Me­di­ci­na al ser­vi­cio de la pso­ria­sis

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Dermatología - TEX­TO: D. VÁZ­QUEZ / M. OTE­RO

LA PSO­RIA­SIS es una pa­to­lo­gía de la que se diag­nos­ti­can unos 4.000 ca­sos al año en Ga­li­cia. Ade­más de los avan­ces de los úl­ti­mos años en los tra­ta­mien­tos bio­ló­gi­cos, el ar­se­nal te­ra­péu­ti­co pa­ra tra­tar es­ta en­fer­me­dad se com­ple­ta aho­ra con nue­vos me­di­ca­men­tos ora­les pa­ra me­jo­rar los ca­sos mo­de­ra­dos-se­ve­ros.

El día 29 de oc­tu­bre se con­me­mo­ra el Día de la Pso­ria­sis, una en­fer­me­dad in­fla­ma­to­ria cró­ni­ca de la piel, no con­ta­gio­sa, que tie­ne ba­se he­re­di­ta­ria y se aso­cia con el desa­rro­llo de otras pa­to­lo­gías co­mo pue­de ser el sín­dro­me me­ta­bó­li­co, hi­per­ten­sión, obe­si­dad, en­fer­me­da­des au­to­in­mu­nes, psi­quiá­tri­cas y gas­tro­in­tes­ti­na­les. Ade­más, quie­nes la pa­de­cen pue­den ver­se afec­ta­dos en su ca­li­dad de vi­da por ba­ja au­to­es­ti­ma, trau­mas emo­cio­na­les y es­tig­ma­ti­za­ción con ma­yor fre­cuen­cia que el res­to de la po­bla­ción. La in­ci­den­cia mun­dial de la pso­ria­sis es­tá en­tre el 2 y el 4% de la po­bla­ción, y en Es­pa­ña se es­ti­ma que se diag­nos­ti­can 14 ca­sos nue­vos ca­da año por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes, lo que su­po­ne unos 4.000 ca­sos en Ga­li­cia. «De ellos 1.200 (el 30%) se­rán una for­ma de pso­ria­sis mo­de­ra­da o gra­ve», ex­pli­ca Hu­go Váz­quez Vei­ga, je­fe del Ser­vi­cio de Der­ma­to­lo­gía de la Xe­ren­cia de Xes­tión In­te­gra­da de San­tia­go, pre­si­den­te de la Sec­ción Ga­lle­ga de la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Der­ma­to­lo­gía y Ve­ne­reo­lo­gía y de la So­cie­dad Ga­le­ga de Der­ma­to­lo­xía Mé­di­co-Ci­rúr­xi­ca e Ve­ne­reo­lo­xía.

Los avan­ces en los tra­ta­mien­tos han si­do una tó­ni­ca cons­tan­te en los úl­ti­mos años, don­de han apa­re­ci­do no­ve­da­des pa­ra los ca­sos gra­ves y tam­bién me­di­ca­men­tos ora­les pa­ra tra­tar la pso­ria­sis mo­de­ra­da-se­ve­ra, co­mo el que co­mer­cia­li­zan los la­bo­ra­to­rios Cel­ge­ne, que quie­re con­tri­buir, con es­te ar­tícu­lo, a la di­fu­sión de la in­for­ma­ción so­bre la en­fer­me­dad coin­ci­dien­do con la ce­le­bra­ción del Día de la Pso­ria­sis. A me­dio ca­mino en­tre las te­ra­pias con­ven­cio­na­les y las bio­ló­gi­cas, el apre­mi­last su­po­ne una al­ter­na­ti­va no­ve­do­sa co­mo pa­so pre­vio a los tra­ta­mien­tos bio­ló­gi­cos.

