En­tre­vis­ta.

"Me apues­to has­ta el úl­ti­mo dó­lar a que Pu­tin va a mo­rir"

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR GILLES WHITTELL / FO­TO­GRA­FÍA: PHIL FISK

No por ha­ber­se exi­lia­do en Es­ta­dos Uni­dos pa­ra pre­ser­var su vi­da, el ex­cam­peón mun­dial de aje­drez Gary Kas­pa­rov ha aban­do­na­do su lu­cha po­lí­ti­ca con­tra Pu­tin. Pro­nos­ti­ca drás­ti­cos cam­bios y más víc­ti­mas; en­tre ellas, Pu­tin mis­mo.

KVi­ve aler­ta. "No be­bo con ex­tra­ños, no via­jo en Ae­ro­flot, no tra­to con ru­sos des­co­no­ci­dos", ase­gu­ra Gary Kas­pa­rov. Va­rios opo­si­to­res al ré­gi­men de Pu­tin han si­do ase­si­na­dos. Y no quie­re se­guir sus pa­sos. En su úl­ti­mo li­bro, el an­ti­guo cam­peón de aje­drez anun­cia que en el Krem­lin se es­tá ges­tan­do un te­rre­mo­to in­mi­nen­te. Y que ha­brá víc­ti­mas. En­tre ellas: Pu­tin.

ASPAROV NO PIER­DE el tiem­po con chá­cha­ra in­sus­tan­cial. Sa­lu­da con un rá­pi­do «ho­la» y un apre­tón de ma­nos. Al ca­bo de 30 se­gun­dos es­ta­mos ha­blan­do de de­rri­bar el ré­gi­men de Co­rea del Nor­te con glo­bos de hi­dró­geno y lá­pi­ces de memoria USB. Kas­pa­rov aca­ba de ate­rri­zar en Lon­dres des­de Seúl, así que tie­ne en men­te a Kim Jong Un, el ti­rano de Piong­yang. Kas­pa­rov, de 52 años, tras pe­dir un ca­fé, no tar­da en con­cen­trar su men­te en otro hom­bre; en el hom­bre que real­men­te le in­tere­sa y en el que ha cen­tra­do to­das sus ener­gías des­de que se re­ti­ró del aje­drez pro­fe­sio­nal. Es­ta­mos ha­blan­do de Vla­di­mir Pu­tin, na­tu­ral­men­te. Mien­tras char­la­mos, los avio­nes mi­li­ta­res ru­sos bom­bar­dean po­si­cio­nes re­bel­des en Siria... No las po­si­cio­nes de ISIS, sino las de com­ba­tien­tes res­pal­da­dos por la CIA. Kas­pa­rov tan so­lo ha con­tem­pla­do las imá­ge­nes de te­le­vi­sión, pe­ro ya ha vis­to lo su­fi­cien­te. La agre­si­vi­dad de Pu­tin es co­mo una dro­ga, afir­ma. «Tie­ne que in­cre­men­tar la do­sis de for­ma cons­tan­te. Es al­go fi­sio­ló­gi­co. Su pró­xi­mo mo­vi­mien­to va a ser to­da­vía más es­pec­ta­cu­lar».

EL FIN DE PU­TIN ES­TÁ PRÓ­XI­MO

Kas­pa­rov ha es­cri­to un nue­vo li­bro so­bre Ru­sia ti­tu­la­do Win­ter is co­ming ('Se acer­ca el in­vierno'). ¿Por qué es­te tí­tu­lo? Por­que el frío se acer­ca. Afir­ma que un im­por­tan­te te­rre­mo­to geo­po­lí­ti­co es­tá a pun­to de pro­du­cir­se por­que Oc­ci­den­te lle­va 15 años obs­ti­nán­do­se en ma­lin­ter­pre­tar a Pu­tin. Kas­pa­rov cree que di­cho te­rre­mo­to po­dría lle­var al fin –re­pen­tino, pe­ro no pa­cí­fi­co– del pro­pio Pu­tin. «Es­toy dis­pues­to a apos­tar has­ta mi úl­ti­mo dó­lar a que mo­ri­rá en el Krem­lin –afir­ma–. Ha­ría bien en cu­brir­se las es­pal­das; a la que se duer­ma un po­co va a que­dar­se sin em­pleo. Y en su ca­so que­dar­se sin em­pleo no sig­ni­fi­ca, pre­ci­sa­men­te, pa­sar a la ju­bi­la­ción». Has­ta que lle­gue ese mo­men­to, cual­quie­ra que plan­te ca­ra a Pu­tin se con­vier­te en un ob­je­ti­vo a aba­tir, y po­cos le han plan­ta­do ca­ra tan en­co­na­da­men­te co­mo Kas­pa­rov.

