'Ma­drid con­nec­tion': es­pías, ar­te y el Ter­cer Reich

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Historia - POR JOSÉ SE­GO­VIA

El es­pía ca­ta­lán que lo­gró en­ga­ñar a Hitler y su va­lien­te es­po­sa, una in­tré­pi­da mu­jer de Lu­go, son la an­te­sa­la de la ga­le­ría de ar­te ma­dri­le­ña Kreis­ler, que aho­ra cum­ple 50 años. Los des­cen­dien­tes del le­gen­da­rio agen­te Gar­bo re­cuer­dan su his­to­ria.

Una ma­ña­na de 1984, mien­tras me es­ta­ba afei­tan­do y es­cu­cha­ba el pro­gra­ma ra­dio­fó­ni­co de Luis del Ol­mo me en­te­ré de que Juan Pu­jol, el cé­le­bre es­pía Gar­bo –mi pa­dre–, ha­bía re­apa­re­ci­do y vi­vía en Ve­ne­zue­la. Ha­bían pa­sa­do 50 años y creía­mos que es­ta­ba muer­to. Pue­de fi­gu­rar­se mi reac­ción y la de mi familia», re­cuer­da Juan Kreis­ler.

EN PLE­NA CE­LE­BRA­CIÓN DE LOS

50 años de la ga­le­ría que lle­va su ape­lli­do, Juan Kreis­ler re­me­mo­ra la apa­sio­nan­te vi­da de su ma­dre, Ara­ce­li Gon­zá­lez Car­ba­llo, co­fun­da­do­ra, con el que fue­ra su se­gun­do ma­ri­do, Ed­ward Kreis­ler, de es­ta le­gen­da­ria sa­la de ar­te. Es­ta in­te­li­gen­te mu­jer se ca­lló du­ran­te años su pro­ta­go­nis­mo en la tra­ma que ideó su pri­mer ma­ri­do, Juan Pu­jol, pa­ra en­ga­ñar a Adolf Hitler du­ran­te el des­em­bar­co alia­do en Nor­man­día. Ara­ce­li Gon­zá­lez Car­ba­llo y Juan Pu­jol, alias Gar­bo, se ca­sa­ron en 1940 y tu­vie­ron tres hi­jos: Juan, Jorge y María Eu­ge­nia. Una vez fi­na­li­zó la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, la familia se tras­la­dó a Ve­ne­zue­la, un país don­de Pu­jol se sen­tía a sal­vo de los pe­li­gros que lo ame­na­za­ban tras su ac­ti­vi­dad co­mo es­pía a fa­vor de la Co­ro­na bri­tá­ni­ca. Sin em­bar­go, su mu­jer no se adap­tó a la vi­da en Ca­ra­cas, lo que mo­ti­vó la se­pa­ra­ción del ma­tri­mo­nio. «Mi ma­dre re­gre­só con no­so­tros a Es­pa­ña y unos po­cos años des­pués le no­ti­fi­ca­ron que mi pa­dre ha­bía des­apa­re­ci­do en Mo­zam­bi­que», re­cuer­da su hi­jo Juan. De Juan Pu­jol, el pri­mer ma­ri­do de Ara­ce­li, se han es­cri­to li­bros y se han fil­ma­do do­cu­men­ta­les, pe­ro ella qui­so per­ma­ne­cer en un se­gun­do plano, a pe­sar de que tu­vo una par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va en la crea­ción de Gar­bo, el agen­te do­ble que en­ga­ñó a los ser­vi­cios se­cre­tos na­zis. Na­ci­da en Lu­go en 1914 en el seno de una familia aco­mo­da­da, Ara­ce­li se en­ro­ló co­mo vo­lun­ta­ria en un hos­pi­tal de san­gre cuan­do es­ta­lló la Gue­rra Ci­vil. Me­ses des­pués lo­gró el pues­to de

Ara­ce­li qui­so per­ma­ne­cer en un se­gun­do plano, a pe­sar de que tu­vo una par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va en la crea­ción del agen­te Gar­bo

se­cre­ta­ria del go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña en Bur­gos, don­de Fran­co ha­bía es­ta­ble­ci­do su go­bierno.

FLE­CHA­ZO INSTANTÁNEO

«En esa ciu­dad mi abue­la co­no­ció a mi abue­lo, un ca­ta­lán que co­men­zó la gue­rra en el ban­do re­pu­bli­cano y que lue­go se pa­só a las tro­pas fran­quis­tas. El fle­cha­zo fue instantáneo», co­men­ta Ta­ma­ra Kreis­ler, nie­ta de Juan Pu­jol. Una vez de­rro­ta­da la re­pú­bli­ca, Juan y Ara­ce­li des­cu­brie­ron la ca­ra os­cu­ra del ré­gi­men fran­quis­ta. Dis­pues­tos a co­la­bo­rar con los in­gle­ses en la gue­rra que se ave­ci­na­ba, se tras­la­da­ron a Ma­drid y ofre­cie­ron