Evo­lu­ción

En cuan­to a la si­tua­ción de la en­fer­me­dad, el aná­li­sis que rea­li­za Hu­go Váz­quez Vei­ga es que «la asis­ten­cia en ge­ne­ral en Ga­li­cia al pa­cien­te pso­riá­si­co es bue­na, pe­ro tam­bién sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te me­jo­ra­ble». Des­ta­ca que «hoy exis­ten tra­ta­mien­tos muy efi­ca­ces pa­ra la pso­ria­sis y los pacientes ga­lle­gos se be­ne­fi­cian de ellos, pe­ro su ele­va­do con­su­mo de re­cur­sos ha­ce que se li­mi­te su uso a pacientes gra­ves, mien­tras que la pso­ria­sis le­ve di­ría­mos que es­tá “atas­ca­da” en su tra­ta­mien­to», aun­que sí son des­ta­ca­bles los avan­ces pa­ra la pso­ria­sis mo­de­ra­da-gra­ve. Re­mar­ca que des­de el com­ple­jo de San­tia­go se in­ten­ta des­de el si­glo pa­sa­do dar una aten­ción in­te­gral al pa­cien­te pso­riá­si­co, con una apues­ta por la in­ves­ti­ga­ción, lo que los lle­vó a ser pio­ne­ros en fo­to­te­ra­pia y pos­te­rior­men­te en in­te­grar en su ar­se­nal te­ra­péu­ti­co los nue­vos tra­ta­mien­tos bio­ló­gi­cos. «Es­te ti­po de tra­ta­mien­tos han cam­bia­do la ca­li­dad de vi­da de nues­tros pacientes con pso­ria­sis gra­ve, val­ga co­mo ejem­plo que la uni­dad de hos­pi­ta­li­za­ción más im­por­tan­te en Ga­li­cia ha si­do la del hospital de San­tia­go y lo si­gue sien­do y hoy el nú­me­ro de ca­mas se ha re­du­ci­do drás­ti­ca­men­te a me­nos de la mi­tad, y los pacientes pso­riá­si­cos ra­ra vez in­gre­san por su en­fer­me­dad, lo que da una cla­ra pers­pec­ti­va de la me­jo­ría en la aten­ción», re­fle­xio­na.

In­ves­ti­ga­ción

Mien­tras, Eduar­do Fon­se­ca, je­fe del Ser­vi­cio de Der­ma­to­lo­gía del Com­ple­jo Hos­pi­ta­la­rio Uni­ver­si­ta­rio de A Co­ru­ña, coin­ci­de en des­ta­car los avan­ces en te­ra­pias bio­ló­gi­cas, en las que tra­ba­jan, ade­más de par­ti­ci­par en es­tu­dios de ca­rác­ter ge­né­ti­co, en­tre otras lí­neas de in­ves­ti­ga­ción. «Aun­que ha- bía­mos he­cho co­sas pre­vias, las in­ves­ti­ga­cio­nes se han rea­li­za­do en los úl­ti­mos do­ce años», in­di­ca Fon­se­ca. En es­te pe­río­do han pre­sen­ta­do nu­me­ro­sos tra­ba­jos que van des­de los que ana­li­zan los fac­to­res ge­né­ti­cos que pre­dis­po­nen a desa­rro­llar pso­ria­sis, has­ta los que es­tu­dian el ries­go car­dio­vas­cu­lar, el sín­dro­me me­ta­bó­li­co o la ca­li­dad de vi­da que ofre­cen los di­fe­ren­tes tra­ta­mien­tos, e in­clu­so la im­por­tan­cia del ni­vel de fármacos en la res­pues­ta.

«So­bre la en­fer­me­dad se ha avan­za­do en es­tas nuevas lí­neas de tra­ta­mien­tos bio­ló­gi­cos, que han su­pues­to una re­vo­lu­ción, no so­lo en la pso­ria­sis sino en mu- chas en­fer­me­da­des», con­si­de­ra, y re­mar­ca que su­po­nen «un cam­bio ra­di­cal en el tra­ta­mien­to de pacientes gra­ves». Si bien re­co­no­ce que la pre­va­len­cia no ha va­ria­do, con­si­de­ra que los cam­bios en los há­bi­tos de vi­da han lle­va­do a mu­chos más pacientes a de­man­dar tra­ta­mien­tos nue­vos que me­jo­ren su ca­li­dad de vi­da.

Una uni­dad de pre­mio

Por su par­te, Mai­te Abal­de, de la Uni­dad de Pso­ria­sis del Ser­vi­cio de Der­ma­to­lo­gía del Com­ple­jo Hos­pi­ta­la­rio de Pon­te­ve­dra, des­ta­ca los diez años de vi­da que tie­ne es­ta uni­dad for­ma­da por «mé­di­cos, en­fer­me­ras, au­xi­lia­res y ad­mi­nis­tra­ti­vos que de for­ma con­jun­ta tra­ba­jan ofer­tan­do a ca­da pa­cien­te las me­di­das te­ra­péu­ti­cas que más se adap­tan a su si­tua­ción par­ti­cu­lar; con­si­de­ran­do al pa­cien­te co­mo una uni­dad que re­quie­re aten­ción tan­to en la es­fe­ra de la sa­lud fí­si­ca co­mo en la emo­cio­nal o la psi­co­so­cial». Se cen­tran en «las lí­neas de tra­ba­jo más ac­tua­les en pso­ria­sis con un abor­da­je mul­ti­dis­ci­pli­nar e in­di­vi­dua­li­za­do pa­ra ca­da pa­cien­te».

