Lle­ga el marcapasos sin ca­ble

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Por­ta­da - TEX­TO: ELI­SA ÁLVAREZ

El CHUS fue pio­ne­ro en la im­plan­ta­ción de una nue­va tec­no­lo­gía que me­jo­ra la ca­li­dad de vi­da

El com­ple­jo hos­pi­ta­la­rio de SAN­TIA­GO fue pio­ne­ro a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal al im­plan­tar es­te ti­po de mar­ca­pa­sos que EVI­TAN COM­PLI­CA­CIO­NES re­la­cio­na­das con los ca­bles y la ba­te­ría de los sis­te­mas con­ven­cio­na­les. El CHUS ha pues­to más de un cen­te­nar en tres años, y el Chuac y el Chu­vi ya se han in­cor­po­ra­do a es­tas nue­vas téc­ni­cas

Un mar­ca­pa­sos es una ba­te­ría que ge­ne­ra im­pul­sos. Cuan­do el co­ra­zón no es ca­paz de ar­ti­cu­lar su pro­pio sistema eléc­tri­co pa­ra con­se­guir que es­te ór­gano se con­trai­ga, es ne­ce­sa­rio im­plan­tar un sistema ar­ti­fi­cial. El con­ven­cio­nal con­sis­te en una ba­te­ría que se co­lo­ca de for­ma sub­cu­tá­nea, ha­bi­tual­men­te en­ci­ma del pec­to­ral, y que se co­nec­ta a un ca­ble que se an­cla en el ven­trícu­lo o en la au­rí­cu­la de­re­cha. ¿Qué ocu­rre? Que es­te ti­po de sis­te­mas en oca­sio­nes pro­du­cen com­pli­ca­cio­nes. La pri­me­ra de ellas es que los ca­bles van por den­tro de las ve­nas y se pue­den rom­per. No es fre­cuen­te, pe­ro pue­de ocu­rrir. No obs­tan­te el pro­ble­ma más im­por­tan­te es otro, y tie­ne nom­bre, en­do­car­di­tis, una in­fec­ción que no se cu­ra con un tra­ta­mien­to an­ti­bió­ti­co, por lo que la úni­ca so­lu­ción es re­ti­rar to­do el mar­ca­pa­sos, con ca­ble y ba­te­rías. Hay un ter­cer agra­van­te en los dis­po­si­ti­vos tra­di­cio­na­les, que afec­ta so­bre to­do a los pa­cien­tes ma­yo­res, y es que hay en­fer­mos que acos­tum­bran a to­car­se la ba­te­ría con fre­cuen­cia, «lo que au­men­ta el ries­go de pro­du­cir úl­ce­ras en la piel que la re­cu­bre», ex­pli­ca el je­fe de Cardiología del Com­ple­jo Hos­pi­ta­la­rio de San­tia­go (CHUS), José Ramón Gon­zá­lez-Jua­na­tey. In­clu­so, aña­de es­te car­dió­lo­go, hay per­so­nas que al to­car es­ta ba­te­ría han con­se­gui­do arran­car el ca­ble y ha­cer un ovi­llo al­re­de­dor de la ba­te­ría. Pa­ra evi­tar es­te ti­po de pro­ble­mas han co­men­za­do a im­plan­tar­se los mar­ca­pa­sos sin ca­bles, a los que to­da­vía les que- da mu­cho fu­tu­ro por de­lan­te. Y es que aun­que lle­van años rea­li­zán­do­se in­ter­ven­cio­nes de es­te ti­po, de mo­men­to so­lo se re­co­mien­dan pa­ra de­ter­mi­na­do ti­po de pa­cien­tes. El CHUS es pio­ne­ro. Lo es a ni­vel na­cio­nal, e in­clu­so re­ci­be a ex­per­tos de fue­ra de Es­pa­ña pa­ra apren­der a desa­rro­llar es­ta téc­ni­ca. El mar­ca­pa­sos sin ca­bles no ne­ce­si­ta ni de una ba­te­ría en el pe­cho ni, co­mo su nom­bre in­di­ca, ca­bles que la co­nec­ten con el co­ra­zón. Se tra­ta de un dis­po­si­ti­vo pe­que­ño, con for­ma de pi­la y de una lon­gi­tud ape­nas más gran­de que una