"Mi pa­dre en­via­ba a los ale­ma­nes no­ti­cias de la pren­sa e his­to­rias que oía en Lis­boa", cuen­ta Juan Kreis­ler. Los ale­ma­nes creían que eran so­plos en­via­dos des­de Lon­dres

sus ser­vi­cios en la Em­ba­ja­da bri­tá­ni­ca. Al ver que el em­ba­ja­dor no los to­ma­ba en se­rio, Ara­ce­li le pro­pu­so a Juan que se con­vir­tie­ra en agen­te do­ble. Si lo­gra­ba in­tro­du­cir­se en los ser­vi­cios ale­ma­nes (Ab­wehr), él co­bra­ría un va­lor ines­ti­ma­ble pa­ra los alia­dos. Juan se pu­so a dis­po­si­ción de los ale­ma­nes, ofre­cién­do­les una inexis­ten­te red de con­tac­tos que su­pues­ta­men­te iba a ser de gran va­lor es­tra­té­gi­co pa­ra el Ter­cer Reich. Los ale­ma­nes le pu­sie­ron co­mo prue­ba que con­si­guie­ra un vi­sa­do pa­ra en­trar en In­gla­te­rra, lo que hi­zo Pu­jol sin des­pei­nar­se. Pa­sa­da la prue­ba, fue fi­cha­do co­mo es­pía del Ter­cer Reich ba­jo el seu­dó­ni­mo de Ara­bel.

EN­GA­ÑO A LOS NA­ZIS

Le or­de­na­ron que se tras­la­da­ra a Lon­dres, pe­ro Juan no sa­bía in­glés y co­men­zó a du­dar de su osa­do plan. Ara­ce­li lo ayu­dó a con­ti­nuar. Am­bos hi­cie­ron creer a la Ab­wehr que es­ta­ban en la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca cuan­do en reali­dad se en­con­tra­ban en Lis­boa. «La in­for­ma­ción que trans­mi­tía mi pa­dre a los ser­vi­cios de es­pio­na­je ale­ma­nes era una mez­cla de no­ti­cias de la pren­sa, de con­ver­sa­cio­nes de ca­fé e his­to­rias que oía en la ca­lle», co­men­ta su hi­jo Juan. Por pu­ra ca­sua­li­dad, Pu­jol lo­gró una va­lio­sa in­for­ma­ción so­bre la sa­li­da de una flo­ta bri­tá­ni­ca des­de el puer­to de Li­ver­pool con des­tino a Mal­ta. A par­tir de en­ton­ces, Ara­bel fue con­si­de­ra­do por los ale­ma­nes co­mo un va­lio­so ac­ti­vo. Fue en esos días cuan­do la crea­ti­va Ara­ce­li se en­tre­vis­tó con el agre­ga­do na­val es­ta­dou­ni­den­se en Lis­boa, con­ven­cién­do­lo de que su ma­ri­do desea­ba co­la­bo­rar con los alia­dos ac­tuan­do co­mo agen­te do­ble. Gra­cias a Ara­ce­li, Juan fue to­ma­do en se­rio por los in­gle­ses, que or­ga­ni­za­ron su tras­la­do a Lon­dres pa­ra for­mar­lo co­mo agen­te en el MI5 ba­jo el seu­dó­ni­mo de Gar­bo. El ma­yor lo­gro de Gar­bo se pro­du­jo en la Ope­ra­ción For­ti­tu­de. Sus la­bo­res de des­in­for­ma­ción hi­cie­ron creer a Adolf Hitler que el des­em­bar­co alia­do en Fran­cia (6 de ju­nio de 1944) se iba a pro­du­cir en Ca­lais, cuan­do en reali­dad tu­vo lu­gar 250 ki­ló­me­tros más al sur, en las pla­yas de Nor­man­día. Cuan­do fi­nal­men­te los ale­ma­nes des­cu­brie­ron que los alia­dos ha­bían to­ma­do tie­rra en Nor­man­día, Gar­bo tu­vo la su­fi­cien­te san­gre fría pa­ra con­ven­cer­los de que ese ata­que era una dis­trac­ción y que la ver­da­de­ra in­va­sión se iba a pro­du­cir po­co des­pués en el Pa­so de Ca­lais.

RE­FU­GIO EN VE­NE­ZUE­LA

Los na­zis nun­ca sos­pe­cha­ron que su es­pía Ara­bel era en reali­dad un agen­te do­ble al ser­vi­cio de la Co­ro­na bri­tá­ni­ca. Dos me­ses des­pués del día D, el pro­pio Hitler fir­mó la or­den pa­ra con­ce­der­le la Cruz de Hie­rro. Una vez fi­na­li­zó la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, el Go­bierno in­glés tam­bién lo dis­tin­guió con la Or­den del Im­pe­rio bri­tá­ni­co, aun­que Pu­jol no pu­do re­co­ger­la. Los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia bri­tá­ni­cos le ad­vir­tie­ron de que su vi­da co­rría pe­li­gro y lo ayu­da­ron a bo­rrar sus hue­llas, bus­cán­do­le re­fu­gio en Ve­ne­zue­la. Pa­ra mu­chos enemi­gos del de­rro­ca­do Ter­cer Reich, Ara­bel se­guía sien­do un es­pía de Ber­lín. En­tre ellos, los agen­tes ju­díos que se ha­bían lan­za­do a la ca­za y cap­tu­ra de po­lí­ti­cos na­zis que ha­bían hui­do a otros paí­ses. La familia Pu­jol se tras­la­dó a Ca­ra­cas en 1945, pe­ro po­co des­pués el ma­tri­mo­nio se se­pa­ró. Ara­ce­li re­gre­só

