OP­TI­MI­ZA­CIÓN DE DA­TOS.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine En Portada -

Nos en­con­tra­mos en los ba­jos del hos­pi­tal Ce­le­bra­tion Health, de Orlando (Flo­ri­da). Tras la puer­ta se sien­ta una ana­lis­ta de da­tos, Shu­xin Li. Su tra­ba­jo con­sis­te en cru­zar to­da la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble so­bre el per­so­nal y los pa­cien­tes con la que tie­ne del hos­pi­tal, tan­to en su ban­co de da­tos co­mo en otros ex­ter­nos. Su ob­je­ti­vo es en­con­trar pa­tro­nes, es­ta­ble­cer co­rre­la­cio­nes y con ayu­da del big da­ta al­can­zar el sue­ño de to­do buen ges­tor: evi­tar gas­tos, ma­xi­mi­zar los in­gre­sos, op­ti­mi­zar re­sul­ta­dos. Pa­ra ello ana­li­za el com­por­ta­mien­to hu­mano has­ta su de­ta­lle más mí­ni­mo «y la ver­dad es que he­mos lle­ga­do a muy bue­nas con­clu­sio­nes», afir­ma Li.

LOS DA­TOS MÁS IN­CREÍ­BLES. Han des­cu­bier­to, por ejem­plo, que los pa­cien­tes ne­gros ne­ce­si­tan me­nos aten­ción que los blan­cos pa­ra sen­tir­se sa­tis­fe­chos. Y que los hom­bres exi­gen me­nos de­di­ca­ción del per­so­nal sa­ni­ta­rio que las mu­je­res, pe­ro, a cam­bio, la vi­si­ta de la en­fer­me­ra tie­ne que du­rar al­go más que el tí­pi­co vis­ta­zo al ter­mó­me­tro. La ana­lis­ta de da­tos tam­bién ha des­cu­bier­to que las más di­fí­ci­les de con­ten­tar son las mu­je­res de en­tre 35 y 45 años, tan­to si es­tán ca­sa­das co­mo si no. Li pre­sen­ta es­tos re­sul­ta­dos con or­gu­llo. Su la­bor le pa­re­ce fas­ci­nan­te: unir la in­creí­ble ca­pa­ci­dad de cálcu­lo de los or­de­na­do­res con la des­co­mu­nal can­ti­dad de da­tos que hay so­bre los usua­rios, pa­sar­lo to­do por el ta­miz de sus al­go­rit­mos y ob­te­ner co­mo re­sul­ta­do in­for­ma­ción, has­ta aho­ra des­co­no­ci­da, so­bre las per­so­nas y su com­por­ta­mien­to.

ENIG­MAS DEL SER HU­MANO. Ejem­plos si­mi­la­res hay por to­das par­tes: em­pre­sas, in­ves­ti­ga­do­res, or­ga­ni­za­cio­nes co­mer­cia­les y no co­mer­cia­les, to­dos bus­can víncu­los y co­rre­la­cio­nes, con la es­pe­ran­za de des­ci­frar los enig­mas que to­da­vía ro­dean al ser hu­mano: ¿exis­te una re­la­ción en­tre la velocidad del ha­bla y el ries­go de pa­de­cer una de­pre­sión? ¿En­tre la lon­gi­tud de la zan­ca­da y el pár­kin­son? ¿En­tre la es­ta­tu­ra y la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal? De­mos­trar la exis­ten­cia de pa­tro­nes, o al me­nos ha­cer­los plau­si­bles, si­túa al des­cu­bri­dor an­te un ho­ri­zon­te nue­vo con in­fi­ni­dad de po­si­bi­li­da­des co­mer­cia­les. Los cru­ces de da­tos son el nue­vo man­tra de los ne­go­cios di­gi­ta­les. Una

El fu­tu­ro, con to­das sus opor­tu­ni­da­des y sus múl­ti­ples ries­gos, se en­cuen­tra en una sa­la sin ven­ta­nas del só­tano de un gran hos­pi­tal. En la puer­ta, so­lo hay un car­tel:

van­guar­dia de em­pren­de­do­res ex­ca­van y cri­ban mon­ta­ñas de da­tos en busca de nue­vos des­cu­bri­mien­tos que, a su vez, se tra­duz­can en ma­yo­res be­ne­fi­cios en su ne­go­cio.

