Ani­ma­les de com­pa­ñía

De ayer y hoy

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Ma­nuel de Prada www.xlse­ma­nal.com/prada www.juan­ma­nuel­de­pra­da.com

en las en­tre­vis­tas que man­tu­ve du­ran­te la pro­mo­ción de mi no­ve­la El cas­ti­llo de dia­man­te, co­mo en las pre­sen­ta­cio­nes de la mis­ma, me ha­cían ma­cha­co­na­men­te la mis­ma pre­gun­ta: «¿Quié­nes se­rían hoy los equi­va­len­tes de San­ta Te­re­sa de Je­sús y Ana de Men­do­za, prin­ce­sa de Ébo­li?». La in­sis­ten­cia en la mis­ma pre­gun­ta ter­mi­nó por re­sul­tar­me jo­co­sa, pues re­ve­la­ba la im­po­ten­cia em­be­rrin­cha­da de una épo­ca que, por un la­do, pre­ten­de que to­das las mu­je­res no­ta­bles del pa­sa­do fue­ron 'ade­lan­ta­das a su tiem­po' pe­ro a la pos­tre des­cu­bre cons­ter­na­da que en es­te tiem­po nues­tro –tan ade­lan­ta­do– mu­je­res así no ha­brían te­ni­do ca­bi­da. Co­mo yo res­pon­día que aque­llas ha­bían si­do mu­je­res que hoy no ha­brían po­di­do desem­pe­ñar su vo­ca­ción, mis en­tre­vis­ta­do­res siem­pre se que­da­ban mohí­nos. Y en­ton­ces yo, pa­ra con­so­lar­los, les lan­za­ba el nom­bre de al­gu­na mu­jer fa­mo­sa de nues­tra épo­ca, pa­ra que ellos mis­mos com­pro­ba­ran que el in­ten­to de ha­llar equi­va­len­tes resultaba ri­dícu­lo. Y es que la épo­ca en que aque­llas mu­je­res na­cie­ron fa­vo­re­cía el flo­re­ci­mien­to de per­so­na­li­da­des ori­gi­na­les y bri­llan­tes, fuer­tes y di­ver­sas; mien­tras que de una épo­ca co­mo la nues­tra, que a la vez que pre­di­ca el in­di­vi­dua­lis­mo fo­men­ta la ma­si­fi­ca­ción, só­lo bro­tan per­so­na­li­da­des flo­jas y mos­tren­cas, muy ob­se­sio­na­das por la in­de­pen­den­cia y la li­ber­tad, pe­ro a la pos­tre gre­ga­rias. Una mu­jer co­mo Ana de Men­do­za, en efec­to, pa­ra triun­far no ha­bría po­di­do ha­cer­lo por su cuen­ta, sino que ha­bría te­ni­do que afi­liar­se a uno de esos vi­ve­ros de gre­ga­ris­mo lla­ma­dos par­ti­dos po­lí­ti­cos, que en reali­dad no son sino los ne­go­cia­dos de iz­quier­das y de­re­chas que el sis­te­ma ha dis­pues­to pa­ra ali­men­tar la de­mo­gres­ca. Ha­bría te­ni­do que re­sig­nar­se a re­pe­tir co­mo un lo­ri­to las pa­pa­rru­chas con­te­ni­das en sus pro­gra­mas elec­to­ra­les; y ha­bría te­ni­do, por su­pues­to, que adu­lar y mos­trar una ad­he­sión cie­ga al lí­der de turno que, a cam­bio de sus adu­la­cio­nes, la ha­bría ido en­cum­bran­do ha­cia pues­tos de man­do, tal vez in­clu­so has­ta el li­de­raz­go má­xi­mo, don­de ten­dría que con­for­mar­se con ser un tí­te­re del Di­ne­ro, que es el des­tino fi­nal de to­do lí­der po­lí­ti­co en nues­tra épo­ca; por­que es na­tu­ral que las co­mu­ni­da­des hu­ma­nas que han si­do re­du­ci­das a ma­sa gre­ga­ria sean re­pre­sen­ta­das por go­ber­nan­tes al ser­vi­cio del Di­ne­ro. Mu­cho más cruel to­da­vía ha­bría si­do el