En­tre­vis­ta.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR DA­NIEL MÉN­DEZ / FO­TO: ALEX MAJOLI

El ca­so Va­ti­leaks 2 ha sen­ta­do por pri­me­ra vez en el ban­qui­llo del Va­ti­cano a dos pe­rio­dis­tas. Se los acu­sa de ob­te­ner ilí­ci­ta­men­te se­cre­tos de Es­ta­do y pu­bli­car­los. Ha­bla­mos con uno de los acu­sa­dos: Gian­lui­gi Nuz­zi.

Por pri­me­ra vez, dos re­por­te­ros se sien­tan en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos del Va­ti­cano. Se los acu­sa de re­ve­lar se­cre­tos de Es­ta­do, es el lla­ma­do ca­so Va­ti­leaks 2. Con mo­ti­vo de la pu­bli­ca­ción en Es­pa­ña de 'Vía cru­cis', uno de los dos li­bros que re­co­ge fil­tra­cio­nes de las fi­nan­zas va­ti­ca­nas, ha­bla­mos con su au­tor: el pe­rio­dis­ta Gian­lui­gi Nuz­zi.

EN 2012 ES­TA­LLÓ EN EL VA­TI­CANO EL CA­SO CO­NO­CI­DO CO­MO VA­TI­LEAKS, POR EL QUE FUE JUZ­GA­DO Y CON­DE­NA­DO PAO­LO GA­BRIE­LE –EL MA­YOR­DO­MO DE BE­NE­DIC­TO XVI– POR FIL­TRA­CIÓN DE DO­CU­MEN­TOS.

Aho­ra es el Pa­pa Francisco el que ha de ha­cer fren­te al ca­so Va­ti­leaks 2, que ha­ce unas se­ma­nas adop­tó una de­ri­va in­só­li­ta al ha­cer­se pú­bli­co que es­ta vez no so­lo se sen­ta­rían en el ban­qui­llo los acu­sa­dos de fil­trar los do­cu­men­tos, sino tam­bién los pe­rio­dis­tas que los han di­fun­di­do. Por pri­me­ra vez el Va­ti­cano ini­cia un jui­cio con­tra dos cro­nis­tas, Emi­li­ano Fit­ti­pal­di y Gian­lui­gi Nuz­zi, por re­ve­lar se­cre­tos de Es­ta­do. Ellos afir­man que es­tán ejer­cien­do su tra­ba­jo, y se am­pa­ran en la li­ber­tad de pren­sa. En pleno pro­ce­so ju­di­cial ha­bla­mos con Nuz­zi, au­tor de Vía cru­cis (Es­pa­sa), un li­bro que do­cu­men­ta la gue­rra –y tan bé­li­co ape­la­ti­vo es elec­ción su­ya– que es­ta­ría li­bran­do el Pa­pa Francisco por re­for­mar la Igle­sia, en aras de la trans­pa­ren­cia y la co­rrec­ta ges­tión de sus fi­nan­zas. Él no es­cri­be a fa­vor ni en con­tra de na­die, afir­ma: se li­mi­ta a ejer­cer su pro­fe­sión. El tri­bu­nal de la San­ta Se­de lo acu­sa

«No es­cri­bo a fa­vor ni en con­tra de na­die –afir­ma Gian­lui­gi Nuz­zi–: me li­mi­to a ejer­cer mi pro­fe­sión». Por la acu­sa­ción del Va­ti­cano po­dría pa­sar has­ta ocho años en pri­sión.