TAM­BIÉN HAY ES­CÉP­TI­COS. Los crí­ti­cos se pre­gun­tan si es­tos per­fi­les psi­co­ló­gi­cos tan com­ple­tos no se em­plea­rán tam­bién con fi­nes me­nos inocen­tes. Por ejem­plo, qué con­se­cuen­cias pue­de te­ner es­to pa­ra el mun­do la­bo­ral. Mien­tras unos y otros dis­cu­ten so­bre la bon­dad o ma­lig­ni­dad de es­te mun­do lleno de po­si­bi­li­da­des, una per­so­na lo es­tá ha­cien­do reali­dad en el Ce­le­bra­tion Health Hos­pi­tal. Se lla­ma Ash­ley Sim­mons y es la res­pon­sa­ble del De­par­ta­men­to de Efi­ca­cia del ci­ta­do hos­pi­tal. Sim­mons te­clea un par de co­man­dos en su or­de­na­dor, y en el mo­ni­tor apa­re­cen to­do ti­po de da­tos, ci­fras, re­fe­ren­cias es­pa­cia­les pre­ci­sas… es el día de tra­ba­jo de una en­fer­me­ra del hos­pi­tal re­fle­ja­do has­ta el mí­ni­mo de­ta­lle. La en­fer­me­ra ha pa­sa­do exac­ta­men­te cua­tro ho­ras en la ha­bi­ta­ción uno, dos ho­ras y 31 mi­nu­tos en la ha­bi­ta­ción dos, una ho­ra y 30 mi­nu­tos en la tres. El 1,5 por cien­to de su tiem­po lo ha pa­sa­do en el ba­ño, el 0,88 por cien­to en la sa­la de equi­pos y ca­si un sie­te por cien­to en la co­ci­na. «Mu­cho tiem­po con el pa­cien­te; eso es­tá bien, es jus­to lo que que­re­mos», di­ce Sim­mons. Te­clea otra se­rie de ins­truc­cio­nes: «Aquí hay un pro­ble­ma», di­ce. Re­pa­sa los da­tos que re­cons­tru­yen la jor­na­da la­bo­ral de otra en­fer­me­ra: ha pa­sa­do más de la mi­tad del tiem­po en la sa­la de en­fer­me­ras. «Eso no es­tá bien –di­ce Sim­mons–, no es lo que bus­ca­mos. Es nue­va en es­ta plan­ta, la ayu­da­re­mos a me­jo­rar, le pre­gun­ta­re­mos qué po­de­mos ha­cer por ella». Sim­mons pue­de sa­ber en cues­tión de se­gun­dos quién se mue­ve de una for­ma más efi­cien­te por el de­par­ta­men­to, quién deam­bu­la sin cri­te­rio, in­clu­so pue­de in­tuir quién ayu­da a los de­más y a quién le es­tre­sa el tra­ba­jo.