Has­ta el año 2013 vi­vía en Mos­cú, aun­que pro­te­gi­do por guar­daes­pal­das. Pe­ro to­do cam­bió el día que su vie­jo ami­go y po­lí­ti­co Boris Nem­tsov le acon­se­jó que se fue­ra de Ru­sia. Nem­tsov ha­bía si­do vi­ce pri­mer mi­nis­tro ru­so. Con­ver­ti­do en opo­si­tor, pu­bli­có una in­ves­ti­ga­ción que de­ja­ba cla­ro que los ami­gos de Pu­tin se ha­bían apro­pia­do de 50.000 mi­llo­nes de dó­la­res pro­ce­den­tes de con­tra­tas pa­ra los Jue­gos Olím­pi­cos de So­chi. Nem­tsov era, en pa­la­bras de Kas­pa­rov, «de­ma­sia­do or­gu­llo­so y va­le­ro­so pa­ra huir del país». El pa­sa­do mes de fe­bre­ro, a Nem­tsov lo ma­ta­ron a ti­ros cer­ca del Krem­lin mien­tras pa­sea­ba con su no­via.

VI­VIR CON MIE­DO A SER ASE­SI­NA­DO

Kas­pa­rov si­guió su con­se­jo. Aban­do­nó Ru­sia. Aho­ra vi­ve en Nue­va York, sin guar­daes­pal­das, pe­ro «no tomo el té con des­co­no­ci­dos. Tam­po­co via­jo con Ae­ro­flot ni me re­la­ciono con ru­sos a los que no co­noz­co». La en­tre­vis­ta tie­ne lu­gar a 200 me­tros del ho­tel lon­di­nen­se don­de Ale­xan­der Lit­vi­nen­ko, el an­ti­guo agen­te de la KGB cap­ta­do por el MI6 bri­tá­ni­co, fue en­ve­ne­na­do en 2006. Al­guien me­tió en su be­bi­da polonio-210, un tó­xi­co pro­ce­den­te de Mos­cú, co­mo de­jó cla­ro la in­ves­ti­ga­ción. Su muer­te por en­ve­ne­na­mien­to ra­diac­ti­vo sir­vió pa­ra que mu­chos abrie­ran los ojos en lo re­fe­ren­te a Vla­di­mir Pu­tin. «Su ré­gi­men es una po­de­ro­sa dic­ta­du­ra uni­per­so­nal, la for­ma de go­bierno más ines­ta­ble y pe­li­gro­sa de to­das –ase­gu­ra Kas­pa­rov–. To­dos los dic­ta­do­res tie­nen cier­tos ins­tin­tos ani­ma­les. Pue­den oler la san­gre de su pre­sa o sa­ber cuán­do hay que ha­cer una re­ti­ra­da tác­ti­ca. Cuan­do una per­so­na co­mo él lle­va tan­to tiem­po en el po­der, es por­que ha aca­ba­do con la opo­si­ción. Pu­tin ha crea­do un de­sier­to. ¿Qué ti­po de ani­ma­les so­bre­vi­ven en un de­sier­to? Las ser­pien­tes y las ra­tas. El de­sier­to po­lí­ti­co crea­do por el dic­ta­dor ga­ran­ti­za que al­go te­rri­ble es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na». Des­de la muer­te de Lit­vi­nen­ko, Pu­tin ha in­va­di­do el nor­te de Geor­gia y se ha ane­xio­na­do Cri­mea. Ha dis­pa­ra­do las alar­mas de la OTAN en el mar del Nor­te. Ha ate­mo­ri­za­do a los paí­ses bál­ti­cos al si­tuar guar­ni­cio­nes mi­li­ta­res jun­to a sus fron­te­ras. Du­ran­te su man­da­to, el úni­co que po­día arre­ba­tar­le el po­der, el mul­ti­mi­llo­na­rio Mik­hail Kho­dor­kovsky, fue