de ha­ber co­me­ti­do un de­li­to con­tra la pa­tria, una in­frac­ción con­si­de­ra­da co­mo muy gra­ve que po­dría aca­rrear una pe­na de en­tre cua­tro y ocho años de pri­sión. [Al cie­rre de es­ta in­for­ma­ción, aún no se ha dic­ta­do sen­ten­cia]. Xlse­ma­nal. Ha­bla de una in­qui­si­ción con­tra us­te­des… Gian­lui­gi Nuz­zi. El pro­ce­so es muy ab­sur­do. XL. Al prin­ci­pio ha­bía de­ci­di­do no pre­sen­tar­se an­te el tri­bu­nal. ¿Por qué ha cam­bia­do idea? G.N. Lo que di­je es que no iría al in­te­rro­ga­to­rio du­ran­te las in­ves­ti­ga­cio­nes pre­vias, pe­ro el pro­ce­so lo quie­ro se­guir de cer­ca. Es im­por­tan­te: es tam­bién un pro­ce­so al de­re­cho de in­for­ma­ción y yo quie­ro ser tes­ti­go en él. XL. La Con­fe­ren­cia Epis­co­pal ha­bía anun­cia­do su in­ten­ción de po­ner fin a las in­ves­ti­ga­cio­nes an­tes del Ju­bi­leo Ex­tra­or­di­na­rio de la Mi­se­ri­cor­dia, que em­pie­za el 8 de di­ciem­bre… Fi­nal­men­te no ha si­do tan rá­pi­do. G.N. Mien­tras re­gre­sa­ba de su re­cien­te via­je a Áfri­ca, el San­to Pa­dre hi­zo una de­cla­ra­ción muy im­por­tan­te. De­cla­ró que, aun­que que­ría que se ce­rra­se el jui­cio an­tes del Ju­bi­leo, es fun­da­men­tal que se ga­ran­ti­ce el de­re­cho de la de­fen­sa. XL. ¿Y en qué se tra­du­ce esa de­cla­ra­ción? G.N. Se ha ad­mi­ti­do la pe­ti­ción de la de­fen­sa de uno de los impu­tados de que ha­ya un apla­za­mien­to pa­ra leer las car­tas pro­ce­sa­les. Es im­por­tan­te te­ner cla­ro que nos en­con­tra­mos an­te un pro­ce­so do­ble, no un úni­co pro­ce­so. XL. ¿En qué sen­ti­do? G.N. En que, por un la­do, se es­tá juz­gan­do a tres per­so­nas que te­nían car­gos en el seno del Va­ti­cano y que es­tán sien­do acu­sa­das de ha­ber­nos fa­ci­li­ta­do do­cu­men­tos. XL. Y, al mis­mo tiem­po, hay dos pe­rio­dis­tas acu­sa­dos por sen­dos li­bros de in­ves­ti­ga­ción. G.N. Yo he es­cri­to un li­bro en el que me ba­so en nu­me­ro­sas fuen­tes, co­mo to­dos los míos de in­ves­ti­ga­ción. XL. Gen­te de den­tro del Va­ti­cano… G.N. Hay gen­te que tra­ba­ja den­tro del Va­ti­cano y gen­te que tra­ba­ja fue­ra… XL. ¿El del Pa­pa es un ges­to de apo­yo ha­cia us­te­des, los que se sien­tan en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos? G.N. Es un ges­to de apo­yo a los de­re­chos de la de­fen­sa, un ges­to de ca­si di­ría aten­ción, igual­dad y mi­se­ri­cor­dia. XL. ¿Mi­se­ri­cor­dia? G.N. Se po­dría de­cir así, aun­que en reali­dad es­tá tu­te­lan­do unos de­re­chos de de­fen­sa, que son bá­si­cos en to­dos los paí­ses de­mo­crá­ti­cos. Los impu­tados de­ben te­ner de­re­cho a leer los do­cu­men­tos. XL. ¿Y no es así? G.N. Yo so­lo tu­ve 20 mi­nu­tos an­tes de la au­dien­cia pa­ra leer los tex­tos de la acu­sa­ción. No po­de­mos fo­to­co­piar los do­cu­men­tos, so­lo leer­los de­lan­te de nues­tros abo­ga­dos. Yo he co­no­ci­do al abo­ga­do que me ha si­do asig­na­do una ho­ra an­tes del pro­ce­so… To­do se es­ta­ba con­vir­tien­do en una far­sa. XL. ¿Y aho­ra? G.N. ¡No lo sé! Pe­ro ha ha­bi­do un pri­mer ges­to del Pa­pa que ha ex­pli­ca­do que se nos de­bían ga­ran­ti­zar los de­re­chos de de­fen­sa. Es un ges­to in­dis­pen­sa­ble y me ale­gro de que el Pa­pa ha­ya te­ni­do la sen­si­bi­li­dad de con­ce­der­nos es­tos de­re­chos, que en Ita­lia o Es­pa­ña es­tán ga­ran­ti­za­dos. XL. ¿Y en el Va­ti­cano no lo es­tán? G.N. Si­gue sien­do un pro­ce­so kaf­kiano, por­que los pe­rio­dis­tas de­ben res­pon­der del de­li­to de in­ves­ti­ga­ción. En Ita­lia no es un de­li­to, es pe­rio­dis­mo. XL. Pe­ro se los acu­sa tam­bién de ejer­cer pre­sio­nes ile­gí­ti­mas pa­ra ob­te­ner los do­cu­men­tos. G.N. Es­to se eva­po­ra le­yen­do el con­te­ni­do de mis con­ver­sa­cio­nes por What­sapp con mon­se­ñor Bal­da. En esas con­ver­sa­cio­nes, que en par­te ya se han he­cho pú­bli­cas, se ve una re­la­ción de con­fian­za y amis­tad. No hay pre­sión al­gu­na. XL. ¿Y por qué él di­ce lo con­tra­rio? G.N. Pa­ra te­ner ate­nuan­tes. Si de­mues­tras que tu de­li­to ha si­do co­me­ti­do ba­jo ame­na­zas, el de­li­to desaparece. No ol­vi­de­mos que es un mon­se­ñor que lle­va en la cár­cel un mes. No se ha vis­to nun­ca en una cel­da va­ti­ca­na a un pe­dó­fi­lo o al­guien que re­ci­cle di­ne­ro su­cio. En cam­bio, tie­nen en la cár­cel a un

