Ten­den­cia.

Es­te hom­bre ha re­vo­lu­cio­na­do los gim­na­sios con sus má­qui­nas de 'fitness', que lo han con­ver­ti­do en mi­llo­na­rio. Lo vi­si­ta­mos en su 'pa­laz­zo' ita­liano.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR Da­vid Aa­ro­no­vitch FO­TO­GRA­FÍA Ju­de Ed­gin­ton

Vi­si­ta­mos a Ne­rio Ales­san­dri, el crea­dor de las má­qui­nas de fitness que usan Ra­fa Na­dal, Pau Ga­sol y Fernando Alon­so.

SE­GU­RO QUE AL­GU­NA vez ha co­rri­do por una cin­ta de gim­na­sio di­se­ña­da por es­te hom­bre, aun­que no lo se­pa. Ne­rio Ales­san­dri, pio­ne­ro en el ne­go­cio del fitness con su com­pa­ñía Tech­nogym, es ele­gan­te, mo­derno y tie­ne 54 años, aun­que pa­re­ce más jo­ven. Se cal­cu­la que el sec­tor en el que tra­ba­ja –el ne­go­cio de los equi­pa­mien­tos pa­ra gim­na­sios– fac­tu­ra­rá en 2020 en torno a 10.700 mi­llo­nes de eu­ros. Pe­ro ha­ce 35 años es­te sec­tor ape­nas exis­tía.

Has­ta los años ochen­ta, los gim­na­sios eran lu­ga­res cen­tra­dos en la mus­cu­la­tu­ra y el cul­tu­ris­mo don­de, co­mo mu­cho, ha­bía un ten­sor pa­ra los pec­to­ra­les y unas pe­sas. En 1983, Ales­san­dri te­nía 22 años, era in­ge­nie­ro y tra­ba­ja­ba en una em­pre­sa de en­la­ta­do de me­lo­co­to­nes en Ce­se­na. Ales­san­dri bus­ca­ba al­go que in­ven­tar. «Siem­pre he si­do muy cu­rio­so –ex­pli­ca–. Es mi ras­go prin­ci­pal».

EL HOM­BRE Y LA MÁ­QUI­NA

Su ob­je­ti­vo: ha­llar la so­lu­ción a un pro­ble­ma. Y lo en­con­tró en uno de los gim­na­sios de su ciu­dad, el Cham­pion Club. Ales­san­dri se fi­jó en lo que es­ta­ban ha­cien­do los 'mus­cu­li­tos' de turno y de­ci­dió ha­blar con Ro­ber­to, el pro­pie­ta­rio. «¿Y si te di­se­ña­ra al­go que fa­ci­li­ta­ra el le­van­ta­mien­to de pe­sas, de una for­ma más efec­ti­va y me­nos pe­li­gro­sa? Al­go bio­me­cá­ni­co, que unie­ra al hom­bre y la má­qui­na», su­gi­rió. Ro­ber­to acep­tó y el jo­ven Ales­san­dri, quien aún vi­vía con sus pa­dres, to­mó po­se­sión del ga­ra­je fa­mi­liar y em­pe­zó a tra­ba­jar en su pri­me­ra má­qui­na de mus­cu­la­ción. Ro­ber­to se que­dó en­can­ta­do con la crea­ción. Los 'mus­cu­li­tos' de Ce­se­na, tam­bién. Al igual que los 'ca­chas' de otras ciu­da­des de Ita­lia. Pe­ro el pa­so de la in­ven­ción a la ma­nu­fac­tu­ra­ción re­que­ría de ca­pi­tal. Ales­san­dri no me con­fie­sa có­mo lo ob­tu­vo, pe­ro sí me lo cuen­ta uno de sus em­plea­dos: los pa­dres de Ales­san­dri hi­po­te­ca­ron su ca­sa pa­ra fa­ci­li­tar el es­ta­ble­ci­mien­to de Tech­nogym. ¿Es­ta­ban con­ven­ci­dos de que el proyecto fun­cio­na­ría? «No», res­pon­de el em­plea­do. «Su ma­dre no pa­ra­ba de llo­rar. ¿Qué es ese ca­cha­rro que Ne­rio es­tá cons­tru­yen­do en el ga­ra­je?», pre­gun­ta­ba a su pa­dre. «¿Quién va a que­rer una co­sa se­me­jan­te?». Un año des­pués, Ales­san­dri via­jó a Ca­li­for­nia pa­ra in­ves­ti­gar qué era lo

El 'fitness' fac­tu­ra mi­llo­nes de eu­ros. Ha­ce 35 años, el sec­tor no exis­tía. Sus má­qui­nas fue­ron pio­ne­ras

