Edu­ca­ción.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR CAR­LOS MA­NUEL SÁNCHEZ / FO­TO­GRA­FÍA DE AKI-PEKA SINIKOSKI

En Fin­lan­dia, los co­le­gios abandonarán la ca­li­gra­fía tra­di­cio­nal. Los ni­ños apren­de­rán a leer y a es­cri­bir uti­li­zan­do te­cla­dos. El de­ba­te ya es glo­bal.

Los co­le­gios fin­lan­de­ses abandonarán el pró­xi­mo año la ca­li­gra­fía en­la­za­da tra­di­cio­nal: si los ni­ños van a uti­li­zar te­cla­dos, creen que es me­jor ins­truir­los

en su ma­ne­jo y no per­der el tiem­po en una es­cri­tu­ra que al­gu­nos de­fi­nen co­mo un 'adorno in­ne­ce­sa­rio'. ¿Lo es? La po­lé­mi­ca es mun­dial.

¡NO TE­NÍA­MOS NIN­GU­NA IN­TEN­CIÓN DE ASUS­TAR AL MUN­DO EN­TE­RO! LA RE­FOR­MA LA HE­MOS HE­CHO SO­LO PA­RA NO­SO­TROS».

Min­na Har­ma­nen es­tá mo­les­ta. Co­mo bue­na fin­lan­de­sa, no le gus­ta lla­mar la aten­ción. Pe­ro co­mo au­to­ri­dad edu­ca­ti­va del país más in­no­va­dor en cues­tio­nes es­co­la­res, es inevi­ta­ble que la lla­me. Har­ma­nen es la res­pon­sa­ble de en­se­ñan­za de la es­cri­tu­ra en la Ofi­ci­na Cen­tral de Edu­ca­ción de Hel­sin­ki. Es­ta ofi­ci­na ha im­pul­sa­do el úl­ti­mo ex­pe­ri­men­to del sis­te­ma edu­ca­ti­vo fin­lan­dés: adiós a la ca­li­gra­fía. Di­cho así, sue­na bas­tan­te ra­di­cal. Hay que ma­ti­zar que en reali­dad se tra­ta de un adiós a la es­cri­tu­ra en cur­si­va (in­cli­na­da), con las le­tras en­la­za­das; la que apren­de­mos en los dic­ta­dos y en los cua­der­nos de pa­pel pau­ta­do con re­don­de­les, pa­lo­tes y sin sa­lir­nos del ren­glón; una es­cri­tu­ra que en el idio­ma fi­nés tie­ne una mo­les­ta so­bre­car­ga de dip­ton­gos y dié­re­sis. «Los fin­lan­de­ses so­mos un pue­blo prag­má­ti­co. Apren­der a es­cri­bir así exi­ge mu­cho tiem­po y ne­ce­si­ta­mos esa ener­gía pa­ra otras co­sas, no pa­ra ador­nos in­ne­ce­sa­rios», ex­pli­ca Har­ma­nen. No obs­tan­te, se se­gui­rá en­se­ñan­do la le­tra es­cri­ta a mano, so­lo que de im­pren­ta (le­tras ais­la­das). Y la si­nuo­sa ca­li­gra­fía de to­da la vi­da pa­sa­rá a ser op­cio­nal.

De­cir que la ofi­ci­na de Har­ma­nen 'la ha lia­do par­da' a ni­vel in­ter­na­cio­nal no es exa­ge­ra­do. Pe­ro lo cu­rio­so es que en Fin­lan­dia ape­nas ha ha­bi­do de­ba­te con el te­ma. La re­for­ma edu­ca­ti­va en­tra­rá en vi­gor el pró­xi­mo cur­so, pe­ro al­gu­nos cen­tros ya la han pues­to en mar­cha. Es el ca­so de la es­cue­la Poik­ki­laak­so, en las afue­ras de Hel­sin­ki. El te­ma se plan­teó en una reunión con los pa­dres y no hu­bo que­jas. Y aho­ra, en vez de es­me­rar­se tra­zan­do vo­lu­tas, des­pa­ci­to y con bue­na le­tra, los alum­nos apren­den me­ca­no­gra­fía. Así usa­rán los diez de­dos con sol­tu­ra cuan­do ma­ne­jen un te­cla­do y no so­lo lo apo­rrea­rán en plan au­to­di­dac­ta. El bachillerato lo cur­sa­rán con or­de­na­dor o ta­ble­ta, por eso es me­jor que va­yan acos­tum­brán­do­se. «La es­cue­la no pue­de vi­vir al mar­gen de la so­cie­dad. Si los cha­va­les usan ca­da vez más dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos, es res­pon­sa­bi­li­dad de la es­cue­la pro­por­cio­nar­les la ha­bi­li­dad ne­ce­sa­ria pa­ra te­clear en ellos».