"HAY ELE­MEN­TOS IN­CRUS­TA­DOS EN LA CU­RIA QUE NO AC­TÚAN CO­RREC­TA­MEN­TE Y SE OPO­NEN A LAS RE­FOR­MAS. YO LO DO­CU­MEN­TO CON NOM­BRES, APE­LLI­DOS Y CI­FRAS CON­CRE­TAS"

sa­cer­do­te por ha­ber da­do noticia de pri­vi­le­gios y corrupción en el Va­ti­cano. XL. ¿Con­fir­ma es­to que Bal­da ha si­do una de sus fuen­tes? G.N. Yo so­bre es­to no di­go na­da. Me sal­va­guar­da el se­cre­to pro­fe­sio­nal. XL. ¿Por qué él sí es­tá en la cár­cel? G.N. Te con­tes­to con otro ejem­plo: el úni­co que se ha vis­to en una si­tua­ción si­mi­lar ha si­do Pao­lo Ga­brie­le, el ma­yor­do­mo de Be­ne­dic­to XVI. XL. Con­de­na­do en el ca­so Va­ti­leaks, que sur­ge pre­ci­sa­men­te por otro li­bro su­yo… y que im­pli­có una mo­di­fi­ca­ción de la ley en el Va­ti­cano. G.N. Sí. Pe­ro la ley se re­fie­re a ca­sos en que se des­ve­len se­cre­tos fun­da­men­ta­les del Es­ta­do. Yo no creo que con­tar ca­sos de corrupción, de pri­vi­le­gios, de ca­sas y apar­ta­men­tos con­ce­di­dos por seis eu­ros anua­les de al­qui­ler, su­pon­ga re­ve­lar

