En pri­mer plano.

CLAVES DE LA NUE­VA RA­DI­CA­LI­ZA­CIÓN EX­PRÉS EN EU­RO­PA

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR CAR­LOS MA­NUEL SÁNCHEZ / FO­TO­GRA­FÍA DE JACK TAY­LOR

Vi­deo­jue­gos, rap, nue­vas ten­den­cias... Las ten­ta­cio­nes con las que el ISIS se­du­ce a los jó­ve­nes que re­clu­ta en Eu­ro­pa.

Es un fe­nó­meno que des­con­cier­ta a las fuer­zas de se­gu­ri­dad. Los nue­vos yiha­dis­tas ape­nas tie­nen pa­sa­do re­li­gio­so, les gus­ta el rap 'ma­lo­te', los vi­deo­jue­gos vio­len­tos, las 'pe­lis' de Tarantino y la cul­tu­ra di­gi­tal. Pa­ra ellos el Es­ta­do Is­lá­mi­co es 'cool'. Así fun­cio­na es­te nue­vo –e in­de­tec­ta­ble– yihadismo.

MA­TA­RON EN NOM­BRE DEL FA­NA­TIS­MO RE­LI­GIO­SO, PE­RO LOS AU­TO­RES DE LOS ATEN­TA­DOS DE PA­RÍS NO ERAN DE­VO­TOS. Ape­nas pi­sa­ban la mez­qui­ta, be­bían al­cohol, se pa­sa­ban el día ju­gan­do a la Plays­ta­tion y en­gan­cha­dos a las webs de li­go­teo. «Yo ya no sé lo que es un ra­di­cal is­la­mis­ta», re­co­no­cía un po­li­cía bel­ga.

Es­ta­ban fi­cha­dos, pe­ro no por per­te­ne­cer al ISIS (Es­ta­do Is­lá­mi­co o Daesh), sino por tra­pi­chear con dro­gas. Na­die sos­pe­cha­ba que fue­ran yiha­dis­tas, por­que no lo eran has­ta po­co an­tes de la ma­sa­cre. Has­na Bou­lah­cen, la jo­ven que se in­mo­ló en el ba­rrio parisino de Saint-de­nis con un cin­tu­rón de ex­plo­si­vos, lle­va­ba unas se­ma­nas con el ve­lo is­lá­mi­co; an­tes fu­ma­ba, be­bía cer­ve­za, ha­bía te­ni­do va­rios no­vios y col­ga­ba sel­fies me­dio des­nu­da en la ba­ñe­ra. Se­gún su her­mano, «le gus­ta­ba la fiesta y se pa­sa­ba to­do el día en­gan­cha­da al mó­vil, pendiente de Fa­ce­book y de su What­sapp».

La ra­di­ca­li­za­ción ex­prés, el re­clu­ta­mien­to en tiem­po ré­cord de jó­ve­nes por el ISIS, es un fe­nó­meno des­con­cer­tan­te que ha sor­pren­di­do a las fuer­zas de se­gu­ri­dad. Pa­ra com­ba­tir­lo, ya no va­len los vie­jos es­que­mas de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia. Ser­vían pa­ra Al Qae­da. Ha­bía que in­fil­trar­se en las mez­qui­tas ra­di­ca­les y con­tro­lar a los re­tor­na­dos de Siria e Irak pa­ra pre­ve­nir aten­ta­dos, pe­ro el yihadismo se ha rein­ven­ta­do des­de 2014.

Al pe­li­gro de los re­tor­na­dos se su­ma el de los nue­vos ca­cho­rros, cap­ta­dos por In­ter­net en la pe­ri­fe­ria de las ur­bes eu­ro­peas, no en las mez­qui­tas; chi­cos que no han via­ja­do al ca­li­fa­to o que ni si­quie­ra han sa­li­do de su ba­rrio. Por eso son tan di­fí­ci­les de de­tec­tar. Su adies­tra­mien­to es mí­ni­mo y au­to­di­dac­ta; su­fi­cien­te pa­ra sem­brar el te­rror in­dis­cri­mi­na­do.

