Él tie­ne la fór­mu­la de la fe­li­ci­dad

ES­TE DI­REC­TI­VO de Goo­gle tie­ne un ob­je­ti­vo: que diez mi­llo­nes de per­so­nas sean fe­li­ces. Su li­bro «El al­go­rit­mo de la fe­li­ci­dad» es la ban­de­ra de un mo­vi­mien­to, «una mi­sión que, con suer­te, po­drá cam­biar el mun­do».

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - A La Última - TEX­TO: JA­VIER CAS­TRO BUGARÍN

In­ge­nie­ro de pro­fe­sión e in­ves­ti­ga­dor de la fe­li­ci­dad por con­vic­ción, Mo Gaw­dat, uno de los más al­tos car­gos de Goo­gle, rei­vin­di­ca la ne­ce­si­dad de con­ver­tir la fe­li­ci­dad «en nues­tra má­xi­ma prio­ri­dad», ta­rea en la que es ne­ce­sa­rio «in­ver­tir» tiem­po y así «apren­der las ha­bi­li­da­des ne­ce­sa­rias» pa­ra ser fe­liz.

En la pre­sen­ta­ción de su li­bro en Es­pa­ña, Gaw­dat re­cor­dó que «una de ca­da cua­tro per­so­nas en el mun­do ac­tual es­tá clí­ni­ca­men­te de­pri­mi­da. No so­mos fe­li­ces, ne­ce­si­ta­mos un cam­bio. Quie­ro que la gen­te convierta en prio­ri­dad no so­lo su fe­li­ci­dad, sino la de to­do el mun­do», ha se­ña­la­do.

En el li­bro, el fi­lán­tro­po desa­rro­lla su fór­mu­la par­ti­cu­lar pa­ra lle­gar a la fe­li­ci­dad, la «6-7-5», que con­sis­te en «rom­per las seis gran­des ilu­sio­nes» (la ilu­sión del pen­sa­mien­to, del con­trol, del tiem­po...), en «su­pe­rar los sie­te án­gu­los muer­tos» (pre­dic­cio­nes, re­cuer­dos, eti­que­tas...) y, por úl­ti­mo, en «asi­mi­lar las cin­co verdades» (el aho­ra, el amor, la muer­te...).

Gaw­dat ha con­fe­sa­do que, pa­ra él, la «ilu­sión del con­trol» fue du­ran­te años la cau­sa prin­ci­pal de su in­fe­li­ci­dad.

«Siem­pre he es­ta­do ob­se­sio­na­do con que las co­sas sa­lie­sen exac­ta­men­te co­mo yo que­ría, y eso me ha­cía su­frir mu­chí­si­mo. Hoy, en un 90% de los ca­sos, ya no es así. Por ejem­plo, cuan­do un avión se re­tra­sa, aho­ra leo un li­bro, es­cri­bo o es­cu­cho mú­si­ca. El he­cho, un vue­lo sa­lien­do tar­de, es exac­ta­men­te el mis­mo. Lo que cam­bia es la for­ma de afron­tar­lo».

Su mo­de­lo, al que ha­bía lle­ga­do des­pués de «más de vein­te años» de in­ves­ti­ga­cio­nes, fue pues­to a prue­ba tras la muer­te de su hi­jo Ali, que fa­lle­ció de­bi­do a un error mé­di­co du­ran­te una ope­ra­ción cuan­do te­nía 21 años. Gaw­dat ha re­cor­da­do có­mo tan­to él co­mo el res­to de su fa­mi­lia tu­vie­ron que de­ci­dir en­tre acep­tar su muer­te o vi­vir an­cla­dos al su­fri­mien­to. «No ha­bía na­da que pu­die­se ha­cer pa­ra traer­lo de vuel­ta. Po­día pa­sar­me vein­te años en una ca­ma, abrir los ojos y él se­gui­ría sin es­tar ahí. Acep­to ese he­cho, no me gus­ta, pe­ro lo acep­to. Y tra­ba­jo, no pa­ra traer­le de vuel­ta, sino pa­ra que ma­ña­na sea un día me­jor que hoy. Si con­si­go que una so­la per­so­na sea fe­liz con es­te li­bro, en­ton­ces es­te mun­do se­rá me­jor al que ha­bía cuan­do Ali se fue», ha con­fe­sa­do.

Asi­mis­mo, Gaw­dat ha sub­ra­ya­do que, a pe­sar de que el mun­do es ca­da vez más com­ple­jo, la vi­da no es más di­fí­cil hoy que ha­ce unos años. Pa­ra él, la cla­ve es­tá en el car­pe diem y en no pen­sar en el pa­sa­do ni en el fu­tu­ro. «La vi­da es co­mo un vi­deo­jue­go, va de pa­sár­se­lo bien, de afron­tar nue­vos re­tos ca­da día. Si no, se­ría real­men­te abu­rri­da», ha afir­ma­do.

Siem­pre he es­ta­do ob­se­sio­na­do con que las co­sas sa­lie­sen co­mo yo que­ría, y eso me ha­cía su­frir mu­chí­si­mo”

Mo Gaw­dat. Pla­ne­ta. EL AL­GO­RIT­MO DE LA FE­LI­CI­DAD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.