se­cre­tos fun­da­men­ta­les del Es­ta­do. Yo creo que los in­tere­ses del Va­ti­cano son otros. XL. ¿Cuá­les? G.N. ¡Las almas! No los ro­bos en tien­das, los pri­vi­le­gios, la con­ta­bi­li­dad ocul­ta, el di­ne­ro del IOR [Ins­ti­tu­to pa­ra las Obras de Re­li­gión, co­no­ci­do co­mo el Ban­co Va­ti­cano y fuer­te­men­te cues­tio­na­do en el li­bro]. Los se­cre­tos de un es­ta­do tie­nen que ver con la se­gu­ri­dad na­cio­nal, los se­cre­tos de Es­ta­do. Aquí no es­ta­mos ha­blan­do de se­gu­ri­dad del Va­ti­cano o del de­re­cho a la pri­va­ci­dad de las per­so­nas. Ade­más, es­tos do­cu­men­tos me han si­do ce­di­dos en co­pia y de mo­do gra­tui­to, ob­via­men­te. Y por par­te de per­so­nas que te­nían ac­ce­so a ellos. XL. Y, por tan­to, per­mí­ta­me in­sis­tir, gen­te muy cer­ca­na al Pa­pa. G.N. Sí, es gen­te muy cer­ca­na que te­nía ac­ce­so a es­tos do­cu­men­tos. XL. ¿Y por qué de­ci­den ha­cer­los pú­bli­cos? G.N. Es la ex­pre­sión de un ma­les­tar en el Va­ti­cano por­que cier­tas ma­las prác­ti­cas no son erra­di­ca­das, no des­apa­re­cen. La ex­tre­ma ra­tio es fa­ci­li­tár­se­los a los pe­rio­dis­tas. Pe­ro es­to no es na­da nue­vo, es al­go que ha ocu­rri­do des­de el Wa­ter­ga­te. XL. No es la pri­me­ra vez que lo eli­gen a us­ted co­mo des­ti­na­ta­rio de do­cu­men­tos com­pro­me­te­do­res pa­ra el Va­ti­cano. ¿Por qué pre­ci­sa­men­te a us­ted? G.N. Por­que los li­bros pre­ce­den­tes han sur­ti­do efec­to. Es­te es mi ter­cer li­bro so­bre el Va­ti­cano. Des­pués del pri­me­ro em­pe­zó el cam­bio en el IOR, que era una ban­ca offs­ho­re, que re­ci­cla­ba di­ne­ro su­cio; Be­ne­dic­to XVI ini­ció la obra de lim­pie­za. XL. ¿Y es­te li­bro qué efec­to ten­drá? G.N. El efec­to in­me­dia­to es que to­dos sa­be­mos co­sas en la ac­tua­li­dad que an­tes no se sa­bían. Que hay ele­men­tos in­crus­ta­dos en la cu­ria que no ac­túan co­rrec­ta­men­te y se opo­nen a las re­for­mas. Yo lo do­cu­men­to con nom­bres, ape­lli­dos y ci­fras con­cre­tas. An­tes lo ima­gi­ná­ba­mos, hoy sa­be­mos has­ta qué pun­to cier­ta par­te de la cu­ria obs­ta­cu­li­za la la­bor de re­ge­ne­ra­ción del Pa­pa Francisco. Sin em­bar­go, en lu­gar de juz­gar y de­nun­ciar es­tas co­sas, han de­man­da­do a quien las ha he­cho pú­bli­cas. Por­que el Va­ti­cano no es­tá ha­bi­tua­do a la li­ber­tad de pren­sa. XL. Que us­ted con­si­de­ra que es­tá ame­na­za­da en es­te pro­ce­so… G.N. Hay pe­rio­dis­tas que tie­nen la tar­je­ta que les per­mi­te en­trar en la sa­la de pren­sa, que si­guen al Pa­pa en sus via­jes… Pe­ro ha­blan de pe­re­gri­na­jes, de los via­jes del Pa­pa… De la par­te pas­to­ral. No ha­blan de las par­tes de las fi­nan­zas, so­bre las cua­les hay siem­pre un si­len­cio em­ba­ra­zo­so. XL. Us­ted no tie­ne esa tar­je­ta… G.N. No, no. No me in­tere­sa. Nun­ca la he