Los nue­vos re­clu­tas del ISIS son mi­llen­nials, tie­nen una cul­tu­ra di­gi­tal y pa­ra se­du­cir­los se usa el mar­ke­ting vi­ral, las re­des so­cia­les y el len­gua­je au­dio­vi­sual. «Al Qae­da pa­só de moda y el ISIS es cool –re­su­me el ana­lis­ta Ryan Mau­ro, au­tor del do­cu­men­tal La ter­ce­ra yihad–. Son adic­tos a los en­tre­te­ni­mien­tos oc­ci­den­ta­les, a sus tec­no­lo­gías. Oc­ci­den­te es una in­fluen­cia co­rrup­ta, pe­ro go­zan de sus ven­ta­jas».

EVO­LU­CIÓN YIHA­DIS­TA.

Re­cor­de­mos. Al Qae­da na­ció en Af­ga­nis­tán en los ochen­ta. Sus lí­de­res te­nían edu­ca­ción re­li­gio­sa, es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios y re­ci­bían ar­mas y en­tre­na­mien­to de la CIA y fi­nan­cia­ción sau­dí. Des­pués, una se­gun­da ge­ne­ra­ción, li­de­ra­da por Bin La­den, ata­có EE.UU. y lo­gró un tre­men­do im­pac­to con los aten­ta­dos del 11-S. La ter­ce­ra ge­ne­ra­ción la li­de­ra Mus­ta­fá Set­ma­rian, un si­rio ca­sa­do con

A DI­FE­REN­CIA DE A AL QAE­DA, AL ISIS NO LE IM­POR­TA LA CA­LI­DAD DE SUS SOL­DA­DOS. PRE­FIE­RE SIM­PLES 'DRO­NES HU­MA­NOS'

una es­pa­ño­la que fue lu­gar­te­nien­te de Bin La­den. Y que da un gol­pe de ti­món: las ba­ses pa­san a te­ner el pro­ta­go­nis­mo y gran au­to­no­mía pa­ra ac­tuar. Y el ob­je­ti­vo es Eu­ro­pa, más fá­cil de gol­pear que EE.UU. El ISIS, en­ton­ces, sur­ge en la gue­rra de Siria e Irak, pri­me­ro co­mo una de tan­tas de fran­qui­cias de esa nue­va Al Qae­da, pe­ro tras la to­ma de Mo­sul, en 2014, y la pro­cla­ma­ción del ca­li­fa­to ini­cia una rá­pi­da ex­pan­sión.

La ra­zón de su éxi­to es que el ISIS fun­cio­na co­mo una star­tup. Uti­li­za las mis­mas he­rra­mien­tas de ex­pan­sión en vi­ral por In­ter­net que es­tas nue­vas em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas y sus sim­pa­ti­zan­tes son los usua­rios del pro­duc­to que han lan­za­do al mer­ca­do: aten­ta­dos con un se­llo de bru­ta­li­dad psi­có­pa­ta, de­ca­pi­ta­cio­nes, per­so­nas que­ma­das vi­vas en jau­las... Es un pro­duc­to desa­rro­lla­do pa­ra una au­dien­cia que no lee el Co­rán, que com­par­te me­mes y es­cu­cha gangs­ta rap. A di­fe­ren­cia de Al Qae­da, hermética y eli­tis­ta, el ISIS re­clu­ta un ejér­ci­to por­que re­cla­ma un te­rri­to­rio, al­go que Bin La­den no con­si­de­ra­ba prio­ri­ta­rio. Y lo ha­ce sin ta­pu­jos y sin im­por­tar­le la ca­li­dad de los sol­da­dos, que ya no son mu­yahi­di­nes bien en­tre­na­dos. Cuen­ta con unos 80.000 com­ba­tien­tes de 90 paí­ses, unos 4000 eu­ro­peos. Y ha cap­ta­do a unas 550 chi­cas, aun­que su pa­pel sea el de es­po­sa su­mi­sa o es­cla­va se­xual.