El dis­po­si­ti­vo lle­va in­te­gra­da la ba­te­ría por lo que evi­ta los ca­bles de los sis­te­mas con­ven­cio­na­les

mo­ne­da de eu­ro, que se an­cla en el en­do­car­dio del ven­trícu­lo de­re­cho. El dis­po­si­ti­vo ya lle­va in­te­gra­da la ba­te­ría y el sistema de es­ti­mu­la­ción del co­ra­zón. Y ade­más tie­ne co­ne­xión ex­ter­na, es de­cir, se pue­de pro­gra­mar o co­no­cer cuán­to le res­ta de ba­te­ría.

El CHUS ha im­plan­ta­do más de un cen­te­nar en los más de tres años que lle­va uti­li­zan­do es­ta téc­ni­ca, pe­ro si­gue po­nien­do ca­da año unos 400 mar­ca­pa­sos con­ven­cio­na­les. ¿Por qué? Por­que de mo­men­to no to­dos los pa­cien­tes son sub­si­dia­rios de aco­ger es­tos im­plan­tes. En pri-

mer lu­gar la in­ter­ven­ción es más com­pli­ca­da y no es­tá exen­ta de pro­ble­mas. Se ne­ce­si­ta un buen en­tre­na­mien­to por­que hay que lle­var el dis­po­si­ti­vo a tra­vés de una cá­nu­la grue­sa y rí­gi­da has­ta el ven­trícu­lo de­re­cho, lo que pue­de pro­vo­car que se per­fo­re es­te ven­trícu­lo; y se­gun­do la téc­ni­ca de an­cla­je tam­bién de­be ser bue­na, por­que de lo con­tra­rio el mar­ca­pa­sos po­dría no ad­he­rir­se y sol­tar­se. «Por eso no­so­tros ayu­da­mos a los cen­tros que em­pie­zan a rea­li­zar es­tas in­ter­ven­cio­nes, por­que hay que mi­ni­mi­zar los ries­gos al má­xi­mo», afir­ma Jua­na­tey, quien ase­gu­ra que, «es­ta téc­ni­ca va a te­ner un desa­rro­llo ex­tra­or­di­na­rio». De mo­men­to es­tá in­di­ca­da pa­ra pa­cien­tes que han te­ni­do que qui­tar­se un mar­ca­pa­sos por en­do­car­di­tis, por­que es­te sistema re­du­ce el ries­go de in­fec­ción; y pa­ra aque­llos de edad avan­za­da que ten­gan una ex­pec­ta­ti­va de vi­da que más o me­nos coin­ci­da con la del mar­ca­pa­sos, pa­ra que no ha­ya que cam­biar­lo. ¿Y cuán­to du­ra? Lo mis­mo que uno con­ven­cio­nal, una me­dia de sie­te años. La di­fe­ren­cia es que de mo­men­to si es­te mar­ca­pa­sos sin ca­bles de­ja de fun­cio­nar no se re­ti­ra, por lo que ha­bría que po­ner otro a ma­yo­res. «Es­toy con­ven­ci­do —apun­ta Jua­na­tey— de que lle­ga­rá un mo­men­to en el que se po­drá re­car­gar ex­ter­na­men­te la ba­te­ría, por lo que no ha­brá que im­plan­tar uno nue­vo», cuen­ta. No so­lo eso, el fu­tu­ro tam­bién pa­sa por­que es­tos sis­te­mas pue­dan po­ner­se tam­bién en la au­rí­cu­la, por­que de mo­men­to so­lo se im­plan­tan en el ven­trícu­lo. Los com­ple­jos hos­pi­ta­la­rios de Vi­go y A Co­ru­ña se han su­ma­do ya a es­ta téc­ni­ca «en la que te­ne­mos una am­plia ex­pe­rien­cia y prác­ti­ca­men­te au­sen­cia de com­pli­ca­cio­nes», in­di­ca el je­fe de cardiología del CHUS.

