En pri­mer plano.

"La ver­dad so­bre la muer­te de mi ma­ri­do, Ro­bin Wi­lliams"

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR SU­SAN WI­LLIAMS

La viu­da de Ro­bin Wi­lliams, Su­san, re­pa­sa los úl­ti­mos me­ses del ge­nial ac­tor, an­tes de que se sui­ci­da­ra. Un re­la­to con­mo­ve­dor.

Su amor du­ró sie­te años. Pe­ro los pro­ble­mas em­pe­za­ron po­co des­pués de la bo­da: de pron­to, el com­por­ta­mien­to de Wi­lliams cam­bió. Un día le di­jo a Su­san: «Al­go den­tro de mí fun­cio­na te­rri­ble­men­te mal». Ro­bin se qui­tó la vi­da el 11 de agos­to de 2014 tras su­frir de­pre­sión, pa­ra­noias, tem­blo­res... Su viu­da lo cuen­ta en pri­me­ra per­so­na.

CO­NO­CÍ A RO­BIN WI­LLIAMS en la Ap­ple Sto­re de Cor­te Ma­de­ra, Ca­li­for­nia, en oc­tu­bre de 2007. Mien­tras me di­ri­gía a la par­te de atrás de la tien­da, vi a una per­so­na ves­ti­da con ro­pas de ca­mu­fla­je, con go­rra y ga­fas de sol. Es­ta­ba mi­rán­do­me con una am­plia son­ri­sa. Le de­vol­ví la son­ri­sa y se­guí. Hi­ce mis com­pras y, al sa­lir, mi­ré de nue­vo al hom­bre con las pren­das de ca­mu­fla­je. In­ter­cam­bia­mos son­ri­sas otra vez. Al­go en mi in­te­rior me ani­mó a sa­lu­dar­lo. –¿Có­mo le va con ese ca­mu­fla­je? –pre­gun­té. –No muy bien –res­pon­dió. –Va­ya, pues lo sien­to. –No lo sien­ta. Me ha en­con­tra­do. Fui­mos an­dan­do jun­tos por el cen­tro co­mer­cial, ha­blan­do du­ran­te unos 15 mi­nu­tos. Des­cu­bri­mos que los dos es­tá­ba­mos re­cu­pe­rán­do­nos del al­coho­lis­mo y la adic­ción a las dro­gas. Él lle­va­ba 20 años sin beber, pe­ro ha­bía te­ni­do que so­me­ter­se a un pro­gra­ma de des­in­to­xi­ca­ción. Aho­ra es­ta­ba si­guien­do el pro­gra­ma de los 12 pa­sos con un men­tor y asis­tien­do a reunio­nes de gru­po. Le ha­blé de otro gru­po lo­cal al que yo iba los mar­tes. Cuan­do le con­fe­sé que lle­va­ba 23 años sin beber una so­la go­ta, se que­dó im­pre­sio­na­do. Va­rias ve­ces me di­jo que mi ca­ra le so­na­ba. Le di­je que la su­ya tam­bién, lo que no era ra­ro por­que sus pe­lí­cu­las es­ta­ban por to­das par­tes.

UN PA­SA­DO DE AL­COHOL Y AN­TI­DE­PRE­SI­VOS

El gru­po don­de se­guía el pro­gra­ma de los 12 pa­sos se con­vir­tió en nues­tro lu­gar de en­cuen­tro se­ma­nal. Ro­bin no te­nía re­pa­ros en re­la­tar sus vi­ven­cias y me ayu­da­ba cuan­do yo con­ta­ba las mías. Te­nía un men­tor y él a su vez ha­cía de men­tor de otra per­so­na. Cuan­do mu­rió, Ro­bin era abs­te­mio, no to­ma­ba psi­co­tró­pi­cos y lle­va­ba ocho años sin ha­cer­lo. Du­ran­te los pri­me­ros me­ses de nues­tra re­la­ción, me ex­pli­có que te­nía un his­to­rial de de­pre­sión. Ha­bía to­ma­do ta­les can­ti­da­des del an­ti­de­pre­si­vo ven­la­fa­xi­na co­mo pa­ra

eu­fo­ri­zar a una ma­na­da de ele­fan­tes. Ha­bló con una psi­quia­tra pa­ra que lo ayu­da­ra a de­jar el fár­ma­co. Du­ran­te los si­guien­tes seis años no to­mó an­ti­de­pre­si­vos. En esa épo­ca lle­gué a co­no­cer bien los es­ta­dos de áni­mo de Ro­bin. Su tra­ba­jo le ge­ne­ra­ba an­sie­dad. Siem­pre de­cía que «eres tan bueno co­mo tu úl­ti­mo pa­pel».