PRO­PA­GAN­DA DEL SA­DIS­MO. La es­tra­te­gia co­mu­ni­ca­ti­va del ISIS em­pie­za por el po­si­cio­na­mien­to en la Red. Ha usa­do en­tre 45.000 y 75.000 cuen­tas de Twit­ter, se­gún la Broo­kings Ins­ti­tu­tion. Javier Le­sa­ca, in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad Geor­ge Was­hing­ton, ha con­ta­bi­li­za­do más de mil ví­deos del ISIS en In­ter­net di­fun­di­dos en po­co más de un año, y so­lo dos de ellos eran de ca­rác­ter re­li­gio­so. Los ra­di­ca­les dis­po­nen de 36 pro­duc­to­ras en una do­ce­na de paí­ses. «La es­té­ti­ca y la na­rra­ti­va es­tán li­ga­das a los vi­deo­jue­gos, pa­ra cap­tar a jó­ve­nes de en­tre 15 y 25 años, que ape­nas leen», ex­pli­ca Le­sa­ca. Son ví­deos de no más de cua­tro mi­nu­tos. No los ser­mo­nes de me­dia ho­ra sin cam­biar de plano que usa­ba Al Qae­da.

En­tre es­te ma­te­rial hay 170 ví­deos de eje­cu­cio­nes en los que son ase­si­na­das unas 1600 per­so­nas (ca­si to­das mu­sul­ma­nas). Le­sa­ca ci­ta co­mo ins­pi­ra­ción pe­lí­cu­las go­re co­mo la sa­ga Saw, el ci­ne de Tarantino y vi­deo­jue­gos co­mo Grand Theft Au­to o Mor­tal Kom­bat, don­de el ju­ga­dor pue­de re­crear­se sá­di­ca­men­te. El nihi­lis­mo de es­tas eje­cu­cio­nes ha si­do cri­ti­ca­do in­clu­so por Al Qae­da.

Esa cruel­dad ba­na­li­za­da tam­bién se no­ta en la ma­ne­ra de aten­tar en Pa­rís y otras ciu­da­des don­de los te­rro­ris­tas sa­len a la ca­lle o irrum­pen en un tren ar­ma­dos de un Ka­lásh­ni­kov y ma­tan a los que se cru­zan en su ca­mino co­mo si se tra­ta­ra de su­mar la ma­yor pun­tua­ción. Es­tos ví­deos con­tras­tan con otros que el ISIS tam­bién cuel­ga de yiha­dis­tas con ga­ti­tos en bra­zos o de­lan­te de igle­sias que han si­do res­pe­ta­das, pa­ra de­mos­trar así su hu­ma­ni­dad.

Pe­ro la pro­pa­gan­da so­lo es el pri­mer pa­so. El ISIS des­pier­ta la cu­rio­si­dad de los jó­ve­nes y les de­jan en­la­ces y pis­tas ha­cia fo­ros y chats. Los cap­ta­do­res no en­tran en con­tac­to di­rec­to. Son otros jó­ve­nes, ya con­ven­ci­dos, los que mues­tran el ca­mino. Por­que a cual­quier start-up exi­to­sa la ha­cen vi­ral sus usua­rios, no la pu­bli­ci­dad.