que se lle­va­ba. En Ca­li­for­nia ha­bló con pro­pie­ta­rios y clien­tes y se fo­to­gra­fió jun­to con fi­gu­ras de la mus­cu­la­ción co­mo Syl­ves­ter Sta­llo­ne y Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger. Des­pués vol­vió a Ita­lia y di­se­ñó má­qui­nas pa­ra otros gru­pos de mus­cu­la­ción, siem­pre con pro­duc­tos vi­sual­men­te más atrac­ti­vos que los de sus com­pe­ti­do­res. Y en­ton­ces, se­gún ex­pli­ca Ales­san­dri, «en 1987 em­pe­za­mos a ha­blar de fitness». Es­te con­cep­to im­pli­ca­ba, an­te to­do, el de­sa­rro­llo de má­qui­nas de car­dio y de remo, bi­ci­cle­tas verticales y re­cli­na­das y cin­tas de co­rrer. La idea era fa­ci­li­tar el ejer­ci­cio ae­ró­bi­co a los hom­bres que no es­ta­ban in­tere­sa­dos en dar sal­ti­tos ves­ti­dos con ma­llas en las cla­ses pro­mo­cio­na­das por Ja­ne Fon­da. Tech­nogym desa­rro­lló los pri­me­ros mo­ni­to­res de rit­mo car­dia­co, que per­mi­tían a los usua­rios me­dir su res­pues­ta fí­si­ca al ejer­ci­cio. En los gim­na­sios se em­pe­za­ron a oír me­nos gru­ñi­dos y más so­ni­dos de mar­ti­lleo. Lue­go, las mu­je­res en­tra­ron en es­ce­na. Se­gún Ales­san­dri, a fi­na­les de los ochen­ta, las fé­mi­nas tan so­lo cons­ti­tuían el 15 por cien­to de la clien­te­la de los gim­na­sios. Es­te año, ya son cer­ca del 60 por cien­to. Y aun­que les gus­tan las cla­ses, es­tán tan in­tere­sa­das en las má­qui­nas de car­dio y de pe­sas co­mo los va­ro­nes.

LA LLE­GA­DA DEL 'WELL­NESS'

El mer­ca­do se ex­pan­dió, y lo mis­mo pa­só con la com­pe­ten­cia y la ne­ce­si­dad de in­no­va­ción. Aun­que una cin­ta de co­rrer no tie­ne mu­cha vuel­ta de hoja, sí es po­si­ble ins­ta­lar­le un te­le­vi­sor (Tech­nogym fue la pri­me­ra com­pa­ñía que lo hi­zo); crear pro­gra­mas que re­pli­can la­de­ras y va­lles; y fa­bri­car­las más pe­que­ñas pa­ra uso do­més­ti­co. Y así lle­go el año 1993 y el con­cep­to de well­ness, que abar­ca­ba tan­to las má­qui­nas, las cla­ses y los ejer­ci­cios de fuer­za co­mo las me­jo­ras en la die­ta y el es­ti­lo de vi­da per­so­nal. Ales­san­dri agre­ga con or­gu­llo: «No­so­tros fui­mos los in­ven­to­res de la pa­la­bra well­ness». No es con­ve­nien­te ha­cer es­te ti­po de afir­ma­cio­nes an­te un pe­rio­dis­ta que tie­ne tiem­po de mi­rar las co­sas en In­ter­net. La pri­me­ra apa­ri­ción de well­ness se re­mon­ta a 1654, pe­ro, fue­ra quien fue­ra el in­ven­tor de la pa­la­bre­ja, nues­tro hom­bre se la apro­pió.

EL CUAR­TEL GE­NE­RAL

A sie­te ki­ló­me­tros de su pa­laz­zo se en­cuen­tra la mo­der­ní­si­ma nue­va se­de de la com­pa­ñía, el Tech­nogym Vi­lla­ge, un cam­pus de­di­ca­do al well­ness. Allí, ale­ja­das de las mi­ra­das cu­rio­sas, se en­cuen­tran las sa­las de in­no­va­ción, ve­ta­das pa­ra los vi­si­tan­tes. Y es que es­ta­mos ha­blan­do de una in­dus­tria muy com­pe­ti­ti­va, y gi­gan­tes es­ta­dou­ni­den­ses co­mo Li­fe Fitness, Pre­cor y Cy­bex siem­pre an­dan a la bús­que­da de nue­vos pro­duc­tos. La My­run aca­ba de sa­lir al mer­ca­do. Es una cin­ta de co­rrer, pe­ro lo que la con­vier­te en un pro­duc­to de nue­va ge­ne­ra­ción es que pue­des co­nec­tar tu ipad al apa­ra­to, bus­car la apli­ca­ción in­di­ca­da y vin­cu­lar­te a la má­qui­na por com­ple­to. Es­ta re­co­no­ce­rá tus ob­je­ti­vos (por ejem­plo, si lle­vas va­rias se­ma­nas ejer­ci­tán­do­te pa­ra par­ti­ci­par en una ma­ra­tón) y te di­rá có­mo lo es­tás ha­cien­do. Su pre­cio es de unas 2600 li­bras, y es­tá pre­vis­to que la si­gan una elíp­ti­ca y una bi­ci­cle­ta. La pró­xi­ma fa­se del well­ness pa­ra Ales­san­dri es la per­so­na­li­za­ción. Es­te em­pe­zó a desa­rro­llar pro­gra­mas co­nec­ti­vos a tra­vés de la nu­be en 2007, y pien­sa que el fu­tu­ro es­tá en di­se­ñar pro­gra­mas de ejer­ci­cio que to­men en con­si­de­ra­ción la si­tua­ción pre­ci­sa del in­di­vi­duo. Una per­so­na hi­per­ten­sa y con do­lo­res en las ro­di­llas va a ne­ce­si­tar unos pro­gra­mas dis­tin­tos que un in­di­vi­duo muy al­to y con pro­ble­mas de es­pal­da. Y es que, co­mo afir­ma en tono sar­dó­ni­co Ales­san­dri, «he­mos na­ci­do pa­ra mo­ver­nos».

La pri­me­ra má­qui­na la creó en el ga­ra­je de sus pa­dres. La familia hi­po­te­có su ca­sa pa­ra que él tu­vie­ra el ca­pi­tal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.