LA BO­DA Y UNA CON­FE­SIÓN

Nos ca­sa­mos el 22 de oc­tu­bre de 2011. Un año más tar­de, la con­duc­ta de Ro­bin em­pe­zó a cam­biar. Aho­ra en­tien­do que es­ta­ba em­pe­zan­do a dar ma­yo­res mues­tras de mie­do y an­sie­dad que de cos­tum­bre. Pa­sa­ba me­nos tiem­po char­lan­do con los de­más ac­to­res en­tre bas­ti­do­res. Le resultaba más di­fí­cil li­be­rar­se de sus te­mo­res, por lo ge­ne­ral cen­tra­dos en sus in­ter­ac­cio­nes con los otros. Ha­cia oc­tu­bre de 2013, en su vi­da pri­va­da y sin que la opi­nión pú­bli­ca lo su­pie­ra, em­pe­za­ron a apa­re­cer sín­to­mas de to­da cla­se: es­tre­ñi­mien­to, di­fi­cul­tad uri­na­ria, aci­dez de es­tó­ma­go, pro­ble­mas de vi­sión, in­som­nio, pa­ra­noia, re­duc­ción en la ca­pa­ci­dad ol­fa­ti­va, an­sie­dad, fluc­tua­cio­nes cog­ni­ti­vas, pro­ble­mas pa­ra ex­pre­sar­se, tem­blo­res en la mano iz­quier­da, an­da­res tor­pes, inex­pre­si­vi­dad en el ros­tro, de­bi­li­dad en la voz, de­pre­sión, pro­ble­mas de memoria, ideas de­li­ran­tes... Ha­ce po­co, al ha­blar con uno de los mé­di­cos que exa­mi­na­ron el his­to­rial clí­ni­co de Ro­bin, lle­ga­mos a la con­clu­sión de que se­gu­ra­men­te tam­bién su­fría alu­ci­na­cio­nes, aun­que nun­ca se lo di­jo a na­die.

EM­PE­ZA­RON LAS PARANOÍAS

Po­co an­tes del fi­nal del ro­da­je de la te­le­se­rie The crazy ones, Ro­bin vino a ca­sa a des­can­sar un po­co. Co­rría fe­bre­ro de 2014. Te­nía­mos pre­vis­to ir a la fiesta de cum­plea­ños de un ami­go, pe­ro le resultaba im­po­si­ble. Con el ros­tro ba­ña­do en lá­gri­mas, me di­jo: «Hay al­go den­tro de mí que fun­cio­na te­rri­ble­men­te mal». Dos me­ses más tar­de, Ro­bin su­frió un ata­que de pá­ni­co. Es­ta­ba en Van­cou­ver en un ro­da­je. Te­nía pro­ble­mas pa­ra re­cor­dar una fra­se del diá­lo­go. Es­ta­mos ha­blan­do de un in­tér­pre­te ge­nial que, tres años atrás, se en­fren­ta­ba a dos re­pre­sen­ta­cio­nes tea­tra­les dia­rias sin nin­gún pro­ble­ma. Me di­jo que lo que ne­ce­si­ta­ba era «un re­for­ma­tea­do com­ple­to de mi ce­re­bro». Es­ta­ba har­to de to­do: de la an­sie­dad, de las pre­sio­nes, de los mie­dos. Pa­re­cía co­mo si una par­te de él fue­ra cons­cien­te de que to­do aque­llo era irra­cio­nal, pe­ro era in­ca­paz de con­tro­lar­lo. Con la voz ro­ta, me di­jo: «Lo úni­co que quie­ro es vol­ver a ca­sa». Cuan­do fi­nal­men­te re­gre­só, dos se­ma­nas des­pués, su lle­ga­da se con­vir­tió en un Boeing 747 to­man­do tie­rra sin tren de ate­rri­za­je. Días más tar­de, fui­mos a la ce­na de cum­plea­ños de un buen ami­go, el hu­mo­ris­ta Mort Sahl. De vuel­ta en ca­sa, Ro­bin fue pre­sa de una pa­ra­noia in­ce­san­te. Es­ta­ba con­ven­ci­do de que Mort se en­con­tra­ba en pe­li­gro. Tu­vi­mos que ha­cer­le fren­te a su im­pul­so de con­du­cir has­ta la ca­sa de Mort pa­ra ver có­mo se en­con­tra­ba. Se­gui­mos con las ru­ti­na­rias vi­si­tas a los mé­di­cos. Los es­pe­cia­lis­tas ana­li­za­ron sus gan­glios lin­fá­ti­cos. Le hi­cie­ron un es­ca­nea­do ce­re­bral pa­ra de­tec­tar un po­si­ble tu­mor de la glán­du­la pi­tui­ta­ria. Un car­dió­lo­go le exa­mi­nó el co­ra­zón. To­das las prue­bas die­ron ne­ga­ti­vo, con la sal­ve­dad de unos al­tos ni­ve­les de hi­dro­cor­ti­so­na, in­di­ca­dor del es­trés. Lle­ga­mos a la con­clu­sión de que, si el pro­ble­ma no era de or­den fi­sio­ló­gi­co, ha­bía que acep­tar que era de ti­po men­tal. El 28 de ma­yo, los mé­di­cos le diag­nos­ti­ca­ron la

