"Nun­ca hi­ce los Cua­der­nos que creó mi pa­dre. Me ne­gué"

En­ri­que Ru­bio

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Ella&él - Por Virginia Dra­ke Fo­to­gra­fía: Javier Oca­ña

Soy va­len­ciano, del 59, hi­jo del crea­dor de los fa­mo­sos 'Cua­der­nos' de de­be­res Ru­bio y, des­de 1998, ge­ren­te de la em­pre­sa. 'Mi ma­má me mi­ma' (Es­pa­sa) es un via­je a la nos­tal­gia y un ho­me­na­je a mi pa­dre: Ra­món Ru­bio.

Xlse­ma­nal. ¡Hay gen­te pa­ra to­do! ¿Có­mo se pue­de te­ner nos­tal­gia de ha­cer de­be­res en va­ca­cio­nes? En­ri­que Ru­bio. Eso me pre­gun­to yo mu­chas ve­ces, pe­ro se re­cuer­dan los Cua­der­nos co­mo al­go en­tra­ña­ble. He vis­to sal­tár­se­le las lá­gri­mas a más de uno ho­jean­do los di­bu­jos de es­te li­bro. XL. Pues otras víc­ti­mas del ‘in­ven­to’ re­cor­da­mos con ho­rror ‘la ho­ra de la car­ti­lla’ en Na­vi­dad y en ve­rano. E.R. Siem­pre se que­jan los chi­cos, no las chi­cas; eres de las po­cas que lo ha­cen [ríe]. Te con­fie­so que nun­ca hi­ce los Cua­der­nos: es­tu­dié en­se­ñan­za fran­ce­sa y se­guía­mos otro mé­to­do. XL. ¿No hi­zo ni los de ca­li­gra­fía? Tam­po­co. Mi ma­dre lo in­ten­tó, pe­ro me ne­gué ar­gu­men­tan­do que la ca­li­gra­fía era par­te de mi per­so­na­li­dad. XL. ¿Y co­ló? E.R. Sí, yo era la ove­ja ne­gra de la familia; aun­que lo pa­gué con cre­ces de ma­yor: cuan­do es­tu­dié Eco­nó­mi­cas, te­nía que pe­dir los apun­tes a mis com­pa­ñe­ras por­que no en­ten­día mi pro­pia le­tra. XL. «Mi ma­má plan­cha, la­va y co­se, mien­tras mi pa­pá tie­ne un co­che muy bo­ni­to». E.R. Era una épo­ca se­xis­ta y hu­bo que cam­biar mu­chas fra­ses. Ima­gi­na es­cri­bir hoy «Áfri­ca es­tá ha­bi­ta­da por ne­gros» o «Los in­dios vi­ven en cho­zas». XL. «Dios creó Amé­ri­ca pa­ra que Co­lón la des­cu­brie­ra» tam­po­co es­tá mal. E.R. Esas eran má­xi­mas de la cla­se de re­li­gión, co­mo la de «Ce­ci­lia re­za to­dos los días, pe­ro Ger­mán es­tu­dia gra­má­ti­ca», hoy se­rían una bom­ba de re­lo­je­ría. Ya no hay fra­ses re­li­gio­sas pa­ra res­pe­tar la li­ber­tad de cul­to. XL. ¿El or­de­na­dor y el What­sapp van a aca­bar con el ne­go­cio fa­mi­liar? E.R. Al re­vés: las fal­tas de or­to­gra­fía y la pé­si­ma ca­li­gra­fía de hoy lo ha­cen más ne­ce­sa­rio. Si re­la­cio­ná­ra­mos el anal­fa­be­tis­mo con la or­to­gra­fía, ve­ría­mos un au­men­to ex­po­nen­cial gra­cias a las nue­vas tec­no­lo­gías. Las ma­dres han reac­cio­na­do an­te es­ta reali­dad y he­mos subido en ven­tas. XL. En mi épo­ca, por una fal­ta de or­to­gra­fía te ba­ja­ban me­dio pun­to. E.R. En la mía, por una te da­ban un re­gla­zo en la mano y por va­rias ter­mi­na­bas con la mano hin­cha­da. XL. ¡Qué ani­ma­les! No me ex­tra­ña que ven­die­ran más de diez mi­llo­nes de Cua­der­nos al año. ¿Y aho­ra? E.R. Hay más com­pe­ten­cia, pe­ro ven­de­mos más de cua­tro mi­llo­nes anua­les. Nos han imi­ta­do ‘to­dos’, pe­ro con­tro­la­mos el 50 por cien­to del mer­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.