Co­men­zó el des­em­bar­co de Nor­man­día. Gar­bo con­ven­ció a los na­zis de que era una dis­trac­ción, que la in­va­sión se­ría por Ca­lais

a Ma­drid y se ins­ta­ló en un lu­jo­so áti­co de la ca­lle Her­ma­nos Béc­quer que Lon­dres le ce­dió en pa­go a sus ser­vi­cios. «La Em­ba­ja­da uti­li­za­ba a mi ma­dre co­mo in­tér­pre­te pa­ra ayu­dar a los bri­tá­ni­cos que lle­ga­ban a Ma­drid, al­gu­nos se hos­pe­da­ban en una ha­bi­ta­ción de nues­tra ca­sa. En aquel en­ton­ces nos en­te­ra­mos de que nues­tro pa­dre ha­bía des­apa­re­ci­do en Mo­zam­bi­que», se­ña­la su hi­jo Juan. En 1958, la 'viu­da' de Gar­bo se ca­só con Ed­ward Kreis­ler, un es­ta­dou­ni­den­se de familia acau­da­la­da que tra­ba­jó en Holly­wood co­mo do­ble de Ro­dol­fo Va­len­tino. Era un hom­bre de mun­do, ale­gre y muy ac­ti­vo al que ter­mi­na­ron ado­ran­do los tres hi­jos de Ara­ce­li. Apro­ve­chan­do el flo­re­ci­mien­to tu­rís­ti­co en Es­pa­ña, Ed­ward abrió una tien­da de sou­ve­nirs en Ma­drid. El ne­go­cio fun­cio­nó tan bien que su mu­jer le pro­pu­so am­pliar­lo pa­ra fun­dar la Ga­le­ría Kreis­ler, que abrió en 1965. En sus cin­cuen­ta años de vi­da, es­ta sa­la de ar­te ha al­ber­ga­do la obra de los prin­ci­pa­les pin­to­res es­pa­ño­les con­tem­po­rá­neos. La vi­da fa­mi­liar trans­cu­rrió sin so­bre­sal­tos has­ta que en 1984 sal­tó la gran sor­pre­sa. Cuan­do la familia se en­te­ró de que Pu­jol se­guía vi­vo, sus hi­jos acor­da­ron ver­se con él en el ho­tel Ma­jes­tic. «Fue un mo­men­to de llo­re­ra con­ti­nua y de mu­chos abra­zos. Creía­mos que es­ta­ba muer­to y allí es­tá­ba­mos con él. Pa­sa­mos unos días es­tu­pen­dos. Nues­tro otro pa­dre, Ed­ward Kreis­ler, era de una familia de ori­gen ju­dío y es­ta­ba lo­co por co­no­cer al hom­bre que ha­bía en­ga­ña­do a los na­zis. Se co­no­cie­ron en Ma­drid», re­cuer­da Juan. En aque­llos días, los tres hi­jos de Pu­jol su­pie­ron que te­nían otros dos her­ma­nos, ya que su pa­dre se ha­bía ca­sa­do con una ve­ne­zo­la­na.

CE­MEN­TE­RIO DE NOR­MAN­DÍA

Trein­ta y un años des­pués de aquel emo­ti­vo en­cuen­tro, la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de la familia Kreis­ler ce­le­bra el cin­cuen­te­na­rio de su le­gen­da­ria ga­le­ría de ar­te. La nie­ta menor de Pu­jol, Ale­jan­dra, que es el vi­vo re­tra­to de su abue­la Ara­ce­li, tam­bién se ha in­vo­lu­cra­do en el mun­do del ar­te. La nie­ta ma­yor, Ta­ma­ra, ha crea­do una ga­le­ría on-li­ne y es­tá pre­pa­ra­da pa­ra to­mar las rien­das del ne­go­cio fa­mi­liar. Ta­ma­ra se car­teó con Gar­bo du­ran­te años. Su abue­lo siem­pre le de­cía que es­ta­ba or­gu­llo­so de las vi­das que ha­bía sal­va­do. «Cuan­do vi­si­tó el ce­men­te­rio de Nor­man­día, que­dó im­pre­sio­na­do an­te la can­ti­dad de cru­ces del ce­men­te­rio. No pa­ra­ba de de­cir 'tan­tos muer­tos, tan­tos muer­tos'», re­cuer­da Ta­ma­ra. «Pe­ro él sa­bía que con su en­ga­ño a Hitler ha­bía sal­va­do mu­chas vi­das», aña­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.