"ES­TA­BA HAR­TO DE LA PA­RA­NOIA, DE LOS DE­LI­RIOS. UNA PAR­TE DE ÉL ERA CONS­CIEN­TE DE QUE TO­DO AQUE­LLO ERA IRRA­CIO­NAL, PE­RO NO PO­DÍA CON­TRO­LAR­LO"

LA PREN­SA: "RO­BIN HA PER­DI­DO LA CHA­VE­TA"

En ju­nio in­gre­só en el Dan An­der­son Renewal Cen­ter, en Min­ne­so­ta, un cen­tro es­pe­cia­li­za­do en per­so­nas que han de­ja­do las dro­gas y el al­cohol pe­ro si­guen en re­cu­pe­ra­ción. Ro­bin se de­di­có a la me­di­ta­ción y al yoga. La an­sie­dad re­pun­tó cuan­do la pren­sa sen­sa­cio­na­lis­ta em­pe­zó a de­cir que ha­bía per­di­do la 'cha­ve­ta'... Se sin­tió he­ri­do, por de­cir­lo fi­na­men­te. Pe­ro no, no voy a de­cir­lo fi­na­men­te: esa an­sie­dad lo con­su­mió por den­tro y dio pa­so a otro arre­ba­to de pa­ra­noia re­pe­ti­ti­va. Cuan­do vol­vió a ca­sa, me sen­tí muy fe­liz al ver­lo otra vez en­tu­sias­ma­do con las co­sas. A pe­sar de su en­fer­me­dad, el ve­rano trans­cu­rrió fe­liz: re­co­rri­dos en bi­ci, bar­ba­coas, ce­nas con fa­mi­lia­res y ami­gos, me­di­ta­ción, yoga... Así fue to­do, has­ta que de pron­to se die­ron va­rios sín­to­mas a la vez.

