Are­nas mo­ve­di­zas.

El de­ses­pe­ran­te pe­si­mis­mo es­pa­ñol

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Car­los He­rre­ra.

El de­ses­pe­ran­te pe­si­mis­mo es­pa­ñol.

el pa­sa­do 10 de di­ciem­bre tu­ve el ho­nor de re­ci­bir, de mano de los Re­yes, el pre­mio de Pe­rio­dis­mo Ma­riano de Cavia, que con­ce­de el pe­rió­di­co ABC. Ve­nía a cuen­to de un ar­tícu­lo que pu­bli­qué en esas pá­gi­nas que fre­cuen­to ti­tu­la­do Mu­ros de ayer y hoy y que ha­cía re­fe­ren­cia a la pa­ra­do­ja que su­po­ne la cons­truc­ción de nue­vos e inex­pli­ca­bles mu­ros en ple­na coin­ci­den­cia con la caí­da –o el de­rri­bo– del fa­mo­so mu­ro de Ber­lín, de­rrum­ba­do una no­che de no­viem­bre tras el des­mo­ro­na­mien­to de la gran men­ti­ra del co­mu­nis­mo europeo. Eu­ro­pa se unía, se di­fu­mi­na­ban fron­te­ras dog­má­ti­cas y, pa­ra­le­la­men­te y al ca­bo de un par de dé­ca­das, en Es­pa­ña se pro­cu­ra­ban ba­rre­ras de alam­bre de es­pino en­tre per­so­nas y sen­ti­mien­tos que han ve­ni­do con­vi­vien­do cien­tos de años. Ca­ta­lu­ña y tal, ya sa­ben. Con mo­ti­vo de la ce­re­mo­nia de en­tre­ga hu­be de pro­nun­ciar unas pa­la­bras a las que de­di­qué más de una tar­de de re­fle­xión, es­pe­cial­men­te des­pués de es­cu­char el con­se­jo cer­te­ro de que lo más in­di­ca­do era un cier­to can­to al op­ti­mis­mo, a la opor­tu­ni­dad que nues­tro país ate­so­ra si de­di­ca sus ener­gías a cen­trar el ba­lón en el área ade­cua­da. Me per­mi­to al­gu­na re­fle­xión al res­pec­to.

Efec­ti­va­men­te, Es­pa­ña es el Pa­la­cio del Pe­si­mis­ta. Pue­de que las ra­zo­nes ha­ya que re­mon­tar­las has­ta el Ba­rro­co, co­mo ase­ve­ran al­gu­nos au­to­res y es­tu­dio­sos de la His­to­ria. Es­te so­le­jar pa­trio de­jó de ser, por aquel en­ton­ces, la re­fe­ren­cia mun­dial. El Im­pe­rio en el que no se po­nía el sol de­ge­ne­ró, con el pa­so de los años, en un co­lec­ti­vo de­ca­den­te de des­gra­cias, no vol­vien­do a ser lo que fue, ni por aso­mo, y no re­mon­tan­do las si­tua­cio­nes más des­gra­cia­das. El 98 no sig­ni­fi­có, ni por aso­mo, una caí­da en des­gra­cia se­me­jan­te, por más que las re­fe­ren­cias cor­to­pla­cis­tas si­túen en ese fin de si­glo to­do el des­pa­rra­me de la Es­pa­ña que ha­bía si­do. Las Gue­rras de Áfri­ca y la pér­di­da de las úl­ti­mas co­lo­nias su­mie­ron a la in­te­lec­tua­li­dad es­pa­ño­la en un es­ta­do de pe­si­mis­mo ce­ni­zo del que aún no ha con­se­gui­do re­cu­pe­rar­se, cuan­do «Es­te País» ha da­do lar­gas mues­tras de re­ge­ne­ra­ción dig­nas de es­tu­dio. No ha de im­por­tar: en Es­pa­ña triun­fan de for­ma asom­bro­sa los pe­si­mis­tas. El op­ti­mis­mo siem­pre es sos­pe­cho­so. No sé bien de qué, pe­ro sos­pe­cho­so. En otras la­ti­tu­des, co­mo la ame­ri­ca­na, por ejem­plo, no es­tán ad­mi­ti­dos los ce­ni­zos a la fiesta del em­pren­di­mien­to: un triun­fa­dor es ob­je­to de es­tu­dio y aplau­so, evi­den­te­men­te un ejem­plo. Aquí, inopi­na­da­men­te, un triun­fa­dor es rá­pi­da­men­te ba­ja­do del pe­des­tal por ese Co­man­do de Ac­ción Rá­pi­da Re­pa­ra­do­ra que se sien­te en la ne­ce­si­dad de ajus­tar­le las cuen­tas a quien triun­fe en cual­quier ám­bi­to, bien me­dian­te el ajus­te de re­la­ti­vi­zar su éxi­to, bien me­dian­te la bús­que­da de la mí­ni­ma má­cu­la que pue­da en­su­ciar su eje­cu­to­ria. Un fra­ca­sa­do, en cam­bio, tie­ne mu­cho más re­la­to, es in­fi­ni­ta­men­te más res­pe­ta­do a tra­vés de la con­mi­se­ra­ción o de la so­li­da­ri­dad.

Esa in­ne­ga­ble se­duc­ción del pe­si­mis­mo, di­je aque­lla no­che, ha per­mi­ti­do que, pa­ra al­gu­nos, el trán­si­to de Es­pa­ña por los si­glos se ase­me­je al de una na­ción per­ma­nen­te­men­te mo­ri­bun­da. Da la im­pre­sión de que nues­tro país ha­ce años que ha de­ja­do de so­ñar, y de que, si al­gu­na vez lo ha­ce, es pa­ra vol­ver a las pe­sa­di­llas que lo con­vir­tie­ron en un pol­vo­rín. De­cir hoy que el fu­tu­ro de es­tas nue­vas ge­ne­ra­cio­nes pue­de ser es­plén­di­do en aten­ción a sus mu­chas vir­tu­des ha­ce que uno de­ba ir es­qui­van­do sa­li­va­zos por de­ter­mi­na­das es­fe­ras po­lí­ti­co­so­cia­les. Asu­mo el ries­go en­can­ta­do –gra­cias a mi po­de­ro­sa y asom­bro­sa cin­tu­ra– y afir­mo que a tra­vés de la per­se­ve­ran­cia y la ex­ce­len­cia, no de la me­dio­cri­dad, al­can­za­re­mos un fu­tu­ro

Sin me­lan­co­lía hay me­nos li­te­ra­tu­ra, cier­to; pe­ro con me­lan­co­lía ex­clu­si­va­men­te

no se ga­na el fu­tu­ro

ra­zo­na­ble­men­te es­plén­di­do. Sin ir más le­jos, lo hi­ci­mos ha­ce cua­ren­ta años cuan­do des­per­ta­mos de una lar­ga no­che au­tár­qui­ca y au­to­ri­ta­ria. O cuan­do hu­bi­mos de or­ga­ni­zar aquel pro­di­gio­so año 92 por el que na­die da­ba un du­ro. Sé que nun­ca se­ré in­vi­ta­do a los pro­gra­mas de los gu­rús del pe­si­mis­mo, pe­ro ese con­ta­gio que me evi­to.

Sin me­lan­co­lía hay me­nos li­te­ra­tu­ra, cier­to; pe­ro con me­lan­co­lía ex­clu­si­va­men­te no se ga­na el fu­tu­ro. Só­lo nos que­da per­se­ve­rar. Lo cual no es po­co. Pe­ro tam­po­co im­po­si­ble. Bien­ve­ni­do, 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.