EL GRAN ERROR DE OBA­MA

en­car­ce­la­do y lue­go ex­pul­sa­do del país. La pe­rio­dis­ta crí­ti­ca An­na Po­lit­kovs­ka­ya mu­rió a ti­ros, lo mis­mo que Mem­tsov. Y el avión de Ma­lay­sia Air­li­nes MH17 es­ta­lló por un mi­sil ru­so, lo que de­jó 298 fa­lle­ci­dos, sin que na­die se ha­ya dis­cul­pa­do has­ta la fe­cha. A pe­sar de to­dos es­tos da­tos, en opi­nión de Kas­pa­rov, los dis­tin­tos pre­si­den­tes de Es­ta­dos Uni­dos han caí­do ba­jo el in­flu­jo de Pu­tin. Kas­pa­rov no sien­te es­pe­cial ad­mi­ra­ción por Geor­ge W. Bush. «Bush tra­tó de ju­gar a psi­quia­tra y se pu­so a mi­rar a Pu­tin a los ojos, tra­tan­do de dar con su alma en lu­gar de po­ner­se a exa­mi­nar bien su his­to­rial», afir­ma. Pe­ro lo que Kas­pa­rov des­pre­cia de ver­dad es la po­lí­ti­ca ex­te­rior de Ba­rack Oba­ma –o la fal­ta de ella–, so­bre to­do a par­tir de 2011. Es­te fue el año en que la Pri­ma­ve­ra Ára­be lle­vó al es­pec­ta­cu­lar hun­di­mien­to de va­rias dic­ta­du­ras por to­do Orien­te Me­dio. Hoy ca­si no lo re­cor­da­mos, pe­ro ese mis­mo año mi­lla­res de ma­ni­fes­tan­tes inun­da­ron las ca­lles de Mos­cú pa­ra pro­tes­tar con­tra el in­mi­nen­te y co­reo­gra­fia­do re­gre­so de Pu­tin a la pre­si­den­cia, tras un in­ter­va­lo de cua­tro años con su tí­te­re po­lí­ti­co Dmi­tri Med­ve­dev en el car­go. Kas­pa­rov es­tu­vo en las ca­lles con los ma­ni­fes­tan­tes, pe­ro no pu­die­ron ha­cer mu­cho más. «Per­di­mos una opor­tu­ni­dad de­ci­si­va. Pu­tin vol­vió a ser pre­si­den­te, y la co­sa ya no

"PU­TIN HA ACA­BA­DO CON LA OPO­SI­CIÓN. HA CREA­DO UN DE­SIER­TO. Y EN EL DE­SIER­TO SO­LO SO­BRE­VI­VEN LAS SER­PIEN­TES Y LAS RA­TAS. PU­TIN HA­RÍA BIEN EN CU­BRIR­SE LAS ES­PAL­DAS"

