LO QUE ES­CON­DE EL NUE­VO AVIS­PE­RO DE ISIS

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine A Fondo - POR CAR­LOS MA­NUEL SÁNCHEZ

Es­pa­ña de­ci­di­rá tras las elec­cio­nes de hoy si au­men­ta su pre­sen­cia en Ma­li. Ale­ma­nia ya lo ha he­cho. Fran­cia lle­va allí des­de 2013. Pe­ro, ¿qué nos ju­ga­mos en es­te país afri­cano? No so­lo el avan­ce del yihadismo, tam­bién in­gen­tes re­cur­sos ener­gé­ti­cos, el au­men­to de la in­mi­gra­ción ha­cia Es­pa­ña... Aquí se jue­ga una par­ti­da vi­tal de la geo­po­lí­ti­ca mun­dial.

MA­LI ES DE LOS PAÍ­SES MÁS PO­BRES DEL MUN­DO, PE­RO TIE­NE UN PA­SA­DO FAS­TUO­SO Y SU FU­TU­RO, AME­NA­ZA­DO POR UNA JAU­RÍA DE GRU­POS YIHA­DIS­TAS, DE­PEN­DE DE UN HI­LO.

«Si per­de­mos Ma­li, cam­bia­rá la di­ná­mi­ca de la re­gión. Y los bár­ba­ros se­dien­tos de san­gre ata­ca­rán en cual­quier par­te», ad­vier­te Mongi Ham­di, je­fe de la mi­sión de Na­cio­nes Uni­das en es­te país afri­cano. Mien­tras las po­ten­cias bom­bar­dean los feu­dos del ISIS en Siria e Irak, los es­tra­te­gas ya pre­pa­ran la pró­xi­ma ba­ta­lla. Y se­rá en Ma­li. ¿Có­mo se ha con­ver­ti­do es­te país en la lla­ve de la se­gu­ri­dad eu­ro­pea? Por­que en él con­flu­yen in­tere­ses eco­nó­mi­cos de pri­mer or­den. No so­lo es­tá en jue­go la lu­cha an­ti­te­rro­ris­ta en Eu­ro­pa, tam­bién su es­ta­bi­li­dad ener­gé­ti­ca. Pa­ra en­ten­der es­ta pa­ra­do­ja, va­le la pe­na em­pe­zar con un po­co de his­to­ria. Es­te ve­rano la re­vis­ta Time pu­bli­có los nom­bres de las per­so­nas más ri­cas de to­dos los tiem­pos, una es­pe­cie de lis­ta For­bes des­de que el mun­do es mun­do. Y en el pri­mer pues­to, por de­lan­te de Roc­ke­fe­ller o Bill Ga­tes, la gran sor­pre­sa: Man­sa Mu­sa, rey de Tom­buc­tú, em­pe­ra­dor de Ma­li. No hay eco­no­mis­ta ca­paz de cal­cu­lar su for­tu­na, que es­ta­ba sus­ten­ta­da en las mi­nas de oro y de sal. Bas­te de­cir que pe­re­gri­nó a la Me­ca en el si­glo XIII con una ca­ra­va­na de 60.000 per­so­nas, trans­por­tan­do ocho to­ne­la­das de oro pa­ra tra­pi­chear por el ca­mino. A la ida le­van­ta­ba una mez­qui­ta ca­da vier­nes don­de quie­ra que acam­pa­ba. Y a la vuel­ta fue con­tra­tan­do a sa­bios, ar­qui­tec­tos, in­ge­nie­ros y as­tró­no­mos de to­do el or­be is­lá­mi­co, que hi­cie­ron de Tom­buc­tú una ciu­dad le­gen­da­ria con una bi­blio­te­ca fa­bu­lo­sa. Co­mo la his­to­ria de Man­sa Mu­sa, la de Ma­li tam­bién es co­mo pa­ra pe­lliz­car­se. Hoy, en el pun­to de mi­ra del yihadismo, es un país en ban­ca­rro­ta, pe­ro con un po­ten­cial en su sub­sue­lo –mi­nas de oro, ura­nio y otros mi­ne­ra­les es­tra­té­gi­cos, ade­más de pe­tró­leo e in­clu­so el sol del de­sier­to– tan in­cal­cu­la­ble co­mo la for­tu­na de aquel rey le­gen­da­rio. Co­mo sue­le pa­sar en Áfri­ca, su ri­que­za tam­bién es su mal­di­ción. Se­gún la ONU, es­tá en­tre los diez paí­ses más po­bres del mun­do. El PIB per cá­pi­ta es de 576 eu­ros al año y la mi­tad de sus 14,5 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes –el 95 por cien­to son mu­sul­ma­nes– vi­ven con un eu­ro al día.

