«El 80% de la po­bla­ción va a ne­ce­si­tar un im­plan­te»

JO­SÉ FE­RRE­RAS Di­rec­tor de la Clí­ni­ca Fe­rre­ras

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Odontología - TEXTO: INÉS DEL MAR

UNA BO­CA sa­na es si­nó­ni­mo de sa­lud. La con­cien­cia sobre su cui­da­do em­pie­za en la in­fan­cia y cre­ce de for­ma pa­ra­le­la a las nue­vas téc­ni­cas que per­mi­ten su­pe­rar el pá­ni­co a una in­ter­ven­ción o abor­dar con tra­ta­mien­tos de odon­to­lo­gía pa­to­lo­gías co­mo la ap­nea del sue­ño.

Sin ella no po­dría­mos ni ha­blar ni in­ge­rir ali­men­tos pe­ro, con los años, la bo­ca tam­bién ha ad­qui­ri­do un es­ta­tus co­mo ele­men­to de re­la­ción so­cial.

—¿La bo­ca ya no se con­ci­be so­lo co­mo un me­ca­nis­mo de sub­sis­ten­cia?

—Ha­ce años, el úni­co ob­je­ti­vo era po­der co­mer. Aho­ra la gen­te bus­ca fun­cio­na­li­dad, pe­ro tam­bién es­té­ti­ca. Des­de res­ti­tuir la for­ma de los hue­sos ma­xi­lo­fa­cia­les a me­jo­rar los vo­lú­me­nes de los la­bios.

—¿La es­té­ti­ca preo­cu­pa a to­das las eda­des?

—Ten­go pa­cien­tes de 80 y 85 años. An­tes po­dían ir des­den­ta­dos y no pa­sa­ba na­da. Cuan­to más jó­ve­nes, el in­te­rés por la es­té­ti­ca es ma­yor. Ade­más, la po­bla­ción es­tá más con­cien­cia­da con la pre­ven­ción. Los ni­ños lle­van el ce­pi­llo de dien­tes al co­le. Ha­ce 30 años eso no era lo nor­mal.

—¿Hay tra­ta­mien­tos de­fi­ni­ti­vos?

—Los im­plan­tes tie­nen unos pro­gra­mas de man­te­ni­mien­to. Al igual que con los dien­tes, hay que ha­cer re­vi­sio­nes pa­ra va­lo­rar las en­cías, la pla­ca bac­te­ria­na, le­van­tar las co­ro­nas de los im­plan­tes una vez al año. No so­mos se­rios si de­ci­mos que hay al­go pa­ra to­da la vi­da. Es un es­lo­gan co­mer­cial. -¿Na­die va a po­der li­brar­se de un im­plan­te? -El 80% de la po­bla­ción va a ne­ce­si­tar al me­nos uno a lo lar­go de su vi­da. Cuan­do te­ne­mos un hue­co es im­pres­cin­di­ble cu­brir­lo, con un im­plan­te o con una pró­te­sis fi­ja o una mo­vi­ble. Co­mo en un do­mi­nó, el res­to de los dien­tes se nos van a ir mo­vien­do y pue­den pro­vo­car una pér­di­da de al­tu­ra de la ca­ra, pro­ble­mas de ar­ti­cu­la­cio­nes o con la mor­di­da.

—El pro­ble­ma, pa­ra mu­chos, es­tá en el pre­cio.

—De­trás de un im­plan­te muy ba­ra­to hay un mal la­bo­ra­to­rio. No exis­ten las gan­gas. Se pue­den ir pro­gra­man­do po­co a po­co, son tra­ta­mien­tos a lar­go pla­zo. Los pre­cios en im­plan­tes, en los bue­nos, no han subido en los úl­ti­mos diez años.

—En cuan­to a la es­té­ti­ca, ¿Qué es lo que más se de­man­da?