te­ni­do, nun­ca la he pe­di­do. Pe­ro es im­por­tan­te sa­ber qué se ha­ce con las ofren­das que no­so­tros ha­ce­mos a la Igle­sia, sa­ber qué ocu­rre con el óbo­lo de san Pe­dro, la re­cau­da­ción des­ti­na­da, en prin­ci­pio, a los po­bres. Es nues­tro de­re­cho sa­ber que, de ca­da diez eu­ros des­ti­na­dos a los po­bres, so­lo dos les lle­gan. XL. ¿Qué lo lle­va a in­ves­ti­gar tan­to al Va­ti­cano? G.N. Yo veo al Va­ti­cano co­mo a cual­quier otro es­ta­do. Y ha­go una in­ves­ti­ga­ción de la mis­ma ma­ne­ra en que po­dría ha­cer­lo so­bre las fi­nan­zas de Ita­lia, Es­pa­ña… No veo di­fe­ren­cia al­gu­na. La par­te re­li­gio­sa no im­pi­de que ejer­zas tu la­bor pe­rio­dís­ti­ca. XL. ¿Es us­ted cre­yen­te? G.N. Sí. Y co­mo cris­tiano, no co­mo pe­rio­dis­ta, es­pe­ro que el Pa­pa con­si­ga lle­var a ca­bo su la­bor de lim­pie­za. Co­mo pe­rio­dis­ta no me lo pre­gun­to, me li­mi­to a do­cu­men­tar los he­chos. Co­mo cris­tiano, es­pe­ro que lo con­si­ga. XL. Ha­bla de la re­vo­lu­ción dul­ce del Pa­pa… G.N. Y creo que es inevi­ta­ble que esa re­vo­lu­ción lle­gue a buen tér­mino. No pue­de no lo­grar­lo, por­que es­tá en jue­go la pro­pia Igle­sia. O ha­ce de ella una ins­ti­tu­ción fuer­te, transparente y creí­ble, o la ac­tual cri­sis de las vo­ca­cio­nes y de las ofren­das y el des­cen­so en el nú­me­ro de los fie­les se agra­va­rán. XL. Ha­bla tam­bién de in­ver­sio­nes equi­vo­ca­das que im­pli­can la pér­di­da de mu­cho di­ne­ro, de cuen­tas ban­ca­rias sin con­trol, de ro­bos… ¿Exis­te el ries­go de que se hun­da el Va­ti­cano? G.N. Eso ya lo de­cían en 2013 los con­sul­to­res in­ter­na­cio­na­les, que exis­tía el ries­go de quie­bra. Des­pués han em­pe­za­do a ha­cer me­jo­ras, cam­bios… XL. ¿Si­gue exis­tien­do ese ries­go? G.N. Bueno, el pa­tri­mo­nio in­mo­bi­lia­rio de la Igle­sia es un buen amor­ti­gua­dor, pe­ro la ma­la ges­tión del di­ne­ro por par­te de la cu­ria es un pro­ble­ma im­por­tan­te. XL. ¿En qué si­tua­ción de­ja to­do es­to a Francisco? Pa­re­ce que que­da muy so­lo en su lu­cha… G.N. Tie­ne un desafío muy im­por­tan­te an­te él, por­que es­tá tra­tan­do de cam­biar la men­ta­li­dad, las le­yes y a los hom­bres. Es di­fí­cil, des­de lue­go. Pe­ro creo que, pe­se a que hay una par­te de la cu­ria que obs­ta­cu­li­za el pro­ce­so, él tie­ne de su par­te al pue­blo, que es lo im­por­tan­te. XL. Ha­bla de una gue­rra… ¿Quién ven­ce­rá? G.N. Creo que se­rá más fuer­te el pue­blo, pe­ro ha­brá que ver cuán­do se pro­du­ce su vic­to­ria. Por­que cam­biar una es­truc­tu­ra que du­ran­te un si­glo ha he­cho una ma­la ges­tión del di­ne­ro es, des­de lue­go, com­pli­ca­do. XL. ¿Cuál es el enemi­go más po­de­ro­so al que se en­fren­ta? G.N. El di­ne­ro, sin du­da. Y aque­llo que Rat­zin­ger lla­ma­ba la 'am­bi­ción hu­ma­na al po­der'.