SE QUE­DA­BA PA­RA­LI­ZA­DO

La ma­ña­na del 24 de ju­lio, yo es­ta­ba en la du­cha. Vi que Ro­bin te­nía la mi­ra­da fi­ja en el es­pe­jo. En la ca­be­za te­nía un cor­te pro­fun­do. Ha­bía mu­cha san­gre, y eso que yo tan so­lo ha­bía es­ta­do unos mo­men­tos en la du­cha. «¿Qué ha pa­sa­do? ¿Có­mo te has he­cho eso?». No pa­re­cía te­ner ga­nas de res­pon­der­me. Ro­bin se­ña­ló la puer­ta del cuar­to de ba­ño. «¿Te has da­do en la ca­be­za?». Asin­tió. «¿Te has da­do un ca­be­za­zo con­tra la puer­ta?». No res­pon­dió. Se­ña­ló el pun­to don­de se ha­bía da­do con­tra la puer­ta. La ma­de­ra es­ta­ba abo­lla­da. Cuan­do vol­ví a pre­gun­tar­le por qué ha­bía he­cho al­go así, se li­mi­tó a de­cir: «He cal­cu­la­do mal». Es­ta­ba ate­rro­ri­za­da. No sé qué me da­ba más mie­do: lo que aca­ba­ba de ha­cer­se a sí mis­mo o que no pa­re­cie­ra dar­le ma­yor im­por­tan­cia. Su ros­tro era inex­pre­si­vo. Ro­bin se sen­tía ra­bio­so con­si­go mis­mo, por la pa­ra­noia y los mie­dos in­con­tro­la­bles, que, por ejem­plo, lo lle­va­ban a en­trar en una ha­bi­ta­ción y que­dar­se pa­ra­li­za­do. Es­ta­ba har­to de ser in­ca­paz de ha­blar o mo­ver­se du­ran­te unos se­gun­dos. En los mo­men­tos de lu­ci­dez, me de­cía que no en­con­tra­ba for­ma de es­ca­par de la cár­cel de sus pen­sa­mien­tos de­li­ran­tes. Fui­mos a ver a su psi­quia­tra, quien in­di­có que ne­ce­si­ta­ba un aná­li­sis neu­ro­cog­ni­ti­vo. Ten­dría que in­gre­sar en un cen­tro clí­ni­co. Ellos bus­ca­rían el ade­cua­do pa­ra Ro­bin. Era fun­da­men­tal sal­va­guar­dar su pri­va­ci­dad. en­fer­me­dad de Par­kin­son. Nos ex­pli­ca­ron que mu­chas per­so­nas tie­nen pár­kin­son y lle­van unas vi­das per­fec­ta­men­te nor­ma­les una vez que se han acos­tum­bra­do a la me­di­ca­ción. Pe­ro ha­bía al­go que se­guía sin en­ca­jar. Por las no­ches, Ro­bin se agi­ta­ba en la ca­ma. Ya no po­día­mos dor­mir abra­za­dos. Si te­nía­mos suer­te, des­can­sá­ba­mos un par de ho­ras, has­ta que em­pe­za­ba a re­vol­ver­se otra vez y ter­mi­na­ba por le­van­tar­se. Lo nor­mal era que per­ma­ne­cie­se des­pier­to y con ga­nas de ha­blar. Su­fría mie­dos o pa­ra­noias, so­bre los que con­ver­sá­ba­mos largo ra­to has­ta que se cal­ma­ba un po­co.

NO­CHES SIN DOR­MIR

La ma­ña­na del do­min­go 3 de agos­to me sen­tía muy an­gus­tia­da tras ha­ber pa­sa­do la ma­yor par­te de la no­che con Ro­bin. Yo ape­nas ha­bía po­di­do dor­mir una ho­ra y Ro­bin no ha­bía pe­ga­do ojo. Sen­ta­da a su la­do en la me­sa del desa­yuno, lla­mé a su se­cre­ta­ria y le pe­dí que avi­sa­ra al mé­di­co. Ne­ce­si­tá­ba­mos ayu­da. Sen­ta­do a la me­sa, Ro­bin ape­nas res­pon­día. Es­ta­ba su­mi­do en la os­cu­ri­dad más pro­fun­da. Uno de sus psi­quia­tras lla­mó a los po­cos mi­nu­tos. Llo­ran­do por la im­po­ten­cia, le ex­pli­qué: «Sien­to co­mo si mi ma­ri­do se de­sin­te­gra­ra an­te mis ojos, sin que yo pue­da ha­cer na­da». Lo pri­me­ro era ma­ne­jar­se con el in­som­nio. Los dos es­tá­ba­mos ago­ta­dos. El mé­di­co su­gi­rió que dur­mié­ra­mos en ha­bi­ta­cio­nes se­pa­ra­das una se­ma­na. Ro­bin fue a ver