Una vez re­clu­ta­dos, tam­po­co es ne­ce­sa­rio es­con­der­se de­ma­sia­do ni aden­trar­se en la deep web. El mi­nis­tro del In­te­rior bel­ga, Jan Jam­bon, re­co­no­ce que los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia tie­nen pro­ble­mas pa­ra des­ci­frar sus co­mu­ni­ca­cio­nes si usan una Plays­ta­tion 4 y otros ser­vi­cios de men­sa­je­ría aso­cia­dos a las mis­mas con­so­las con las que jue­gan a Call of Duty, el vi­deo­jue­go que les sir­ve co­mo adies­tra­mien­to mi­li­tar. Y los ca­na­les son tan­tos y va­ria­dos que es im­po­si­ble vi­gi­lar­los to­dos.

RE­CLU­TAS DE LA CO­MO­DI­DAD. El mar­ti­rio, que el ISIS en­vuel­ve en una au­reo­la ro­mán­ti­ca, es atrac­ti­vo pa­ra ellos por­que es un ata­jo ha­cia la ex­pia­ción de unas vi­das re­la­ti­va­men­te có­mo­das, pe­ro in­sus­tan­cia­les, se­gún el antropólogo Scott Atran. Mu­chos son ninis, adic­tos a la gra­ti­fi­ca­ción ins­tan­tá­nea y po­co acos­tum­bra­dos a la pla­ni­fi­ca­ción y la dis­ci­pli­na. Si Al Qae­da era ca­paz de pre­pa­rar du­ran­te me­ses o años un aten­ta­do, con el ISIS rei­na la im­pro­vi­sa­ción. Uti­li­za a los jó­ve­nes co­mo dro­nes hu­ma­nos, va­ga­men­te te­le­di­ri­gi­dos, pe­ro sin un ob­je­ti­vo cla­ro. O co­mo un ejér­ci­to de zom­bis, im­pre­de­ci­bles y sin je­rar­quía.

Pe­ro es­te men­sa­je –el de la ca­tar­sis rá­pi­da que da sen­ti­do a la vi­da– no so­lo es­tá ca­lan­do en los barrios pe­ri­fé­ri­cos, co­mo Mo­len­beek en Bru­se­las, los ban­lieues de Pa­rís o Lon­do­nis­tán. «Hay jó­ve­nes de to­das las cla­ses so­cia­les a los que ya no unen vie­jos re­sen­ti­mien­tos, sino una sen­si­bi­li­dad muy mo­der­na y ate­rra­do­ra, por­que es glo­bal», ad­vier­te Amil Khan, con­sul­tor lon­di­nen­se. Así que los aná­li­sis tra­di­cio­na­les ba­sa­dos en el pa­ro o la po­bre­za se que­dan cortos. Mu­chos pro­vie­nen de fa­mi­lias don­de no fal­ta de na­da, ex­cep­to un sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia al país al que emi­gra­ron sus pa­dres.

El adoc­tri­na­mien­to es muy su­per­fi­cial, pe­ro no im­por­ta: el ISIS ha sa­bi­do dis­fra­zar­se de tri­bu ur­ba­na. No es ca­sua­li­dad que los te­rro­ris­tas ata­ca­ran el cen­tro de la fiesta pa­ri­si­na don­de se di­vier­te la ju­ven­tud bohe­mia y bur­gue­sa, los bo­bos (bohe­mian bour­geo­is). A los yiha­dis­tas de ter­ce­ra ge­ne­ra­ción les gus­ta la eti­que­ta de «chi­cos ma­los». Y tie­nen sus pro­pios có­di­gos de ves­tua­rio, sus gus­tos mu­si­ca­les, sus dro­gas, co­mo el Cap­ta­gon, una an­fe­ta­mi­na que han traí­do los re­tor­na­dos de Siria y que da la sen­sa­ción a los que la con­su­men de ser om­ni­po­ten­tes. En el fon­do, el ISIS les ven­de una iden­ti­dad. El pre­cio es la muer­te.

ISIS HA COL­GA­DO MÁS DE MIL VÍ­DEOS EN IN­TER­NET EN PO­CO MÁS DE UN AÑO. SO­LO DOS TE­NÍAN CA­RÁC­TER RE­LI­GIO­SO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.