des­tino de San­ta Te­re­sa de Je­sús. En pri­mer lu­gar, sus vi­sio­nes y arro­bos mís­ti­cos se­rían con­si­de­ra­dos, en una épo­ca tan avan­za­da co­mo la nues­tra, alu­ci­na­cio­nes y tras­tor­nos psí­qui­cos; por lo que, en lu­gar de lle­var­la an­te los in­qui­si­do­res (gra­cias a los cua­les, por cier­to, San­ta Te­re­sa pu­do triun­far so­bre sus per­se­gui­do­res), la lle­va­rían al psi­quia­tra, que de in­me­dia­to le re­ce­ta­ría una en­sa­la­da de pas­ti­llas que ma­ta­rían su ca­rác­ter chis­pean­te y la de­ja­rían amuer­ma­da, con­ver­ti­da en un des­po­jo o en un ve­ge­tal (y si aún acer­ta­se a te­ner al­gún arro­bo o vi­sión, la in­ter­na­rían en un ma­ni­co­mio). Por su­pues­to, en una épo­ca co­mo la nues­tra San­ta Te­re­sa no po­dría ha­ber fun­da­do con­ven­tos mas­cu­li­nos, co­mo hi­zo en una épo­ca tan su­pues­ta­men­te re­tró­gra­da co­mo el rei­na­do de Felipe II, por­que el pu­ri­ta­nis­mo per­ver­so de nues­tros días pen­sa­ría que lo ha­cía pa­ra man­te­ner tra­to car­nal con los frai­les; y de in­me­dia­to ha­bría si­do de­nun­cia­da ca­lum­nio­sa­men­te en cual­quier pro­gra­ma te­le­vi­si­vo cas­po­so (de­nun­cia que, por su­pues­to, el obis­po de su dió­ce­sis se apre­su­ra­ría a se­cun­dar, pa­ra no ser 'mi­se­ri­cor­dia­do' des­de Roma). Aun­que la reali­dad es que San­ta Te­re­sa, en nues­tra épo­ca, no ha­bría po­di­do fun­dar nin­gún con­ven­to, ni de mon­jas ni de frai­les, pues pa­ra ha­cer­lo pri­me­ra­men­te ten­dría que con­se­guir li­cen­cia mu­ni­ci­pal; y, an­tes de con­se­guir­la, ten­dría que ven­cer la re­sis­ten­cia del con­ce­jal de ur­ba­nis­mo de ca­da lu­gar, que im­pe­pi­na­ble­men­te se­ría un co­rrup­to de tomo y lo­mo y la obli­ga­ría a pa­gar co­mi­sión. Pa­ra ser del to­do sin­ce­ros, San­ta Te­re­sa en nues­tra épo­ca no ha­bría po­di­do ni si­quie­ra ser re­for­ma­do­ra re­li­gio­sa, pues las úni­cas re­for­mas que en nues­tra épo­ca se ad­mi­ten son aque­llas que

Nues­tra épo­ca, que sue­le ca­li­fi­car a San­ta Te­re­sa de mu­jer 'ade­lan­ta­da', la ha­bría con­si­de­ra­do in­so­por­ta­ble­men­te re­tró­gra­da

pos­tu­lan una ma­yor asi­mi­la­ción y aco­mo­da­ción al mun­do, una ma­yor acep­ta­ción de sus usos y un ma­yor aban­dono de los ri­go­res pri­mi­ti­vos; mien­tras que San­ta Te­re­sa pos­tu­la­ba una re­cu­pe­ra­ción de ta­les ri­go­res y un ma­yor apar­ta­mien­to del mun­do. Sos­pe­cho que nues­tra épo­ca, que sue­le ca­li­fi­car a San­ta Te­re­sa de mu­jer 'ade­lan­ta­da', la ha­bría con­si­de­ra­do una mu­jer in­so­por­ta­ble­men­te re­tró­gra­da y la ha­bría con­de­na­do al os­tra­cis­mo. Y na­da ha­bría si­do más ló­gi­co. Por­que es pro­pio de épo­cas gre­ga­rias des­truir a las per­so­na­li­da­des que se re­sis­ten a co­mul­gar con sus rue­das de mo­lino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.