EL OB­JE­TI­VO: LA EFI­CA­CIA. En es­te hos­pi­tal, el ca­mino ha­cia el fu­tu­ro se ini­ció con una dispu­ta. Se en­fren­ta­ban dos ban­dos irre­con­ci­lia­bles; am­bos es­ta­ban des­bor­da­dos. En uno de los fren­tes se en­con­tra­ba el per­so­nal de la sa­la de re­cu­pe­ra­ción, a la que se lle­va a los pa­cien­tes des­pués de una ope­ra­ción. En el otro la­do, los au­xi­lia­res que se en­car­gan de los pa­cien­tes tras des­per­tar­se de la anes­te­sia. Los mo­ti­vos de la po­lé­mi­ca eran va­rios: los pro­to­co­los no fun­cio­na­ban, to­do el mun­do se te­nía que pa­sar el día lla­man­do por te­lé­fono a to­do el mun­do… los gri­tos eran ha­bi­tua­les. La si­tua­ción ha­bía lle­ga­do a tal pun­to que la pro­pues­ta de Ash­ley Sim­mons de re­cu­rrir al con­trol to­tal del hos­pi­tal fue bien re­ci­bi­da por la ge­ren­cia. Su proyecto pro­me­tía re­du­cir drás­ti­ca­men­te el nú­me­ro de lla­ma­das te­le­fó­ni­cas, uno de los res­pon­sa­bles del ele­va­do ni­vel de es­trés. Sim­mons ase­gu­ró en nom­bre de la di­rec­ción del hos­pi­tal que los da­tos ob­te­ni­dos nun­ca se usa­rían pa­ra san­cio­nar o des­pe­dir a los em­plea­dos. Na­die bus­ca­ba im­plan­tar un Gran her­mano. So­lo, di­ri­gir me­jor. Y el con­trol y la vi­gi­lan­cia eran ne­ce­sa­rios pa­ra ha­cer es­te ob­je­ti­vo reali­dad. Los da­tos se­rían inac­ce­si­bles pa­ra to­do el mun­do me­nos pa­ra la pro­pia Sim­mons y pa­ra una ana­lis­ta de da­tos que se con­tra­ta­ría pa­ra ayu­dar con el tra­ba­jo. Ca­da em­plea­do so­lo po­dría con­sul­tar sus pro­pios da­tos. Por su­pues­to que lle­var el emi­sor no se­ría obli­ga­to­rio, les di­jo Sim­mons, so­lo «desea­ble».

LOS PAR­TI­DA­RIOS DEL 'BIG DA­TA' ASE­GU­RAN QUE LAS DE­CI­SIO­NES SO­BRE DES­PI­DOS O AS­CEN­SOS POR PRI­ME­RA VEZ SE­RÁN OB­JE­TI­VAS

Los me­nos en­tu­sias­ma­dos por el plan no ten­drían que lle­var­lo, pe­ro, cla­ro, sus com­pa­ñe­ros y sus su­pe­rio­res po­drían pre­gun­tar­se: «¿Qué dia­blos tie­nen que ocul­tar?».

LAS NUE­VAS CLA­SES. Cuan­do se pu­so en mar­cha el sis­te­ma, la coor­di­na­ción en­tre la sa­la de re­cu­pe­ra­ción y de po­so­pe­ra­to­rio no tar­dó en fun­cio­nar sin fric­cio­nes. El nú­me­ro de lla­ma­das en­tre am­bos de­par­ta­men­tos, que an­tes po­día lle­gar a las 20 o 30, se ha re­du­ci­do a cin­co al día. Pa­ra co­no­cer la iden­ti­dad de un pa­cien­te, sa­ber qué ha­bi­ta­ción es­tá li­bre o dón­de se en­cuen­tra un en­fer­me­ro, ya no ha­ce fal­ta co­ger el te­lé­fono, bas­ta con mi­rar en los gran­des mo­ni­to­res don­de to­das esas in­for­ma­cio­nes apa­re­cen en tiem­po real. Bueno, ca­si to­das las in­for­ma­cio­nes. En el hos­pi­tal han sur­gi­do dos cla­ses so­cia­les. En un la­do es­tán los au­xi­lia­res y el per­so­nal de en­fer­me­ría, to­dos ellos equi­pa­dos con emi­so­res que co­mu­ni­can al se­gun­do su po­si­ción a tra­vés de la red Wi-fi del hos­pi­tal; en cier­ta ma­ne­ra, con­for­man la nue­va cla­se pro­le­ta­ria di­gi­tal. A la cla­se pri­vi­le­gia­da per­te­ne­cen di­rec­ti­vos co­mo Ash­ley Sim­mons y los mé­di­cos, li­be­ra­dos de la obli­ga­ción «vo­lun­ta­ria» de lle­var emi­so­res. Los mé­di­cos ale­gan ra­zo­nes de se­gu­ri­dad. Si una de sus in­ter­ven­cio­nes aca­ba­ra mal, el abo­ga­do de la víc­ti­ma po­dría exi­gir to­dos los da­tos pa­ra es­tu­diar el per­fil del mé­di­co afec­ta­do.