TOR­MEN­TA DE ARE­NA

Vis­to en un ma­pa, Ma­li es un ex­tra­ño po­lí­gono tra­za­do con es­cua­dra y car­ta­bón en el lí­mi­te sur del de­sier­to del Sáha­ra. Ocu­pa la re­gión del Sahel, la fran­ja se­mi­de­sér­ti­ca que abro­cha el Ma­greb con el Áfri­ca sub­saha­ria­na. «Es un país in­men­so que tie­ne fron­te­ra con otros sie­te y pue­de des­es­ta­bi­li­zar­los a to­dos –ex­pli­ca Ham­di al Was­hing­ton Post–. Aho­ra es­tá en el cen­tro de la es­ce­na. Y la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal ne­ce­si­ta to­mar­se su si­tua­ción muy en se­rio». Co­lo­nia fran­ce­sa has­ta 1959, ha­ce tres años el Go­bierno de Ba­ma­ko –su ca­pi­tal– pi­dió ayu­da a Fran­cia pa­ra fre­nar la in­su­rrec­ción de los tua­regs, las tri­bus nó­ma­das be­re­be­res; un río re­vuel­to en el que se zam­bu­lle­ron los yiha­dis­tas. Fran­cia

HAY UNOS 300 MI­LI­TA­RES ES­PA­ÑO­LES EN­TRE MA­LI, YI­BU­TI, SO­MA­LIA, SE­NE­GAL Y RE­PÚ­BLI­CA CEN­TROA­FRI­CA­NA

lan­zó la Ope­ra­ción Ser­val en 2013. «Sal­dre­mos rá­pi­da­men­te», afir­mó Lau­rent Fa­bius, mi­nis­tro fran­cés de Ex­te­rio­res. Pe­ro no fue así. La ope­ra­ción aho­ra se lla­ma Bark­ha­ne, y Fran­cia ha in­vo­lu­cra­do a sus alia­dos eu­ro­peos. Un pe­que­ño con­tin­gen­te es­pa­ñol adies­tra al ejér­ci­to lo­cal. Es­pa­ña, ade­más, aten­dió la pe­ti­ción de ayu­da fran­ce­sa en la Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na [Ope­ra­ción San­ga­ris] y tie­ne mi­li­ta­res en Yi­bu­ti, So­ma­lia y Se­ne­gal. En to­tal, unos 300. Es­pa­ña de­ci­di­rá tras las elec­cio­nes si au­men­ta su pre­sen­cia allí. An­ge­la Mer­kel ya ha anun­cia­do el en­vío de tro­pas. Fran­cia es el gen­dar­me de Áfri­ca. Y lle­va su pa­sa­do sin com­ple­jos. Fran­cia es, de he­cho, el país más in­ter­ven­cio­nis­ta del mun­do, por de­lan­te de los Es­ta­dos Uni­dos: en los úl­ti­mos años ha des­ple­ga­do fuer­zas en Ruan­da, Chad, Yi­bu­ti, Cos­ta de Marfil, Li­bia, Af­ga­nis­tán, So­ma­lia, Ma­li, Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na... En Ma­li, Fran­cia se ocu­pa de ta­reas an­ti­te­rro­ris­tas. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, Fran­cia tie­ne dos so­cios pri­vi­le­gia­dos, Ara­bia Sau­dí y Ca­tar, que fi­nan­cian la pro­pa­ga­ción de la ver­sión más ri­go­ris­ta del is­lam. Y, ade­más, hay una mi­sión de paz de la ONU que ya su­ma diez mil 'cas­cos azu­les'. El pre­si­den­te fran­cés, Fra­nçois Ho­llan­de, di­jo que Fran­cia «no per­si­gue nin­gún in­te­rés pro­pio en Ma­li, ex­cep­to pro­te­ger a un país ami­go, y no tie­ne otro ob­je­ti­vo que la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo». Sin em­bar­go, mu­chos ana­lis­tas lo ven de otro mo­do. To­bias Van­der­bruck, ex­per­to en la in­dus­tria pe­tro­lí­fe­ra, con­ce­de que «es­ta­ría­mos an­te un nue­vo pa­ra­dig­ma en el que las po­ten­cias co­lo­nia­les re­gre­san a la zo­na, pe­ro no co­mo opre­so­res, sino co­mo li­ber­ta­do­res y pro­tec­to­res». Pe­ro ad­vier­te de que no lo ha­rían por una cues­tión de al­truis­mo, sino de ne­go­cios.

