La ce­na de los chefs.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR Ele­na Cas­te­lló FO­TO­GRA­FÍA Ma­rio Sie­rra ES­TI­LIS­MO Ve­ró­ni­ca Suá­rez

Sa­mant­ha, Pe­pe y Jor­di, los im­pla­ca­bles jue­ces de Mas­te­rchef, pro­po­nen un me­nú pa­ra la No­che­bue­na. To­ma no­ta.

Sa­mant­ha, Pe­pe y Jor­di, los im­pla­ca­bles jue­ces de 'Mas­te­rchef', nos pro­po­nen un me­nú de Na­vi­dad y com­par­ten con nues­tros lec­to­res sus to­ques maes­tros pa­ra una ce­le­bra­ción fa­mi­liar, ale­gre y re­la­ja­da… ¡tam­bién pa­ra los co­ci­ne­ros!

Jor­di lle­va CHA­QUE­TA y CA­MI­SA, de Just One; ZA­PA­TOS, de Jimmy Choo; y GA­FAS, de Va­ri­lux. Sa­mant­ha vis­te con TOP, PAN­TA­LÓN y CO­LLAR, de Mar­ni; ZA­PA­TOS, de Jimmy Choo; y GA­FAS, de Va­ri­lux. Y Pe­pe lle­va TRA­JE, de Brooks Brot­hers; CA­MI­SA y COR­BA­TA, de An­glo­ma­nía; y GA­FAS, de Va­ri­lux.

MU­CHA gen­te en ca­sa, ni­ños pe­que­ños a la me­sa y ga­nas de dis­fru­tar. Esos son los prin­ci­pa­les in­gre­dien­tes de la ce­na de No­che­bue­na pa­ra Sa­mant­ha Va­lle­jo-ná­ge­ra, Pe­pe Ro­drí­guez y Jor­di Cruz, que se reúnen hoy de la mano de Va­ri­lux. Por eso, lo esen­cial es no com­pli­car­se y que el an­fi­trión pue­da su­mar­se a la fiesta. «El con­se­jo de oro es re­la­jar­se», re­su­me Sa­mant­ha. «Eli­ge re­ce­tas con las que te sien­tas có­mo­do. La or­ga­ni­za­ción es pri­mor­dial», agre­ga. «To­do lo que sea ade­lan­tar­se a los acon­te­ci­mien­tos o pre­pa­rar con an­te­la­ción... bien­ve­ni­do sea. A mí me en­can­ta es­te me­nú que pro­po­ne­mos, por­que es sen­ci­llo y con in­gre­dien­tes de tem­po­ra­da muy tra­di­cio­na­les y fes­ti­vos, y pue­des te­ner­lo pre­pa­ra­do ca­si to­do des­de la vís­pe­ra». Pon la me­sa por la ma­ña­na o in­clu­so la tar­de an­te­rior; plan­cha tran­qui­la­men­te el man­tel, es­co­ge tu me­jor va­ji­lla y ten lis­tos los de­ta­lles: flores, ve­las… «Ten or­ga­ni­za­dos los ape­ri­ti­vos: un ces­to con re­fres­cos, la cu­bi­te­ra con hie­lo, el vino blan­co frío. Y to­do en una o va­rias me­sas au­xi­lia­res o en un ca­rro. Es im­por­tan­te que la gen­te se pue­da ser­vir có­mo­da­men­te. Y en­ton­ces ponte a co­ci­nar».

OR­GA­NI­ZAR­SE EN LA CO­CI­NA

«En Na­vi­dad, to­do de­pen­de de si te gus­ta la co­ci­na o no –opi­na Pe­pe

Ro­drí­guez–. A mí, por ejem­plo, me en­can­ta liar­me, no lo ha­go ca­si nun­ca, por­que no ten­go tiem­po, y eso for­ma par­te de la fiesta. Pa­ra mí es un ri­tual: pen­sar lo que voy a ha­cer, sa­lir al mer­ca­do a por los pro­duc­tos, ver­los, es­co­ger­los, cor­tar­los en ca­sa. Pe­ro ca­da uno de­be co­no­cer sus li­mi­ta­cio­nes. Y com­prar, so­bre to­do, con tiem­po. Lue­go or­ga­ni­zar to­dos los in­gre­dien­tes en zo­nas di­fe­ren­cia­das de la co­ci­na pa­ra com­pro­bar que no te fal­ta na­da». Un tru­co pa­ra el be­su­go: «Pue­des te­ner­lo ya aca­ba­do, pe­ro man­te­nién­do­se en el horno a una tem­pe­ra­tu­ra de unos 40 gra­dos».