Es­ta uni­dad ha par­ti­ci­pa­do en los úl­ti­mos años en en­sa­yos clí­ni­cos in­ter­na­cio­na­les que han per­mi­ti­do po­ner a dis­po­si­ción de sus pacientes nue­vos tra­ta­mien­tos. «Los tra­ta­mien­tos bio­ló­gi­cos vie­nen en la úl­ti­ma dé­ca­da a su­mar­se a nues­tro ar­se­nal te­ra­péu­ti­co y han me­jo­ra­do mu­cho la ca­li­dad de vi­da del en­fer­mo pso­riá­si­co; pe­ro no po­de­mos ol­vi­dar por ello otros tra­ta­mien­tos más clá­si­cos pe­ro igual­men­te úti­les co­mo la fo­to­te­ra­pia, am­plia­men­te usa­da en nues­tra uni­dad», co­men­ta Abal­de, que ad­mi­te que se en­cuen­tran muy or­gu­llo­sos de ha­ber re­ci­bi­do por dos años con­se­cu­ti­vos el pre­mio BIC de ám­bi­to na­cio­nal a la me­jor Uni­dad de Pso­ria­sis, que re­co­no­ce la ex­ce­len­cia en la aten­ción pres­ta­da.

Co­la­bo­ra­ción

An­der Zulaica, je­fe del Ser­vi­cio de Der­ma­to­lo­gía del Com­ple­jo Hos­pi­ta­la­rio de Vi­go, de­fien­de, por su par­te, los bue­nos re­sul­ta­dos que les es­tá dan­do la apues­ta por la pri­me­ra con­sul­ta en Ga­li­cia con el Ser­vi­cio de Reu­ma­to­lo­gía pa­ra tra­tar la pso­ria­sis. «Nos acla­ra mu­cho la pos­tu­ra a se­guir de un pa­cien­te que tie­ne sín­to­mas de am­bas es­pe­cia­li­da­des», pun­tua­li­za, y ci­fra en un 10 % de los pacientes los que tie­nen al­gu­na afec­ción ar­ti­cu­lar, aun­que no to­dos pa­sa­rán por am­bas es­pe­cia­li­da­des. Re­co­no­ce que el prin­ci­pal re­to si­gue sien­do con­tro­lar la in­fla­ma­ción de la piel por­que re­per­cu­te di­rec­ta­men­te en la ca­li­dad de vi­da en las for­mas mo­de­ra­das o se­ve­ras de la en­fer­me­dad, que cuen­tan con nue­vos y efi­ca­ces tra­ta­mien­tos en el mer­ca­do. «Pa­ra la pso­ria­sis hay nu­me­ro­sos tra­ta­mien­tos, y ca­da vez me­jo­res, pe­ro hoy por hoy no tie­ne cu­ra­ción, por su ba­se ge­né­ti­ca y por­que tie­ne un des­en­ca­de­na­mien­to mul­ti­fac­to­rial», in­di­ca, y de­ta­lla tam­bién que la es­ca­la­da en los tra­ta­mien­tos ofre­ce aho­ra «al­ter­na­ti­vas se­gu­ras y al­ta­men­te efi­ca­ces» y «to­dos los pacientes con­si­guen un con­trol de la en­fer­me­dad».

EDUAR­DO FON­SE­CA CHUAC Aun­que ha­bía­mos he­cho co­sas pre­vias, las in­ves­ti­ga­cio­nes se han rea­li­za­do en los úl­ti­mos do­ce años», AN­DER ZULAICA CHUVI Dis­po­ne­mos de al­ter­na­ti­vas se­gu­ras y al­ta­men­te efi­ca­ces pa­ra tra­tar la en­fer­me­dad” HU­GO VÁZ­QUEZ CHUS Los tra­ta­mien­tos han evo­lu­cio­na­do. Hoy los pacientes pso­riá­si­cos ra­ra vez in­gre­san por su en­fer­me­dad” MAI­TE ABAL­DE CHOP Las lí­neas de tra­ba­jo más ac­tua­les pa­san por un abor­da­je mul­ti­dis­ci­pli­nar e in­di­vi­dua­li­za­do”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.