Y se­ña­la, co­mo ejem­plo, el po­ten­cial de los cua­tro «pro­me­te­do­res» ya­ci­mien­tos de hi­dro­car­bu­ros de Ma­li: la cuen­ca de Taou­de­ni, la de Ta­mes­na, la de­pre­sión de Na­ra y la fo­sa tec­tó­ni­ca de Gao. Van­der­bruck ci­ta el in­te­rés de va­rias com­pa­ñías oc­ci­den­ta­les –fran­ce­sas, ca­na­dien­ses y aus­tra­lia­nas– con pros­pec­cio­nes en mar­cha. Ese pe­tró­leo se­ría bom­bea­do ha­cia Eu­ro­pa a tra­vés de un oleo­duc­to que co­nec­ta­ría los po­zos de Ma­li, país sin sa­li­da al mar, con Ar­ge­lia, cu­yo gas ya abas­te­ce al sur de Eu­ro­pa y es vi­tal pa­ra Es­pa­ña. Las mi­nas de ura­nio de Ma­li, y so­bre to­do las del ve­cino Ní­ger, son de in­te­rés prio­ri­ta­rio pa­ra Fran­cia, que ge­ne­ra el 78 por cien­to de su ener­gía en cen­tra­les nu­clea­res, más que cual­quier otra na­ción. Las mi­nas de Ní­ger son muy con­ta­mi­nan­tes y han crea­do re­sen­ti­mien­to en­tre la po­bla­ción lo­cal. La com­pa­ñía fran­ce­sa Are­va es­tá cons­tru­yen­do en Imou­ra­ren la que se­rá la se­gun­da mi­na de ura­nio más gran­de del pla­ne­ta, pro­te­gi­da por sol­da­dos de

FRAN­CIA ES UN PAÍS MÁS IN­TER­VEN­CIO­NIS­TA QUE EL PRO­PIO EE.UU.: CHAD, YI­BU­TI, COS­TA DE MARFIL, AF­GA­NIS­TÁN, LI­BIA, SO­MA­LIA, MA­LI...

las fuer­zas fran­ce­sas de ope­ra­cio­nes es­pe­cia­les. «La mi­ne­ría de ura­nio sos­tie­ne la luz en Fran­cia y la os­cu­ri­dad en Ní­ger», se que­ja Ne­ne Dia­llo, di­rec­to­ra de la ofi­ci­na de sa­lud de la ONG nor­te­ame­ri­ca­na Afri­ca­re.

EL VER­GEL ENER­GÉ­TI­CO

Ma­li tam­bién es el ter­cer pro­duc­tor afri­cano de oro, con sie­te mi­nas en ac­ti­vo. Hay po­ten­cial pa­ra ex­plo­tar dia­man­tes, mi­ne­ral de hie­rro –hay dos mi­llo­nes de to­ne­la­das sin tocar–, bau­xi­ta y man­ga­ne­so, ade­más de co­bre, már­mol, fos­fa­tos, plo­mo, li­tio, bi­tu­mi­no­sas, lig­ni­to... El proyecto con ma­yor car­ga sim­bó­li­ca era la ini­cia­ti­va De­ser­tec, un par­que fo­to­vol­tai­co des­co­mu­nal im­pul­sa­do en 2009 por la es­pa­ño­la Aben­goa y las ale­ma­nes E.ON, Sie­mens, Deuts­che Bank y otras com­pa­ñías in­ter­na­cio­na­les, 50 en to­tal. Ca­si to­das se fue­ron des­col­gan­do y hoy ape­nas que­dan tres en el con­sor­cio, que ha re­du­ci­do sus as­pi­ra­cio­nes. La me­ta era cons­truir en el de­sier­to un par­que so­lar que su­mi­nis­tra­ra el 20 por cien­to de la de­man­da eu­ro­pea. La in­ver­sión pre­vis­ta era de 400.000 mi­llo­nes de eu­ros has­ta 2050 y sus qui­mé­ri­cas ex­pec­ta­ti­vas ayu­dan a en­ten­der las di­fi­cul­ta­des ac­tua­les de Aben­goa, que ne­go­cia con la ban­ca acree­do­ra el pa­go de 8900 mi­llo­nes de deu­da. Ma­li es un ta­ble­ro de aje­drez en el que se desa­rro­lla una par­ti­da com­ple­jí­si­ma. Bou­bou Cissé, mi­nis­tro ma­lien­se de In­dus­tria y Mi­ne­ría, ex­pli­ca que el 70 por cien­to de las mi­nas es­tán a más de 2000 ki­ló­me­tros de la zo­na de

