Ani­ma­les de com­pa­ñía.

La vi­da de los ani­ma­les

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Juan Ma­nuel de Prada.

La vi­da de los ani­ma­les.

e es­ta­do re­le­yen­do El fin de la his­to­ria y el úl­ti­mo hom­bre (1992), de Fran­cis Fu­ku­ya­ma, uno de los li­bros más in­flu­yen­tes y per­ver­sos de las úl­ti­mas dé­ca­das, re­ci­bi­do en su día co­mo una suer­te de evan­ge­lio ne­gro por las éli­tes del mun­dia­lis­mo. La te­sis cen­tral del li­bro es so­bra­da­men­te co­no­ci­da: de­rro­ta­das las ideo­lo­gías que en otro tiem­po se atre­vie­ron a dispu­tar­le la supremacía, la de­mo­cra­cia li­be­ral es­tá lla­ma­da irre­ver­si­ble­men­te a con­ver­tir­se en la úni­ca for­ma de go­bierno po­si­ble. A jui­cio de Fu­ku­ya­ma, el ca­pi­ta­lis­mo li­be­ral ha de­mos­tra­do ser más efi­cien­te y di­ná­mi­co que cual­quier otro sis­te­ma po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co; y, so­bre to­do, ha de­mos­tra­do que la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca pue­de con­ver­tir­se en la ac­ti­vi­dad pri­mor­dial del hom­bre, en vo­lan­das del de­sa­rro­llo téc­ni­co y cien­tí­fi­co, que pa­ra Fu­ku­ya­ma es una «ba­se mo­ral» ca­paz de sus­ti­tuir a la re­li­gión. La au­sen­cia de con­flic­tos bé­li­cos o ideo­ló­gi­cos nos con­du­ci­rá, en fin, a una glo­ba­li­za­ción inevi­ta­ble que con­ver­ti­rá a los Es­ta­dos en re­mi­nis­cen­cias de otra épo­ca, tal vez sub­sis­ten­tes en un plano no­mi­nal, pe­ro amal­ga­ma­dos en cual­quier ca­so en un Nue­vo Or­den Mun­dial. Has­ta aquí la te­sis po­lí­ti­ca pro­pues­ta por Fu­ku­ya­ma. Pe­ro de­trás de to­da te­sis po­lí­ti­ca sub­ya­ce una con­cep­ción an­tro­po­ló­gi­ca; y la de Fu­ku­ya­ma es, en ver­dad, abe­rran­te. Ima­gi­na a un hom­bre ampu­tado de ne­ce­si­da­des es­pi­ri­tua­les, un hom­bre sin me­ta­fí­si­ca, sa­tis­fe­cho con los lo­gros téc­ni­cos y cien­tí­fi­cos y só­lo preo­cu­pa­do por sa­ciar sus de­seos; un hom­bre que, ha­bien­do aban­do­na­do las gran­des cau­sas que en otras épo­cas pro­vo­ca­ron gue­rras y re­vo­lu­cio­nes, ya no ten­drá mo­ti­vo al­guno por el que arries­gar su vi­da. Un hom­bre, en fin, muy se­me­jan­te al que avi­zo­ra­se Toc­que­vi­lle en su mag­na obra La de­mo­cra­cia en Amé­ri­ca, ob­se­sio­na­do con «pro­cu­rar­se pla­ce­res rui­nes y vul­ga­res» y so­bre el cual se yer­gue un po­der tu­te­lar que lo pas­to­rea pa­ter­nal­men­te, co­mo miem­bro de un «re­ba­ño de ani­ma­les». Fu­ku­ya­ma no tie­ne la al­tu­ra de pen­sa­mien­to de Toc­que­vi­lle y mu­cho me­nos su sa­na con­cep­ción an­tro­po­ló­gi­ca; pe­ro no se re­ca­ta de des­cri­bir, en un alar­de de sin­ce­ri­dad, a los hom­bres del fi­nal de la his­to­ria: «En otras pa­la­bras, vol­ve­rán a ser ani­ma­les, co­mo lo eran an­tes del com­ba­te san­grien­to con que co­men­zó la his­to­ria. Un pe­rro se sien­te sa­tis­fe­cho con