Pa­ten­te de cor­so.

Una his­to­ria de Es­pa­ña (LV)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te.

Una his­to­ria de Es­pa­ña LV.

la Pri­me­ra Re­pú­bli­ca es­pa­ño­la, y en eso es­tán de acuer­do tan­to los his­to­ria­do­res de de­re­chas co­mo los de iz­quier­das, fue una ca­sa de pu­tas con bal­co­nes a la ca­lle. Du­ró on­ce me­ses, du­ran­te los que se su­ce­die­ron cua­tro pre­si­den­tes de go­bierno dis­tin­tos, con los con­ser­va­do­res cons­pi­ran­do y los re­pu­bli­ca­nos ti­rán­do­se los tras­tos a la ca­be­za. En el ex­tran­je­ro nos to­ma­ban tan a ca­chon­deo que só­lo re­co­no­cie­ron a la fla­man­te re­pú­bli­ca los Es­ta­dos Uni­dos –que to­da­vía ca­si no eran na­die– y Sui­za, mien­tras aquí se com­pli­ca­ban la nue­va gue­rra car­lis­ta y la de Cu­ba, y se re­dac­ta­ba una Cons­ti­tu­ción –que nun­ca en­tró en vi­gor– en la que se pro­cla­ma­ba una Es­pa­ña fe­de­ral de «die­ci­sie­te es­ta­dos y cin­co te­rri­to­rios»; pe­ro que en reali­dad eran más, por­que una trein­te­na de pro­vin­cias y ciu­da­des se pro­cla­ma­ron in­de­pen­dien­tes unas de otras, lle­ga­ron a en­fren­tar­se en­tre sí y has­ta a ha­cer su pro­pia po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal, co­mo Gra­na­da, que abrió hos­ti­li­da­des con­tra Jaén, o Car­ta­ge­na, que de­cla­ró la gue­rra a Ma­drid y a Pru­sia, con dos co­jo­nes. Aquel des­pa­rra­me fue lo que se lla­mó in­su­rrec­ción can­to­nal: un aque­la­rre co­lec­ti­vo don­de se mez­cla­ban fe­de­ra­lis­mo, can­to­na­lis­mo, so­cia­lis­mo, anar­quis­mo, an­ti­ca­pi­ta­lis­mo y de­mo­cra­cia, en un am­bien­te tan vio­len­to, caó­ti­co y pe­li­gro­so que has­ta los pre­si­den­tes de go­bierno se lar­ga­ban al ex­tran­je­ro y en­via­ban des­de allí su di­mi­sión por te­le­gra­ma. To­do eran pa­la­bras hue­cas, qui­me­ras y pro­yec­tos irrea­li­za­bles; ha­cien­do real, otra vez, aque­llo de que en Es­pa­ña nun­ca se di­ce lo que pa­sa, pe­ro des­gra­cia­da­men­te siem­pre aca­ba pa­san­do lo que se di­ce. Los dipu­tados ni su­pie­ron en­ten­der las as­pi­ra­cio­nes po­pu­la­res ni sa­tis­fa­cer­las, por­que a la ma­yor par­te le im­por­ta­ban un ca­ra­jo, y eso aca­bó ca­brean­do al pue­blo llano, in­cul­to y mal­tra­ta­do, al que otra vez le es­ca­mo­tea­ban la li­ber­tad se­ria y la de­cen­cia. Las ac­tas de se­sio­nes de las Cor­tes de ese pe­río­do son una es­ca­lo­frian­te re­la­ción de de­ma­go­gia, sin­ra­zón e irres­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca en las que mo­ja­ban tan­to los iz­quier­dis­tas ra­di­ca­les co­mo los ar­zo­bis­pos más car­cas, pues de to­do ha­bía en los es­ca­ños; y co­mo lue­go iba a se­ña­lar en Es­pa­ña in­te­li­gi­ble el fi­ló­so­fo Ju­lián Ma­rías, «allí po­día de­cir­se cual­quier co­sa, con tal de que no tu­vie­ra sen­ti­do ni con­tac­to con la reali­dad». La par­te bue­na fue que se con­fir­mó la li­ber­tad