EL FU­TU­RO DE LA ES­CRI­TU­RA A MANO. La ini­cia­ti­va fin­lan­de­sa es tan con­tro­ver­ti­da por­que ha pues­to so­bre la me­sa al­gu­nos in­te­rro­gan­tes que dan vér­ti­go. ¿Es la es­cri­tu­ra a mano una ha­bi­li­dad en vías de ex­tin­ción? ¿Qué per­de­ría­mos si así fue­ra? En­cues­tas en

El 15 por cien­to de los alum­nos es­pa­ño­les usan ta­ble­tas en el au­la. Mu­chos es­pe­cia­lis­tas

aler­tan del pe­li­gro de la es­cue­la sin pa­pel Ale­ma­nia y el Reino Uni­do re­ve­lan que uno de ca­da tres adul­tos no ha es­cri­to na­da a mano en los úl­ti­mos seis me­ses. Si los adul­tos no co­ge­mos un bo­li, ¿lo ha­rán nues­tros hi­jos, que son na­ti­vos di­gi­ta­les?

¿Y en Es­pa­ña? El 58 por cien­to de los es­pa­ño­les to­da­vía es­cri­ben ha­bi­tual­men­te a mano, aun­que sea pa­ra ha­cer la lis­ta de la com­pra, apun­tar al­go en el tra­ba­jo o trans­mi­tir un men­sa­je de ca­ri­ño. El mó­vil, sin em­bar­go, ya ha des­ban­ca­do al ma­nus­cri­to a la ho­ra de las fe­li­ci­ta­cio­nes. No obs­tan­te, fra­ses co­mo «te echo de me­nos» o «te quie­ro» ha­cen más ti­lín cuan­do se ven es­cri­tas a mano. So­mos unos ro­mán­ti­cos... Y un da­to re­ve­la­dor: so­lo el 34 por cien­to de los es­tu­dian­tes ven ne­ce­sa­rio lle­var un bo­lí­gra­fo en­ci­ma. ¿Pa­ra qué gas­tar tin­ta si les re­sul­ta más có­mo­do es­cri­bir en for­ma­to di­gi­tal, com­par­tir y guar­dar? A la pe­re­za ma­nual con­tri­bu­ye que un 76 por cien­to de los ho­ga­res es­pa­ño­les tie­nen or­de­na­dor y el 95 por cien­to de los me­no­res lo usan.

Si nos da­mos una vuel­ta por nues­tros co­les, en­ten­de­re­mos me­jor lo que se nos vie­ne en­ci­ma. La OCDE cal­cu­la que en Es­pa­ña hay un or­de­na­dor por ca­da dos alum­nos. El Go­bierno des­ti­na­rá 330 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra ex­ten­der la ban­da an­cha ul­tra­rrá­pi­da por to­dos los co­le­gios. Mu­chos cen­tros dis­po­nen de pla­ta­for­mas te­le­má­ti­cas don­de pro­fe­sor y alumno es­tán en con­tac­to vir­tual. Los de­be­res se es­ca­nean y se en­vían por la red... Una en­cues­ta de la re­vis­ta in­fan­til Sa­pos y Prin­ce­sas re­ve­la que un 15 por cien­to de los alum­nos es­pa­ño­les ya usan ta­ble­tas en el au­la: la in­men­sa ma­yo­ría las com­pa­gi­na con los li­bros de tex­to, y so­lo el 1,3 por cien­to los ha sus­ti­tui­do to­tal­men­te. El 77 por cien­to de los pa­dres es­tán de acuer­do en la in­clu­sión de las ta­ble­tas. Y la cre­cien­te pre­sen­cia de las nue­vas tec­no­lo­gías se ha con­ver­ti­do in­clu­so en un mo­ti­vo de­ci­si­vo pa­ra la elec­ción de cen­tro.

