Pe­que­ñas in­fa­mias.

Dime qué co­mes y te di­ré có­mo eres

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Car­men Po­sa­das.

Dime qué co­mes y te di­ré có­mo eres.

aho­ra que la gas­tro­no­mía se ha vuel­to una re­li­gión y los chefs, dio­ses del Olim­po, da la im­pre­sión de que to­do, des­de el ci­ne al ar­te pa­san­do por la li­te­ra­tu­ra o el de­por­te, or­bi­ta en torno a ella. Co­mo les he con­ta­do en al­gu­na oca­sión, ha­ce me­ses que he apos­ta­ta­do de tan ti­rá­ni­ca fe. No so­por­to los pro­gra­mas de co­ci­na, me car­ga esa gen­te que man­da por Fa­ce­book fo­to de lo que es­tá co­mien­do (¡Ole el sal­mo­re­jo de mi An­ge­li­nes, es­tá co­mo pa­ra po­ner­le un pi­so!) y me car­ga, so­bre to­do, la cur­si­fi­ca­ción, val­ga el pa­la­bro, que la gas­tro­no­mía es­tá ha­cien­do del len­gua­je. ¿Han vis­to qué so­bre­do­sis de di­mi­nu­ti­vos usa la gen­te cuan­do ha­bla de co­mi­da? Que si una mer­lu­ci­ta, que si una ca­ce­ro­li­ta y unas al­ca­cho­fi­tas con su hue­vi­to y su ja­mon­ci­to y has­ta un re­fri­ti­to… Di­cho es­to, me en­can­tan los li­bros de co­ci­na y más aún los que, con ella por coar­ta­da, apro­ve­chan pa­ra con­tar al­go in­tere­san­te o cu­rio­so. Aca­bo de leer uno muy en­tre­te­ni­do. Se lla­ma El ban­que­te de los dic­ta­do­res y uti­li­za la gas­tro­no­mía pa­ra tra­tar de co­no­cer el la­do hu­mano –y es­te «hu­mano» va con to­das las co­mi­llas que el ca­so re­quie­re– de los dés­po­tas. Así he po­di­do des­cu­brir que Hitler, a pe­sar de que te­nía ver­da­de­ra de­bi­li­dad por los pi­cho­nes re­lle­nos de len­gua e hí­ga­do, op­tó por ha­cer­se ve­ge­ta­riano. Por lo vis­to el ré­gi­men na­zi era ex­tre­ma­da­men­te sen­si­ble al do­lor ani­mal (sí, co­mo lo oyen), tan­to que lle­gó a prohi­bir el con­su­mo de foie-gras en Ale­ma­nia y en to­dos los paí­ses que ca­ye­ron ba­jo su fé­ru­la. Si Hitler sen­tía res­pe­to por los ani­ma­les, Idi Amín Da­dá, ese sá­tra­pa ugan­dés que de­vo­ra­ba a sus enemi­gos na­da más de­ca­pi­tar­los pa­ra que su car­ne es­tu­vie­ra bien fres­ca, te­nía de­vo­ción por la rei­na de In­gla­te­rra, a la que en­via­ba arre­ba­ta­das car­tas de amor. Por eso, de vez en cuan­do cam­bia­ba de die­ta y ofre­cía a sus ami­gos té con sánd­wi­ches de pe­pino y muf­fins. «No me gus­ta tan­to la car­ne hu­ma­na», le con­fe­só a uno de sus in­vi­ta­dos mien­tras de­gus­ta­ban un de­li­cio­so lap­sang sou­chong. «Es de­ma­sia­do sa­la­da pa­ra mi gus­to». De Sta­lin se cuen­ta que, a pe­sar de que era un hom­bre muy ocu­pa­do (pur­gar, en­car­ce­lar y ma­tar a vein­ti­trés mi­llo­nes de per­so­nas lle­va su tiem­po), no per­do­na­ba una bue­na me­sa. Y so­bre to­do una bue­na so­bre­me­sa. Los ru­sos son muy da­dos a alar­gar las co­mi­das du­ran­te ho­ras, pe­ro aque­llos al­muer­zos su­yos a la geor­gia­na eran au­tén­ti­cas ma­ra­to­nes gas­tro­nó­mi­cas. Cuen­tan que el pre­si­den­te Ti­to aca­bó vo­mi­tan­do des­pués de una de esas in­ter­mi­na­bles ce­nas que so­lían du­rar más de seis ho­ras. Pa­ra aga­sa­jar a sus hués­pe­des con ta­les co­mi­lo­nas con­ta­ba con un alia­do es­pe­cial, su chef Spi­ri­don Pu­tin, abue­lo de us­te­des ya se han ima­gi­na­do quién. De Mus­so­li­ni se di­ce que de­vo­ra­ba ajos cru­dos en ayu­nas, no so­lo por­que son de­pu­ra­ti­vos, sino por­que, se­gún de­cía él, me­jo­ran el cu­tis y tie­nen po­de­res afro­di­sía­cos. Re­sul­ta un tan­to du­do­so que el ajo lo ha­ga a uno me­jor aman­te, pe­ro no hay du­da de que el Du­ce era un hom­bre atrac­ti­vo. Al me­nos a más de dos –o me­jor tres– me­tros de dis­tan­cia, ha­bría que aña­dir. ¿Qué re­ve­lan de una per­so­na sus pre­fe­ren­cias cu­li­na­rias? ¿Se pue­de adi­vi­nar có­mo es al­guien por lo que co­me? Yo me fi­jo mu­cho en lo que eli­gen las per­so­nas –y en es­pe­cial los hom­bres– con los que com­par­to me­sa pa­ra sa­car lue­go al­gu­nas con­clu­sio­nes a la violeta. Por eso pue­do de­cir­les que me fío más de al­guien que pi­de un gui­so o un pla­to de cu­cha­ra que de otro que se de­can­ta por uno muy so­fis­ti­ca­do o a la moda, tam­bién me gus­tan más los dis­fru­to­nes que los que co­men sano y, so­bre to­do, sien­to de­bi­li­dad por los hom­bres que to­man pos­tre. Cla­ro que es­to tie­ne

Se me ocu­rre que Na­vi­dad es el mo­men­to ideal pa­ra ha­cer es­te ti­po de ob­ser­va­ción so­cio­ló­gi­ca

una ex­pli­ca­ción un po­co freu­dia­na, me te­mo. Mi pa­dre era muy dul­ce­ro. Le en­can­ta­ba el arroz con le­che, de­vo­ra­ba pan­que­ques de dul­ce de le­che y mo­ría por el to­cino de cie­lo. Sea por lo que fue­re, to­dos juz­ga­mos y ca­ta­lo­ga­mos per­ma­nen­te­men­te a las per­so­nas por lo que ha­cen, di­cen, visten, co­men y, so­bre to­do, por có­mo co­men. Se me ocu­rre que Na­vi­dad es el mo­men­to ideal pa­ra ha­cer es­te ti­po de ob­ser­va­ción so­cio­ló­gi­ca. El que se fo­rra a co­mer, el fru­gal, el sibarita, el fino, el vul­gar… Dime có­mo co­mes y te di­ré quién eres o có­mo te gus­ta­ría ser. Fe­li­ces fies­tas a to­dos us­te­des ya sean gour­mets o gour­mands.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.