tie­ne vuel­ta de hoja por­que en 2011 se dio cuen­ta de que to­da con­ce­sión es un error. Ga­da­fi es­ta­ba en las úl­ti­mas. Mu­ba­rak es­ta­ba en las úl­ti­mas. Pu­tin en­ton­ces se di­jo que te­nía que ha­cer una de­mos­tra­ción de fuer­za y op­tó por res­pal­dar a As­sad a to­da cos­ta», afir­ma. «Te gus­te o no, Pu­tin tie­ne una es­tra­te­gia –pro­si­gue–. El hom­bre si­gue su pro­pia ló­gi­ca y, si un ban­do tie­ne un proyecto pe­li­gro­so y el otro ban­do no tie­ne nin­gún plan, el proyecto pe­li­gro­so sa­le ade­lan­te. Y Oba­ma no tie­ne nin­gún plan». Su pa­si­vi­dad a la ho­ra de to­mar me­di­das mi­li­ta­res el año pa­sa­do, cuan­do As­sad cru­zó la lí­nea ro­ja y re­cu­rrió a las ar­mas quí­mi­cas con­tra su pro­pio pue­blo, fue una se­ñal que no pa­só inad­ver­ti­da pa­ra los go­bier­nos más in­de­sea­bles del mun­do, el de Irán in­clui­do: si se le plan­ta­ba ca­ra, Es­ta­dos Uni­dos re­tro­ce­de­ría con el ra­bo en­tre las pier­nas. «Es lo que hay. Es­ta­mos ha­blan­do de un nue­vo Ne­vi­lle Cham­ber­lain. De he­cho, in­clu­so Cham­ber­lain que­da en me­jor lu­gar, pues él no dis­po­nía de las lec­cio­nes de la his­to­ria. La si­tua­ción era nue­va en ese mo­men­to. Oba­ma sí que dis­po­ne de las lec­cio­nes de la his­to­ria». Por su­pues­to, la re­fe­ren­cia a Cham­ber­lain tie­ne que ver con su en­cuen­tro con Hitler en Mú­nich du­ran­te 1938 y con su pos­te­rior po­lí­ti­ca «de apa­ci­gua­mien­to». Kas­pa­rov re­cu­rre de for­ma reite­ra­da a las ana­lo­gías en­tre la Ale­ma­nia de 1938 y la Ru­sia de 2015. ¿Qué es lo que Oba­ma hu­bie­ra te­ni­do que ha­cer exac­ta­men­te pa­ra cas­ti­gar a As­sad? «De­rri­bar­lo del po­der a cual­quier pre­cio –ru­ge Kas­pa­rov–. Lo úni­co que en­se­ña la his­to­ria es que, por muy cos­to­sa que sea tu res­pues­ta ac­tual, los cos­tes se­rán mu­cho ma­yo­res en el fu­tu­ro, en el plano po­lí­ti­co o en el que sea». ¿Y si el em­pe­ño en aca­bar con As­sad hu­bie­ra exi­gi­do la com­ple­ta in­va­sión de su país? «Eso no im­por­ta. El he­cho es que ya te has pro­nun­cia­do. Eres el pre­si­den­te del país más po­de­ro­so del mun­do y no pue­des pro­nun­ciar ex­pre­sio­nes co­mo 'lí­nea ro­ja' sin res­pal­dar­las con los he­chos. Por­que a par­tir de aho­ra ya nun­ca vas a po­der for­mu­lar una ame­na­za creí­ble. La pró­xi­ma vez pue­des de­cir lo que quie­ras, por­que na­die va a pres­tar aten­ción a tus pa­la­bras. Lo que sig­ni­fi­ca que vas a ver­te me­ti­do en una gue­rra de ma­yor al­can­ce». La ló­gi­ca de Pu­tin es­tá cla­ra, pe­ro la de Kas­pa­rov es­tá más cla­ra to­da­vía. Su con­cep­ción del mun­do es en blan­co y ne­gro, co­mo un ta­ble­ro de aje­drez. De he­cho, uno de sus pri­me­ros li­bros se ti­tu­ló Có­mo la vi­da imi­ta al aje­drez. «Mu­chas ve­ces me pre­gun­tan si el aje­drez me ha ser­vi­do pa­ra na­ve­gar por las aguas de la com­pli­ca­da po­lí­ti­ca ru­sa al más al­to ni­vel. Siem­pre res­pon­do que no. En el aje­drez te­ne­mos unas nor­mas cla­ras y se dan unos re­sul­ta­dos pre­ce­di­bles. En la po­lí­ti­ca ru­sa su­ce­de jus­ta­men­te lo con­tra­rio».