—Los re­lle­nos de los la­bios. Es­tán en au­ge de for­ma ex­po­nen­cial. Aquí, lo más im­por­tan­te es ha­cer un diag­nós­ti­co co­rrec­to. Un pa­cien­te que quie­re po­ner­se bó­tox pri­me­ro ne­ce­si­ta un tra­ta­mien­to de po­si­bles le­sio­nes vas­cu­la­res en la piel. Hay que pre­pa­rar­la.

—¿La ca­ra es el es­pe­jo del al­ma?

— La ca­ra es un to­do. No te­ne­mos so­lo pa­tas de ga­llo, te­ne­mos dien­tes que pro­yec­tan los la­bios. A ve­ces so­lo es cues­tión de re­co­lo­car­los bien. Las asi­me­trías en los hue­sos, hoy en día, son ci­ru­gías con las que en 24 ho­ras es­tás en ca­sa. Los re­sul­ta­dos son muy agra­de­ci­dos. Hay que te­ner en cuen­ta que la man­dí­bu­la se ar­ti­cu­la con la ba­se del crá­neo, es una fuen­te que ge­ne­ra mu­chas mo­les­tias.

—¿Los pa­cien­tes le han per­di­do el mie­do a es­te ti­po de in­ter­ven­cio­nes?

—En nues­tras clí­ni­cas, me­dian­te se­da­ción cons­cien­te por vía in­tra­ve­no­sa, pue­den te­ner una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca y de or­to­don­cia de lo más pla­cen­te­ra. Siem­pre rea­li­za­da por un mé­di­co anestesista. Pe­ro, no va­mos a se­dar cons­tan­te­men­te, por eso nos es­for­za­mos en ins­truir a per­der el mie­do. Sen­tar­te en un si­llón no es al­go dra­má­ti­co. Hay un pú­bli­co que em­pie­za po­der uti­li- zar unos ser­vi­cios que de­ja­ron aban­do­na­dos por te­mor.

—La odon­to­lo­gía es cla­ve, tam­bién, pa­ra tra­tar pa­to­lo­gías co­mo la ap­nea del sue­ño. ¿Có­mo es po­si­ble?

—Sí, con fé­ru­las de avan­ce. Las co­lo­ca­mos en­tre los dien­tes. Se pue­de re­gu­lar y me­dir el gra­do de avan­ce de la man­dí­bu­la, lo que per­mi­ti­rá res­pi­rar me­jor. Son una al­ter­na­ti­va al CPAP, el dis­po­si­ti­vo que rea­li­za una pre­sión po­si­ti­va con­ti­nua sobre la vía res­pi­ra­to­ria. El ser­vi­cio de neu­mo­lo­gía del Chuac nos re­mi­te ca­sos de ap­nea.

—¿La tec­no­lo­gía es al­go esencial?

—Te­ne­mos un 3D fa­cial pa­ra tra­tar de­for­mi­da­des, sobre él ha­go los mo­vi­mien­tos en los ma­xi­la­res, por ejem­plo. Pe­ro, la ba­se es el diag­nós­ti­co. Ade­más de un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­nar en el que par­ti­ci­pan des­de pe­rio­don­cis­tas, en­do­don­cis­tas, der­ma­tó­lo­gos, ci­ru­ja­nos plás­ti­cos y ex­per­tos en or­tog­ná­ti­ca. Al­re­de­dor de un pa­cien­te y de una ca­ra con­ver­gen mu­chas es­pe­cia­li­da­des.

FO­TO: ÁN­GEL MANSO

Des­de el 2001. La Clí­ni­ca Fe­rre­ras na­ció en el año 2001 con la fi­lo­so­fía de «au­nar las téc­ni­cas más avan­za­das en los tra­ta­mien­tos con el tra­to más ex­qui­si­to a nues­tro pa­cien­te, por­que nues­tro ma­yor éxi­to es tu sa­tis­fac­ción». En sus ins­ta­la­cio­nes los ex­per­tos tra­tan de ma­ne­ra in­te­gral to­da la pa­to­lo­gía de la ca­ra y la bo­ca, aun­que es­tán es­pe­cia­li­za­dos en el tra­ta­mien­to con im­plan­tes dentales.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.