Acei­te de co­co: ¿la caí­da de un mi­to?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Nutrición - TEXTO: LAU­RA G. DEL VA­LLE

FA­MO­SAS AC­TRI­CES han pues­to de mo­da los su­pues­tos be­ne­fi­cios del acei­te de co­co, que sin em­bar­go, los es­pe­cia­lis­tas li­mi­tan al cui­da­do de la piel y el ca­be­llo. Pe­ro a la ho­ra de usar­lo en la co­ci­na hay que ser cau­tos, sobre to­do si uno su­fre de pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res. El bum de es­te ali­men­to ha lle­va­do a la Ame­ri­can Heart As­so­cia­tion a re­cor­dar que es­te pro­duc­to no se di­fe­ren­cia de­ma­sia­do de otras gra­sas sa­tu­ra­das co­mo la man­te­qui­lla.

Gwy­neth Pal­trow co­mien­za a ser a los nu­tri­cio­nis­tas lo que Jo­sep Pa­miès a los cien­tí­fi­cos: un mos­car­dón al que des­de­cir día sí y día tam­bién. Tras re­ne­gar de los car­bohi­dra­tos y apos­tar por una in­ges­ta de tan so­lo mil ca­lo­rías al día, su nue­va apues­ta die­té­ti­ca es ni más ni me­nos que el acei­te de co­co. Se­gún la co­no­ci­da ac­triz, y sus se­cua­ces va­rias (Rihan­na o Jen­ni­fer Anis­ton, por ejem­plo), que apuestan por las bon­da­des de es­te pro­duc­to, es­ta gra­sa ve­ge­tal se pue­de in­cluir en la ru­ti­na de hi­gie­ne bu­cal pa­ra te­ner los dien­tes más blan­cos, co­mo hi­dra­tan­te fa­cial y ca­pi­lar, en la co­ci­na co­mo po­ten­te que­ma­gra­sas y has­ta co­mo lu­bri­can­te en la ca­ma. Una amalgama de usos que, se­gún los ex­per­tos, en cier­tos ca­sos se ade­cúan a la reali­dad y en otros no son más que el enési­mo mi­to que tie­nen que des­men­tir del su­per­ali­men­to del mo­men­to.

Pri­me­ra es­to­ca­da: «El acei­te de co­co es una gra­sa sa­tu­ra­da, es de­cir, que se vin­cu­la a un au­men­to de co­les­te­rol en san­gre y que tie­ne un ma­yor ries­go de pro­vo­car en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res. No hay pro­ble­ma si se con­su­me de for­ma mo­de­ra­da, pe­ro com­pa­ra­do, por ejem­plo, con el acei­te de ori­gen vir­gen ex­tra, for­ma­do por ácido olei­co, que dis­mi­nu­ye el co­les­te­rol ma­lo en san­gre y au­men­ta los ni­ve­les de co­les­te­rol bueno, es­te es mu­cho más re­co­men­da­ble», ex­pli­ca la téc­ni­co su­pe­rior en Die­té­ti­ca Nu­ria Pu­ma­res. An­te el alu­vión de des­in­for­ma­ción en re­la­ción al acei­te de co­co y sus pro­pie­da­des, la Ame­ri­can Heart As­so­cia­tion (AHA) ha te­ni­do que sa­lir, de he­cho, a des­men­tir que es­ta gra­sa ve­ge­tal ayu­de a dis­mi­nuir el co­les­te­rol en san­gre gra­cias a su com­po­nen­te ma­yo­ri­ta­rio, el ácido láu­ri­co. Otro de los pro­ble­mas que po­ne sobre la me­sa Pu­ma­res, a la ho­ra de con­su­mir acei­te de co­co es que «si lo uti­li­za­mos pa­ra freír y lo re­uti­li­za­mos tan­tas ve­ces co­mo so­le­mos ha­cer con el acei­te de oli­va no es­ta­ría­mos ha­cien­do lo co­rrec­to, ya que so­por­ta mal las al­tas tem­pe­ra­tu­ras, pu­dien­do pro­du­cir reac­cio­nes que ge­ne­ran hi­dro­car­bu­ros no­ci­vos pa­ra la sa­lud». Es ta­jan­te: «No se lo re­co­men­da­ría a mis pa­cien­tes ni yo lo con­su­mo». A Pu­ma­res le preo­cu­pa es­pe­cial­men­te la can­ti­dad de adep­tos que se es­tá ga­nan­do el acei­te de co­co de­ri­va­dos del pa­tro­ci­nio de blog­gers o you­tu­bers, «que lo uti­li­zan por ejem­plo pa­ra en­gra­sar la sar­tén y ha­cer tor­ti­tas».

«No pa­sa na­da en una per­so­na que es­tá en nor­mo­pe­so y no tie­ne pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res, pe­ro tam­po­co pa­sa na­da si esa per­so­na co­me man­te­qui­lla, por ejem­plo». La AHA uti­li­zó pre­ci­sa­men­te es­ta com­pa­ra­ción pa­ra ad­ver­tir que no es tan sa­lu­da­ble co­mo dicta la ru­mo­ro­lo­gía po­pu­lar.

Co­mo hi­dra­tan­te

Me­ti­dos en ha­ri­na, los usos del acei­te de co­co se ex­tra­po­lan a otros cam­pos don­de sí se pue­den ga­ran­ti­zar los be­ne­fi­cios. Se­ría el ca­so de sus pro­pie­da­des hi­dra­tan­tes pa­ra la piel, por­que al es­tar re­ple­to de ome­gas es per­fec­to pa­ra man­te­ner la piel sa­na. Pre­ci­sa­men­te por su ca­pa­ci­dad for­ta­le­ce­do­ra es per­fec­ta, ase­gu­ran los ex­per­tos, pa­ra tra­tar las es­trías. Sin ir más le­jos los es­pe­cia­lis­tas po­nen a la mis­ma al­tu­ra el acei­te de co­co que el de ar­gán o de al­men­dras.

Otro can­tar es, den­tro del área cos­mé­ti­ca, el oil pu­lling. O lo que es lo mis­mo, me­ter­se en la bo­ca una cu­cha­ra­da de acei­te de co­co en ayu­nas y en­jua­gar­se du­ran­te —ojo— vein­te mi­nu­tos pa­ra com­ba­tir el mal alien­to y lu­cir una son­ri­sa en­vi­dia­ble. Aun­que sus adep­tos se am­pa­ran en que no es una ex­cén­tri­ca mo­da sino que es una téc­ni­ca de be­lle­za que tie­ne más de vein­te años, la Aso­cia­ción de Odon­tó­lo­gos Ame­ri­ca­nos ha te­ni­do que ce­rrar bo­cas y de­cir que «no exis­ten es­tu­dios que de­mues­tren que el acei­te de co­co tie­ne be­ne­fi­cios bu­co­den­ta­les».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.