién pre­na­tal), que pue­de te­ner sus con­se­cuen­cias en eda­des adul­tas, ya que mo­du­la el sis­te­ma in­mu­ne, el sis­te­ma gas­tro­in­tes­ti­nal y el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral.

Lu­char con­tra las bac­te­rias ha si­do muy im­por­tan­te para eli­mi­nar las en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas pe­ro al des­ha­cerno de las ma­las he­mos aplas­ta­do otras bue­nas, por lo que aho­ra nos en­fren­ta­mos a una preo­cu­pan­te pér­di­da de di­ver­si­dad bac­te­ria­na que de­be­mos re­cu­pe­rar para abor­dar otro ti­po de en­fer­me­da­des cre­cien­tes: las re­la­cio­na­das con una in­mu­no­re­gu­la­ción de­fi­cien­te, obe­si­dad, en­fer­me­da­des me­ta­bó­li­cas y car­dio­vas­cu­la­res. Para evi­tar el des­equi­li­brio de la mi­cro­bio­ta hay que te­ner a raya el es­trés, los fár­ma­cos, los an­ti­bió­ti­cos, la exis­ten­cia de pa­rá­si­tos, o ali­men­tos in­con­ve­nien­tes como el azú­car, cu­ya to­xi­ci­dad pue­de pa­sar a la san­gre acu­mu­lán­do­se en el cuer­po.

Ac­tual­men­te la mejor he­rra­mien­ta para co­no­cer el es­ta­do de nues­tra mi­cro­bio­ta y las ce­pas de pro­bió­ti­cos exac­tos con los que re­po­blar­la son los test de dis­bio­sis in­tes­ti­nal, una prue­ba va­lio­sí­si­ma, aun­que in­fra­uti­li­za­da por mu­chos mé­di­cos, para lo­ca­li­zar fiel­men­te la cau­sa de todas las al­te­ra­cio­nes in­tes­ti­na­les como las in­to­le­ran­cias ali­men­ta­rias o in­clu­so en­fer­me­da­des como la fi­bro­mial­gia. El la­bo­ra­to­rio Es­tu­dios Apli­ca­dos a la Clí­ni­ca (www. eaac.es) ofre­ce ac­tual­men­te el es­tu­dio más com­ple­to de dis­bio­sis de Es­pa­ña com­bi­nan­do téc­ni­cas de PCR y de cul­ti­vo con­ven­cio­nal para ais­lar pro­to­zoos, bac­te­rias, le­va­du­ras, vi­rus, an­tí­ge­nos y otros mar­ca­do­res in­fla­ma­to­rios. Es­te test sue­le re­tra­tar la mi­cro­bio­ta de ma­dre e hi­jos, «muy si­mi­la­res cuan­do la ali­men­ta­ción es la mis­ma», ex­pli­ca Ma­ría Luisa Gar­cía Alon­so, su ge­ren­te.

«Co­no­cer la mi­cro­bio­ta es vital para me­jo­rar sus­tan­cial­men­te el es­ta­do del pa­cien­te: en en­fer­me­da­des infantiles como el au­tis­mo, hi­per­ac­ti­vi­dad, aler­gias, in­fec­cio­nes, as­ma o in­clu­so en­fer­me­da­des que se tra­tan a lo gran­de como la en­fer­me­dad de Ch­ron o las en­fer­me­da­des men­ta­les, por­que la mi­cro­bio­ta es el se­gun­do ce­re­bro», ma­ti­za la doc­to­ra Car­men Na­va­rro Mu­ro, es­pe­cia­lis­ta en medicina am­bien­tal en la Cli­ni­ca Gaia (Ma­drid) que apli­ca esta he­rra­mien­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.