MA­REA ELECTRÓNICA. Ap­ple y Sam­sung se re­par­ten el 75 por cien­to de es­te mer­ca­do edu­ca­ti­vo en Es­pa­ña. Ca­da vez más alum­nos van a cla­se con el ipad en la mo­chi­la. Y la mar­ca co­rea­na tie­ne su pro­pia so­lu­ción, que de­no­mi­na Sam­sung School, un com­bi­na­do de ta­ble­tas, soft­wa­re, apli­ca­cio­nes, pi­za­rras in­te­rac­ti­vas y tra­ba­jo en red.

La ma­rea electrónica es im­pa­ra­ble. Pe­ro hay pe­da­go­gos que aler­tan so­bre la mi­ti­fi­ca­ción de la 'es­cue­la sin pa­pel'. «La ma­yo­ría de los eje­cu­ti­vos de las em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas de Si­li­con Va­lley lle­van a sus hi­jos a un co­le­gio que no usa pan­ta­lla en las au­las. Se­gún ellos, im­pi­de el pen­sa­mien­to crí­ti­co, la crea­ti­vi­dad y la ca­pa­ci­dad de re­fle­xión», ad­vier­te Cat­he­ri­ne L'ecu­yer en su blog. La cri­sis edu­ca­ti­va es una cri­sis

de aten­ción; y las ta­ble­tas, un cho­rro inago­ta­ble de es­tí­mu­los, mu­chos irre­le­van­tes, que el ce­re­bro in­fan­til no tie­ne ca­pa­ci­dad de fil­trar. Van di­rec­tos al cir­cui­to de la do­pa­mi­na, crean­do adic­ción. Así que los pe­ques es­tán per­pe­tua­men­te dis­traí­dos, cuan­do sus pa­pis, in­ge­nuos, pien­san que es­tán con­cen­tra­dos. Ade­más, re­fle­xio­na L'ecu­yer, hay que te­ner en cuen­ta la ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da de esos dis­po­si­ti­vos, que pro­ba­ble­men­te no re­sis­ti­rán a la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción de gad­gets.

JU­BI­LAR AL TE­CLA­DO. Por­que esa es otra... ¿Quién ga­ran­ti­za que los te­cla­dos so­bre­vi­vi­rán? Qui­zá el fu­tu­ro nos de­pa­re la vuel­ta triun­fal de la ca­li­gra­fía. En las ta­ble­tas se pue­de es­cri­bir usan­do lá­pi­ces óp­ti­cos ca­da vez más so­fis­ti­ca­dos. Y ya hay sen­so­res co­mo Leap Mo­tion, que cap­tan el mo­vi­mien­to de nues­tros de­dos en el ai­re y pro­me­ten ju­bi­lar a te­cla­do y ra­tón. Tam­bién se in­ves­ti­ga có­mo re­ves­tir el pa­pel con ma­te­ria­les co­mo el óxi­do de grafeno, que con­ver­ti­rán un fo­lio en un pro­ce­sa­dor de tex­tos, lo cual su­pon­dría un ali­vio pa­ra las 6200 em­pre­sas es­pa­ño­las de­di­ca­das a las ar­tes grá­fi­cas y que dan em­pleo a 103.000 per­so­nas.