"SAN­GRA­BA DE LA CA­BE­ZA. NO SÉ QUÉ ME DA­BA MÁS MIE­DO: LO QUE ACA­BA­BA DE HA­CER­SE A SÍ MIS­MO O EL HE­CHO DE QUE NO PA­RE­CIE­RA DAR­LE IM­POR­TAN­CIA"

al mé­di­co el mar­tes. Al vol­ver a ca­sa, se mos­tró dis­gus­ta­do an­te la pers­pec­ti­va de so­me­ter­se al aná­li­sis neu­ro­cog­ni­ti­vo, pe­ro la se­ma­na trans­cu­rrió sin de­ma­sia­das in­ci­den­cias. Hi­ci­mos lo po­si­ble por lle­var una vi­da nor­mal. El sá­ba­do 9 de agos­to pa­sa­mos un día ma­ra­vi­llo­so jun­tos. Al­mor­za­mos en el jar­dín. Por la tar­de hi­ci­mos el amor y lue­go dor­mi­mos una sies­ta. Des­pués fui­mos a la ex­po­si­ción de una ami­ga ar­tis­ta y, más tar­de, al ci­ne. Ce­na­mos en ca­sa, sa­ca­mos a pa­sear al pe­rro, es­tu­vi­mos le­yen­do y char­lan­do en la ca­ma. Lle­ga­da la ho­ra de dor­mir, me dio un ma­sa­je en los pies an­tes de ir­se a la otra ha­bi­ta­ción a des­can­sar.

"ESE RE­CUER­DO ME ROM­PE EL CO­RA­ZÓN"

El do­min­go trans­cu­rrió con nor­ma­li­dad. Ro­bin se mar­chó a re­unir­se con su nue­vo men­tor, y yo me que­dé en ca­sa pin­tan­do un cua­dro. A úl­ti­ma ho­ra de la tar­de es­tu­vi­mos con­ver­san­do. Re­cuer­do que pa­re­cía ca­mi­nar con al­go más de di­na­mis­mo. Ha­cía tiem­po que no lo veía con as­pec­to de es­tar me­jo­ran­do. Se­rían ca­si las diez de la no­che y me pre­pa­ré pa­ra acos­tar­me. Se ofre­ció a ha­cer­me otro ma­sa­je en los pies, pe­ro le di­je: «No, es­ta no­che no ha­ce fal­ta. Pe­ro mu­chas gra­cias». Me mi­ró con cier­ta tris­te­za, y el re­cuer­do hoy me rom­pe el co­ra­zón. Co­mo siem­pre, nos des­pe­di­mos di­cién­do­nos: «Bue­nas no­ches, amor mío». De pron­to re­apa­re­ció y fue a su des­pa­cho. Sa­lió con el ipad en la mano y tu­ve la im­pre­sión de que es­ta­ba in­tere­sa­do en leer al­go. «Bue­nas no­ches», me di­jo es­ta vez. «Bue­nas no­ches», res­pon­dí. Lle­gó el lu­nes 11 de agos­to de 2014. Em­pe­cé el día con tran­qui­li­dad. Me ale­gra­ba de que Ro­bin por fin fue­ra ca­paz de dor­mir un po­co. Es­ta­ba es­pe­ran­do a que se le­van­ta­ra, pa­ra me­di­tar un ra­to a su la­do. Me que­dé en la sa­la tan­to tiem­po co­mo pu­de, es­pe­ran­do a que sa­lie­ra de la ha­bi­ta­ción, pe­ro te­nía una reunión. La se­cre­ta­ria de Ro­bin se pre­sen­tó y me pre­gun­tó qué tal ha­bía ido el fin de se­ma­na. «Creo que mi ma­ri­do es­tá me­jo­ran­do», di­je. Aho­ra sé que Ro­bin ese fin de se­ma­na se­guía sien­do pre­sa de mie­dos, ideas de­li­ran­tes y pa­ra­noia, pe­ro ya no me lo de­cía. En su lu­gar lla­ma­ba por te­lé­fono o en­via­ba men­sa­jes en se­cre­to a otras per­so­nas, pa­ra ais­lar­me de sus pro­ble­mas men­ta­les. Su se­cre­ta­ria se ofre­ció a pre­pa­rar­le el desa­yuno cuan­do se le­van­ta­ra. Me fui, pe­ro al ca­bo de 45 mi­nu­tos me lle­gó un men­sa­je di­cien­do que to­da­vía no ha­bía sa­li­do de su cuar­to. Su­pe que al­go te­rri­ble su­ce­día. Di me­dia vuel­ta con el co­che y vol­ví a ca­sa. Es­ta­ba muer­to. Des­pués de que se mar­cha­ran los ser­vi­cios de ur­gen­cia, me que­dé un mo­men­to a so­las con él en la ha­bi­ta­ción. Sin com­pren­der, pe­ro a la vez com­pren­dién­do­lo to­do per­fec­ta­men­te. Co­men­cé a ha­blar: «Ro­bin, no es­toy fu­rio­sa con­ti­go. No te cul­po en ab­so­lu­to. En ab­so­lu­to. Lu­chas­te y siem­pre fuis­te muy va­le­ro­so. Que se­pas que te quie­ro, con to­do mi co­ra­zón». Le aca­ri­cié el pelo y le di un be­so en la fren­te pa­ra desear­le bue­nas no­ches.