Es­te es uno de los gran­des avan­ces en es­ti­mu­la­ción car­día­ca. No es el úni­co. Por­que el múscu­lo del co­ra­zón fa­lla, pe­ro ya hay tec­no­lo­gía pa­ra su­plir es­tas ca­ren­cias del ór­gano res­pon­sa­ble de bom­bear la san­gre en el cuerpo hu­mano. Co­mo la re­sin­cro­ni­za­ción car­día­ca, pa­ra aque­llos pa­cien­tes en los que es­te múscu­lo ten­ga di­fi­cul­ta­des pa­ra con­traer­se. Se tra­ta de un sistema pa­ra per­so­nas con in­su­fi­cien­cia car­día­ca que ac­ti­va va­rios pun­tos a la vez en el co­ra­zón, y per­mi­te me­jo­rar su efi­cien­cia con­trác­til. El ter­cer cam­po es el de los des­fi­bri­la­do­res, que de­tec­tan arrit­mias que pue­den pro­vo­car una muer­te sú­bi­ta, apli­can una des­car­ga al co­ra­zón, evi­tan­do es­te fa­tal ac­ci­den­te.

En­ve­je­ci­mien­to

Aun­que ha­bi­tual­men­te son otro ti­po de en­fer­me­da­des las que se re­la­cio­nan con el en­ve­je­ci­mien­to, las del co­ra­zón tam- bién es­tán in­trín­se­ca­men­te li­ga­das, por lo que se han con­ver­ti­do en un pro­ble­ma de pri­mer or­den en los paí­ses desa­rro­lla­dos. En torno al 2 % de la po­bla­ción adul­ta pa­de­ce una in­su­fi­cien­cia car­día­ca, una pre­va­len­cia que au­men­ta ex­po­nen­cial­men­te con la edad. La in­ci­den­cia an­tes de los 50 años no lle­ga al 1 %, pe­ro con la edad se va mul­ti­pli­can­do has­ta su­pe­rar el 8% en­tre los ma­yo­res de 75. Se­gún un in­for­me pu­bli­ca­do en la Re­vis­ta Es­pa­ño­la de Cardiología, es­ta pa­to­lo­gía es la cau­sa de en­tre el 3 y el 5 % de los in­gre­sos hos­pi­ta­la­rios y la pri­me­ra cau­sa de hos­pi­ta­li­za­ción de ma­yo­res de 65.

Ga­li­cia, a la ca­be­za

Es­ta re­vis­ta cien­tí­fi­ca re­co­ge tam­bién da­tos del nú­me­ro de mar­ca­pa­sos im­plan­ta­dos. El in­for­me del año 2015 apun­ta que co­mu­ni­da­des co­mo Ga­li­cia, Cas­ti­lla y León y As­tu­rias re­gis­tran, al igual que en años pre­vios, el ma­yor nú­me­ro de im­plan­tes por mi­llón de ha­bi­tan­tes, con más de 1.000 uni­da­des por mi­llón, se­gui­das de Ara­gón y País Vas­co, con más de 900 uni­da­des.

Ac­tual­men­te es­tá in­di­ca­do pa­ra pa­cien­tes de edad avan­za­da o que han su­fri­do una en­do­car­di­tis

Unos 2,5 cen­tí­me­tros de lon­gi­tud El mar­ca­pa­sos sin ca­bles es co­mo una pe­que­ña pi­la de me­nos de tres cen­tí­me­tros de lon­gi­tud y muy es­tre­cho. Se co­lo­ca con una cá­nu­la, y al lle­gar al ven­trícu­lo de­re­cho se an­cla, en don­de que­da im­plan­ta­do. Tie­ne una...

FO­TOS: XOÁN A. SO­LER

El equi­po que re­nue­va co­ra­zo­nes El equi­po del CHUS im­plan­tó, en los más de tres años que lle­va tra­ba­jan­do con los mar­ca­pa­sos sin ca­bles, más de un cen­te­nar, y los car­dió­lo­gos han via­ja­do a otros cen­tros pa­ra ex­pli­car es­ta com­ple­ja téc­ni­ca a otros...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.