dor­mir to­do el día al sol con tal de que lo ali­men­ten, por­que no es­tá in­sa­tis­fe­cho con lo que es. No le preo­cu­pa que otros pe­rros lo pa­sen me­jor que él o que su ca­rre­ra co­mo pe­rro se ha­ya es­tan­ca­do, o de que en dis­tin­tos lu­ga­res del mun­do se opri­ma a los pe­rros. Si el hom­bre al­can­za una so­cie­dad en la cual se ha­ya con­se­gui­do abo­lir la in­jus­ti­cia, su vi­da lle­ga­rá a pa­re­cer­se a la del pe­rro». Es­ta vi­da ani­mal que Fu­ku­ya­ma avi­zo­ra co­mo des­tino fi­nal del hom­bre es­tá ex­pues­ta, sin em­bar­go, a pe­li­gros: «Ca­be sos­pe­char –con­ti­núa– que al­gu­nos [hom­bres] no se sen­ti­rán sa­tis­fe­chos has­ta que se pon­gan a prue­ba a sí mis­mos con el mis­mo ac­to que afir­mó su hu­ma­ni­dad al prin­ci­pio de la his­to­ria: desea­rán arries­gar la vi­da en un com­ba­te vio­len­to y con ello de­mos­trar que son li­bres. Bus­ca­rán de­li­be­ra­da­men­te la in­co­mo­di­dad y el sa­cri­fi­cio, por­que el do­lor se­rá el úni­co mo­do que ten­drán pa­ra de­mos­trar de­fi­ni­ti­va­men­te que pue­den pen­sar bien de sí mis­mos, que si­guen sien­do se­res hu­ma­nos». Fu­ku­ya­ma no en­tien­de que de­trás de esa bús­que­da de­li­be­ra­da de «la in­co­mo­di­dad y el sa­cri­fi­cio» pue­de ha­ber ne­ce­si­da­des es­pi­ri­tua­les mu­cho más ne­ce­sa­rias pa­ra vi­vir que las sa­tis­fac­cio­nes ma­te­ria­les que su di­vi­ni­za­da de­mo­cra­cia li­be­ral ofre­ce pa­ra ani­ma­li­zar a los hom­bres; pe­ro de al­gún bru­mo­so y en­ma­ra­ña­do mo­do in­tu­ye que la vi­da de pe­rros sa­tis­fe­chos y des­preo­cu­pa­dos que nos au­gu­ra no aca­be de gus­tar­nos del to­do. Ca­be pre­gun­tar­se, sin em­bar­go, si esa vi­da ani­ma­les­ca que Fu­ku­ya­ma avi­zo­ra no es ya nues­tra pro­pia vi­da. ¿No so­mos aca­so no­so­tros mis­mos ani­ma­les sa­tis­fe­chos en los que la pro­pa­gan­da ha in­cul­ca­do una se­rie de re­fle­jos con­di­cio­na­dos? ¿No so­mos aca­so no­so­tros mis­mos un re­ba­ño ple­na­men­te su­mi­so a to­do ti­po de ma­ni­pu­la­cio­nes,

¿No so­mos aca­so lo­ri­tos que, cre­yen­do ex­pre­sar su opi­nión, no ha­cen sino re­pe­tir las opi­nio­nes pre­fa­bri­ca­das por los me­dios?

in­ca­paz de re­fle­xio­nes pro­fun­das que nos per­mi­tan ta­la­drar el ve­lo de los pen­sa­mien­tos con­di­cio­na­dos? ¿No so­mos aca­so no­so­tros mis­mos lo­ri­tos que, cre­yen­do ex­pre­sar su opi­nión, no ha­cen sino re­pe­tir las opi­nio­nes pre­fa­bri­ca­das por los me­dios de adoc­tri­na­mien­to de ma­sas? ¿No so­mos no­so­tros mis­mos pe­rros sa­tis­fe­chos que ya no se plan­tean pre­gun­tas me­ta­fí­si­cas, que ya ni si­quie­ra las con­ci­ben, que mi­ran con es­cán­da­lo y aver­sión al que se atre­ve a con­ce­bir­las y plan­tear­las? ¿No so­mos no­so­tros mis­mos, en fin, la hu­ma­ni­dad ani­ma­li­za­da y dúc­til so­ña­da por el mun­dia­lis­mo?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.