SU VI­SIÓN DEL FU­TU­RO: EL FIN RU­SO

"LA AGRE­SI­VI­DAD DE PU­TIN ES CO­MO UNA DRO­GA. TIE­NE QUE IN­CRE­MEN­TAR LA DO­SIS DE FOR­MA CONS­TAN­TE. SU PRÓ­XI­MO MO­VI­MIEN­TO VA A SER TO­DA­VÍA MÁS ES­PEC­TA­CU­LAR"

Pe­ro ¿y si el su­ce­sor de Pu­tin fue­ra to­da­vía más co­rrup­to y fal­to de es­crú­pu­los? Kas­pa­rov no des­car­ta la po­si­bi­li­dad, pe­ro pa­sa pá­gi­na de in­me­dia­to. «Ese no es el de­ba­te. ¿La si­tua­ción pue­de ir a peor? Cla­ro. Pe­ro el pro­ble­ma es­tri­ba en que, cuan­to más tiem­po pa­se Pu­tin en el po­der, peo­res van a ser las con­se­cuen­cias. Ca­da día que pa­sa su­po­ne una ma­yor des­truc­ción de lo que que­da de la so­cie­dad

ci­vil, así co­mo una ma­yor im­pli­ca­ción de Ru­sia en nue­vas gue­rras, creán­do­se nue­vos enemi­gos». Kas­pa­rov au­gu­ra que el su­ce­sor de Pu­tin tra­ta­rá, sin éxi­to, de con­ven­cer a los ve­ci­nos de Ru­sia de que su país no es el enemi­go. Tam­bién ase­gu­ra que la me­cha del ex­tre­mis­mo is­la­mis­ta pren­de­rá en el sur y que Chi­na em­pe­za­rá a am­bi­cio­nar una por­ción ca­da vez ma­yor de la tar­ta si­be­ria­na, em­pe­zan­do por el pe­tró­leo y si­guien­do qui­zá por el pro­pio te­rri­to­rio ru­so. Lo que pre­di­ce Kas­pa­rov, en el fon­do, es el hun­di­mien­to y la des­mem­bra­ción de Ru­sia. ¿Y por qué opi­na to­do es­to? Se­gún él, so­lo hay que se­guir­le la pis­ta al di­ne­ro. El círcu­lo más es­tre­cho de Pu­tin de­pen­de tan­to de él des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co que es po­co pro­ba­ble que se vuel­va con­tra él. «Mien­tras si­ga en el po­der, con­ti­nua­rá con­tro­lan­do el di­ne­ro. Es­ta­mos ha­blan­do de la que se­gu­ra­men­te es la per­so­na más ri­ca del mun­do; si su­mas to­do el di­ne­ro que con­tro­la, su for­tu­na al­can­za los mil mi­llo­nes de dó­la­res. Pe­ro si Pu­tin pier­de el po­der, lo si­guien­te que per­de­rá se­rá el di­ne­ro, y sus pa­nia­gua­dos tie­nen cla­ro que, en ese ca­so, ellos no po­drán con­ser­var sus for­tu­nas». Hay otras fi­gu­ras, me­nos es­tre­cha­men­te li­ga­das a Pu­tin, que en opi­nión de Kas­pa­rov pro­ba­ble­men­te de­ci­di­rán el fu­tu­ro del país. «Hay fac­cio­nes que to­da­vía no han ro­to to­dos los puen­tes con el mun­do ex­te­rior. Al­gu­nas es­tán en­ca­de­na­das al bar­co que se hun­de, pe­ro en su ma­yo­ría creen que pue­den ha­cer­lo me­jor, so­bre to­do en el ca­so de aque­llos in­di­vi­duos que se han acos­tum­bra­do a dis­fru­tar de su di­ne­ro, de sus man­sio­nes, de que sus hi­jos es­tu­dien en el ex­tran­je­ro, de sus lu­jo­sos apar­ta­men­tos en Lon­dres o Mia­mi. To­le­ran a Pu­tin mien­tras si­gan per­ci­bién­do­lo co­mo un lí­der in­ven­ci­ble. Pe­ro Pu­tin no pue­de per­mi­tir­se el menor error, por­que pue­de ser el úl­ti­mo».

