«Es una pró­rro­ga ma­ra­vi­llo­sa»

ES­TE MES SE cum­ple un año de cuan­do Isa­bel San Juan su­po que ne­ce­si­ta­ba un tras­plan­te. Aún con­va­le­cien­te de la in­ter­ven­ción rea­li­za­da en abril gra­cias a la ge­ne­ro­si­dad de su her­ma­na, se ha vuel­to ac­ti­vis­ta de la do­na­ción

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - En Portada: Los Testimonios - TEX­TO: DO­LO­RES VÁZ­QUEZ

Prio­ri­zo mu­chí­si­mo to­do, te ha­ce equi­li­brar la vi­da, ca­da mi­nu­to lo sa­bo­reo, lo que me han da­do es una pró­rro­ga ma­ra­vi­llo­sa, una ca­li­dad de vi­da que no sé có­mo se­ría de ha­ber pa­sa­do por diá­li­sis, pe­ro por lo que oi­go es du­ro, aun­que im­pres­cin­di­ble pa­ra las per­so­nas con in­su­fi­cien­cia re­nal agu­da», ex­pli­ca Isa­bel San Juan tras so­me­ter­se a un tras­plan­te re­nal, el pa­sa­do abril, gra­cias a la do­na­ción de su her­ma­na Cris­ti­na. Los re­sul­ta­dos de una re­vi­sión mé­di­ca de em­pre­sa, que ade­lan­tó por­que se en­con­tra­ba muy can­sa­da, hi­cie­ron que sal­ta­ran las alarmas y que fue­se de­ri­va­da de ur­gen­cia al Hos­pi­tal A Co­ru­ña, don­de le in­for­ma­ron que ne­ce­si­ta­ba un tras­plan­te. «Me que­dé en shock, pen­sé que ha­bría mu­chos pa­sos an­tes», re­co­no­ce la res­pon­sa­ble de co­mu­ni­ca­ción de la re­fi­ne- ría co­ru­ñe­sa, que asegura que fue el equi­po de coor­di­na­ción de tras­plan­tes, del que des­ta­ca su hu­ma­ni­dad y su ca­pa­ci­dad de apo­yo al igual que la del res­to de per­so­nal del hos­pi­tal, el que le plan­teó la do­na­ción de per­so­na viva. Tras co­mu­ni­car la no­ti­cia a sus pa­dres y a sus tres her­ma­nos, su ma­dre fue la pri­me­ra en ofre­cer­se, pe­ro al ser oc­to­ge­na­ria se des­car­tó co­mo do­nan­te, y fue fi­nal­men­te su her­ma­na. Tras pa­sar las prue­bas de com­pa­ti­bi­li­dad, fue­ron in­ter­ve­ni­das el 25 de abril y ocho días más tar­de re­ci­bie­ron el al­ta hos­pi­ta­la­ria. «Yo lo te­nía muy cla­ro des­de el pri­mer mo­men­to, pe­ro es­ta de­ci­sión hay que to­mar­la en equi­po, por­que afec­ta a to­dos los aspectos de tu vi­da, per­so­nal y pro­fe­sio­nal. Así que me to­mé el tiem­po pa­ra ha­blar­lo con Pas­cal, mi ma­ri­do, por­que era muy im­por­tan­te con­tar con su apo­yo», re­la­ta Cris­ti­na. «Mi fa­mi­lia es­tá bas­tan­te uni­da, pe­ro es­to nos ha uni­do más», apos­ti­lla Isa­bel, que ad­mi­te que ella «hu­bie­ra he­cho lo mis­mo». Sin mie­do a su in­ter­ven­ción, Isa­bel aún se emociona al re­cor­dar co­mo uno de los peo­res mo­men­tos cuan­do Cris­ti­na ba­jó an­tes que ella a qui­ró­fano o la in­com­pren­sión de am­bas con el pro­to­co­lo que las si­tuó en ha­bi­ta­cio­nes dis­tin­tas pa­ra que su re­cu­pe­ra­ción no in­ter­fi­rie­se en la de la otra. «Lo que más nos cos­tó fue no es­tar jun­tas, ade­más te vuel­ves muy pro­tec­to­ra con quien te do­na», in­di­ca Isa­bel, que res­ta im­por­tan­cia a la con­va­le­cen­cia, que en am­bos ca­sos ha si­do len­ta, por­que quie­re «que la gen­te do­ne».

Op­ti­mis­ta des­de siem­pre, tras el tras­plan­te Isa­bel se re­co­no­ce más pru­den­te. «Ahora es­pe­ro a que los se­má­fo­ros es­tén en ver­de, nos ha cos­ta­do mu­cho que es­té viva», sen­ten­cia re­co­no­cién­do­se afor­tu­na­da.

FO­TO: MAR­COS MÍGUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.