LA DES­CON­FIAN­ZA. Pe­ro exis­te un pro­ble­ma. Lo que Sim­mons lla­ma «cam­bio cul­tu­ral» es en reali­dad un cam­bio drás­ti­co de pa­ra­dig­ma. En es­te hos­pi­tal, la re­la­ción la­bo­ral ya no se ba­sa en la con­fian­za y en un con­trol mo­de­ra­do de los em­plea­dos. Se par­te de la idea de que el con­trol to­tal es lo úni­co que ga­ran­ti­za­rá que to­do fun­cio­ne bien. Pe­ro ese es exac­ta­men­te mis­mo el ar­gu­men­to que es­gri­mi­ría un dic­ta­dor… Los par­ti­da­rios de es­ta re­or­ga­ni­za­ción ba­sa­da en el big da­ta afir­man que las de­ci­sio­nes so­bre des­pi­dos o as­cen­sos se to­ma­rán a par­tir de da­tos ob­je­ti­vos. Los que se opo­nen a su dic­ta­du­ra se la­men­tan de que es­te mun­do se es­tá con­vir­tien­do en un lu­gar in­hu­mano. En cual­quier ca­so, lo que sí es­tá cla­ro es que to­das las so­cie­da­des ca­pi­ta­lis­tas avan­za­rán ha­cia el big da­ta, de eso se en­car­ga­rá la pre­sión de re­du­cir cos­tes y me­jo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad. Es­ta­mos an­te una nue­va épo­ca. Se­rá más des­pia­da­da, fría y, si to­do va bien, qui­zá tam­bién más jus­ta. Los nú­me­ros co­bra­rán ma­yor im­por­tan­cia. Es­ta­dís­ti­cos y ma­te­má­ti­cos es­ta­rán más cer­ca de los re­sor­tes del po­der, ellos ten­drán la úl­ti­ma pa­la­bra so­bre la interpretación de la vi­da de las per­so­nas, pre­rro­ga­ti­va has­ta aho­ra re­ser­va­da a psi­có­lo­gos, so­ció­lo­gos y hu­ma­nis­tas. Al prin­ci­pio, Ash­ley Sim­mons –la res­pon­sa­ble de efi­ca­cia en el hos­pi­tal de Flo­ri­da– pro­me­tió que los da­tos es­ta­rían a buen re­cau­do. Pe­ro ya hay grie­tas en esa su­pues­ta fir­me­za, la ten­ta­ción de su nue­vo po­der ha si­do de­ma­sia­do gran­de. Sim­mons pla­nea co­lo­car lis­ta­dos en los dis­tin­tos de­par­ta­men­tos del hos­pi­tal con los nom­bres de au­xi­lia­res y sa­ni­ta­rios or­de­na­dos en fun­ción de su ren­di­mien­to. «To­da­vía ha­ce fal­ta un po­co más de tiem­po pa­ra que el cam­bio cul­tu­ral avan­ce lo su­fi­cien­te, pe­ro las lis­tas de ese ti­po aca­ba­rán lle­gan­do –afir­ma–, y na­die po­drá te­ner na­da en con­tra». Al fin y al ca­bo, su úni­co ob­je­ti­vo se­rá la trans­pa­ren­cia…

LOS EM­PLEA­DOS PUE­DEN NE­GAR­SE A LLE­VAR EL RE­CEP­TOR. PE­RO ¿QUIÉN LO HA­RÍA SI NO TIE­NE NA­DA QUE OCUL­TAR? EL SE­GUN­DO PA­SO: PU­BLI­CAR EL REN­DI­MIEN­TO DE CA­DA UNO

So­lo hay que te­clear un par de co­man­dos en el or­de­na­dor, y en el mo­ni­tor apa­re­ce dón­de es­tá ca­da au­xi­liar y lo que ha he­cho du­ran­te el día. Los en­fer­me­ros por­tan un re­cep­tor. No es obli­ga­to­rio, pe­ro to­dos lo lle­van.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.