gue­rra, pe­ro que los po­zos de pe­tró­leo es­tán si­tua­dos en el nor­te, pre­ci­sa­men­te el te­rri­to­rio en dispu­ta con los gru­pos yiha­dis­tas. Y aque­llo es un avis­pe­ro. Por el Sahel pu­lu­lan, en­tre otros, los gru­púscu­los es­cin­di­dos de la an­ti­gua Al Qae­da en el Ma­greb Is­lá­mi­co (AQMI), los Sol­da­dos del Ca­li­fa­to, vin­cu­la­dos al ISIS; los sa­la­fis­tas de An­sar Di­ne; el Fren­te pa­ra la Li­be­ra­ción de Ma­ci­na; y ban­das que se fi­nan­cian con el se­cues­tro de coope­ran­tes (tres es­pa­ño­les), co­mo Al Mu­ra­bi­tún, cu­yo lí­der Moj­tar Bel­moj­tar, alias el Tuer­to –per­dió un ojo en la gue­rra de Af­ga­nis­tán– o Mís­ter Marl­bo­ro –se fi­nan­cia con el con­tra­ban­do de ta­ba­co–, fue da­do por muer­to es­te ve­rano. Al Mu­ra­bi­tún, sin em­bar­go, se atri­bu­yó el ata­que al ho­tel Ra­sis­son Blue de Ba­ma­ko tras los aten­ta­dos de Pa­rís. Los te­rro­ris­tas apro­ve­chan el caos en Li­bia pa­ra ar­mar­se y re­agru­par­se y han cam­bia­do de tác­ti­ca des­de el des­plie­gue de las tro­pas ex­tran­je­ras. «An­tes in­ten­ta­ban cap­tu­rar te­rri­to­rio [lle­ga­ron a con­tro­lar dos ter­cios del país], aho­ra se han re­ple­ga­do a las mon­ta­ñas y op­tan por in­cur­sio­nes rá­pi­das a ob­je­ti­vos fá­ci­les. Los fran­ce­ses han im­pe­di­do que ca­ye­se el Es­ta­do, pe­ro no pue­den re­cons­truir­lo en dos años. Y las fron­te­ras son pu­ra ficción», ex­pli­ca Pe­ter Pham,

LA ES­PA­ÑO­LA ABEN­GOA PAR­TI­CI­PA EN MA­LI EN UN MA­CRO­PRO­YEC­TO FO­TO­VOL­TAI­CO QUE EX­PLI­CA EN PAR­TE SU DEU­DA GI­GAN­TES­CA

di­rec­tor de es­tu­dios afri­ca­nos del Con­se­jo Atlán­ti­co. Es­to pro­pi­cia que los te­rro­ris­tas de Al Sha­bab o los rap­to­res de ni­ñas de Bo­ko Ha­ram pue­dan su­mar­se al caos des­de So­ma­lia y Ni­ge­ria. Bo­ko Ha­ram fue el gru­po más le­tal el año pa­sa­do se­gún el Ín­di­ce Glo­bal del Te­rro­ris­mo, con 6644 muer­tos, por en­ci­ma del ISIS (6073). Los in­tere­ses fran­ce­ses pa­re­cen evi­den­tes. Pe­ro ¿y los es­pa­ño­les? Es­pa­ña es el país europeo más cer­cano. Si cae Ma­li, po­dría con­ver­tir­se en la Siria afri­ca­na, una ca­be­za de puen­te del Daesh a 800 ki­ló­me­tros de Fuerteventura. Por Ma­li pa­san las ru­tas de la in­mi­gra­ción ile­gal ha­cia Eu­ro­pa, al­gu­nas por el es­te, ha­cia Ar­ge­lia y Li­bia, y so­bre to­do las del oes­te, ha­cia Mau­ri­ta­nia, el Sáha­ra Oc­ci­den­tal y Ma­rrue­cos. Los acuer­dos con Se­ne­gal y Mau­ri­ta­nia fre­na­ron la cri­sis de los ca­yu­cos, cuan­do lle­ga­ron 30.000 sub­saha­ria­nos a Ca­na­rias en 2006. Pe­ro una es­tam­pi­da ge­ne­ral pro­vo­ca­da por un es­ta­do fa­lli­do en Ma­li o la des­es­ta­bi­li­za­ción del Sahel po­dría desatar una nue­va cri­sis mi­gra­to­ria. Y es­ta vez la puer­ta de en­tra­da no se­ría Gre­cia o Ita­lia, sino Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.