SE­LLO PER­SO­NAL. ¿Va­le la pe­na en­ton­ces sal­var la ca­li­gra­fía? Los apun­tes a mano me­jo­ran la ca­pa­ci­dad de me­mo­ri­zar por­que se ac­ti­van has­ta tres re­gio­nes di­fe­ren­tes del ce­re­bro: cor­te­za pa­rie­tal, gi­ro fu­si­for­me y gi­ro fron­tal in­fe­rior. Es co­mo si hi­cié­ra­mos tres co­pias de se­gu­ri­dad. La es­cri­tu­ra a mano es al­go úni­co e in­trans­fe­ri­ble. Nues­tro se­llo per­so­nal, nues­tro có­di­go de ba­rras. Y es tam­bién el to­que hu­mano, una prue­ba de que no so­mos ro­bots... Es cier­to que por fal­ta de prác­ti­ca ca­da vez es­cri­bi­mos peor y que nos cues­ta des­ci­frar in­clu­so nues­tros pro­pios tex­tos. Una ma­la le­tra, co­mo los ga­ra­ba­tos de los mé­di­cos, pue­de ser mor­tal. Li­te­ral­men­te. Se­gún el Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na de Es­ta­dos Uni­dos, las re­ce­tas ile­gi­bles cau­san has­ta 1500 muer­tes anua­les. La le­tra tam­bién da pis­tas pre­cio­sas so­bre nues­tro es­ta­do de áni­mo. Los psi­quia­tras lo ten­drían muy di­fí­cil a la ho­ra de diag­nos­ti­car una de­pre­sión si tu­vie­ran que ha­cer un re­cuen­to de los emo­jis tris­to­nes que sal­pi­mien­tan un tex­to de What­sapp en lu­gar de fi­jar­se en la in­cli­na­ción de los ren­glo­nes o el ta­ma­ño de la le­tra.

Pa­sa­das ex­pe­rien­cias si­mi­la­res a la fin­lan­de­sa no han si­do alen­ta­do­ras. En al­gu­nas es­cue­las es­ta­dou­ni­den­ses se ha eli­mi­na­do la en­se­ñan­za de la cur­si­va, pe­ro no han fal­ta­do ini­cia­ti­vas pa­ra res­ca­tar­la in­clu­so en los tri­bu­na­les. Ale­ma­nia se lo pien­sa: la le­tra de im­pren­ta se va im­po­nien­do en ca­si to­dos los es­ta­dos fe­de­ra­dos, ex­cep­to en Ba­vie­ra. Fran­cia ya eli­mi­nó el dic­ta­do

To­mar los apun­tes a mano me­jo­ra la ca­pa­ci­dad de me­mo­ri­zar por­que se ac­ti­van has­ta tres re­gio­nes di­fe­ren­tes del ce­re­bro

y el cálcu­lo men­tal... Y aho­ra quie­re re­cu­pe­rar­los. Y Es­pa­ña 'blin­dó' la obli­ga­to­rie­dad del dic­ta­do en la úl­ti­ma re­for­ma le­gis­la­ti­va. En de­fi­ni­ti­va, ¿por qué re­sig­nar­nos a per­der una ha­bi­li­dad cul­tu­ral que tie­ne seis mil años de his­to­ria? ¡El sa­ber no ocu­pa lu­gar! Y hay quien ci­ta un pre­ce­den­te: el ába­co des­apa­re­ció de los co­le­gios de Oc­ci­den­te en fa­vor de las cal­cu­la­do­ras, pe­ro si­gue pre­sen­te en los co­le­gios asiá­ti­cos, lo que es­ti­mu­la el ra­zo­na­mien­to abs­trac­to. Re­sul­ta­do: chi­nos y co­rea­nos son más es­pa­bi­la­dos a la ho­ra de re­sol­ver pro­ble­mas ma­te­má­ti­cos.

OR­DEN Y LEN­TI­TUD. La ca­li­gra­fía im­po­ne or­den y cier­ta len­ti­tud. Otor­ga más tiem­po pa­ra pen­sar. Es­for­zar­nos en po­ner por es­cri­to al­go que nos re­sul­ta nebuloso con­tri­bu­ye a que acla­re­mos nues­tras ideas, sos­tie­nen los de­fen­so­res. No nos en­ga­ñe­mos con fal­sas nos­tal­gias, pro­po­nen los de­trac­to­res: ca­da épo­ca es di­fe­ren­te. Y el or­de­na­dor per­mi­te co­rre­gir y re­fi­nar nues­tras ideas so­bre la mar­cha. ¿Quién echa de me­nos los plu­mi­nes y tin­te­ros de tiem­pos no tan le­ja­nos, quién los cas­ti­gos por los man­chu­rro­nes inopor­tu­nos, o esa ne­ce­si­dad de alum­brar la fra­se de­fi­ni­ti­va y sin vuel­ta atrás pa­ra no de­jar la hoja per­di­da de ta­cha­du­ras?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.