LA DE­CO­RA­CIÓN

«Me gus­tan las me­sas de Na­vi­dad tra­di­cio­na­les, in­clu­so re­car­ga­das, pe­ro muy ale­gres», cuen­ta Sa­mant­ha. Pe­pe Ro­drí­guez pre­fie­re el mi­ni­ma­lis­mo. «No me gus­ta ador­nar en ex­ce­so, por­que lue­go no ca­ben las co­sas, so­lo que ha­ya al­go alu­si­vo y to­do muy des­nu­do –apun­ta–. Eso sí, es esen­cial un buen man­tel y, so­bre to­do, la me­jor co­pa de vino del mun­do, en eso soy ma­niá­ti­co, por­que el vino en es­tas ce­nas es tan im­por­tan­te co­mo la co­mi­da». Cla­si­cis­mo y aus­te­ri­dad de­fi­nen a Jor­di. «Unos bue­nos cu­bier­tos, va­ji­lla y co­pas, un man­tel de lino blan­co y una or­quí­dea blan­ca. Siem­pre pien­so que lo que pon­gas de más en la me­sa se lo qui­tas a la co­mi­da».

LA CE­LE­BRA­CIÓN

"En es­te me­nú pue­des te­ner ca­si to­do lis­to la vís­pe­ra", afir­ma Sa­mant­ha

Familia, ri­sas, ba­ru­llo, na­da de ob­se­sio­nar­se con el pro­to­co­lo, afir­man ca­si al uní­sono nues­tros tres co­ci­ne­ros. «En mi familia, la No­che­bue­na es un mo­men­to

de memoria, de re­cor­dar la unión fa­mi­liar, y co­ci­na mi ma­dre –co­men­ta Jor­di–. Y es im­po­si­ble con­ven­cer­la de que no es­té to­do el ra­to en la co­ci­na. Pa­ra ella mi­mar a la familia es eso. Un mes an­tes ya nos es­tá pre­gun­tan­do qué va­mos a que­rer pa­ra la ce­na. Nos pre­pa­ra esas co­sas que no co­mes ca­si nun­ca: un asa­do de car­ne o pescado, los pimientos de pi­qui­llo… Siem­pre hay es­cu­de­lla ca­ta­la­na y ca­ne­lo­nes de san Es­te­ban». En ca­sa de Sa­mant­ha, siem­pre ha pues­to la me­sa to­da la familia. «La No­che­bue­na la ce­le­bra­mos en el cam­po y nos en­can­ta de­co­rar mu­cho la ca­sa y po­ner un ár­bol enor­me. To­do el mun­do ayu­da, uno tues­ta el pan, otro po­ne la cre­ma en el pas­tel, to­dos ser­vi­mos los pla­tos, y los sa­ca­mos y qui­ta­mos. Pa­ra mí eso tam­bién es par­te de la ce­le­bra­ción». «Yo pre­fie­ro es­tar so­lo en la co­ci­na –re­co­no­ce Pe­pe– por­que soy muy

"Or­ga­ni­za to­dos los in­gre­dien­tes pa­ra com­pro­bar que no te fal­ta na­da", di­ce Pe­pe

rá­pi­do re­sol­vien­do y a mi ma­ne­ra. Pe­ro, eso sí, hay que te­ner asu­mi­do que, a me­nos que ten­ga­mos ser­vi­cio, siem­pre nos ten­dre­mos que le­van­tar de la me­sa. A la ho­ra de ser­vir, a mí me gus­ta po­ner el pescado en me­dio y que ca­da uno se va­ya sir­vien­do. Y la cre­ma, lo mis­mo, la sir­vo en su so­pe­ra. Lo bo­ni­to es es­tar to­dos jun­tos, en familia». Por eso ni la de­co­ra­ción, por ex­qui­si­ta que sea, ni el ri­to es­tán re­ñi­dos con la in­for­ma­li­dad. «No hay que olvidar que en la me­sa hay ni­ños y que es­tas son fies­tas pa­ra ellos. A mí me en­can­tan es­te ti­po de co­mi­das, gran­des y pe­que­ños jun­tos».

UN ÚL­TI­MO CON­SE­JO

«Lo im­por­tan­te es la ca­li­dad de los pro­duc­tos y el pun­to de coc­ción», re­su­me Pe­pe Ro­drí­guez. «Es esen­cial adap­tar­se a la ce­na, a la ce­le­bra­ción, y ser rea­lis­ta so­bre lo que uno va a co­ci­nar», nos di­ce Jor­di Cruz. Sa­mant­ha da el to­que maes­tro en cues­tio­nes de de­co­ra­ción. «Si no quie­res que ha­ya de­ma­sia­dos vo­lú­me­nes en la me­sa –can­de­la­bros, bú­ca­ros de flores...–, pue­des op­tar por po­ner to­das las co­pas del mis­mo ta­ma­ño y al­tu­ra», acon­se­ja. «Con­vie­ne que el man­tel y las ser­vi­lle­tas sean siem­pre de lino, por su caí­da y ele­gan­cia. Y eso sí: si op­tas por de­co­rar la me­sa, ¡no qui­tes la de­co­ra­ción a la ho­ra de sen­tar­te a la ce­na! Siem­pre pue­des apo­yar las fuen­tes, las bo­te­llas, las sal­se­ras en ca­rri­tos o me­sas au­xi­lia­res. Así tam­bién evi­ta­rás le­van­tar­te de­ma­sia­das ve­ces». Pues bon ap­pé­tit!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.