Ti­gres con co­rrea

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Da­vid Gistau www.xlse­ma­nal.com/da­vid­gis­tau

en agos­to de 2005, una te­le­vi­sión ar­gen­ti­na emi­tió un talk-show mul­ti­tu­di­na­rio y exu­be­ran­te pre­sen­ta­do por Ma­ra­do­na, La no­che del 10. El Die­go, del­ga­do y con­te­ni­do, re­gre­sa­ba así de la co­caí­na, el psi­quiá­tri­co, la obe­si­dad y Cu­ba. En su show, can­tó, bai­ló, rio, hi­zo chis­tes –fue un rat-pack de un so­lo ejem­plar–, y esa fue su ven­gan­za de cuan­tos lo ha­bían ca­ta­lo­ga­do de es­com­bro hu­mano. Du­ran­te los diez años si­guien­tes, se iría dan­do ex­cu­sas pa­ra otras re­su­rrec­cio­nes. Vi en di­rec­to, en Bue­nos Ai­res, la en­tre­vis­ta que le hi­zo a otro per­so­na­je con el que siem­pre le vi se­me­jan­zas, Mi­ke Ty­son. El bo­xea­dor lle­gó cuare­ntón, ya con el ta­tua­je en la ca­ra y con unas for­mas es­fé­ri­cas de­ba­jo del tra­je que no eran las de Iron Mi­ke. Apar­te de lo di­fi­cul­to­sa que fue la en­tre­vis­ta con tra­duc­ción si­mul­tá­nea, hu­bo dos mo­men­tos es­pon­tá­neos que re­ve­la­ron que es­tos hom­bres se­pa­ra­dos por el en­torno cul­tu­ral, el idio­ma y el de­por­te prac­ti­ca­do ha­bla­ban en reali­dad un es­pe­ran­to exis­ten­cial que los ha­cía pa­re­ci­dos. Di­go, más allá de la ido­la­tría de ma­sas y de la in­ten­si­dad con la que ga­na­ron y perdieron, y con la que se equi­vo­ca­ron mu­chas ve­ces. El pri­me­ro de esos mo­men­tos fue hi­la­ran­te. Ma­ra­do­na qui­so re­ga­lar a Ty­son una ca­mi­se­ta de la al­bi­ce­les­te con el nom­bre del pú­gil im­pre­so en la es­pal­da. La ca­mi­se­ta la tra­jo una her­mo­sa aza­fa­ta que lue­go se ha­ría más o me­nos co­no­ci­da co­mo star­let­te neu­má­ti­ca, Sil­vi­na Es­cu­de­ro, ves­ti­da con shorts mí­ni­mos y una ca­mi­se­ta ne­gra que de­ja­ba des­cu­bier­to el om­bli­go. En cuan­to la vio, Ty­son le pa­só la mano iz­quier­da por de­trás de la es­pal­da y em­pe­zó a to­car­le el cu­lo mien­tras Ma­ra­do­na de­cía no sé qué de la ca­mi­se­ta. De pron­to, Ma­ra­do­na vio lo que ocu­rría y le di­jo a Ty­son: «Es mi ami­ga». Ty­son com­pren­dió lo que le es­ta­ba di­cien­do en reali­dad: «Ojo, a es­ta me la zum­bo yo», por lo que res­pe­tó los có­di­gos, re­ti­ró las ma­nos co­mo si el cu­lo que­ma­ra, pi­dió per­dón y tar­dó vein­te se­gun­dos en de­tec­tar a otra aza­fa­ta a la que em­pe­zó a pe­lliz­car mien­tras sa­lía del pla­tó ins­ta­la­do en el Lu­na Park. El se­gun­do mo­men­to, que cro­no­ló­gi­ca­men­te es el pri­me­ro, fue dis­tin­to. Ner­vio­so, Ma­ra­do­na co­men­zó la en­tre­vis­ta con ti­tu­beos, y qui­so sa­ber có­mo ha­bía si­do la in­fan­cia de Mi­ke en el gue­to de Browns­vi­lle (Brooklyn). Ty­son le res­pon­dió que, an­tes de acu­dir al pro­gra­ma, ha­bía pe­di­do que lo lle­va­ran a co­no­cer otro gue­to, el de Fio­ri­to don­de na­ció Ma­ra­do­na, y le di­jo al Die­go que sus barrios eran igua­les, y que por tan­to sus in­fan­cias, y los pe­li­gros que gra­vi­ta­ban so­bre ellas, tam­bién. He­te aquí que el hom­bre más fe­roz y pa­ti­bu­la­rio de la his­to­ria de las gran­des di­vi­sio­nes tra­za­ba an­te Ma­ra­do­na una teo­ría del in­ter­na­cio­na­lis­mo de cla­se que ade­más re­ve­la­ba en Ty­son un sen­ti­do de per­te­nen­cia in­de­le­ble a pe­sar de los mi­llo­nes ga­na­dos, y de las gran­des man­sio­nes de­co­ra­das por Ver­sa­ce, y de los Fe­rra­ris y Rolls com­pra­dos por do­ce­nas, y de los ja­cuz­zis in­cor­po­ra­dos al asien­to tra­se­ro de las li­mu­si­nas, y de los ti­gres que Ty­son pa­sea­ba con co­rrea por los ae­ro­puer­tos y por sus cin­co enor­mes fin­cas. Am­bos, Ma­ra­do­na y Ty­son, lle­van ta­tua­do al Che, la mis­ma es­tam­pa, la de Korda. Re­cor­dé la en­tre­vis­ta por­que es­toy ab­so­lu­ta­men­te ab­sor­bi­do por la lec­tu­ra de To­da la ver­dad, las me­mo­rias de Ty­son. No hay au­tor del gé­ne­ro ne­gro su­cio ca­paz de in­ven­tar una his­to­ria co­mo la de es­te hom­bre, in­clu­yen­do

Ty­son le pa­só la mano iz­quier­da por de­trás de la es­pal­da y em­pe­zó a to­car­le el cu­lo mien­tras Ma­ra­do­na de­cía no sé qué de la ca­mi­se­ta

la chi­ca que usó la san­gre de su re­gla pa­ra fingir la agre­sión se­xual que lo lle­vó a pri­sión en In­dia­na. En Ty­son, ese sen­ti­do de per­te­nen­cia al gue­to es de­ter­mi­nan­te, por­que siem­pre lo cul­ti­vó, y esa fue en par­te su per­di­ción: no de­jar de pen­sar co­mo un gáns­ter cria­do en un ba­rrio con los ín­di­ces de mor­tan­dad de una zo­na de gue­rra. Una es­ce­na lo di­ce to­do: ya cam­peón, se es­ca­pa­ba al vie­jo ba­rrio y se jun­ta­ba con sus ami­gos, que mo­ri­rían to­dos an­tes de los 25. Ellos se en­fa­da­ron: «Eres el úni­co que en­con­tró un ca­mino de sa­li­da, ¿qué ha­ces aquí, des­per­di­cián­do­lo?». Ese fue el dra­ma de Ty­son: ja­más de­jó de re­gre­sar a Browns­vi­lle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.