"NO SE HA VIS­TO NUN­CA EN UNA CEL­DA VA­TI­CA­NA A UN PE­DÓ­FI­LO O A AL­GUIEN QUE RE­CI­CLE DI­NE­RO SU­CIO; SIN EM­BAR­GO, TIE­NEN PRE­SO A UN SA­CER­DO­TE POR HA­BER DA­DO NOTICIA DE CORRUPCIÓN Y PRI­VI­LE­GIOS EN EL VA­TI­CANO"

XL. El li­bro arran­ca ha­blan­do de la ex­tra­ña muer­te de Juan Pa­blo I. ¿In­si­núa un ries­go pa­ra la vi­da del Pa­pa? G.N. No, no es­tá en ries­go su vi­da. El ries­go es otro: son aque­llos que quie­ren obs­ta­cu­li­zar sus re­for­mas. Los ata­ques al Pa­pa no se di­ri­gi­rán a aten­tar con­tra su vi­da, sino a res­tar­le cre­di­bi­li­dad. XL. ¿Por ejem­plo? G.N. Cuan­do sur­gió ha­ce unas se­ma­nas, al fi­nal del sí­no­do, la noticia de que te­nía una en­fer­me­dad ce­re­bral. Era cla­ra­men­te una men­ti­ra que bus­ca­ba des­le­gi­ti­mar­lo, que que­ría trans­mi­tir la idea de que aque­llo que él di­ce es fru­to de su en­fer­me­dad. Bus­can des­acre­di­tar­lo. XL. Ten­drá tam­bién apo­yos... ¿Quién per­ma­ne­ce cer­ca de él? G.N. Tie­ne to­da una se­rie de car­de­na­les que lo si­guen en es­te pro­ce­so y desem­pe­ñan un pa­pel muy im­por­tan­te. Ellos po­drán ayu­dar­lo. No es­tá tan so­lo. En el Va­ti­cano siem­pre he vis­to a per­so­nas que ha­cen el do­ble, o el tri­ple jue­go, pe­ro no ol­vi­de­mos que es­te Pa­pa ha si­do ele­gi­do por la ma­yor par­te de los car­de­na­les. Él mis­mo ha di­cho que es­tá con­ti­nuan­do una la­bor de lim­pie­za que ya ha­bía ini­cia­do Rat­zin­ger. XL. Ha­bla de una lu­cha en­tre el bien y el mal… ¿No es un po­co sim­plis­ta? G.N. Sí, cla­ro. Es un mo­do sim­ple de con­tar lo que es­tá ocu­rrien­do. Se tra­ta so­lo de una sín­te­sis. Pe­ro sin­té­ti­ca­men­te creo que esa idea re­su­me bien la si­tua­ción: es más un ti­tu­lar de pe­rió­di­co, cla­ro, no es un aná­li­sis. XL. ¿Y el Pa­pa qué de­be­ría ha­cer pa­ra lle­var ade­lan­te es­ta lim­pie­za? G.N. Fran­ca­men­te no creo que sea yo quien de­ba dar­le con­se­jos al San­to Pa­dre. No me pa­re­ce se­rio. ¡No me co­rres­pon­de a mí! XL. Sor­pren­de que dos li­bros dis­tin­tos, sí, pe­ro con te­má­ti­ca si­mi­lar se pu­bli­quen al mis­mo tiem­po… G.N. Es­to su­ce­de cuan­do uno de no­so­tros re­ci­be la noticia de que el otro tam­bién es­tá es­cri­bien­do un li­bro. Cuan­do yo me en­te­ro, en ju­lio, tra­to de ace­le­rar mi tra­ba­jo al má­xi­mo. Pe­ro yo a Fit­ti­pal­di lo he co­no­ci­do el día del pro­ce­so, no lo ha­bía vis­to nun­ca. XL. ¿Y al Pa­pa lo ha co­no­ci­do? G.N. No, nun­ca. Me gus­ta­ría es­cri­bir­le una car­ta… XL. ¿Qué le di­ría? G.N. ¡Ve­re­mos! Es un po­co pre­ma­tu­ro. Ve­re­mos qué ocu­rre. XL. ¿Y qué ocu­rri­rá? ¿Se­rá con­de­na­do? G.N. No lo sé. Yo quie­ro ser ab­suel­to, cla­ro. No he co­me­ti­do nin­gún de­li­to, so­lo he he­cho mi tra­ba­jo de pe­rio­dis­ta y, por tan­to, creo que me co­rres­pon­de ser ab­suel­to. XL. Y si lo con­de­nan, ¿qué su­ce­de­rá? G.N. Hay que ver si es­ta con­de­na se­rá de­fi­ni­ti­va. Es so­lo el pri­mer gra­do, es de­ma­sia­do pron­to.