EL AL­TO PRE­CIO DE LOS ERRO­RES

Kas­pa­rov se mues­tra muy ex­pre­si­vo al ha­blar de los erro­res. Los de­tes­ta. An­te el ta­ble­ro de aje­drez, en su mo­men­to ál­gi­do, «me pro­du­cían do­lo­res fí­si­cos». Y ese do­lor, ese ins­tin­to que lo lle­va­ba a res­pon­sa­bi­li­zar­se él de la de­rro­ta en lu­gar de re­co­no­cer la va­lía del opo­nen­te, es lo que –en su opi­nión– le per­mi­tió ju­gar al más al­to ni­vel du­ran­te tan­to tiem­po. Tam­bién tu­vo que pa­gar un pre­cio muy al­to por el aje­drez. Se­gún de­cla­ró a Da­vid Rem­nick, edi­tor de la re­vis­ta The New Yor­ker, en 2007: «Cuan­do tie­nes que lu­char to­dos los días des­de que eres pe­que­ño, tu alma pue­de ver­se to­ca­da. Yo per­dí mi ni­ñez. Nun­ca lle­gué a dis­fru­tar­la de ver­dad. Hoy ten­go que an­dar­me con cui­da­do pa­ra no ser cruel con los de­más». Des­pués de la en­tre­vis­ta, me pre­gun­to por su uti­li­za­ción del ad­je­ti­vo 'cruel'. Le en­vío un co­rreo elec­tró­ni­co pa­ra pre­gun­tar­le por su sig­ni­fi­ca­do pre­ci­so en es­te con­tex­to, y la res­pues­ta no se ha­ce es­pe­rar: «Es­ta­ba re­fi­rién­do­me a mi ten­den­cia a ser un juez muy du­ro de las per­so­nas y a con­si­de­rar que to­das es­tán obli­ga­das a dar lo me­jor de sí en ca­da mo­men­to. Pe­ro creo que, con el pa­so del tiem­po, me he hu­ma­ni­za­do un po­co gra­cias a mi mu­jer, Das­ha, y nues­tra hi­ja, Ai­da, que na­ció en 2006. Fue el me­jor re­ga­lo». Su hi­ja ma­yor, na­ci­da du­ran­te el pri­me­ro de sus tres ma­tri­mo­nios, re­si­de cer­ca de él en Nue­va York, don­de aca­ba de li­cen­ciar­se en Cien­cias Po­lí­ti­cas. Su hi­jo ma­yor, Va­dim, na­ci­do du­ran­te el se­gun­do ma­tri­mo­nio, tie­ne 19 años, es le­van­ta­dor de pe­sas y vi­ve en Mos­cú con su abue­la, Kla­ra, la ma­dre tan que­ri­da por Kas­pa­rov (su pa­dre mu­rió de leu­ce­mia a los 39 años). Con Das­ha, su ter­ce­ra mu­jer, el aje­dre­cis­ta ha te­ni­do, ade­más de a Ai­da, un ni­ño, Nic­ko­las, re­cién na­ci­do. Kas­pa­rov se las ha arre­gla­do pa­ra im­po­ner cier­to or­den en tan com­ple­ja si­tua­ción fa­mi­liar. «Nues­tra vi­da fa­mi­liar no siem­pre re­sul­ta fá­cil, pe­ro es fun­da­men­tal man­te­ner el con­tac­to con to­dos los hi­jos, de for­ma que ce­le­bra­mos reunio­nes fa­mi­lia­res dos o tres ve­ces al año», ex­pli­ca.

"TE GUS­TE O NO, PU­TIN TIE­NE UNA ES­TRA­TE­GIA Y, SI UN BAN­DO TIE­NE UN PROYECTO PE­LI­GRO­SO Y EL OTRO BAN­DO NO TIE­NE NIN­GUNO, EL PLAN PE­LI­GRO­SO SE IM­PO­NE"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.