de cul­tos (lo que pu­so a la Igle­sia ca­tó­li­ca he­cha una fie­ra), se em­pe­zó a le­ga­li­zar el di­vor­cio y se su­pri­mió la pe­na de muer­te, aun­que fue­ra só­lo por un ra­to. Por lo de­más, en aque­lla Es­pa­ña frag­men­ta­da e im­po­si­ble to­do eran fron­te­ras in­te­rio­res, mi­li­cias po­pu­la­res, ban­de­ras, de­ma­go­gia y dis­pa­ra­te, sin que na­die apor­ta­se cor­du­ra ni, por otra par­te, los go­bier­nos se atre­vie­sen al prin­ci­pio a usar la fuer­za pa­ra re­pri­mir na­da; por­que los es­pa­do­nes mi­li­ta­res –con to­da la ra­zón del mun­do, vis­tos sus pé­si­mos an­te­ce­den­tes– es­ta­ban mal vis­tos y ade­más no los obe­de­cía na­die. Gas­par Nú­ñez de Ar­ce, que era un poe­ta re­tó­ri­co y cur­si de na­ri­ces, re­tra­tó bien el pai­sa­je en es­tos re­la­mi­dos ver­sos: «La hon­ra­da li­ber­tad se pros­ti­tu­ye / y óyen­se los au­lli­dos de la hie­na / en Al­coy, en Montilla, en Car­ta­ge­na». El de Car­ta­ge­na, pre­ci­sa­men­te, fue el can­tón in­su­rrec­to más ac­ti­vo y be­li­co­so de to­dos, si­tua­do muy a la iz­quier­da de la iz­quier­da, has­ta el pun­to de que cuan­do al fin se de­ci­dió me­ter en cin­tu­ra aquel des­pa­rra­me de tai­fas, los car­ta­ge­ne­ros se de­fen­die­ron co­mo ga­tos pan­za arri­ba, en­tre otras co­sas por­que la su­ya era una ciu­dad for­ti­fi­ca­da y te­nía el au­xi­lio de la es­cua­dra, que se ha­bía pues­to de su par­te. La gue­rra can­to­nal se pro­lon­gó allí y en An­da­lu­cía du­ran­te cier­to tiem­po, has­ta que el go­bierno de turno di­jo ya os va­le, tíos, y en­vió a los ge­ne­ra­les Mar­tí­nez Cam­pos y Pa­vía pa­ra li­qui­dar el asun­to por las bra­vas, co­sa que hi­cie­ron a ca­ño­na­zo lim­pio. Mien­tras tan­to, co­mo las Cor­tes no ser­vían pa­ra una pu­ñe­te­ra mier­da, a los dipu­tados –que ya ni iban a las se­sio­nes– les die­ron va­ca­cio­nes des­de sep­tiem­bre de 1873 a enero de 1874. Y en esa fe­cha, cuan­do se reunie­ron de nue­vo, el ge­ne­ral Pa­vía («Hom­bre li­ge­ro de cas­cos y de po­cas lu­ces»), res­pal­da­do por la de­re­cha con­ser­va­do­ra, sus tro­pas y la Guar­dia Ci­vil, ro­deó el edi­fi­cio co­mo un si­glo más tar­de, el 23-F, lo ha­ría el co­ro­nel Tejero –que de lu­ces tam­po­co es­ta­ba más do­ta­do que Pa­vía–. An­te se­me­jan­te atro­pe­llo, los dipu­tados re­pu­bli­ca­nos ju­ra­ron mo­rir he­roi­ca­men­te an­tes que trai­cio­nar a la pa­tria; pe­ro tan ejem­plar re­so­lu­ción du­ró has­ta que oye­ron el pri­mer ti­ro al ai­re. En­ton­ces to­dos sa­lie­ron co­rrien­do, in­clu­so arro­ján­do­se por las ven­ta­nas. Y de esa for­ma in­fa­me y gro­tes­ca fue co­mo aca­bó, ape­nas na­ci­da, nues­tra des­gra­cia­da Pri­me­ra Re­pú­bli­ca. [Con­ti­nua­rá].

Las ac­tas de se­sio­nes de las Cor­tes de ese pe­río­do son una es­ca­lo­frian­te re­la­ción de de­ma­go­gia, sin­ra­zón e irres­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.