EL DIAG­NÓ­SI­TI­CO: LA HO­RA DE LA VER­DAD

Cua­tro me­ses des­pués ha­blé con el al­gua­cil Ha­rris, el sar­gen­to Boyd y el mé­di­co fo­ren­se Cohen, del de­par­ta­men­to del she­riff del con­da­do de Ma­rin, quie­nes me mos­tra­ron el in­for­me fo­ren­se de­fi­ni­ti­vo. Se­gún me ex­pli­ca­ron, ade­más de su­frir pár­kin­son, Ro­bin era víc­ti­ma de una for­ma di­fu­sa y no diag­nos­ti­ca­da de la de­men­cia de Lewy, co­mo ates­ti­gua­ban to­das las áreas de su ce­re­bro. Sin sa­ber qué era aque­llo de la en­fer­me­dad de Lewy, me in­for­ma­ron de que al­go ha­bía in­va­di­do has­ta el úl­ti­mo rin­cón del ce­re­bro de mi ma­ri­do. Mi res­pues­ta fue: «Lo que me di­cen no me sor­pren­de en ab­so­lu­to». Hoy ten­go cla­ro que sus an­gus­tias y pro­ble­mas men­ta­les eran pro­duc­to de la en­fer­me­dad de Lewy. Fue la ra­zón por la que aque­lla no­che se pe­gó con la ca­be­za con­tra la puer­ta del ba­ño, pues uno de los sín­to­mas es la dis­mi­nu­ción de la ca­pa­ci­dad vi­sual y es­pa­cial, lo que a ve­ces lle­va a la ma­la iden­ti­fi­ca­ción de los ob­je­tos. Aho­ra sé que la me­di­ca­ción an­ti­psi­có­ti­ca pue­de em­peo­rar la si­tua­ción de es­tos en­fer­mos. Sa­be­mos que hay más de 1,3 mi­llón de per­so­nas afec­ta­das por la do­len­cia. Sin em­bar­go, las ci­fras son apro­xi­ma­das, y has­ta el mo­men­to no se ha en­con­tra­do una cu­ra. Des­de que me in­for­ma­ron, he en­via­do co­pias del his­to­rial mé­di­co, de los es­cá­ne­res ce­re­bra­les y del in­for­me fo­ren­se de Ro­bin a cua­tro mé­di­cos a fin de en­ten­der­lo to­do un po­co me­jor. La de Ro­bin fue una de las peo­res pa­to­lo­gías que han vis­to. Se­gún ex­pli­ca un es­pe­cia­lis­ta: «Su si­tua­ción era com­pa­ra­ble a la de una per­so­na que tu­vie­ra cán­cer en ca­da uno de los ór­ga­nos de su cuer­po». Na­die hu­bie­ra po­di­do ha­cer más. Los in­for­mes mé­di­cos lo de­jan cla­ro. Lo vi­vi­do me de­ja una co­sa cla­ra: ca­da mé­di­co, psi­quia­tra, es­pe­cia­lis­ta y cu­ran­de­ro que tra­tó a Ro­bin lo hi­zo lo me­jor po­si­ble. El pro­ble­ma fue que na­die in­ter­pre­tó sus sín­to­mas de la for­ma co­rrec­ta. Ro­bin es­ta­ba per­dien­do la ca­be­za. Lo sa­bía, pe­ro no el por­qué, y no pu­do ha­cer na­da.

"CUA­TRO ME­SES DES­PUÉS DE SU MUER­TE, LOS FO­REN­SES ME EX­PLI­CA­RON QUE, ADE­MÁS DE PÁR­KIN­SON, RO­BIN SU­FRÍA LA EN­FER­ME­DAD DE LEWY"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.