"EL PA­PA ES­TÁ TRA­TAN­DO DE CAM­BIAR LA MEN­TA­LI­DAD, LAS LE­YES Y A LOS HOM­BRES. ES DI­FÍ­CIL, PE­RO TIE­NE AL PUE­BLO DE SU PAR­TE, Y ESO ES LO IM­POR­TAN­TE"

XL. Ha­bría otros tri­bu­na­les a los que acu­dir, ins­tan­cias su­pe­rio­res don­de po­dría re­cu­rrir la sen­ten­cia. G.N. Cla­ro. Hay tres gra­dos de jue­ces: pri­mer gra­do, se­gun­do gra­do y la ca­sa­ción. Ve­re­mos dón­de ter­mi­na el pro­ce­so. XL. ¿Cree que el li­bro ayu­da­rá al Pa­pa? G.N. Cuan­do es­cri­bo un li­bro, no me pre­gun­to a quién ayu­da y a quién no. No es jus­to que el pe­rio­dis­ta se ha­ga esas pre­gun­tas. Te pre­gun­tas si es in­tere­san­te o no pa­ra el gran pú­bli­co. XL. ¿Pe­ro le gus­ta­ría que su­pu­sie­se una ayu­da? G.N. Si tú es­cri­bes un li­bro so­bre las fi­nan­zas del Go­bierno es­pa­ñol, no te pre­gun­tas si ayu­da o no a es­te. Cier­ta­men­te es­te Pa­pa me gus­ta mu­cho, veo una con­ti­nui­dad con Rat­zin­ger tam­bién, no tan­to des­de el pun­to de vis­ta teo­ló­gi­co, pe­ro sí en cuan­to a que am­bos po­nen en mar­cha una se­rie de cam­bios im­por­tan­tes. Rat­zin­ger em­pe­zó a ha­cer mu­cha lim­pie­za en cuan­to a la pe­dofi­lia, es­te se con­cen­tra en otros sec­to­res. XL. ¿Qué es­tá ocu­rrien­do en el Va­ti­cano? G.N. Hay un en­fren­ta­mien­to muy fuer­te en­tre el ala tra­di­cio­na­lis­ta, que se opo­ne a las re­for­mas del Ber­go­glio, no so­lo en el sen­ti­do eco­nó­mi­co, sino tam­bién des­de el pun­to de vis­ta de la doc­tri­na. Lo he­mos vis­to tam­bién en el sí­no­do. Hay un des­en­cuen­tro in­ten­so, aun­que apa­rez­ca mi­ti­ga­do por los pa­pe­les que adop­tan unos y otros. XL. ¿A qué se re­fie­re? G.N. A que se pre­sen­ta de un mo­do muy sua­ve, pe­ro hay po­si­cio­nes muy di­ver­sas. Por un la­do, es­tá la vi­sión de Francisco, que di­ce que pa­ra ser creí­ble la Igle­sia de­be ser po­bre y, por otro la­do, es­tá quien cree que Roma de­be mar­car la lí­nea que se­guir a to­das las pa­rro­quias del mun­do. Se en­fren­tan una vi­sión con­ci­liar y una vi­sión más tra­di­cio­nal. XL. Y us­ted ¿tie­ne mie­do? G.N. No, no. A ni­vel po­pu­lar, en Ita­lia veo un gran apo­yo en la ca­lle. Y me da un gran pla­cer. XL. ¿Y por par­te de la Igle­sia hay vo­ces que lo apo­yan? G.N. He re­ci­bi­do apo­yos de mu­chos sa­cer­do­tes, de hom­bres de la Igle­sia… No en­ten­de­ría que reac­cio­na­sen de otro mo­do, por­que es­te li­bro po­ne en evi­den­cia al­gu­nas co­sas que per­ju­di­can a la Igle­sia y que na­die que­rría ver per­pe­tua­das. XL. Ha es­cri­to un SMS al Pre­si­den­te, Matteo Ren­zi. ¿Le ha con­tes­ta­do? G.N. No, no lo ha he­cho. He vis­to que otros pe­rio­dis­tas le han pe­di­do que in­ter­ven­ga en es­te pro­ce­so. Ha­ce unos días el di­rec­tor de La Re­pub­bli­ca, el pe­rió­di­co más gran­de de Ita­lia, in­ci­ta­ba a Ren­zi a in­ter­ve­nir. XL. ¿Se sien­te us­ted apo­ya­do? G.N. Por los po­lí­ti­cos no. En Ita­lia hay siem­pre un cier­to mie­do en las re­la­cio­nes con el Va­ti­cano. Pe­ro por par­te de la pren­sa y los pe­rio­dis­tas sí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.